piel negra

Por que es importante ser consiente del feminismo intersecional.

Siempre he hablado sobre la importancia del feminismo intersecional. Para mi, el feminismo real y correcto es el intersecional, pues es importante tener una visión clara de cómo la desigualdad involucra a personas de color, personas negras, personas con discapacidad, personas con enfermedades mentales, personas de diferentes nacionalidades y religiones y si, incluso hay que defender a personas que tienen privilegio en el sistema social, pues el feminismo intersecional no es excluyente. Es por eso que hablo mucho sobre el intersecionalismo por qué muchas veces el feminismo en algunas personas se desarrolla de forma clasista y selectiva. 

Es muy fácil ser racistas y discriminatorios aunque no lo notemos y eso se ve reflejado en la forma en la que hablamos o nos referimos a personas homosexuales, transgenero o de piel negra. Una de las formas más comunes de ser discriminatorios sin notarlo es como nos acostumbrado a decir palabras que refuerzan estereotipos negativos. Como he dicho anteriormente, el feminismo intersecional no es perfecto pues abarca demasiados ámbitos, la política, la religión e incluso la cultura juega un papel importante y si no somos cuidadosos estaríamos reforzando estereotipos. El feminismo es mucho más que querer igualdad social y económica; es mucho más que mostrar el seno o querer que no seamos juzgadas sexualmente. Yo soy una persona de color con piel blanca (si, por etnia somos personas de color) pero hay una diferencia entre personas latinas que son blancas y personas latinas negras, como es el caso de las personas Afro-Latinas. Constantemente borrados de los medios. Los Afro-Latinos sufren bastantes prejuicios aún en la sociedad, las personas que sufren algún tipo de enfermedad mental son muchas veces calladas o llamados ‘locos’, las personas árabes aunque emigraron a muchos países latinos desde hace muchos años siguen siendo llamados terroristas, los estereotipos y fobia hacia personas con sobre peso o incluso como a un hombre color negro se le apropian estereotipos de criminal. Las personas homosexuales tienden a sufrir estereotipos fuertes inclusos en Latinoamérica  como ‘se hizo gay’ y paro de contar.  Uno de esos problemas los tengo con familiares, amigos, más que todo con mi mama. En Latinoamérica es difícil avanzar hacia una sociedad más progresista por qué crecimos con familias demasiado conservadoras y religiosas. No sé si les ha pasado a ustedes pero mi mama ya que creció en una época distinta aún ve muchas cosas como algo malo, aún reafirma los estereotipos y roles de género, aún discrimina pues así la enseñaron a ver el mundo. Mi abuela aún cree que si me casaré debería cocinar. 

Allí es donde veo la importancia del feminismo, me he dado cuenta que en Latinoamérica sobre todo la juventud a sido más consiente sobre todo en estos últimos años sobre el sexismo, racismo, roles de género, sexualidades, incluso siento que los jóvenes han avanzado en ser más inclusivos, muchísimo más que nuestras familias. Nosotros los jóvenes seremos el futuro del país, del mundo. Los que estamos estudiando ahora algún día tendremos un trabajo y si trabajamos duro tal ves dueños de nuestro propio negocio donde podremos tener la desicion de contratar a diferentes personas sin importar su condición, raza, religión, sexualidad. Los que deseamos tener hijos algún día, está en nuestra manos el enseñarle a aceptar a los demás, respetar, no tener miedo a ser como es. Cuando tenga una familia le enseñaré a mis hijos enseñaré la importancia del consentimiento desde una temprana edad, no forzare roles de género y a medida de que crezcan les enseñaré a tratar a todos igual. Así es que se forma una nueva sociedad transparente y llena de valores.  Creo que sería importante tener clases de la sexualidad que sea netamente inclusivo y no sólo hetero-normativo. También la importancia del consentimiento. He visto bastantes avances en la sociedad, sobre todo en Latinoamérica, no como me gustaría ya que es muy difícil cambiar el modelo conservativo en lo que nos han educado. Pienso que corregir a tu familia y amigos es vital, sin importar lo que crean de ti. Algunos lo tomarán como consejo, algunos no. Pero para mí una nueva sociedad se forma con la acción de todos.

Alguna ves has tenido problemas con tu familia? Es tu familia/amigos/pareja aún sexistas?

