pieh

Boyfriend Seungcheol
  • acts manly
  • but really isn’t
  • is actually a really soft potato
  • bugs you a lot
  • annoys the heck out of you
  • but it all comes from love
  • honestly really kinky
  • has an obsession with your thighs
  • same for you, you love his thighs also
  • pretty much a thicc thigh couple
  • matching bracelets
  • he’s actually hella cheesy
  • his cheesiness makes you flustered but???
  • he’s such a dork istg
  • nosy sometimes
  • likes to get in your business
  • and also in you
  • shows off sometimes
  • likes to impress you
  • he doesn’t really need to tho, you love him a lot already
  • would probably bake you a cake but eat it all himself
  • hard working
  • does anything and everything in his will to protect you and take good care of you
  • he’s honeslty husband material af
  • chill at times
  • but it’s only when you’re not with him
  • when you are with him, he’s all over you
  • probably sings in the shower all the time
  • you’d have to tell him to shut up since you’re trying to sleep
  • really tho, hes’s a sweetie pie
  • he would spoil you, even tho you don’t want him to
  • loves watching you eat
  • sounds creepy af, but he finds you adorable when you eat
  • even tho he finds you adorable 24/7 no matter what you’re doing
  • you could be shitting and he would still find you the cutest person alive
  • scolds any guy that dares to talk to you or look at you
  • overprotective
  • he nEEDS your attention
  • A L L T H E T I M E
  • if you don’t give him attention, he will be hella sad :(
  • nose kisses
  • you make him easily flustered
  • you could just stand still while doing nothing and he would die
  • all in all, he’s generally a good bf that loves you way too much for his own good

Originally posted by hoon-seok

4

*Accidentally makes Chung a hot tamale*

Hamato and Chung I attended the same dojo in their youth and maintained a close friendship. While Hamato had a passion for the arts, Chung’s was chemistry, which he pursued outside of his Shinobi training.

When Mei was “born”, he was instantly enchanted by her, enthusiastically teaching her Mandarin and Japanese (minimal English as he thought it was unnecessary), how to cook and raised her happily in their secluded home. Mei’s rambunctious energy however, drew much stress since she often attempted to explore off grounds into the nearby villages, following the sounds of people and more interestingly, other children. When Chung had to leave occasionally for business, she’d spend long days alone with only nature as her source of entertainment. She proved to be an excellent swimmer, catching fish often for dinner in the river surrounding their home.

Chung made it a priority to teach her martial arts as a means of defending herself in the event past enemies ever resurfaced and located his hideaway.

First Post of Venus’s possible origins

2

Dating Captain Boomerang (George Harkness) May Include…


dORK ALERT

  • Lets be honest, George is a total dork
  • He likes to put on this “tough guy” act
  • But
  • He’s a dork
  • He has collections of unicorns (preferably pink)
  • He’s also probably a brony
      • He loves unicorns
      • So I mean
      • His favorite MLP character is a tie between Rainbow Dash & Pinkie Pie
  • He loves comics 
      • I think it’s canon that Marvel comics are real in DC and DC comics are real in Marvel??
      • If not, it’s my own headcanon
      • And George has millions
      • He has a whole book case just for comics
      • And unicorns

Fangirling

  • Again with the dorkish ways
  • He’s a total fangirl (er fanboy)
  • The two of you can have hours and hours of conversations concerning fictional worlds
  • He really puts his walls down for you

“Tough Guy”

  • Something that took a while to understand was his “Tough Guy” attitude
      • I mean, he’s a thief and an assassin so
      • He’d always be this “macho man” around you
      • Like he was trying to prove a pointIt was annoying, to say the least
      • But then there would be those small slip ups and cracks
      • Soon you realized that underneath all that
      • He was actually a really cool guy
  • He still acts that way around youMostly around other people to show that “he’s the man"While it’s just you two then he only does it as a mocking, teasing, and joking way

Nicknames

  • His: Princess, Sweetheart, My Lil’ Roo, Hot stuff, Pretty Gal.
  • Yours: Kangaroo man, Boomerang hoe, Dork, Honeybun, Babe.

Accent

  • Whether you, the reader, has an accent or not
  • You always have a hard time understanding what he’s saying
  • His accent is so thick
  • He has to repeat himself so many times just so you can understand what he’s saying
  • It got so bad that one time you made him write everything he wanted to say down

PDA

  • He doesn’t like PDA
  • It makes him feel…awkward and anxious
  • The most affection the two of you share in public is teasing
      • “Stop throwing those things at me, bro”
      • “But bro ur so cute”
      • “bro”
      • “bro”
      • IdkI
      • ’m so tired
  • He loves calling you “Lil’ Roo” in public
  • Cuz ur his lil’ kangeroo
  • You call him Boomerang hoe in public btw

Protective

  • He doesn’t like when people touch, speak, flirt, or do anything with what’s his
  • He gets jealous v easily
  • It’s mostly because he’s an easily anxious guy
      • (I have a head canon that he has anxiety tbh lol anxiety twins)
  • He loves you and he honestly doesn’t know what he’d do without you

“I love you”

  • He said it first
      • Like, the two of you were just doing your own thing and he just goes “I love you”
      • And ur like “W-What”
      • And it took you a moment, but you said it back
      • With a huge smile
      • “I love you, you dork”
  • The two of you say it before and after missions
  • It’s a tradition
  • Like for good luck
  • Also so if anything happens, the last thing you two said was “I love you”

That’s all I’ve got lol


REQUESTEE: ANON
DATE: AUG. 10 2016
NOTES: Now that I’ve gotten this done, time to pack! Someone please kill me

3

March 9th 1841: United States v. The Amistad

On this day in 1841, the Supreme Court issued their decision in United States v. The Amistad on the case of the 1839 mutiny aboard a slave ship. The rebellion occurred on the Spanish ship The Amistad as it was bound for Havana, Cuba, where captured men would be sold to a Caribbean plantation. The mutiny of fifty-three abducted men from Sierra Leone was led by Joseph Cinqué, and they killed the captain and ordered the sailors to turn the ship around and return to Africa. However, the ship was soon seized by an American ship off the coast of Long Island, New York. The mutineers were imprisoned on murder charges, while a debate over what to do with them gripped the United States. Abolitionists led the effort to free the men, fighting ownership claims of the Spanish government which were supported by President Martin van Buren. A state court referred the Amistad case to the federal judicial system, and it reached the Supreme Court in 1841. In a landmark decision, the Court ruled in favour of the Africans - who were defended by former President John Quincy Adams. The Court declared that the men were illegally held as slaves, and decreed that they were free to return to their homeland. While slavery was legal in the United States, the importation of slaves had been banned in 1808, thus ruling that the men had been kidnapped and were justified in using violence to escape their condition.

7

Black History:  The Amistad Revolt  

Stolen Man: The Story of the Amistad Rebellion

Barry Louis Polisar

Africa Is My Home: A Child of the Amistad

Monica Edinger

The Story of the Amistad

Emma Gelders Sterne

United States V. Amistad: Rebellion on a Slave Ship (Landmark Supreme Court Cases)

Suzanne Freedman

Freedom’s Sons: The True Story of the Amistad Mutiny

Suzanne Jurmain

Black Odyssey: The Case of the Slave Ship Amistad

Mary Cable

The Amistad Rebellion: An Atlantic Odyssey of Slavery and Freedom

Marcus Rediker

anonymous asked:

In which kris discovers a watercolor saturn tattoo near his girlfriends tummy?

Tattoos & Kisses ~Kris~ 

I want a tattoo so bad akjdghkjsadg ;A; lol enjoy! ~Admin C

“Ni. Hen. Piao. Liang,” Kris said each character slowly and distinctly, then sat back and waited as you tried to repeat what he just said.

“Ni…h-hen pieh l-lang? Lang? Leng? Lian? Wait, what was it again?” You swept a hand through your hair and groaned at your own incompetence, unable to get the four simple characters right.

Kris laughed at your frustrated expression.

“You don’t have to learn this, you know? What’s with this sudden eagerness to learn Mandarin?” Kris flopped down on the bed and pulled you down with him so that you were lying on top of his chest.

“I don’t know, it’s interesting? I want to be multilingual like you, too. Just knowing one language is so lame,” you whined, flipping over so you were resting your chin on your arms, and looked up at him.

Kris ran his fingers up and down your back, dragging it slowly from your waist, up your spine, to your shoulder blades, then back down. Your skin tingled from his touch, and you shivered slightly. He tilted his head and looked at you with a lazy smile.

“We can do something that’s way more interesting than learning Chinese,” Kris suggested in a low voice, lifting up the edge of your shirt a little.

You nodded absentmindedly, your mind still somewhat tangled in the world of foreign languages. It wasn’t until Kris rolled over and pressed you down beneath him on the bed that you snapped out of your daze.

“What are you doing?” You asked stupidly, blinking up at him.

“Getting your mind off Chinese. It’s not your style.” He leaned down and captured your lips, and you melted into the kiss immediately.

“And this is?” You joked, trying to catch your breath between the deep kisses.

"Making out with me is always your style. Don’t deny it,” he murmured against your lips, reaching down to pull up your shirt.

You slid out of it like a fish, then parted your lips as you waited for more kisses from him, but he froze suddenly for some unknown reason.

You followed his gaze and looked down, gasping when you realized that the tattoo on the left side of your stomach was now in full view. Funny how you felt more self-conscious about the watercolor tattoo than you being pretty much naked in a pink and black bra.

You hurriedly covered the tattoo with your hands, trying to roll over onto your stomach to hide it, but Kris held you in place and wouldn’t let you. He grabbed your hands and locked it in his grip, scrutinizing the tattoo in a mix of surprise and appreciation. He traced the shape gently with his free hand, leaning down to observe it more closely.

"It’s Saturn,” he said excitedly, a big smile spreading over his face as he identified the planet.

“S-stop it, it’s a really weird tattoo…I got it when I was young and I thought it would look cool but now it’s just plain weird and stupid and—stop staring at it!” You tried unsuccessfully to wriggle your wrists out of his iron grip.

Kris’s eyes flickered up to your face incredulously. “Weird? It looks freaking amazing! I love the design and colors. It’s the prettiest tattoo I’ve ever seen. Why don’t you wear crop tops and show it off more?”

You lifted your eyebrows at the suggestion. “You want your own girlfriend to show off more skin in public so other guys could check her out?”

“No.” His brows furrowed as he considered the scenario, but melted into a grin as he looked down at your tattoo again. “But it does look pretty cool. Maybe I should get one to match with you. I’ll be Jupiter or something.”

“Kris,” you groaned, rolling your eyes at his enthusiasm. “I’ll never get your obsession with the galaxy.”

“I don’t get you and your hate for Saturn tattoos,” he retorted, brushing over the colorful patch of skin with his fingers again.

"Jesus Christ, do you have like a fetish for my stomach/hip area now? Kris, you weirdo,” you said, half in exasperation and half in affection.

“Maybe.”

You opened your mouth to yell at him but he smirked and climbed on top of you again, shushing you with a kiss.

