pilitica

Descontento social en chile, razones para creer en que lo que vemos es legitimo y justo.

Se que es larga, pero creanme que me tomo mas tiempo hacerla del que les tomara leerla. Con esto, generamos debate y algo de conciencia.Adventencia: aqui no informo, solo expreso una opinion que me habia guardado un tiempo. Coimo ven no he etiquetado en la nota gente suceptible a creer lo primero que lee, por ende, no tengo miedo, y se que ustedes las leeran y no se contagiaran con su pensamiento, si no que si encuentran que en algo les aporta, comprenderan algo de mejor manera ^^ojala la terminen .////.

Descontento social. Protestas. Barricadas. Marchas. Levantamientos. Criticas.Baja aprobación. Enfrentamientos entre fuerzas armadas y el pueblo. 

Todas estas situaciones, dadas en las ultimas semanas, creo, tienen un factor que las produce, y que me gustaría analizar aquí si ustedes se dan el tiempo de leerme. 

A mi juicio, y puede que este muy equivocado, la gente en este país, la gente chilena, se canso. Se harto. Ya no aguanta mas la situación actual. Se hastiaron de tres cosas fundamentales.  

La primera, es obviamente, la sensación de no recibir nada a cambio. Como ley natural, como contrato implícito en una sociedad, se sabe que uno trabajara en algo, eso te dará una remuneración a fin de mes, y con ese dinero, tu adquirirás servicios y cosas que te permitan tener una buena calidad de vida, y darte las herramientas básicas para desarrollar tu felicidad en este mundo, objetivo final de todo ser humano. Obviamente, como en algún punto de la historia ciertos sujetos tuvieron la idea de privatizar ciertos de estos servicios, y manejar los precios de ellos a su antojo, otra entidad tuvo que otorgarlos, de manera gratuita o rebajada, para que la igualdad de oportunidades se haga presente, y todos podamos gozar de ellos. Esta entidad fue el estado, y el estado, para poder financiar estos servicios, ya que tampoco son gratis para ellos, y por motivos económicos no pueden simplemente imprimir dinero para pagar los costos de generar salud, educación y etc… gratis  (se genera inflación al haber mucho dinero y poco respaldo dando vuelta) tuvieron que usar una idea muy antigua, que siglos atrás se usaba para asegurar el buen vivir de la clase regente y aplastadora, la nobleza. Tuvieron que cobrar impuestos. Impuestos a cambio de asegurarte servicios básicos y otros tal vez no tan básicos, que ni aunque tengas dinero, podrías proporcionártelos. Hablo en primera instancia de los básicos como la educación, la salud, la previsión social, alimentación, trabajos estables, y otros. Y en segunda instancia, considero los no tan básicos como la seguridad, llámese interna con carabineros y PDI, o externa con un ejercito bien armado. La instalación de autopistas, vías para el transito, un buen sistema de alcantarillado y muchos otros. Todo esto se hace con los impuestos que todos pagamos. En el papel, así como lo expreso aquí, suena muy lindo, casi idílico. El estado proporcionándoles a la gente que no puede adquirir estos servicios, por razones económicas,  de manera gratuita. El estado teniendo la ciudad bien organizada, protegida, con la delincuencia controlada, lindas áreas verdes, con su gente educada y tasas de felicidad altas. Obviamente, no es así. Y aquí es donde parte el problema, al menos aquí en Chile. La gente paga impuestos, por cada cosa que compra, paga un 19% extra que va hacia el estado. Además, el estado pone impuestos adicionales a otros productos, tales como libros, combustibles, tabaco, el lujo, y tantos otros, los cuales tenemos que pagar si queremos gozar de un buen libro, andar en auto, o fumar algo. Ósea, es una realidad obvia que en Chile, se pagan impuestos, y no poco. De hecho, el impuesto al valor absoluto, o iba, es uno de los mas altos en este país, al igual que el impuesto a los libros, fundamentales en la educación. Y aquí es donde la gente se pregunta: “¿si pago tantos impuestos, si las cosas cada día están  más y más caras, porque diablos aún sigo sufriendo con el transporte, porque me demoro 2 horas en llegar a mi trabajo, y dos horas más en volver a casa, luego de casi 5 años de implementado el sistema, porque mis hijos son condenados a una educación deficiente, sino asquerosa, porque Santiago es tan horrible en sus sectores mas humildes, sin un ápice de pasto ni áreas verdes bien cuidadas, porque la seguridad no mejora, porque no se combate mejor la delincuencia, porque la desigualdad aun es tan fuerte, porque gente que trabaja tan poco gana tanto?  