El bosque de las criaturas

Dicen que hace muchos años, en las afueras de un pequeño pueblo, existió un bosque muy distinto a los demás bosques que pudieras llegar a conocer. Este, se decía, estaba encantado, y se lo llamaba “El bosque de las criaturas”

De día, lo habitaban maravillosas criaturas que te deslumbraban con su belleza, desde animales peludos y juguetones, hasta sirenas hermosas de largas colas. Podías pasear por ahí tranquilo, sabiendo que siempre había algo que te protegía por entre los arboles.

Pero de noche, todo era completamente diferente. Los animales se escondían en sus cuevas y madrigueras consumidos por el miedo, y las sirenas cantaban dulces melodías en tus oídos para atraerte, y luego comerte. Si caminabas por allí en la noche, nunca debías salirte del sendero, ya que esa era tu única protección, y si lo hacías, te verías a la merced de las bestias que en la noche salían a cazar. 

Podías verlas, pero sobre todo, ellas te veían ti. Sentías su mirada fija sobre tu cuerpo a medida que avanzabas, consumiéndote lentamente en la locura y la paranoia, rogando salir de allí. Si te quedabas por mucho tiempo, te volverías loco.

No todas las criaturas eran malas por elección, algunas se tenían que adaptar por haberse quedado encerradas allí, para siempre. 

Se dice que hubo una vez un joven que, perseguido por la policía del pueblo en el atardecer, no tuvo mejor idea que entrar al bosque de dicha fama, suponiendo que los policías no entrarían allí por miedo al anochecer. Sus suposiciones eran correctas, pero no sabia lo que le pasaría después.

A la media noche, el momento donde el lugar estaba mas vivo, el joven comenzó a tener sed, por lo que se acerco a un pequeño estanque que había visto mientras vagaba.

-Sera solo un minuto, no me pasara nada- pensó, así que bajó del sendero e inmediatamente un escalofrío le recorrió la espalda.

No es que las bestias atacaran apenas veían a la presa, primero tenían que asustarla, para que su carne se pusiera tensa y gomosa. Les encantaba eso.

El joven, sintiendo los ojos de las bestias sobre el, pero ignorándolos por la fuerza mayor de la sed que sentía, se acerco al estanque y comenzó a beber. 

-Ayúdanos- Escucho un susurro en su oído.

-Por favor, ayúdanos- Volvió a oír.

Miro hacia el fondo del estanque y vio como dos bellas mujeres, una de larga cabellera dorada y otra con la mas fina piel blanca, hacían movimientos bruscos bajo el agua. El joven pensó que se estaban ahogando, y fascinado por sus bellos rasgos, nado a su encuentro. 

-Nada mas rápido- Oyó, y lo hizo, hasta que sintió algo, o alguien, agarrándolo por su tobillo.

Miro hacia abajo, y noto una mano con uñas negras y piel transparente y de aspecto podrido agarrando su tobillo, y para cuando quiso nadar hacia la superficie, la criatura ya lo tenia en el fondo del estanque, llevándolo hacia su fin.

Al otro día y temprano en la mañana, un par de policías fue en busca del joven, al cual no se atrevieron a buscar por la noche. Vagaron por el bosque toda la tarde, sintiéndose seguros y escuchando los dulces cantos de las sirenas a la lejanía. 

Así, cuando llego el atardecer, se fueron del bosque, dejando detrás y sin haberlo notado, un estanque de aguas rojas como la sangre.

Fin.

Pingüino
  • Luz: Hey, ¿se ve bien el polo blanco?
  • Valeria: ¡Te ves como un pingüino!
  • Luz: Jajaja, ¿por? Soy adorable, ya lo sé.
  • Valeria: No, es que con blanco y con tu piel negra pareces uno.
  • Te odio, mardita : 'v. Es hermoso ser morena, ktpza. Disculpe señorita piel de perla, no quiero pegarle mi negrura y morenosidad.
4

Mamuthones

Los Mamuthones son personajes tradicionales del carnaval de Mamoiada, en Cerdeña. Representan figuras infernales que desfilan por las calles, junto a los Issohadores, el 17 de enero para la fiesta dedicada a San Antonio Abad y, días después, para el carnaval.

El origen de los Mamuthones todavía hoy sigue siendo un misterio. Según un estudio de Marcello Madau, arqueólogo de la academia de Bellas Artes de Sassari, «no hay fuentes escritas que testimonien la presencia de los Mamuthones en tiempos lejanos».