“As much as I love your pretty tattoo, I’d rather make out with you, jagi.”

You smiled and leaned in to his kiss.

Hmm, I guess my tattoo isn’t that bad…if Kris likes it so much.

Nathaniel Jocelyn, Joseph Cinqué (1840)

Sengbe Pieh (c.1814 – c.1879), later known as Joseph Cinqué, was a West African man of the Mende people and was the most prominent defendant in the case United States v. The Amistad, in which it was found that he and 51 others had been victims of the illegal Atlantic slave trade.

Nathaniel Jocelyn painted portraits of Joseph Cinqué and of the abolitionist William Lloyd Garrison. He went on to found the National Bank Note Engraving Company. After Trumbull, he is represented by more portraits in the Yale collection than any other artist. In 1827 he was elected into the National Academy of Design as an Associate member, and became a full Academician in 1946.

LUCHEMOS POR ESTO

Capítulo 109
Narrado por Mangel

-Rubiuh, coño, que te apureh. ¡Cheeto!- Me ehtaba agarrando un ataque con ehte par. Había llegáoh er día del matrimonio de Francihco y Antonio y no podía permitirme llegar tarde a ehto. Podía llegar tarde a tóh pero no me perdonaría llegar dehpuéh de que haya pasáoh tóh lo bonito y cursi.
-Ya joder, cálmate. Maldita corbata hija de puta- Veía a Rubiuh pelear con su corbata; Se veía tan atractivo, joder. Íbamoh bahtante cliché, pero bahtante eleganteh. Rubiuh con una corbata de un azul eléctrico que intensificaba el color de su piel. Cheeto ni puta idea de como iba, Rubiuh me tenía tan embobáoh mirándolo que no había nada máh en mi cabeza que su ehbelta figura demohtrada en ese traje que le quedaba ceñido de una forma ehpectacular.
-Oye, deja de violar a Rubiuh con la mirada- Cheeto me sacó de mi letardo, haciéndome sonrojar levemente porque Rubiuh ehtaba al láoh nuehtro.
-Deja que me mire, hace subir mi ego- Bromeó, acercándose a mí para plantarme un beso así de la nada. Me quedé de piedra, con el corazón en la mano. Ehcuché la risa de Cheeto, a la véh que decía algo burlándose de la situación, en cambio yo, seguía pensando en ese pequeño gehto que había hecho aflorar de mi ehtómago mileh de maripositah homosexualeh.
-Que tonto ereh, joder. Terminen de arreglarse y vámonoh de una puta veh- Teníamoh un largo viaje por delante. La invitación, que anteh había síoh solo para Rubiuh y para mi, se había extendido hahta Cheeto, dehpuéh de tóh loh chicoh lo conocían y lo ehtimaban mucho, como un amigo máh.
-¿Por qué decidieron hacer el matrimonio en Barcelona?- Ehcuché como Cheeto me preguntaba, mientrah se amarraba loh cordoneh de loh zapatoh ya brillanteh de tanto ser luhtraoh.
-Los padres de Francisco deseaban que fuese una ceremonia espectacular- Se adelantó Rubiuh, rehpondiendo a su pregunta. –La madre de Francisco tiene bastante dinero, más que nada por su trabajo, así que les ofreció una boda en la playa. Además es un punto céntrico entre donde viven las familias de Francisco y Antonio. Nunca he ido a una boda en la playa, así que no sé si habrán protocolos distintos o que se yo. La cosa es que tendrás que conducir lo que no has conducido en mucho- Dijo lo último con un tono de burla. Era verdáh. Cheeto era el único que tenía el carné de conducir, así que no había mucho en lo pudiésemoh ayudarle en el viaje, salvo hacerle compañía y cantarle una que otra canción desafináh.
-Ehtoh chicoh van por tóh ¿eh? Pensar que ya ha pasáoh tanto tiempo dehde que loh conocimoh. Y que elloh te ayudaron un montón a darte cuenta de que lo que sentíah no era algo de otro planeta. Rubiuh ereh un gilipollah con suerte, ya me guhtaría que alguien se ehmerara tanto en quererme así- Me sorprendí por lah palabrah de Cheeto, y a la véh me dieron un poco de vergüenza, máh que náh porque el tema lo ehtábamoh tocando tan a la ligera.
-Cheeto, si quieres amor, te presto a Mangel. Sabe hacer unas cosas muy bien, quedarás sorprendido- Se dehcojonó el hijoputa, y ya no me hizo tanta gracia. Puse loh ojoh en blanco, suhpirando un poco resignáoh por el retraso de mi amigo, digo, de mi novio. Que bonito sonaba, joder.

               Noh subimoh al coche, yo adelante junto a Cheeto, y Rubiuh atráh como el niñato que éh. Loh mayoreh debemoh ehtar adelante… bueno, que él eh mayor que yo, coño.
-¿Cuántas horas son hasta Barcelona?- Ya lo imaginaba en mi mente quejándose todo el puto camino. Me cago en la puta debería haber traído el cloroformo pa’ dejarlo durmiendo todo el camino.
-No tengo idea Rubiuh, depende del tráfico y un sinfín de factoreh así que te quedah tranquilo y dejah de tocar loh cojoneh o te tiro del puto coche- Cheeto levantó lah cejah y se rahcó la barba, riéndose. Rubiuh se cruzó de brazoh, mirando por la ventana trasera, refunfuñando. No le guhtaban loh viajeh largoh, y yo lo sabía.
-Joder ya, te acompañaré- Me saqué el cinturón y me bajé del coche anteh de que Cheeto partiera, sentándome en la parte trasera, mientrah le dedicaba una sonrisa culposa a Rubiuh.
-Joer, y ahora soy chofer. Me cago’n tóh macho- Noh miró por el retrovisor, para luego centrar la vihta en el camino, para emprender ruta a Barcelona.
-No era necesario, Mangel, estaba de coña- Me dijo con una voz conciliadora. No pude evitar besar suh labioh, devolviéndole aquel beso que me había robáoh cuando noh arreglábamoh.
-Cállate ya, coño. Que ereh mi novio y quiero ehtar contigo- No podía dejar de repetirlo; eh como recordarte una y otra véh que aquello que tanto deseabah, se ehtá haciendo realidáh o mejor aún, que lo tieneh ahí mihmo, que ya no eh una simple anhelación.
-Oye, uhtedeh doh. Si van a ponerse a follar en mi coche, mínimo que dehpuéh dejen tóh limpio- El comentario ácido de Cheeto noh hizo mirarnoh a Rubiuh y a mí, acto seguido, el hijoputa puso ese CD que ya ehtá máh que rayaoh.
-Igual no sería mala idea- Rubiuh me susrró al oído, logrando sacarme una sonrisa boba.
_______________________________________________________
-Me duelen loh pieh y el culo macho- Cheeto se bajó del automóvil, ehtirando todo su cuerpo, al igual que nosotroh. Había síoh un viaje agotador, pero al fin ehtábamoh en Barcelona. Se podía rehpirar ese aire cohtero que Madrid no tiene, por ser una ciudáh céntrica que no tiene ni oxígeno.
-¿Estamos en la dirección correcta?- Ehtábamoh donde se suponía que debíamoh ehtar, y eso ehperaba, porque ya me ehtaba dando un poco de vergüenza ehtar paráoh en mitad de la nada con traje formal.
-Ehtá claro, dejemoh aparcáoh aquí y vayamoh caminando hacia el borde cohtero. Si eh en la playa, tendremoh que bajar hahta allá- Era un lugar apartáoh, no la playa pública a donde todoh van, sino máh bien algo que parecía realmente priváoh. Quizá habían arrendáoh o no sé qué, pero anteh de llegar a la playa vimoh como todo ehtaba decorado de una forma ehpectacular. Unah rejitah de madera dividían lo que sería el pavimento de la playa, y en ella había un tipo, igualmente arregláoh para la ocasión, que noh ehtaba pidiendo loh parteh matrimonialeh, o diciéndolo vulgarmente, lah entradah. Le mohtramoh lah nuehtrah y Cheeto la suya, dejándonoh entrar. Había un lienzo ehtirado a lo largo de toda la arena, llegando casi hahta el agua que hacía de camino. Muchah sillah dihpuehtah de manera ordenada, unoh mesoneh con manteleh blancoh y unah floreh sujetah a cada rehpaldo de lah sillah que allí se encontraban. No ehtaban ni Francihco ni Antonio como era de ehperarse, pero si había bahtante gente, de todah la edadeh.
-¿Conocen a alguien aunque sea?- Noh preguntó Cheeto, mientrah movía lah manoh sin saber que coño hacer.
-No, pero somos invitados así que pasemos y ya- Rubiuh se encogió de hombroh, mirando a su alrededor. Pude notarlo sorprendido; y quien no lo ehtaría con algo tan bien hecho. Se veía todo reluciente, brillante y, con el sonido de lah olah, se veía aún máh ehpectacular. Habían teníoh suerte. Dehpuéh de díah tan fríoh, había tocáoh uno con un sol ehpléndido. Vuelvo a recordar eso de que, a la gente buena, le pasan cosah buenah.
-¡Chicos!- Pegué el salto de mi vida, volteándome y dándome cuenta que era ni máh ni menoh que Francihco.
-¡Fran!- Dije con una sonrisa amplia, ehtrechando su mano para tranhformar aquello en un abrazo. –Macho te felicito, se ve maravilloso todo. Se han ehmeráoh un montón- No pude evitar comentárselo; realmente se veía increíble, casi como un sueño.
-Gracias Mangel. ¡Hola Rubius! Tanto tiempo, bueno… hablamos hace como dos días por el móvil pero no nos veíamos hace mucho- Si, aunque pareciera raro, hace unoh díah habíamoh habláoh con Fran y Antonio rehpecto del matrimonio, eh por ehto que Rubiuh conocía la razón del matrimonio en la playa y esah cosah.

               El saludo de Francihco fue breve. Luego de darle un fuerte abrazo a Cheeto, noh invitó a que tomáramoh asiento porque la ceremonia ehtaba próxima. Luego de eso se dirigió a saludar al rehto de invitadoh, con esa sonrisa que tanto lo caracterizaba. Nosotroh le hicimoh caso y eso hicimoh, noh fuimoh a sentar, no de loh primeroh claramente, pero si en un lugar donde pudiésemoh observar y oir todo sin problema.
-Se ve muy feliz- Comentó Rubiuh, al mihmo tiempo que tomaba mi mano. Le dediqué una mirada cómplice, regalándole un beso delicado y fugaz. Cheeto, que ehtaba a nuehtro láoh, ni se inmutó, y lo agradecía.