Y es en este punto, donde aflora un sentimiento humano tan básico y tan justificado: la indignación, la rabia. Esa asquerosa sensación de que te han estado engañando, de que han estado lucrando, jugando con tu esfuerzo, tus sueños, tus anhelos, tus esperanzas. De que el estado se ha estado repartiendo tu dinero, pues claro, no le hallas otra explicación.  

20 años en democracia y aun no mejora en nada la calidad de vida de mucha gente, aun no logramos bajar los índices de desigualdad, el sistema de transporte esta cada día mas malo, la educación es el motor de las injusticias. Entonces, ¿Que hace la gente? Marcha, protesta, grita, se enrabia. Y le hace saber al estado porque esta molesta. Y este enojo sube más y más al no hallar una respuesta satisfactoria, al ver que desestiman todo, al ver que manejan al país con los ideales de unos pocos, y aplastan con el mismo pueblo disfrazados de carabineros a la otra mitad de pueblo que reclama. Y se produce esto, un efecto dominó de levantamientos, del pueblo haciéndose escuchar. ¿Es esto tan descabellado? ¿Son las manifestaciones tan locamente sin sentido? Absolutamente no. Y me ha llamado la atención ver en las redes sociales grupos de no mas de 100 personas, clamando porque vuelva el Gral. Pinochet, porque vuelva el orden publico… ¡Porque salgan los militares a las calles! 

Y me da pena, me enojo. Me da rabia darme cuenta que aún hay gente inconsciente de este país, que no sabe lo que es morirse de hambre, que no sabe lo que es luchar y luchar mes a mes para que tu hijo no caiga en la droga, para que tu hijo sea mas que tu. Y mas pena, enojo y avía me da darme cuenta que muchos de los medios, de las vías influentes de información están manejadas por esas pocas personas. ¿En que momento olvidamos? ¿En que momento olvidamos que debemos también velar por nuestro vecino, ya sea que viva en Maipú, Cerro Navia, o La Dehesa?.  

Bueno… Pasando a un segundo punto causal de esta efervescencia social esta a mi juicio la mentira. La gente, ya no cree en un sistema de representantes, o tal vez, mejor dicho, ya no cree en estos representantes. Gente que ha vivido de la política, sin generar cambios, durante 30 o 40 años. La misma gente que cada 4 o 5 años, en época de elecciones, vuelve a prometer lo que prometieron hace un lustro, y la gente, esperanzadas (o desesperadas) les creen, solo para ver que nuevamente fueron engañados. Que mientras ese representante que los abrazo una vez durante la campaña y que jamás nunca les recibió ni una sola carta de reclamo, vive en el sector oriente, come bien, sus hijos estudian en la universidad, ellos siguen donde mismo, sin surgir, tratando con esfuerzo de romper el techo que los encierra, sin lograrlo por mas "trabajo digno” que le pongan a su labor. Y si, escribo esto con rabia, porque me da asco ver como se miente, como elegimos a un presidente que años atrás, le jugo chueco a su compañera Evelyn Matthei, para que la dejaran mal en un programa de televisión, tratándola incluso de “tonta”, y hoy nadie se acuerda. Me da rabia ver como un ministro del interior esconde cifras, llegando a la ridiculez de decir que habían la mitad, e incluso menos de la gente que realmente estaban en las marchas,  de como se aprueban métodos de represión inhumanos, como tirar bombas lacrimógenas al interior de domicilios privados donde se efectuaban cacerolazos, de como se le prohíbe el ingreso a escolares al Metro, en un acto digno de dictadura o apartheid. Y les encuentro razón ¿saben?, les encuentro razón a aquellos que dicen que la política es basura, que nadie dice la verdad, que los políticos roban. Como no hacerlo cuando vemos que la concertación se aprovecha de un movimiento legitimo como el NO a Hidroaysen y el movimiento estudiantil para generar adherencia a sus políticos, si ellos mismos instalaron 35 termoeléctricas, y mas encima no hicieron nada por la educación durante casi 20 años. Y cómo creerle a los de derecha, que se olvidan rápido que hace 25 años estaban felices al lado de su querido Gral. Pinochet, viendo todas las atrocidades que pasaban y no haciendo nada, viendo como se pisoteaban derechos humanos, mientras cerraban un ojo a eso y abrían el otro haciendo negocios y generando ganancias propias al alero de una dictadura que mato gente; y que luego de 20 años, solo 20 años, creen en la educación, creen el los movimientos populares, y creen en la libertad, la democracia, y le prenden velitas cada vez que hablan de ella en publico. Que asumen ministerios, que deciden sobre la vida del pueblo chileno, cuando hace poco participaron en un gobierno que decidió la muerte de muchos. ¿Cómo vamos a creer en ellos? ¿Como vamos a creer en la clase política, en la TOTALIDAD de la clase política, en la izquierda, derecha, incluso centro, si continuamente vemos sus engaños, sus mentiras, sus falsas promesas que no se ven cumplidas en la realidad, que no se aprecia ni una mejora en nuestra vida diaria? ¿Cómo es capaz de pedir el presidente que confiemos, nos unamos, creamos en su proyecto, si el de hoy es distinto que el de hace 2 años, cuando asumió? ¿Si hace 24 meses nos dijo que iba a gobernar con gente nueva, con capacidad técnica, lo mejor del mundo privado trabajando por y para nosotros, el pueblo, y hoy, vemos que acaban de entrar la misma gente de siempre, los políticos añejos, con mas mentiras y descalificaciones a su haber que buenos proyectos? ¿Y que además de ello, no se cambio ni mejoro nada? ¿Y con qué cara sacan el terremoto? Si ni siquiera la reconstrucción la han hecho bien.  