La máscara del mamuthone (visera) es negra y de madera, se ata mediante pequeñas correas de cuero y se completa cubriendo la cabeza con un pañuelo de mujer. El mamuthone lleva pieles de oveja negra (mastruca), mientras que sobre la espalda tiene cencerros (carriga) de diferentes tamaños.

15 Arco Iris
Niorv Ogrin
15 Arco Iris

Arco Iris

Un arco iris me saluda en la avenida,
avenida que le llaman Esperanza;
esperanza que dejas que se escape,
escape de nuestra rutina.

La rutina nos guía a la ruina,
ruina, escombros y fuego de bombas;
bombas fueron las palabras,
palabras desérticas y fingidas.

Finges pretender o querer quedarte,
quedarte para solo ver desastre?
Desastre son las lagrimas,
lágrimas que me trago y me congelan.

El congelamiento llego después del verano,
verano que ha secado mi piel,
piel que esta negra de anhelarte,
anhelarte, inhalarte y mojarte.

Mojado esta el pavimento conmigo.
Conmigo mi sonrisa ilumina como arco iris.    

Niorv Ogrin

Libertad perdida

Aviso: 

1-La siguiente historia puede contener: Lenguaje ofensivo, contenido sexual explícito y/o violencia.

2-No encontrarán en esta historia a Willy como el típico “uke” incuestionable, será un personaje rudo y para nada tierno.

Capítulo 1: La compra

El recinto era obscuro y húmedo, las luces eran mínimas, iluminaban apenas para distinguir los productos a la venta. Guillermo, un joven de apenas 23 años se acerca al vendedor, apoya un cigarro sobre sus labios y lo enciende. Viste una campera de cuerpo negro y unos vaqueros de un azul muy intenso. El joven es alto de cabello negro y sus ojos particularmente pequeños. Aleja el cigarro de su boca y exhala el humo negro de sus labios lentamente.

—Espero que tengas algo bueno que ofrecerme. Si me has hecho venir sin razón te vas a acordar de mí.-

—No te vas a arrepentir, esta vez te tengo de lo mejor para tu deleite.-

—Espero.-

El lugar estaba lleno de cajas y tablones de madera apiladas, el suelo tenía charcos de agua estancada de quien sabe cuánto tiempo, era un galpón abandonado en medio de la nada, cercano a un viejo muelle olvidado. Una puerta metálica y rechinante de un antiguo y escamado verde se abrió delante de ellos, un hombre calvo de baja estatura y unos 40 años salió y habló con el vendedor. Susurro unas palabras en su oído y se alejó. El vendedor se giró en dirección a Guillermo y sonrió. —Adelante.- le indicó mediante una señal con su brazo y atravesaron la puerta metálica.

Guillermo puso un pie dentro de la nueva habitación y percibió el olor característico del cloroformo, la mueca de asco sobre sus labios delató su intolerancia a aquel aroma. Guillermo se paró un segundo y buscó en su bolsillo, acto seguido cubrió su nariz y boca con un pañuelo. Paseo su mirada por los productos en venta. Por lo menos 20 hombres sólo cubiertos con su ropa interior, recostados en camas improvisadas, atados y amordazados. Todos ellos en buen estado físico, sin un cabello cubriendo su cuerpo exceptuando el que cubría su cabeza. —Todos estos son de la mejor calidad pero para ti he reservado una mercancía especial.- el vendedor siguió caminando hasta la última litera, Guillermo lo siguió. —Míralo. Lo mejor que encontrarás hoy.- el hombre se paró frente a un joven de unos 27 años, prácticamente inconsciente.

— ¿Características?- preguntó Guillermo, mirando al joven que sin duda había captado su atención.

—Cabello virgen, castaño oscuro, test blanca, peso ideal, trabajado. Sus padres no lo buscarán, fallecieron en un accidente.- respondió el vendedor, el guion estudiado no podía faltar. Debía ser preciso con las respuestas si no quería molestar al joven.

— ¿De dónde lo sacaste?-

—Calló en un pozo depresivo después de la muerte de sus padres y perdió el trabajo, lo conocí en un bar bebiendo como un alcohólico perdido y me acerqué a él, me gané su confianza, le prometí un buen trabajo y una buena vida… Ya sabes, las típicas promesas que se utilizan para cazar a estos pobres infelices.-

— ¿Está intacto?-

—Por supuesto, jamás te vendería algo usado.-

—Bien. ¿Cuánto pides?-

—Cinco.-

—Tres.-

— ¿Cuatro?-

—Tres.-

— ¿Tres y medio?-

—Tres y no te daré ni un centavo más.-

—Tres millones, serán.- se conformó el vendedor.