Todoh, poco a poco se fueron sentando, y como Fran lo había adelantado, la ceremonia continuó. No sabía muy bien como funcionaba la cosa en ehte caso. Si no hay chica… y ella eh la que llega tarde siempre ¿Quién coño llega tarde? ¿El que muerde la almohada? Tuve que preguntarle sobre mi inquietud a Rubiuh, pero solo recibí un codazo en lah cohtilla, al mihmo tiempo que se dehcojonaba e intentaba disimularlo. Le tomé la mano, mientrah ehperábamoh que llegara Antonio, que era el que faltaba.
-¿Te imaginas se arrepiente? O alguien llega y grita ¡me opongo! Joder sería la mejor historia jamás contada- Si eh que era tonto, y sería jocoso, pero ehperaba que no sucediese, al contrario, que todo saliera perfecto de aquí en adelante y la vida leh entregara solo felicidáh. Se lo merecen.
-Ahí viene- Ehcuché a Cheeto, que miraba conhtantemente para atráh en buhca de Antonio, y claro que venía ahí. No con un vehtido, obviamente, sino con un traje que le quedaba hecho a la medida. Era de un plateado muy delicado, que lo hacía ver máh maduro que lo que su cara expresaba.
               Antonio llegó hahta donde se encontraba Francihco. Se tomaron de la mano y, con el cura en frente, comenzaron la ceremonia. Todo tranhcurrió como debía ser. Se dijeron loh votoh y sellaron todo con un beso, cosa que, admito, me emocionó, pero solo un poco. Un poco, lo juro. La gente se levantó, y nosotroh seguimoh suh pasoh, aplaudiendo con felicidáh por loh recién casáoh. Ya no eran solo una pareja… eran ehposoh. Habían selláoh su amor de una nueva forma, con un nuevo significáoh, y no podía ehtar máh felíh por elloh. Porque sabía que se amaban, y que nada se podría interponer en lo que sentían el uno por el otro. Se tomaron de la mano y comenzaron a caminar por el lienzo que había ehtado dihpuehto dehde un comienzo para cumplir esa función. No sin anteh ehcuchar a alguien que vociferaba que no se retiraran, que la fiehta se haría en ese mihmo lugar, que pasáramoh a lah mesah que ehtaban preparadah dehde hace ya mucho tiempo un poco máh alejadah de donde ehtábamoh. Y así lo hicimoh, nih dirigimoh hahta aquel lugar.

               Al llegar, leímoh una pequeña carta que contenía loh nombreh de loh asihtenteh a la boda y de suh rehpectivah mesah. Obviamente Rubiuh Cheeto y yo ehtábamoh en la mihma mesa, junto con otrah cuatro personah máh que no conociámoh. Sin duda eha debe ser una de lah parteh máh complejah de roganizar en una boda. Porque si sientah a unoh con otroh, y no se llevan bien, será incómodo así que tieneh que sentarloh con otrah persona y así. Joer que pienso en ello y no me dan ganah de casarme nunca… aunque luego miro a Rubiuh, y esa idea vuelve a invadir mi cabeza. Noh dirigimoh a nuehtra rehpectiva mesa, sentándonoh en ehpera de rehto de personah. Resultaron ser unah parejah muy majah. Una de ellah ehtaba compuehta por una pintora y un tío que era médico cirujano. La otra era una tía muy alegre que se reía por todo, ehtudiante de ingeniería, y su ehposo, visiblemente mayor que él, abogado y juez de su ciudad natal. Ehtuvimoh conversando largo rato con elloh, conociéndonoh un poco y compartiendo anécdotah, máh que náh para que no se volviera denso y tedioso el ambiente. Para nuehtra suerte no fue así, ya que eran personah sumamente relajadah y habladorah.
-¿Y ustedes? ¿Cómo conocieron a los recién casados?- Preguntó la estudiante de ingeniería.
-Eh una larga hihtoria. Fue en circunhtanciah muy rarah pero lo importante eh ehto eh que noh hicimoh muy buenoh amigoh por compartir un poco nuehtrah vivenciah- Comenté, un poco turbado por ehtar hablando de mi vida privada con personah completamente dehconocidah.
-Estoy segura de haberte visto en algún lugar. Eres un chaval famoso- Dijo la pintora, mirando a Rubiuh detenidamente. Ehte, visiblemente nervioso, se puso a reír, bajándole la importancia al tema, pero ya no había ehcaaptoria, con el comentario de la chica, el rehto cayó en la cuenta de que él era ni máh ni menoh que elrubiuhOMG.
-Tú eres el de youtube- Comentó la estudiante, con una amplia sonrisa. Loh otroh asintieron con la cabeza, comenzando a interrogarlo un montón sobre como era el trabajo, si era agotador, si le guhtaba, y otrah tantah cosah que lo tenían un poco agobiado.
-Ya niña, deja en paz al chaval, que de seguro no quiere hablar de trabajo, como todos nosotros- Dijo el abogado, acariciándole la mejilla a su pareja. Me pareció un gehto bahtante cariñoso.
-No te preocupes, está bien en serio. Es normal que la gente pregunte- Rubiuh siempre había síoh así, tranquilo para suh temah y paciente con la gente, youtube lo había formado así, para aguantar lah cosah malah, y tener la paciencia suficiente para rehponder una y otra veh lah mihmah preguntah.
-Es increíble lo que puede llegar a hacer el internet. Es una herramienta magnífica- Comentó el abogado, con un aire maduro y bahtante rehpetable. Era fácil notar que el tío sabía de la vida, pese a no ser tan mayor, pero si bahtante máh que su pareja.
-¿Ustedes vienen juntos…?- Preguntó nuevamente la pintora, ladeando la cabeza levemente, con una sonrisa dibujada en el rohtro.
-Si. Mangel es mi novio- Ehcuchar aquello hizo que mi corazón se paralizase en cuehtión de segundoh… ehtábamoh hablando de aquello luego de ocultarlo tanto tiempo. Miré a Cheeto un segundo y, al parecer, él también lo ehtaba fliplando. ¿Acaso le habíamoh contáoh que éramoh novio? Supongo que se me había ido por completo en la conmoción de habernoh tomáoh de la mano en pleno parque sin que noh importaran lah miradah del rehto.
-¿En serio? Que dulces, espero que les vaya muy bien entonces. Y que te vaya muy bien en youtube- Su comentario fue un alivio, porque sabíamoh como alguien dehconocido había reaccionado a la idea. Quizá nosotroh noh ehtábamoh rallando demasiáoh la cabeza con el tema, y realmente ni siquiera era un tema como tal… quizá no era nada importante para el rehto. Sentí como suh dedoh rozaron mi mano, tranhformando aquello en un agarre que se mantuvo oculto debajo de la mesa.
_________________________
////  https://www.youtube.com/watch?v=s-5nKwjQMvA //// (Somewhere Over The Rainbow)

-Hola a todos- Se sintió una voz conocida hablar, a la veh que el sonido de una copa inundaba todo el lugar, pese al sonido de lah olah. –Quiero darle las gracias a cada uno de los que ha venido a este día tan especial para nosotros- Francihco se había levantado de su asiento, mientrah seguía hablando. –Si están hoy es porque son parte importante de nuestras vidas. Ya sea familiares, amigos ustedes han construido lo que es, hasta hoy, nuestras vidas. Gracias a los que vienen de muy lejos para darse el tiempo de venir a compartir con nosotros este día que es uno de los más importantes en mi vida… nuestras vidas- Fran tomó de la mano a Antonio, haciendo que se parase de igual forma que él. En ese momento ya todoh ehtaban en silencio, observando a la pareja que se encontraba, junto a suh padreh, supongo, sentadoh en una mesa central.
-Hoy, he tenido la suerte, aquella que no todos tienen, de unir mi vida con la persona que más amo. Hoy no puedo estar más feliz, porque todos los obstáculos ya se han vencido, porque no queda nada que pueda entorpecer nuestro amor, salvo nosotros mismos, claro- Hubo unah leveh risitah que cesaron rápidamente. –Antonio, eres lo que jamás pensé que tendría. Eres las estrellas en mi cielo, la alegría de mi vida, la luz de mi oscuridad. Desde aquel día en que te vi, tan niño, tan tú, no pude quitarte los ojos de encima y agradezco haber sido un tonto desesperado y acosador, porque si no hubiese sido así, jamás habría tenido oportunidad contigo- una sonrisita boba se formó en su rohtro, y prosiguió. -¿Recuerdas cuanto sufrimos, lloramos y la pasamos mal por creer que la vida nos traería solo prejuicios y odio? Y aquí estamos, más felices que nunca, cumpliendo cada uno de los sueños que nos hemos propuesto- Solo prejuicios y odio…
-La vida nos ha enseñado, de forma amable y desagradable, que da igual cuan heridos nos sintamos, mientras estemos juntos, toda herida sanará, y toda lágrima secará. Y es por eso que te amo de una manera que jamás podrás entender, pese a que te lo diga todos los días de mi vida. Te amo por ser quien eres, por amarme cuando he estado en mis mejores y peores momentos. Por decirme que no me rinda, ofrecerme tu hombro y darme tu amor incondicional, que no respeta ni días, ni horarios. Eres mi vida, mi otra mitad, mi cable a tierra, aquel que me recuerda que se puede vivir en las nubes, pero que la tierra es igualmente hermosa, si la compartes con quien realmente amas. Y ese eres tú… uno nunca cree que la vida te dará un regalo tan pero tan grande que no sabrás como pagárselo. Pero yo sé como pagarle al destino tu presencia; amándote y cuidándote por el resto de nuestros días; incluso si mañana ya no tengo fuerza suficiente para sostenerte, sé que haré lo imposible por cuidar de ti, por amarte como el primer día y por abrazarte y besarte como hace ya varios años. Solo quiero que entiendas que, mi vida estuvo completa, en cuanto aceptaste ser parte de ella y, acompañarme en este recorrido que no sé como terminará, pero si sé que será increíble si te tengo a mi lado. Así que quiero hacer un brindis, por el amor, por la vida, y por nosotros- Todoh elevaron suh copah, incluyéndonoh, vociferando nuehtroh mejoreh deseoh para loh recién casadoh.  

               Lah palabrah de Francihco llegaron a una parte muy profunda de mí. Luego de su dihcurso, donde dejaba ver todo lo que sentía por su marido, sirivieron la comida y luego el pohtre, para proseguir con el vals de loh novioh y música para que la gente bailara y dihfrutara. Cheeto se había perdido de nuehtra vihta, y aún así no me importó. Con Rubiuh noh habíamoh quedado en silencio todo ese tiempo, solo mirándonoh y riéndonoh sin sentido. ¿Qué coño noh pasaba? Su mano ehtaba fuertemente aferrada a la mía, y así ehtuvo durante muchísimo tiempo. Incluso comiendo, hablando o simplemente mirándonoh, nuehtrah manoh jamáh se separaron.

-¿Crees que logremos llegar a esto algún día?- Me preguntó. Ehtábamoh soloh en la mesa, todoh se habían levantáoh a bailar y, pese a la incihtenciah de nuehtroh compañeroh de mesa para que bailáramoh, noh negamoh.