¿Ven de lo que hablo? La gente, pese a olvidar rápido, ya se harto, ya se canso de lo mismo. Se canso de ver el congreso vacío incluso cuando se tienen que votar proyectos. Se canso de ver posponer fechas de votación por falta de quórum, retrasando la tramitación de proyectos que en algo mejorarían su vida. Como si aquella madre soltera que apenas tiene para vestir a su hijo pudiera esperar un par de días mas para que se vote el proyecto.  

Y se que muchos dirán, “eso pasa por no inscribirse, por votar desinformados” Y saben, tienen toda la razón, pero también pasa por mentirle a la gente, por encubrir verdades, por adornar frases con esperanzas que no existen. Y eso enoja, da rabia, dan ganas de salir a protestar. Y ahora, en el año 2011, el pueblo chileno se dio cuenta de esto, y ahora, en el año 2011, exploto. Y mala suerte si fue en el primer gobierno de Derecha. Mala suerte si le toco a Piñera responder frente a esto. Mala suerte si le toca matar demonios levantados por la concertación. Él prometió que podía. Y por último, uno le reclama al que esta al frente. Porque, ¿de qué serviría reclamarle a Bachelet o Lagos, si ya no deciden? 

Siempre se le reclama al  capitán del barco actual, siempre se le pide a él que arregle problemas. Si tanto le gusta el poder, que asuma su responsabilidad, y que no saque a su vocera (en meses pasados), y ahora a su vocero a recordarnos que esto y lo otro lo hizo la concertación, que esto fue culpa del gobierno pasado, y esto otro fue culpa del anterior a ese. Eso no nos interesa, ni siquiera nos interesa si fue un gobierno de derecha o de izquierda llegados a este punto. Solo nos interesa que el dinero que le pagamos al estado, se use en algo que genere un cambio positivo, solo nos interesa vivir en una sociedad mas justa, menos explotadora. Eso nos interesa. Nada más. 

Y finalmente, la tercera causa, es algo que genera un circulo vicioso social, es un bidón de combustible que solo alimenta mas el fuego del descontento, y que es la respuesta que las autoridades han tenido, la cual ha estado, a mi juicio, llena de errores mediáticos, frases dichas sin pensar, y por supuesto, malos asesoramientos. A simple vista falta capacidad de dialogo, falta capacidad de  generar acuerdos dentro del gobierno, inclusive antes de  que empezaran todos estos movimientos, lo veíamos en su relación con la “oposición”. Luego, al iniciarse todo esto, empezaron los errores, las descalificaciones al bando contrario, los argumentos falaces del “es culpa de la administración anterior” o el “esto fue hecho bajo el gobierno de este ex-presidente”. Y ya con el problema estudiantil vimos la dura realidad. El gobierno bajo su aprobación al 26%, una desaprobación del 53% y sumado a ello, aun nos siguen dando el argumento que reprimen las manifestaciones porque gobiernan “para todos los chilenos” como si fuéramos estúpidos y no viéramos que si tanta gente te reprueba, tal vez tus medidas no están representando a todos los chilenos, y tal vez todos los chilenos están de acuerdo con el movimiento, y si no todos, al menos todos admiten que la educación es horrible, y hay hacer algo con ella. Ídem con los demás temas problemáticos. Aunque, tampoco caeré en negar que las manifestaciones dejan un espectro de violencia, vidrios rotos, gente sin su fuente de trabajo, etc… Pero, sirve preguntarse si la violencia no estará generando mas violencia, o si es justo y democrático agarrar a lumazos entre cuatro carabineros a un estudiante, que probabilísticamente, no tiro piedras, pues es un hecho que agarran al que este a su alcance. Obviamente, los destrozos existen, pero no por ello el gobierno se puede dar el lujo, y ser tan mentiroso como para influir en los medios, y asociar el movimiento con la violencia, a los escolares con delincuentes, y a los manifestantes con encapuchados. Esa no es la verdad, y el que la crea, según mi opinión, esta pecando de ciego. 