—Un placer hacer negocios contigo.- Guillermo sonrió satisfecho y las manos de los dos hombres se estrecharon.

El joven comprador se volteó buscando a su acompañante, a lo lejos un hombre de piel negra, alto, con grandes músculos estaba apoyado en el muro de la entrada. Guillermo le hizo señas con la mano para que se acercase y el hombre caminó hacia él rápidamente. —Este será.- señaló el cuerpo del joven adormecido. —Llévatelo.- el hombre de piel negra obedeció, desató al joven y lo cargó en sus brazos, su fuerza y físico le permitían levantar un cuerpo de 90 kg con facilidad.

Fuera del recinto, una camioneta negra esperaba por el muchacho, otro hombre más joven estaba al volante expectante a que regresaran sus acompañantes. Dany, el hombre de color, se acercó con el cuerpo en sus brazos. Cargaron al joven en el asiento trasero y volvió a limitar el movimiento de sus manos. Dany las esposó para evitar que pusiera resistiera si llegaba a recuperar la conciencia durante el trayecto. — ¿Y Guillermo?- preguntó Frank, el hombre al volante. —Cerrando el trato.- respondió secamente.

Guillermo caminó hasta al automóvil una vez negociado el pago. Se sentó en el asiento de adelante junto a Frank. Dany y el joven adormecido iban detrás. El auto se puso en marcha, un largo camino los esperaba hasta llegar a la mansión de Guillermo.

El joven fue recuperando la conciencia poco a poco, su mente divagaba entre sucesos que antecedieron a aquel momento, no pudiendo recordar con exactitud cuánto tiempo había transcurrido desde que aquellos hombres lo secuestraron.

Se arrepentía tanto de haber escuchado a aquel hombre culpable de todas sus desgracias, quien había endulzado su oído con falsas promesas, prometiéndole un trabajo digno, una vida mejor. Había prometido ayudarlo con su depresión, pero en vez eso terminó por hundirlo en el fango.

— ¿Dónde me llevan?- arrastraba las palabras como si hubiera bebido tanto como para olvidar como vocalizar correctamente. Su mente confusa aún sufría los estragos de las drogas que habían empleado en él y apenas podía preguntar sin volver a dormirse y olvidar nuevamente como había llegado allí.

—Dany, duérmelo. No quiero que se estrese.- ordenó Guillermo mirando al joven por el espejo retrovisor.

—Si.- el hombre de color extrajo de su bolsillo una pequeña jeringa cargada con un líquido transparente, quita el capuchón que por seguridad ha mantenido cubriendo la aguja y lentamente la clava en la vena más expuesta de su antebrazo. La poca resistencia que pone el joven no evita que volviera a drogarlo y este cae nuevamente adormecido.

—Cúbrelo. Ha salido demasiado caro como para que se enferme.- Dany obedece silenciosamente, como siempre.

— ¿Cuánto te ha costado éste maravilloso ejemplar?- pregunta animado Frank, conduciendo tan alegre y sonriente como acostumbra. Es el que menos se acopla a las caras largas y serias.

—Tres.- responde secamente Guillermo acomodándose en el asiento.

— ¡¿Tres?!-  Frank aturde a sus acompañantes con sus gritos y las miradas asesinas se posan en él como reprimenda.

—Cállate ya, que no vendes nada.- lo regaña Dany, él conoce a Guillermo demasiado como para saber que no está de humor. Sabe que en cualquier momento estampará a Frank contra el volante si sigue gritando o tan solo sonriendo. —Mantente callado y conduce, aquí tu no pintas nada.-

Frank chasca su lengua mirando a Dany por el retrovisor. —Amargado.- le dice y tiene la última palabra. Finalmente el alegre acompañante logra callarse.

Las calles son oscuras, pocos autos transitan a altas horas de la noche, era demasiado tarde para cualquier noctámbulo perdido y en aquella zona tan peligrosa era menos frecuente que la gente se anime a andar por las calles con tanta inseguridad asechando los alrededores.