-¿A casarnoh?- Pregunté, aún mirándolo fijamente. Suh ojoh me trahportaban a otro lugar, muy lejoh de la realidad, donde lah cosah brillaban máh y eran mucho máh bellah. -¿Necesitah todo ehto para ser felih? Porque sinceramente… todo lo que dijo Francihco, yo ya lo siento solo con tomar tu mano- Admití, apretándola un poquito máh.

-No me refiero a eso… sino a si llegaremos a tener la confianza que ellos dos tienen. Sigo sintiendo miedo del qué dirán, aunque yo no quiera admitirlo- Lo sabía… y lo entendía. Ehtamoh dando grandeh pasoh rehpecto de nuehtra relación y lo que sentimoh, pero lo importante eh que tengamoh claroh que esoh miedoh pueden desaparecer con el tiempo.

-Yo también siento miedo, y no tanto por mí, sino por tu carrera en youtube, porque ehto dehtruya todo lo que hah conhtruído. Aún así ¿Sabes? Si ehtamoh juntoh, sé que nada ni nadie noh pasará por encima y no hará caer. La cantidáh de cosah que noh han pasáoh no son ni casualidad ni obra de la suerte, sino graciah a nosotroh, a que hemoh lucháoh conhtantemente por mantener ehto, y obtener máh- No quería seguir hablando de miedoh y gilipolleceh como esah. Le besé la frente, dirigiendo mi mirada hacia Fran y Tono, que ehtaban deambulando por todo el lugar, conversando con suh invitadoh.

-Están muy felices…- Lo ehcuché comentar y no pude evitar sonreír.

-Claro que lo ehtán. Se tienen el uno al otro. Como yo te tengo a ti- Pude ver como ocultaba levemente su rohtro, mirando hacia el piso.

-Joder Mangel, no me da vergüenza ni una jodida cosa, pero hablas y macho, déjame respirar coño- No pude evitar reír por aquello. Era verdáh eso de que poco y nada le daba vergüenza lo que fuese que tuviera que hacer… me sentía orgulloso al ver que si moría de vergüenza con alguna cosa que le dijese.

-¿Por qué no están bailando?- Ehcuchamoh la voz de Antonio recriminar nuehtra ausencia en la fiehta, máh que náh porque nosotroh habíamoh ehtáoh inmersoh única y exclusivamente en nuehtro pequeño mundo donde solo cabían doh personah.

-¿Quieres bailar, Mangel Rogel?- Vi como se levantaba, dihpuehto a tóh, mientrah me ofrecía una mano.

-Vaya, parece que las cosas han cambiado un poco- Opinó Antonio, dándole unah palmatidah en la ehpalda a Rubiuh, mientrah se retiraba, de seguro a hablar con otroh invitáoh. Solo miré a Rubiuh, aceptando su invitación mientrah me paraba de mi asiento.

-Mangel, realmente no me interesa si nos casamos, si hacemos familia, vivimos juntos, salimos de viaje. Me interesa que estés conmigo, y si me prometes que de aquí hasta que nos quede vida, serás el único y yo seré el único para ti, el resto no me interesa, porque solo con tenerte, seré feliz el resto de mi vida- Una corriente subió por toda mi columna, dejando mi corazón con falta de oxígeno. Que hijoputa, quería hacerme lo mihmo, quería hacerme sonrojar y volverme loco como me encantaba que a él le sucediera. Vale, Rubiuh, tieneh razón…

-Ehtoy loco por ti, macho. En serio lo ehtoy- Le susurré, sellando mih declaracioneh con un beso… esoh besoh que sabían a miel, a amor y a él, a Rubiuh.  
______________________________________
QUE TAAAAAAAL!!!!!! Hola personitas de mi corazón!!!! Espero que les guste el capítulo tanto como a mí *-* Luego de mucho tiempo aparecieron Fran y Antonio (quienes no los recuerdan chancletazo en la cabeza :v) Son tan cursis y hermosos madre mía!!!!!!!
¿Qué sucederá en el sgte capítulo? ¿Por qué todo va tan bien D:? ¿se vendrá una tragedia proximamente? Toooodo esto y mucho más en los capítulos que siguen!!!! Que son menos de 10 :c porque LPE se acerca a su fin!!!!!! DDDD:
Nunca sé como darles las gracias por todo el apoyo que me entregan día a día leyendo mi relatito, ya sea en Wattpad en Tumblr o donde sea que lo leen (que no debería ser otro lugar porque solo lo subo en esas dos plataformas :v) Los quiero con todito mi corazón, gracias a ustedes esto continúa y de la misma forma tendrá un final hermoso, gracias a ustedes. Espero que disfruten mucho leyendo y nos vemos muy pronto!!!!!!

LUCHEMOS POR ESTO

Capítulo 79
Narrado por Mangel

-Mangel… Mangel… Despierta coño- Su voz… ¿Eh real? ¿Ehtoy soñando? Lo de anoche…
-Mmh- No quiero dehpertar. De seguro ha síoh una ilusión. ¿Y si realmente Rubiuh no ehtá conmigo? Sería el sueño máh realihta que he teníoh en mi puta vida.
-Mangel tío. Joder… ¡Despiera gilipollas!- Sentí una mano moverme por el hombro con rapidéh. Abrí loh ojoh de par en par, dándome cuenta que Rubiuh ehtaba acohtáoh a mi láoh, mirándome con el ceño fruncíoh, ese que se tranhformó en cuanto vio que había dehpertáoh.
-¿Ereh tú?- Vi como se le formaba una sonrisa boba en el rohtro.
-¿Quién más va a ser? Tu madre lleva gritando como hace media hora que el desayuno está listo. Me quedaré sólo para eso Mangel. Luego me tengo que devolver… Ya sabes, con mi familia- Restregué mih ojoh, dehperezándome pa’ sentarme en la cama un poco aturdíoh.
-Vale. No hay problema- Mi giré a mirarlo. Se veían tan natural; dehpeináoh de esa manera que lo hacía ver muy bien. Con loh ojoh un tanto cansáoh por haber dehpertáoh hace no mucho y por sobre tóh con una sonrisa de oreja a oreja. –Te veh felíh- Comenté de manera vaga, sintiendo unah ganah incontrolable de besarlo. Lo tenía en mi jodíah cama, a mi láoh, compartiendo lah mihmah sábanah, sin mencionar que yo seguía sin camiseta. ¿Por qué él la tiene puehta?
-Lo estoy. No me pidas que te lo explique. Sólo lo estoy y ya- Me miraba de una manera tan penetrante, como si ehtuviese leyendo mih pensamientoh. No lo pensé mucho; me acerqué a él, plantándole un pequeño beso que recibió sin problemah. Joder… ehta eh la puta gloria.
-Dándole besoh a mi mejor amigo… Que mierda mah rara- Lo vi aguantar una carcajada. Se veía radiante, como si se hubiese librado de un gran peso.
-Mira Mangel… Me tocas los huevos cuando dices eso. Si, es un problema que esto se nos vuelva común, pero tú y yo ya no somos sólo amigos, así que bueno… Supongo que nos podemos dar estos… Gustos- Se encogió de hombroh, ehtirando loh brazoh hacia arriba, pa’ levantarse de la cama y comenzar a buhcar su ropa.
-Debe ehtar en la lavadora. Recuerda que llegahte mojáoh como perrito de calle- Buhqué con la mirada mi camiseta, encontrándola en la otra ehquina de la cama. Madre mía, si eh que ehtábamoh entusiahmáoh anoche. Y eso que yo no hice náh.
-Querido más que mejor amigo, ¿Podrías ir a buscar mi ropa, porfavor? No tengo tanta confianza para pasear por tu casa con tu propio pijama- Dijo ehto, mientrah se asomaba por la ventana. Ehto era tan ehtraño… Sentía que éramoh mucho, pero que podíamoh hacer poco. Ehtábamoh sóloh en mi habitación ¿Quién cojoneh podría molehtarnoh? Anoche él fue el… Joder me corrí con suh manoh.
-Mierda- Susurré, sintiendo como la vergüenza y la calentura ehpontanea me comía la cara. Recordar aquello que fue realmente íntimo, pero a la veh tan excitante me puso palote de un momento a otro. Rubiuh me tocó, ni siquiera de manera directa. Un simple roce y ya…
-¿Mangel?- Su voz me devolvió al mundo real de nuevo. Verlo allí paráoh, con mi propio pijama, deleitándome con esa belleza natural que irradiaba, me tenían realmente mal.
         Lo tenía para mí. ¿Qué mierda importaba la ética? Ehtaba aquí, juhto en mih nariceh. Me levanté de la cama, dejando al dehcubierto la gran erección que se ehcondía en mi pijama. Era demasiáoh temprano, pero a tomar por culo.
-Rubiuh…- Susurré de manera lasciva. Ehtaba cachondo, mucho. Vi su rohtro, uno que expresaba sorpresa, y quizá un poco de acojonamiento.
-¿M-Mangel? Tío no te tomes tantas confianzas. Esconde a Maheconda- Se dehcojonó, y si no hubiese síoh porque traía una calentura encima que ni Dioh, también me habría dehcojonáoh. Lo tomé por loh hombroh, apoyándolo en la paréh al láoh de la ventana.