Testigos hemos sido todos de como el ministro del interior y el vocero legitimaban el actuar de carabineros, un actuar violento y desmedido, y también testigos hemos sido de conocer situaciones vergonzosas, como las tocaciones que sufrieron estudiantes en su detención, la aprehensión de un estudiante de ciencias políticas en el sur por supuestamente haber tirado una molotov, caso que actualmente esta a poco de ser sobreseído, ó sea, en español, esta a punto de salir inocente. Lo que obviamente da para pensar que en este caso, como en otros, se han usado chivos expiatorios, detenidos injustos por parte de la justicia (que irónico) para desacreditar luchas y causas legitimas. Y por ultimo, esta el tema escandaloso de las cifras, que algo mencione antes. Todos hemos visto como se ven, realmente se ven 80 mil personal marchando por la Alameda, pero el Gobierno dice 30 mil, o menos. Hemos sido testigos de como de dicen 158 carabineros heridos, pero solo 2 estudiantes. ¿tengo que argumentar mas esa mentira? ¿O las imágenes de violencia, que todos vimos el jueves pasado, de enfrentamientos cuerpo a cuerpo de 4 o 5 carabineros contra un estudiante deja en claro que aquella cifra no es real? 

Entonces, ¿no es normal que el pueblo se levante, se enoje contra unas autoridades que ellos mismos eligieron, sí, pero que no están cumpliendo las expectativas que ellos mismo crearon? 

¿No les parece que hemos llegado a un punto en que la gente se aburrió de esperar sentada, y ahora quiere que se les cumplan las promesas, que sus impuestos sean realmente utilizados en el bien mayor, común, y no solo para unos pocos? 

Díganme radical, comunista, o lo que quieran, pero es la verdad. Y si les duele a las autoridades, lo lamento, las verdades suelen doler cuando se esconden mucho tiempo. 

Gabriel San Martin. 

O que foi feito amigos, de tudo que a gente sonhou

Falta uma semana para as eleições e até este momento não há um candidato sequer que me motive a votar.

Logo eu que vivi o histórico momento das ‘Diretas Já’, me vesti de verde e amarelo e me emocionava ao ver os jovens -como eu há época- tomando as ruas para defender a emenda Dante de Oliveira.

Em 2013 vi -e participei- de uma onda de passeatas que também tomaram conta do Brasil e tinham como objetivo escancarar a insatisfação do povo com a direção dada à Nação, era um momento histórico como em 1984, mas agora com a adesão de todos os brasileiros.

Hoje, há alguns dias da eleição, não vejo nada! Não vejo nenhuma mobilização e ninguém nas ruas.

Onde está aquele sonho de vivemos em um país melhor e mais digno? Onde está o povo brasileiro? Cadê aquela energia das mudanças?

Talvez, como eu, todos estejam dominados pela obrigação de comparecer às urnas e depositar o seus votos, mesmo sabendo que não há um só candidato que mereça.

Além de acuado diante da impotência, me sinto angustiado com o que nos espera pelos próximos quatro anos. Deixando a paixão partidária de lado, desafio a qualquer um a apontar um só candidato que possa ser apresentado como o(a) mobilizador(a), O CARA (ou a mulher) das mudanças.

Como sabiamente diz Milton Nascimento na letra de uma de suas canções:

“O que foi feito, amigo,
De tudo que a gente sonhou
O que foi feito da vida,
O que foi feito do amor
Quisera encontrar aquele verso menino
Que escrevi há tantos anos atrás
Falo assim sem saudade,
Falo assim por saber
Se muito vale o já feito,
Mais vale o que será
Mais vale o que será…

… Alertem todos alarmas
Que o homem que eu era voltou
A tribo toda reunida,
Ração dividida ao sol
E nossa vera cruz,
Quando o descanso era luta pelo pão
E aventura sem par
Quando o cansaço era rio
E rio qualquer dava pé
E a cabeça rolava num gira-girar de amor
E até mesmo a fé não era cega nem nada
Era só nuvem no céu e raiz
Hoje essa vida só cabe
Na palma da minha paixão.”

Então, o que foi feito amigos, de tudo que a gente sonhou?