Los árboles tapan la visión que las carreteras ofrecen, hay demasiada vegetación a los laterales y las luces de las farolas en su mayoría no funcionan, son adornos sin ninguna gracia cuando pierden su función de iluminar las calles desértica pero a pesar de ello a Guillermo no le molesta la falta de luz, eso evita que sea descubierto. Está cometiendo nuevamente un acto criminal, otra vez está usando a las personas como simples objetos con lo que puede hacer lo que le apetece, pero eso es a lo que se dedica, es su trabajo, su oficio, no puede evitarlo aunque quisiera, ya está hundido hasta el cuello y no hará nada para cambiar eso porque se acostumbró a esa asquerosa vida.


Aquí les dejo unas imágenes para que puedan imaginarse a Dany 

Capitulo 3

20 de enero de 2025

“Hola papi:

Papá me dijo que dejara de llamarte papi, que no soy un bebé como para seguirte llamando así, pero yo quiero seguirte llamando así.
Como sea, ¿Recuerdas que te conté sobre mi “cita”? ¿Qué después de la escuela todos los días de esa semana salimos juntos y la lleve a su casa?
Pues hoy le pedí que fuera mi novia. Si, tal ves pienses lo mismo que papá, que es pronto por que no tenemos mucho tiempo sin conocernos, pero me gusta, y mucho.

Oh, la cena esta lista, hablamos luego.

Te quiero.

-Zeus”


Decir que Zeus estaba nervioso era poco, había estado llevando a Ángela a su casa todos los días de esa semana, la iba conociendo cada día más y con ello sentía un nuevo sentimiento en su ser. Amor.

Le pediría que fuera su novia, lo haría saliendo de la escuela, le había comprado una pequeña rosa con su dinero, la cual estaba escondida en su mochila y rogaba por que no estuviera marchita o sin pétalos.

Faltaban 45 minutos para salir, los cuales se le hacían eternos, Zeus era muy impaciente, al igual que Guillermo. El tenía mucho parecido con su padre, y eso dolía.


Ángela estaba en su silla de siempre prestando atención, era una chica linda, pero también lista. Eso le gustaba a Zeus.

5 minutos y podían salir. Zeus sentía todo su cuerpo temblar, las manos le sudaban y sentía ganas de vomitar. Sólo deseaba no hacerlo cuando se lo propusiera a Ángela.

La campana sonó. Todos se levantaron de sus lugares con sus mochilas decididos a irse.

Zeus se apresuró a alcanzar a Ángela que, como siempre, iba discutiendo con Manuel.

-¡Ángela!

Ambos hermanos pararon ante aquel grito, Ángela se giró y sonrió al ver que era Zeus de quién se trataba.

-Hola Zeus.

-¿Podemos hablar..-miro a Manuel- solos?

-No-respondió Manuel- Debemos irnos ya, vamos Ángela, mamá nos espera.

-Lo siento Zeus.

La chica estaba por girarse cuando Zeus la detuvo.


-Mañana, ¿puedes mañana? Es muy importante

-Si, claro. ¿Importante? Entonces dimelo ahora

-No, mañana. Iré a tu casa. -miro como por primera vez en muchos años, Samuel había llegado temprano por el.- Nos vemos.

Ángela y Manuel se fueron a su casa, y Zeus subió al auto de su padre desilusionado.

Samuel comenzó a conducir sin decir nada.

-¿A dónde quieres ir hoy a comer?

Pregunta Samuel, ya que hoy lo llevaría a comer fuera.

-Quiero ir con papi, le compre algo.

-Zeus, ya estas mayor como para seguirlo llamando “papi” ¿No crees?

-A mi me gusta llamarlo así, llévame por favor.

-¿Qué le compraste a tu papá?

Zeus saco la rosa que había comprado para Ángela, a la cual ya se le caían unos pétalos.

-¿Una rosa? A Guillermo no le gustan las flores Zeus.

-¿¡ES TAN DIFÍCIL QUE ME LLEVES A DARLE UNA ROSA JODER!?

Samuel abrió la boca para hablar, mientras veía de reojo a su hijo, le acababa de gritar.

Samuel no dijo nada, hasta que pararon en una luz roja. Se giró para mirar a su hijo y regañarlo, cuando lo vio con lágrimas resbalando por sus regordetas mejillas.

-¿Zeus?

-Estoy bien.

-No lo estas.

-No, no lo estoy. Quiero ver a papá, por favor.