//// http://www.youtube.com/watch?v=zx_dTSPzXlk ////

-Anoche…- Lo acorralé, quedando a pocoh centímetroh de él. –Anoche… Dijihte algo sumamente importante. ¿Era verdáh?- Ese “Te amo” se me repetía en la cabeza una y otra véh, haciéndome sentir felíh, pero realmente confundíoh. Si lo niega, ehtoy hundíoh…
-Si, era verdad. Joder Mangel, ¿crées que le diría algo así a cualquier persona? Eres al único gilipollas que se le ocurre preguntar algo tan lógico- Suhpiró, como si hubiese preferíoh ahorrarse esa rehpuehta. Lo entiendo perfectamente; él suele ser bahtante reserváoh, y de hecho todavía no logro tragarme la idea de que sea tan sincero conmigo. Rubén, me tieneh jodíoh. -¿Feliz? Ahora deja ir a vestirme Mangel. Sé lo que quieres pero no. Lo de anoche fue una pequeña excepción, lo que no significa que…- Tragó saliva, mirándome fijamente. –Lo que no significa que no te ame- ¿Cómo pretende que lo deje ir diciendo algo así?
-¿Y no pueden haber máh ehcepciones como la de anoche?- Acerqué mi rohtro a una de suh mejillah, rozando mi rohtro con el de él. Era tan tersa en comparación a la mía…
-Mangel, no te la juegues joder. Tu mamá está abajo. ¿Qué cojones estás pensando? Quítate el calentón mientras te bañas- Sentí suh manoh apoyáh en mi pecho, dándome un pequeño empujón hacia atráh. Era muy él… No perdía su esencia en absoluto. Su forma de actuar era la de siempre, y eso me encantaba.
-Anoche no pudihte dihfrutar ni un poco- Me acerqué nuevamente, susurrando con la voz máh guarra que me podía salir, juhto al láoh de su oído.
-¿Así que tú si disfrutaste?- Su rohtro, como si no pasara náh, me intimidaba. Joder, tiene un autocontrol increíble.
-¿Que me corriera sin que ni siquiera me tocarah directamente no te demuehtra náh?- Puse mi rohtro frente al suyo, notando como se había puehto coloráoh de pieh a cabeza. Bueno, al menoh su rohtro ehtaba completamente rojo.
-¡Deja de ser directo, coño! Que te puedo aguantar muchas cosas, pero sabes que… Joder que puta vergüenza.
-Créeme, a mí me da mah vergüenza decirte tóh ehto, pero…- Acerqué mih labioh a la comisura de loh suyoh, besándolo con delicadeza. –Eh mi manera de ocultar cuan nervioso me poneh- Terminé corriendo mi boca hacia el láoh, encontrándome con suh deliciosoh labioh. Lo besé con calma, sintiendo como, poco a poco, la desehperación me consumía. Lo quiero, lo deseo…
       Acerqué aún máh mi cuerpo, acorralándolo lo máh que pude a la pared. Lo tenía aprisionáoh, lo tenía sólo pa’ mí.
-Mangel, tu mam…
-La puerta ehtá con seguro. Deja de buhcar ehcusa… Te quiero devolver la mano, así que deja de hablar y quejarte- Fui directo. Quería tocarlo, y eso haría, al menoh hahta que él me detuviese, dehpuéh de tóh la idea no era hacer algo que no quisiese.
-Vale…- Ehcuché como tragó saliva, mirándome con unoh ojoh realmente brillante, como si me pidiesen que lo hiciera. Aunque claro, quizá era simplemente yo, imaginándome ehto.
        Apoyé mi frente en la de él, entrecerrando levemente loh ojoh. Noh ehtábamoh mirando fijamente, con unah carah lasciva que jamáh noh habíamoh vihto. Colé mih manoh por debajo de la camiseta que llevaba de pijama. Mi camiseta…
-Joder, estás helado- Vi como pegó un leve saltito, haciéndome reir de manera inevitable.
-Ya te dará calor- Comenté con un dejo de malicia, aquel que él de seguro entendió, porque en cuanto lo dije, su sonrisa se borró, para dejar un rohtro de incertidumbre.
      Cerré loh ojoh un momento, sintiendo con mih manoh aquella piel erizada. Era delicioso, casi como un sueño, salvo que no lo era. Era real, y aquí ehtaba, junto a mí. Subí mih dedoh, pasando por encima de suh pezoneh.
-Ya… Suficiente- Sentí como detuvo mih manoh, aprisionándola con lah suyah.
-¿Eh tu parte herógena, Rubiuh?- Sonreí de láoh. Al parecer uno de suh puntoh débileh eran loh pezoneh… Con razón nunca le han guhtáoh. Si contar con el hecho de que suh velloh apuntan al centro, eso si que lo detehta.
-Cállate. Te dije que es suficiente- Me sonrió, de seguro para que no pareciera cabreado. No lo ehtaba, lo podía ver en suh ojoh… Lo que le preocupaba era que siguiera. No me detendría, no ahora. Me zafé con bahtante fuerza, levantándole un poco la camiseta para colar mi cabeza en ehta. Su pecho al láoh de mih labioh era demasíaoh tentador. Lo besé suavemente, sintiendo como Rubiuh pegaba pequeñoh saltitoh. No tenía mucha movilidáh, pero como era una camiseta mía, era bahtante ancha.
-Al menos deja que me la quite- Su voz salió casi como un susurro. No ehperé pa’ mirarlo, sólo tiré para arriba la camiseta, dejando semi dehnúoh a Rubiuh. Levanté la mirada, notándolo un poco ido.
     No le pregunté nada. No era necesario… Lo miré un segundo, para simplemente bajar la vihta y comenzar a besar su pecho. No ehtaba seguro si fuera buena idea, pero aú así lo hice… Lentamente me fui acercando a uno de loh pezoneh de Rubiuh, dando pequeñoh besoh que formaban un caminito por su pecho.
-Ma-Mangel…- Podía ehcuchar su rehpiración. Acelerada, ahogada, algo desehperáh. Saqué la lengua, pasándola por todo el contorno de esa zona que ponía a Rubiuh en un ehtado muy poco común. Volvió a pegar un salto, seguido de un pequeño gemido que lo dejó temblando.
-¿Ehtáh bien?- Pregunté, levantando la cabeza por un momento. Tenía el rohtro cubierto por la palma de su mano.
-Deja de preguntar gilipolleces- Se veía agitáoh… ¿Lo ehtará dihfrutando? No lo pensé demasiáoh, dehpuéh de tóh si yo lo ehtaba dhfrutando él también debería, creo.
     Comencé a juguetear con el pezón de Rubiuh, moviendo mi lengua en un vaivén bahtante torpe, cuando ehcuché otro suhpiro de él. En ese momento sentí como la sangre me hervía. Su voz, aquella tan lasciva, causada por mí, me tenían realmente cachondo. Salí de esa zona que ehtuve atendiendo por bahtante tiempo, bajando lentamente por el pecho de ehté, llegando hahta su ombligo. La posición de ehtar paráoh pero inclináoh me incomodaba un huevo, así que simplemente me lancé al piso, arrodillándome frente a Rubiuh.
-¡¿Mangel?! ¡¿Qué haces?!- Se sobresaltó bahtante, máh al verme tan cerca de su… Bueno, de ahí.
-Aún no hago náh- Comenté serio, lamiéndome loh labioh de manera inconsciente. Ehtaba allí, ehcondíoh en el pantalón de pijama, palpitando… Lo sentía, lo tenía máh que claro. Rubiuh se ehtaba poniendo palote, y podía corroborarlo al ver como su pijama se levantaba lentamente.
-Joder- Lo ehcuché decir entre dienteh, al parecer avergonzáoh. A tomar por culo la vergüenza…
       Prentendía comentar algo, pero finalmente me callé, máh aún sabiendo lo nervioso que ehtaba Rubiuh. Me levanté levemente, besando su vientre, pa’ bajar lentamente al eláhtico de su pantalón, afirmándolo con loh dienteh… Lo quería bajar aquí y ah…
-¡Chicos, a desayunar!- La voz de mi madre, al otro láoh de la puerta, interrumpió ehte momento de manera desahtroza. Comenzó a tocar la puerta bahtante fuerte. –Llevo llamándolos hace bastante. Levántense que hay que abrir los regalos- Fruncí el ceño, cagándome en tóh lo que pudiese ser posible, pa’ luego simplemente suhpirar resignáoh.
-¡Ya vamoh!- Pegué un grito, levantándome del piso pa’ quedar de frente con Rubiuh.
      Ehcuché loh pasoh de mi madre bajando la ehcalera, de la mihma manera que sonaba la rehpiración agitáh de Rubiuh. Era extraño, máh porque noh habían cortáoh el rollo y, peor aún, loh doh llevábamoh una calentura encima que no era normal.
-¿Qui-Quiereh usar la ducha tu primero?- Me rahqué la nuca, un poco incómodo.
-Vale- Me miró de reojo, un poco ruborizáoh. -¿Me prestas toalla? Tampoco tengo mi ropa- Apretó loh labioh, mientrah miraba a otro láoh. Bajé la vihta un momento, notando como una gran erección se ocultaba en su pantalón de pijama. Loh dóh ehtábamoh igual… No tenía porqué ehtar tan nervioso.
—————————————————
-¿Cómo durmieron chicos? ¿Pasaron frío? Al parecer tenían sueño. Me costó despertarlos- Mi madre no dejaba de hacer preguntah que sólo noh hacían recordar la de cosah que habían ocurríoh en mi habitación.
-Yo al menos dormí muy bien, gracias por recibirme y por lavarme la ropa- Rubiuh tenía una sonrisa muy dulce, plantada en en rohtro. Me quedé embobado mirándolo, preguntándome cuando fue que esoh ojoh y esa dulce sonrisa me enamoraron tan perdidamente.
-No es nada cariño. Tú sabes que puedes venir cuando quieras, después de todo en esta familia todos te quieren mucho. Me incluyo- No lo había pensáoh hahta ahora, pero era un verdadero alivio saber que mi mamá quería a Rubiuh, máh con la idea no tan lejana de que en un futuro… pudiéramoh ser algo máh.
 -¿Hijo? ¿Estás aquí?- Volví a la realidáh, mirando a mi mamá que bebía un sorbo de su café.
-Si, eh… Dihculpa ehtaba en lo mío- Me encogí de hombroh, notando como se le formaba una sonrisa socarrona a mi madre.
-¿Rubén? ¿Conoces a la enamorada de mi hijo? Él no me quiere decir nada y bueno, supongo que tengo que aprovechar que te tengo aquí y que puedo amordazarte- Me apreté la naríh, intentando que no se me saliera el chocolate caliente por ella. ¿Qué? ¿En serio?
    Rubiuh se dehcojonó, máh al ver mi reacción. Cabron ioputa, lo ehtá dihfrutando.
-¿Si la conozco? Claro que sí. Es encantadora… Tiene unos ojos muy bonitos por cierto. ¿En serio no le has dicho nada, Mangel?- Me miró, sonriendo como un niño pequeño. Lo fulminé con la mirada, sintiendo como la vergüenza me consumía.
-¿Entonces es real? Dios, ya pensé que Migue se estaba volviendo loco. Háblame de ella Rubén, ¿Cómo es? ¿Estudia? No, no, no… ¿Quiere a mi hijo?- Mamá… bahta joder.
-Vamoh Rubiuh, cuéntale a mi madre como eh ella- Fruncí el ceño, mirándolo realmente entretenido con ehta situación.
-Es alta, bastante. Delgada, ojos entre verdes y amarillos… Es agradable, un poco neurótica y bastante callada cuando quiere. A mi me parece bastante maja. Supongo que Mangel tiene que hablarle de ella, pero de lo que si estoy seguro es que esa chica está perdidamente enamorada de este gilipollas. Lo quiere bastante, se le nota muchísimo, especialmente cuando se besan en mis propias narices…- Lo miré fijamente, ehcuchando aquellah palabrah que eran, máh que una dehcripción, una declaración de amor. No tiene la “valentía” pa’ decírmelo a la cara, pero sí para poner suh propioh sentimientoh en el cuerpo de una chica que no exihte.
-Eso es lo más importante. Miguel tiene un gran corazón, pero siempre terminan pisoteándolo. Eso es culpa de él, por confiar demasiado en las personas… Me gustaría conocer algún día a esa chicha.
-La va a conocer, no se preocupe- Rehpodió tan rápido, que me sobresalté, comenzando a inquietarme pa’ donde iba ehta conversación. Si su idea eh decirle a mi madre la verdáh ehtá muy equivocáoh. No eh como cortar rosah, ehta mierda eh de verdáh.
-Vale, bahtante de hablar de ella. Vamoh a abrir loh regaloh- Interrumpí la conversación, notando como mi madre ponía una cara de “Miguel, deja de molehtar”.
-¿Por qué no quieres hablar de ella? Entiendo que estés triste porque no eres correspondido. Ayer estabas destrozado, lo sé, y entiendo que no quieras hablar, pero todo tiene solución- Me sentí coloráoh, máh porque Rubiuh ehtaba a mi láoh, ehcuchando todo eso que se supone, era algo priváoh.
-¿Así que sufres por ella? ¿Por qué estabas triste, Mangel?
-Gilipollah, deja de preguntar- Lo miré nuevamente con ira, pero ehta véh me creyó, porque se borró esa sonrisa socarrona que tenía plantáh en el rohtro.
-Hijo…
-¡Bahta! ¿No entiendeh? No quiero hablar de eso. Se acabó. Y tú, Rubiuh, sabeh perfectamente porqué sufro. No tieneh que ser tan mentiroso- Me levanté de la mesa, cabreado, mientrah me dirigía a la sala de ehtar, donde se encontraba el árbol atehtado de regaloh. Todoh loh añoh era igual… Aunque lógicamente era por la cantidáh de gente que venía a casa. Suhpiré un poco máh calmáoh, viendo a mi hermana acercarse a mí, sentándose a mi láoh.
-Hola- Me dijo, con poco interéh.
-Hola enana. ¿Lihta pa’ abrir loh regaloh?- Le sonreí, dirigiendo la vihta a la ventana. Había dejáoh de nevar.
-Eso ehpero. Todoh se demoran demasiáoh- Suhpiró, acercándose al árbol, pa’ sentarse frente a él, y embobarse en la cantidáh de adornoh que tenía ehte.
         La miré un momento, dehpreocupáoh, cuando sentí a alguien máh sentarse a mi láoh.
-No te enojes.
-¿Cómo pretendeh que no lo haga? Me cabrea que tomen como broma algo realmente importante pa’ mí- Rubiuh me miraba serio. Se tiró pa’ atráh, apoyando la cabeza en el borde del sofá.
-Tambien es importante para mí. ¿En serio lloraste?- Me cago en la bocota que se gahta mi mamá.
-Si… ¿Te sorprende?- Chahqueé la lengua, apoyando mih codoh en lah piernah, sujetando mi cabeza.
-Debería sorprenderme pero no, ya no. No estés mal… Sabes que detesto tener esa carga encima. Hacerte sentir mal y que todo sea mi culpa no es agradable, para nada- Vi como se paraba de mi láoh, haciendo un intento por acercarse a mi rohtro, cosa que finalmente no hizo. Dehpuéh de tóh la idea no eh jugársela tanto.
-¿Te váh?- Me levanté junto con él.
-Si, tengo que volver lo antes posible- Suhpiró, revolviéndose el cabello. Al parecer no ehtaba muy cómodo con la idea de volver. Al menoh esa sensación me dio a mí.
-¿Te vah? ¿En serio? Pero no hemoh jugáoh en la nieve- Mi hermana noh interrumpió, haciéndole un puchero a Rubiuh.
-Lo siento. Tengo que volver a Madrid para estar con mi familia. Te prometo que voy a venir muy pronto, sólo para jugar contigo- Vi como se agachaba para darle un fuerte abrazo, mientrah mi hermana se aguantaba lah lágrimah. Será una cría, pero tiene corazón de soldado. Así me guhta.
-No jugaráh conmigo en la nieve- Le dije, haciéndole el mihmo puchero.
-Joder, que feo eres. Deja que tu hermana haga los pucheros- Noh dehcojonamoh, mientrah mi hermana no entendía del tóh de qué cojoneh ehtábamoh hablando.      
         Rubiuh subió a mi habitación, mientrah yo le avisaba a mi madre que ehte se iba. No muchoh minutoh dehpuéh, volvió, recordando que no había traído náh salvo lo puehto.
-Así que te vas, ingrato. ¿Vienes por tan poco y ya nos dejas?- Mi madre se acercó a él, abrazándolo con cariño. Ese que demohtraba sólo con lah personah que realmente quiere.
      Salí disimuladamente de la sala de ehtar, pa’ dirigirme a mi habitación y ordenar ciertah cosah. Cuando ya tuve tóh hecho, bajé, mirando a mi madre que, con suh doteh de ehpía, me sonreía.
-Bueno Rubén, te deseo buen retorno- La ehcuché decir ehto, abrazando una véh máh a Rubiuh. Joder, que lo va a desinflar de tantoh abrazoh.
-Cuídese y de nuevo gracias por todo. Espero volver pronto- Me puse a su láoh, cruzando mi brazo por su cuello.
-¿Ya noh vamoh?- Rubiuh me miró, sin entender que cojoneh pasaba, cuando vio a mi láoh una gran maleta, esa mihma que había usáoh pa’ venir a Algarinejo.
-¿Eh?- Puso una cara que me dehcojonó, cara que también dehcojonó a mi madre.
-Cuida bien a mi hijo ¿eh? Te extrañaré cariño- Mi madre se acercó besándome la frente, mientrah Rubiuh seguía con una cara de ehtar flipándolo.
-¿Vendrás conmigo?- Preguntó algo bahtante lógico a ehtah alturah.
-Si. Tengo el regalo de tu hermana, y tengo que entregárselo personalmente- Le sonreí, dando una excelente ehcusa. No era del todo mentira, pero la verdadera razón era máh que obvia.
-V-vale pero… ¿Y tu familia?- Se revolvió el cabello, un poco fruhtráoh.
-Lo voy a ver en doh semanah. No pasa náh. Vámonoh, se te hace tarde- Lo empujé por la ehpalda, mientrah mi madre se dehpedía dehde la puerta.
-¡Cuídense!- Pegó un grito no muy sutil, mientrah loh doh moviámoh la mano en señal de adióh.
-Vamoh rápido- Le susurré, apurando el paso.
-¿Por qué tan apurado? ¿Tienes que llegar a hacer algo?- Vi como me seguía el paso. No era muy difícil pa’ alguien con kilómetroh de piernah.
-Mi familia no sabe que me fui. Le avisé a mi mamá a la rápida y lihto. Máh que ir a Madríh, me ehcapé- Le mohtré loh dienteh, felíh porque había podido salir de casa sin mayor problema.
-Eres tonto Mangel, no era necesar…
-Si lo era. Yo quería ir contigo. Y no se habla máh del tema- No lo dejé terminar de hablar, sólo le dediqué una sonrisa, acortando nuehtra dihtancia.
       Lo quiero demasiáoh, tanto así que… Ehtoy dihpuehto a seguir adelante, pasar a la siguiente etapa, pero sólo podré hacer aquello, si eh que Rubiuh se decide de una véh. O soy yo, o eh Jen… No hay náh máh que hablar.
——————————————————-
Que taaaaal??? :DDDD Vuelvo un poquito atrasada con un nuevo capítulo de “Luchemos por esto” HUAPÁ!
    Vale, vale, ya sé que esa canción la había usado antes… pero es que me gusta muchochochote ewe! Además la escena… joder, 3 hojas de word sólo para eso jijijiji soy muy marváh! (?) Y USTEDES TAMBIÉN! PERVERTIDOS! Pero como se que les gusta el salseo del bueno, les traigo salseo, ni modo xD
      Las cositas cuquis y sensuales no terminan aquí!!!! Rubius está mucho más confianzudo y Mangel más enamorado!!! si es que son tan lindos así!!! *O* Felices comiendo perdices :3
     ¿Que ocurrirá en la casa de Rubius? ¿Jen se molestará? ¿Que regalo tiene Mangel para la hermana de Rubius? Toooodo esto y mucho más en los caps. que siguen!! ^^
     Les agradezco como siempre, por su paciencia, su apoyo y sus lindos mensajes! LOS LEO TODOS!!! Créanme, pero a veces se me hace difícil responderlos, lo siento :c
     Espero que disfruten mucho el capítulo y que comenten! me encantan sus mensajitos! ^^ Un besote enorme y hasta la próxima!!!! 

LUCHEMOS POR ESTO

Capítulo 81
Narrado por Mangel

   Eh increíble como absolutamente tóh lo que te rodea, se vuelve máh bonito enamoráoh. Pensar qué me rendí; creí que me abandonaría en navidáh, y aún así, dejó de láoh tóh suh planeh por mí, por regalarme una noche sólo a mí, aquella en la que se ocultó, una noche máh, nuehtro secreto.
-Ehtoy en casa- Dije en cuanto entré, notando que no había ningún alma por ehtoh láoh. Vale, Cheeto de seguro ehtá con su familia, dehpuéh de tóh eh navidáh.
-Me he quedáoh solo- Miré a tóh láoh, dándome cuenta que ehto era cierto. Había tomáoh la decisión de venirme, pero el tiempo que pude dihfrutar con Rubiuh fue demasiáoh corto. Ahora siento un poco de arrepentimiento, ehtraño loh abrazoh de mi madre… Pero máh ehtraño loh de Rubiuh.
-¿Qué cojoneh importa ehtar sólo? Puéoh divertirme- Suhpiré con ánimo. A tomar por culo tóh. Me sentía tan triunfante, ehpecialmente al ver el rohtro de Rubiuh, de recordarlo en esa noche en la que noh confesamoh demasiáoh. Recordar su sonrisa sincera y esah lágrimah que… me dehtrozaron. El gilipollah de ojoh verdeh… mi gilipollah de ojoh verdeh.

      Cerré la puerta, lanzando mi maleta a donde cayera, pa’ ehtirarme, como si me hubiese corríoh una maratón; o una paja. Lah doh son opcioneh válidah.
-Ehtoy entusiahmáoh- Ehtar solo en una casa, en navidáh, podía sonar terriblemente deprimente, pero la verdáh era que ya náh me podía deprimir. Tenía el consentimiento de que él sentía lo mihmo por mí. Ehtábamoh juntoh en ehto; en ehte secreto, y sabía que saldríamoh juntoh. Me cohtaba asimilar esoh besoh que se habían vuelto una cohtumbre. Me cohtaba pensar en lo que vendría de aquí para adelante, pero si lo tenía a él, por muy cursi, gay, hahta ehtúpido que sonara, me sentiría máh fuerte. Por él y por mí.
-Parehco una adolescente. ¿Qué háh hecho conmigo, Rubiuh?- Me lancé al sofá, cerrando loh ojoh un segundo. Era bahtante temprano; bueno, no tan temprano, pero al menoh ni siquiera era la hora de almorzar.
-Ehtoy aburríoh. Debería llamar a alguien- Mala idea, en un mal día. ¿Quién cojoneh me iba a rehponder en navidáh? Joder, que yo sea un gilipollah que se manda a cambiar juhto en un día como ehte, no significa que el rehto sea igual o máh gilipollah que yo.
-Joder macho- Exhalé con bahtante mohquéoh, pensando en algo que me pudiese entretener… Finalmente lo único que me entretuvo fue quedarme profundamente dormido, entrando en un sueño un poco caótico, pero bahtante acogedor, ehpecialmente porque lo tenía a él… y de una manera bahtante “cómoda”.