Samuel asintió y comenzó a conducir hacia el cementerio, quería abrazarlo, quería decirle que cualquier problema que tuviera pronto se arreglaría, que no estaba sólo. Esas y más cosas quería decirle Samuel a Zeus pero simplemente no podía. Algo se lo impedía.

Finalmente llegaron al cementerio, Samuel no bajó del auto, Zeus pidió estar sólo, y el lo dejo. De nuevo le tocaba llorar en el auto. La misma mierda de siempre.

[…]

El sábado por la mañana, Zeus se encontraba dormido plácidamente en la cama, no había escuela, no había deberes, sólo descansar. Hasta qué recordó la cita con Ángela para confesarse.

Se levanto de la cama perezoso, y tras soltar un bostezo, se levanto y camino hacia el baño a darse una ducha.

Cuando salió, fue al armario a buscar algo que ponerse, compartía armario con su padre, la ropa de ambos estaba mezclada en el. Movía las prendas de una en una buscando la correcta hasta que encontró una que jamás había visto. Un buzo rojo. Hacia algo de frío, y el buzo estaba lindo. Así que se lo puso junto con el resto de su ropa.

Samuel preparaba el desayuno, los sábados iban a visitar a los padres de Samuel después de desayunar.

Samuel sostenía la sartén mientras servía un poco de huevos en los platos. Zeus apareció por la puerta cuando Samuel tomaba los platos y se giraba.

El sonido de la cerámica rompiendose se escucho en toda la cocina, Samuel permanecía con los ojos abiertos y su respiración se había vuelto irregular.

-¿Papá?

-¿De dónde sacaste ese buzo?

-Yo… -Zeus inconscientemente paso sus manos por dicha prenda

-¡NO LO TOQUES!

Zeus alzo los brazos asustado. No comprendía que estaba pasando. Busco con la mirada algún lugar para huir de ahí, cuando la vio, una foto de Samuel y Guillermo en la cocina, la foto no sabia de donde había salido, ni quien la había tomado, solo estaba ahí colgada. Guillermo traía ese buzo, el buzo era de el.

-Papi, no sabía.

Se excusó Zeus con las lágrimas en los ojos.

-Luces como el.

-No. No papá, no digas eso.

-Por favor, ve a tu habitación, limpiare esto.

Samuel se pasó el dorso del brazo por la mano y limpió las lágrimas que resbalaban por sus ojos. Zeus no sabía que Guillermo había usado ese buzo el día que murió.

Zeus no sabía que hacer, si irse a quitar el buzo, o abrazar a su padre que lloraba en silencio mientras recogía los pedazos de plato que yacían en el piso.

Samuel sintió esa fragancia que amaba, junto con unos brazos que lo envolvían fuerte, alzo la vista y se encontró con su pequeño abrazándolo fuerte.

-Lo siento, de verdad no sabía que era de el, sólo lo vi ahí, por un momento olvidé que también su ropa permanece ahí. Perdóname, no llores.

Samuel no sabía que decir, se sentía mareado por el olor que desprendía la prenda, aunque hubieran pasado años, el olor seguía ahí.
Samuel respondió el abrazo mientras hundía su cabeza en el pecho de su hijo, aspirando el aroma. Las lágrimas seguían saliendo, ahora con más fuerza.

-No debes disculparte, no es tu culpa. -susurro Samuel, sin despegarse de su hijo. -Sólo que… Lo extraño demasiado.

Zeus asintió, acariciando el cabello de su padre, era la primera vez después de muchos años, que lo escuchaba decir eso.

Samuel siempre había actuado como el fuerte, no quería que su hijo lo viera derrumbarse. Y aunque no lo quisiera, Zeus lo notaba y le dolía.

Minutos de silencio después, Samuel se separo y miro a su hijo.

-¡Tu cita!

-Papá, no te voy a dejar así.

-No, no te preocupes -Samuel se levanto y sonrió- Estoy bien, vamos, te llevare a casa de Ángela.

-No..

-Si, anda. Sube al auto, desayunaremos fuera.

-Pero… -Zeus señalo la prenda que aún tenía puesta.

-Te queda bien, vámonos.

[…]


Samuel había dejado a su hijo fuera de la casa de Ángela, se despidió de el y se fue de nuevo a casa, Zeus estaba nervioso, le sudaban las manos y las piernas le temblaban.