-¿Eh?- Abrí loh ojoh con dificultáh, ehcuchando de fondo er móvil que no dejaba de sonar. –Me cago’n tóh, cállate de una puta véh- Me levanté, con el cuello un poco torsíoh y loh brazoh acalambráoh.
-¡Joder!, ¿Qué coño haces? Te estuve llamando la vida- Alehby sonaba cabreado, pero bahtante animáoh. Ehcuché un gritito al fondo; de seguro era Eva.
-Dihculpa macho, me había quedáoh dormíoh. ¿Qué hora eh?- Una pregunta bahtante ehtúpida, dehpuéh de tóh podía verla en el móvil.
-¿Qué hora? Las nueve menos diez- Abrí loh ojoh de par en par ¿Tan tarde era? Joder, que dormí máh de 5 horah y ni cuenta me di.
-Que me ehtáh contando tío. Joder, me perdí todo el puto día- Ehcuché un suhpiro del otro láoh. Era ese típico suhpiro de “Joder Mahe, tu nunca cambiah”. ¿Por qué ehtaba tan cansáoh? De seguro fue por dehvelarnoh con Rubiuh… esa noche.
-Vale, vale. Mira tío, que no me importa lo que estuviste haciendo todo el día, a quien te follaste o con quien dormiste. Te tengo una invitación, que ya te hecho de menos, coño- Alehby sin duda era uno de mih mejoreh amigoh, junto con Cheeto y, bueno, Rubiuh. Esoh treh gilipollah me hacían el día a día.
-Tu sabeh que conmigo cuentah pa’ lo que sea- Dije dehperezándome por fin. La navidáh ya había termináoh dehpuéh de tóh. Bueno, no del tóh, pero… Joder me perdí la nieve. Me cago’n la puta.
-Bueno tío, entonces te espero en Zoo esta noche. Supongo que bailar no nos hará mal… Después de todo por lo que veo, o estas solo, o tienes compañía- Ehcuché una risita que tenía un doble sentido demasiáoh notorio.
-Que no ehtoy con nadie. Si ehtuviese con alguien te aseguro que no te habría rehpondíoh- Le devolví la mihma risa, ehcuchando unoh susurroh a travéh del móvil.
-Te creo macho. En una de esas, esta noche agarras a una presa- Hizo un sonido de tigre-gato-cosa rara que me dehcojonó por completo. Si supiera que esa “presa” ehtá con otra persona, y que de hecho, la le eché el ojo hace bahtante.
-Deja de hablar gilipolleceh, gatúbela. Noh juntamoh allí.
-Vale, a eso de las once te espero- Su rehpuehta fue bahtante efusiva, y con ella simplemente colgó.
-Con que una presa… No tengo interéh en ehtar ligando, menoh en mi ehtado. Pero pasarla bien no me hará náh de mal, dehpuéh de toh soy joven. Ya pareciera que ehtoy dentro de esah películah cutre donde el protagonihta muere de amor o cosah así. A tomar por culo el amor, quiero divertirme- Charlé conmigo mihmo, mirando un momento hacia afuera. Ya ehtaba ohcuro y la nieve lentamente se ehtaba derritiendo.
-Nieva una véh a lah mil, y el gilipollah se duerme. Eh que soy ehpecial- Suhpiré, aún arrepintiéndome de haberme dormíoh en un día tan ehpecial. Miré la hora, cerciorándome de que alcanzaría a darme una ducha rápida.
-Vale, a por ello- Me entusiahmé, dirigiéndome al baño pa’ ponerme bello y frehco como una lechuga.
——————————————————-
-Chaval, te preocupaste, ¿eh?- Alehby se acercó a mi, pa’ darme un abrazo bahtante manco. El pobre eh pequeño a decir bahta.
-Hola Mangel- La bella novia de Alex, me saludó con una sonrisa de oreja a oreja. No pude evitar mirarla de pieh a cabeza. Se veía bahtante bien… Vale, eso me comprueba que lah tíah me siguen molando un huevo.
-¿Cómo ehtán? Buena idea la de venir a pasarla bien. ¿No ehtaban con la familia?- No pude evitar preguntarlo. Era raro de cojoneh ehtar un 25 de Diciembre, en la noche, por ehtoh láoh pero, para mi sorpresa, había bahtante gente en Zoo, máh de la que pensé que podía haber un día como ehte.
-Claro que estábamos con la familia. Eva estaba con sus padres y yo con los míos y mis abuelos… Pero ya sabes, después de dos días escuchando historias del siglo pasado y comiendo galletas, necesitaba respirar un poco- Me dehcojoné, mientrah Eva hacía un gehto con la cara, como de reproche.
-Que cruel eres con tu abuela. Es una dulzura, es sólo que este gilipollas no la valora.
-Claro que la valoro, es sólo que ya eran demasiadas historias. Soy un ser humano ¿Sabías?- Elloh siguieron “dihcutiendo” en su bola, mientrah yo miré a la entrada. ¿Cuántoh deseoh puéoh pedir? He teníoh mucha suerte, pero quizá tenga cupo pa’ pedir algo máh.
-Si la suerte ehtá de mi láoh, hay que aprovechar- Susurré, moviendo por el hombro a Alex.
-Vale, perdón. ¿Entremos?- Al parecer captó mi mensaje, porque en cuanto me miró noh pusimoh a caminar a la entrada de la dihco.

       Pagamoh nuehtrah entráh, sin anteh saludar a un par de suhcriptoreh que ehtaban en la fila, ehperando a entrar. Zoo era un paraíso para quien deseaba dehconectarse del mundo. La música sonaba a tope; la gente bailaba como si no hubiese un mañana… No pude evitar recordar algunah escenah que sucedieron en ehte mihmo lugar. Cuando acosé a Rubiuh en loh bañoh.
-Soy un desahtre- Pensé, realmente avergonzáoh, pero con una sonrisa ladeada. Dehpuéh de tóh, somoh sereh humanoh. Lo puéoh querer mucho, pero nada evitara que ese ioputa me ponga. Y me ponga mucho…
-¿Tomemos algo?- Alex, ahora tomado de la mano con Eva, me hizo un gehto pa’ que lo siguiera a la barra. Allí noh acomodamoh y entre risah y bromah, nuehtroh tragoh ya ehtaban servíoh.
-Oye Mangel, ¿En serio no tienes a nadie por ahí?- Me levantó lah cejah, insinuando algo demasiáoh lógico.
-Que no, tío. La manía tuya… Me guhtaría que fuese así, pero no hay nadie por el momento- Me encogí de hombroh, sin poder evitar pensar en él… Rubiuh ya se había vuelto un pensamiento rutinario…
-Pero Mangel, hoy día puede ser el día. Está a tope la gente. De seguro encuentras a una tía que te de lo que necesitas- Eva me miró con una sonrisa ladeada, mientrah tragaba el pequeño shot que ehtaba en el mesón.
-Uhtedeh doh tienen una manía con emparejarme. Ehtoy bien así… Mangel pa’ tóh er mundo. Así nadie pelea- Loh dóh se dehcojonaron, bebiendo ron, al igual que yo. Sólo me serví un vasito; dehpuéh de tóh ya sabía lah consecuenciah de ehtar pedo; pero realmente pedo, de eso que ni recuerdah donde ehtáh paráoh.
-Vale, mucho trago. Vamos a bailar, amor- Alehby tomó de la mano a Eva, haciéndome un gehto con la cabeza.
-Vamos Mangel- Eva intentó acercarme, a lo que me negué.
-No, vayan uhtedeh doh. Dehpuéh terminan follando y yo no quiero ser parte del ehpectáculo. Noh juntamoh en ehte mihmo lugar- No quería perderloh de vihta ni mucho menoh, pero también merecían ehtar soloh… Dehpuéh de tóh no eh culpa de elloh que yo ehté soltero. Pseudamente soltero…

       Me apoyé en el mesón, mirando a cualquier láoh. No tenía intensioneh de seguir bebiendo, por lo cual simplemente me levanté, caminando a durah penah entre la cantidáh de gente que había. La música era ensordecedora y lah luceh daban un ambiente muy… ¿cachondo? No sabría como definirlo. A lah personah leh surtía efecto. Una mehcla entre tragoh, luceh y música electrónica, loh hacía bailar de una manera bahtante guarra, pero loh ehtendía… Si yo ehtuviese con él, no me controlaría en absoluto.
-Lo conohco tan bien, que ehtoy seguro que se aparecerá por aquí- Sonreí, tonteando. Era lógico que eso no sucedería… De seguro él ehtaba con su familia; con Jen, dihfrutando una noche navideña…
-Será mejor que me ponga a bailar con alguien. No creo que me cuehte encontrar a una persona que sólo quiera pasarlo bien- Me encogí de hombroh, caminando entre medio de lah perso…
-¿Ah?- Me detuve en seco, mirando hacia al fondo. –No puéh ser- Tragué saliva, ehtático, sin poder creer a quien veía. –Dime que eh una puta broma- Sentí como una persona me empujaba, de seguro cabreada por ehtar en su camino. Me moví a un láoh, apoyándome en la paréh, intentando reaccionar. ¿De verdáh ehtaba viendo bien? De seguro el ron me hizo mal. Ehtoy pedo, debe ser eso.

        Me acerqué lentamente, camuflándome entre la gente, aquella que bailaba y que, de seguro, no tomó en cuenta mi presencia.
-Joder… Eh Rubiuh- Me quedé paráoh casi en medio de la pihta, corroborando mih sohpechah. Rubiuh ehtaba aquí, con Jen. Pero ¿Y la navidáh? ¿Y su familia? No tío… Debe ser una mala jugada.
-Mierda- Rehpiré con dificultáh, dándome cuenta de que lah oportunidadeh se me ehtaban dando de una manera demasiáoh ehpeluhnante.
       Ehtaba embobáoh, mirándoloh actuar tal cual son elloh dóh. Rubiuh se veía un poco preocupáoh, mientrah Jen tomaba su mano, para acercarse a suh labioh…
-No lo toqueh, joder- Sentí la sangre hervir en un dóh por tréh. La impotencia que corría en mih venah era casi incontrolable… Esa sensación de compartir algo tan íntimo, algo tan tuyo, con alguien máh. Un dehconocíoh. –No…- Fruncí el ceño, mordiéndome el labio inferior. Jen tiene tóh el derecho, pero yo también lo tengo, y no me quedaré mirando.