Zeus tomó aire y toco el timbre. Unos minutos pasaron hasta que la puerta se abrió, mostrando a un niño pelirrojo de ojos obscuros frente a el.

-Zeus. -sonrió- ¿Vienes por Ángela? -río mientras Zeus asentía.- No creo que podrás llevártela, llegaste a la hora de la comida, mamá es muy estricta con eso.

-¡Manuel! -se escucho la femenina voz de Ángela- ¡Vete!

Manuel se fue sin antes dedicarle una última mirada a Ángela.

-Hola Zeus, espero Manuel no te haya molestado mucho, pasa.

-No, este… Yo… Venía a hablar contigo.

-¿Puedes decírmelo luego? Mamá preparo pizza casera, no me dejara ir hasta que no termine. -Zeus asintió, sin saber por que.- ¿Pasas?

-Claro.

Ambos chicos pasaron a la casa, Ángela tomó el la mano de Zeus y los dirigió a lo que suponía ser la cocina y estaría la mamá de Ángela.

-Mami, este es Zeus.

La señora de cabello castaño se giró, Zeus se sorprendió cuando la vio. Era una señora de piel negra, con cabello castaño obscuro y ojos negros.

Zeus tenía un gran gesto de sorpresa en su rostro, la señora lo miro y le dedicó una sonrisa.

-¿Así que tu eres el famosos Zeus? Ángela no deja de hablar de ti. Me llamo Carla, un gusto Zeus.

La mujer besos sus mejillas. Zeus continuaba en shock.

-Ven, siéntate, es hora de comer.

Zeus parecía actuar en automático, se sentó en la mesa y aguardo en silencio.

-Estas muy callado.- Dijo Ángela, Zeus era un chico muy parlanchín.

-Lo siento.

La señora puso un plato frente a Zeus y otro frente a Ángela. Manuel apareció y se sentó, también le dieron su plato.

-Dime Zeus, ¿Conozco a tus padres? -Zeus negó.

-No creo, papá no va mucho a la escuela, tiene mucho trabajo.

-¿Y tú madre?

-No tengo.

Zeus bajo la mirada a su plato.

-Oh, lo siento, no debí preguntar. -Suspiro la señora- ¿Hace cuanto murió?

-No sé, no recuerdo conocerla, soy adoptado.

-Oh, al igual que Ángela y Manuel. -sonrió la señora. Zeus no respondió. La señora prefirió ya no preguntar.

Una vez que terminaron de comer y Zeus ayudo a limpiar la mesa, salieron de casa rumbo a un parque.

-No sabía que eres adoptado Zeus.

-Ni yo sabía que tú lo eras.

-Nunca preguntaste -Ángela se encogió de hombros.

-Nunca se me ocurrió, uno no puede ir por la vida diciendo: “Hey, yo soy adoptado, ¿tu igual?”- Ángela río. -Sería tonto.

-¿Entones no tienes mamá?

La repentina pregunta tomó a Zeus por sorpresa.

-No, bueno, si. -rasco su nuca- Es complicado de explicar.

-Quiero saberlo. Si no es molestia.

Llegaron al parque y se sentaron en una banca.

-Mi papá tenía una hermana, y ella es mi mamá, ella murió y el me adopto.

-Oh, el y su novia, supongo. -Zeus negó.- ¿Esposa? -volvió a negar.

-Esposo. Mis papás son hombres.

-¿Ambos? -Zeus asintió- ¿Y por qué sólo hemos visto a uno?

-El murió hace diez años.

Ángela se quedo de piedra al escuchar aquello. Zeus tenía dos papás, y uno de ellos estaba muerto.

-Lo siento…

-No, no lo sientas, así es la vida. Supongo que esta mejor.

Ángela no pudo evitarlo y abrazo a Zeus muy fuerte. Zeus respondió su abrazo y susurro.

-Quiero preguntarte algo.

-Si, acepto. -contesto la chica.

-¿Qué? -Zeus se separo de Ángela y la miro.

-Acepto ser tu novia.

Zeus no comprendía, siquiera le había dicho.

-Eres muy obvio Zeus. -la chica río y beso su mejilla.

-Entonces…- Zeus reacciono de su mini shock y sonrió- ¿Puedo besarte?

Ángela asintió, Zeus se acerco a ella lento y juntaron sus labios en un tonto pico. Con la marcha ya aprendería a besar mejor.



El viernes con awesome-mary-is-here :D