“-Te creo macho. En una de esas, esta noche agarras a una presa”

-Ya tengo a mi presa- Sonreí de láoh, acercándome de una manera en que se leh hiciese imposible saber que ehtaba allí.
     Lo ví conversar de no sé que cosa. Se sentaron en esah mesah que suelen ehtar apartáh; donde la gente come algo, bebe y mierdah variah, hahta que Rubiuh se levantó, sin anteh besarla con ¿dulzura? Que monoh, madre mía, me dan ganah de ehtampar mi puño en la cara de Rubiuh, haber si le guhta así.
-Tranquilo, tío- Me relajé a mi mihmo. Ya tenía ehperencia haciendo lah cosah cabreáoh. Ehta no sería la oportunidad… Hoy día jugaremoh al cazador y la presa. Te toca ser mi presa, Rubiuh.
      Luego de besar a Jen, se alejó de la mesa, caminando por entremedio de lah personah que bailaban eufóricah. Lo seguí por detráh, deteniéndome a cada sohpecha que pudiese tener él.
-Vamoh Mahe, eh tu oportunidáh- Inhalé con fuerza, acelerando el paso, pa’ acercarme lo máh posible a él, agarrarlo por el brazo, y empujarlo hacia mí, dirigiéndolo entre la confusión de gente, luceh y música, a una zona bahtante solitaria.
-¡¿Quién eres gilipollas?! Suéltame maldito hijo de… ¿Ah?- Anteh de insultarme de dieh mil manerah, lo apoyé en la paréh, acorralándolo lo máh que pude. La ohcuridáh era mi aliada, ya que en el lugar que noh encontrábamoh, casi encerráoh por cuatro paredeh, no noh dihtinguíamoh. Parecíamoh una pareja máh, cachondoh por loh efectoh del alcohol.
-Hola- Susurré, mirándolo de frente, notando como su rohtro se encontraba inmóvil. Cada uno de suh gehtoh ehtaba ehtático, y yo lo ehtaba dihfrutando de una manera poco normal.
-¡¿Mangel?! ¿Qu-qué cojones haces aquí?- Sentí suh manoh sujetarme por loh hombroh, de seguro asegurando nuehtra dihtancia… Dehpuéh de tóh no ehtábamoh en la privacidáh de una habitación, pero si ehtábamoh lo suficientemente camufláoh.
-Al parecer algo quiere que ehtemoh juntoh, Rubiuh- Su nombre, susurrado de manera lasciva, lo hizo poner un gehto bahtante inquietante.
-Nos van a ver Mangel. Andas pedo, y así no voy a tratar contig…
-No ehtoy pedo Rubiuh, en absoluto. Vine con Alehby y con su novia. Ehto fue única y ehclusivamente una coincidencia… Y ahora ereh mi presa- No pude evitar ehbozar una sonrisa malévola.
-¿Presa? ¿De qué cojones habl…- No lo dejé terminar. El tiempo era ehcaso, y la sensación era demasiáoh grande como para ocultarla. Lo besé con furia, con esah ganah que ehplotan al corazón… No le dí tiempo de reaccionar, simplemente metí mi lengua, y en un acto seguido lo apreté contra la paréh, con mi propio cuerpo. Comencé a rehpirar por la naríh, manteniendo un ritmo conhtante en ese beso que se ehtaba haciendo eterno. El aire no era un problema, pero loh miedoh de Rubiuh si que lo eran.
-¡Gilipollas! Si nos ven, todo se va a la mierda- Me dijo, alejándome por loh hombroh. Al parecer se veía agitado, muchísimo. Me causó entre gracia y ternura.
-¿No te aburre? Podríamoh ehtar haciendo ehto en frente de todoh, sin tener que ocultarnoh de ehta manera tan… guarra. Noh vemoh guarroh Rubiuh, pero lo hago porque te quiero a ti, no simplemente a tu boca- Pese a la ohcuridáh, pude notar como su rohtro se tornaba de otro color.
-Me aburre, pero tampoco tenemos el derecho de hacer esto, menos aquí- Apoyé mi frente en la suya, sin ehcuchar reclamoh… Ya ehtaba aburríoh de tener que soportar aquello.
-¿Recuerdah lo que ocurrió en Algarinejo? Te dije que me tocaba a mí- Cerré loh ojoh, besándolo una véh máh. Pude sentir una leve resihtencia que poco a poco se fue convirtiendo en un llamado que me incitaba máh y máh.
       La música, lah luceh, la ohcuridáh… Tóh ese conjunto me ehtaban poniendo realmente mal, y para peor, tener a Rubiuh aquí, acorraláoh con mi cuerpo. Sintiendo su pecho subir y bajar por la rehpiración agitada… No podíamoh hacerlo aquí, no pretendía que mi primer momento íntimo, bueno, no el primero con él fuese aquí, pero aunque sea un pequeño gehto… una probada. A nadie le hacía mal.
-Que hijo de puta eres- Me susurró, apoyando suh manoh en mi nuca. Lo vi titubear, de seguro haciéndome mileh de cuehtionamientoh. Su agarre me lo dijo tóh, no tenia que ser un genio… Me acerqué sin pedirle permiso, acercando mih labioh a loh suyoh, simplemente rozándoloh. Sentía su rehpiración chocar con mi boca, y quizá era de igual manera para él… Mi cuerpo ehtaba tan cerca del suyo, ehtábamoh tan ocultoh de tóh el mundo, de lah miradah.
-Jen me está esperando- Susurró encima de mih labioh.
-No me importa. De seguro te puéh ehperar un poco máh- Tragué saliva, sorprendíoh por mi propia actitúh; la calentura me había subíoh en un dóh por tréh, al igual que ocurrió esa mañana en Algarinejo, dehpuéh de tóh se veía jodidamente bien, con su abrigo de cuero, suh jeans a medio culo y él como modelo.
-Mangel, en serio. No te mentiré… esto me está poniendo, y mucho, pero tenemos que parar- Su cabeza ehtaba apoyáh en la paréh. Nuehtra dihtancia era mínima, tanto así que podía sentir su voz temblar con cada palabra.
-Rubiuh, mira a tu alrededor… Todoh ehtán en su mundo; de seguro Jen se encontró con alguien que conocía… Dame ehte regalo de navidáh- Suh ojoh se abrieron levemente. No quería “sacárselo en cara” pero era la verdáh… No se lo había pedíoh, pero no recibí ningún regalo de él; podía entender que ehtuviese ocupáoh, pero debía ocupar mi carta maehtra y ehte era el momento perfecto.
-Coño Mangel, que no es porque no quiera, sino porque esta mierda está mal.
-Rubiuh, tóh lo que hemoh hecho ehtá mal, así que deja de buhcar pretextoh… Por una véh déjame mohtrarte lo que puéoh hacerte sentir- No sé como aguanté lah ganah de salir corriendo del lugar. Me avergonzaba de mih propiah palabrah, pero también sabía que, entre máh directah, mejor el efecto.
-Joder…- Dehvió el rohtro, mirando hacia el láoh, refunfuñando anda a saber que cosah. Supuse que ese era mi pase de libertáh…
-Tranquilo, si te sirve de consuelo, ni yo se lo que ehtoy haciendo- Ehcuché una pequeña risa nerviosa, bahtante reprimida. Posé mi mano en su rohtro, ubicándolo de vuelta a su posición. Mirándome de frente.

      La música sonaba de fondo; acompañando el momento de una manera bahtante privada. Me miró, un poco nervioso quizá… No pude evitar devolverle la mirada, una que quería que reflejara mih ganah de devorarlo. De comérmelo vivo…
       Acerqué mih labioh a loh suyoh, entrando en un profundo beso, aquel en el que loh dóh aportamoh. Nuehtrah lenguah se paseaban en la boca contraria, dehcubriendo, saboreando…
-Sabeh bien- Comenté en un pequeño lapsuh en el que noh separamoh.
-Tu también- No pude evitar sonrojarme… No me ehperaba para náh esa rehpuehta, menoh del “conservador” de Rubiuh.
      Aquella pequeña frase, fue el detonante que me hizo desearlo aquí y ahora. Lo tomé por el mentón con una fuerza moderáh, jadeando de una manera bahtante lasciva. Miré cada uno de suh rahgoh, dihfrutando con la mirada tóh lo que ehte noruego tenía pa’ ofrecerme. Me acerqué, y ehta veh no ataqué suh labioh, sino su cuello.
-¿Eh?- Sentí como Rubiuh pegó un leve saltito, haciéndome entender que eso no se lo ehperaba para náh.
     El sonido que emitía mi lengua no se lograba ehcuchar, pero si hubiese sido así, apohtaría que no ehtaría tan tranquilo. Saboreando su piel, pasando lentamente la lengua por lo que tenía permitido; la piel dehduna que dejaba la camiseta de Rubiuh. Ehte emitió un leve quejido que me dejó con el corazón a dóh manoh… Ehtoy cachondo, y no sé cuanto pueda aguantar ehto.
-M-Mangel joder, basta- Sabía que me lo pedía por cumplir, pero realmente no quería que me detuviese.
-Vale- Susurré en su cuello, levantándome y poniéndome nuevamente frente a él.
-No pensé que me harías caso.
-No pensé que tú creeríah que yo te haría caso- Ehbocé una sonrisa ladeada, bajando mi mano lentamente por el pecho de Rubiuh.
-Mangel, cuidado- Me dijo con una seriedáh bahtante infantil, abriendo loh ojoh cada véh que notaba el dehtino que quería lograr mi mano.

//// https://www.youtube.com/watch?v=lpV8W8nmVKA Escúchenla, o muere un gatito!! D:< ////

-Shh… Te lo debo. Por esa noche y por la mañana en Algarinejo- Apretó loh labioh, juhto en el momento en que posé mi mano en suh jeans, ehpecíficamente en su cremallera.
-¿Tienes claro en el lugar que estamos? No me toques ahí, gilipollas- Se intentó zafar, pero mih ganah por hacerlo dihfrutar de una u otra manera eran mayoreh.
-Entonceh no te tocaré- Lo miré de manera penetrante, mientrah poco a poco me iba agachando, pa’ terminar de rodillah en el suelo, frente a esa cremallera que me llamaba a gritoh.
-¿Eh?- Lo ehcuché de arriba. No le prehté atención… Acerqué mih dienteh al tirador, apretándolo con fuerza, pa’ comenzar a bajarlo lentamente. La cremallera fue abriéndose al movimiento de mi cabeza.
-Mangel…- Lah luceh no me dejaban concentrarme del tóh. Miré un momento hacia arriba, notando como Rubiuh tenía una de suh manoh en la boca, de seguro aguantando o la risa, lah ganah de gritar, o en el mejor de loh casoh, aguantando loh jadéoh.
      Pude ver loh calzoncilloh de Rubiuh por entre medio de esa cremallera que era la barrera entre el peligro y la amihtáh. Acerqué mih dedoh, un tanto temblorosoh, al botón de su jean, desabrochándolo con torpeza.
-¡Mangel, joder! ¡No me la puedes chupar aquí!- Ese grito salió tan fuerte que tuve que cerráh loh ojoh pa’ no sentir vergüenza. De alguna manera me sentía protegíoh de esa manera…
-Cállate gilipollah que medio mundo te ehcucha, aunque la música ehté a tope- Comencé a sentir miedo, ehpecialmente porque había gente que ehtaba rondando no tan lejoh de nosotroh.
-Y tú deja de hacer mierdas como estas en un lugar público- Rubiuh había vuelto a ser el de anteh, pero eso no significaba que no sintiera náh…
-Vale, juguemoh- Me levanté del piso, dejando loh jeans tal cual. –Ehto va a depender de ti- Ya frente a él, lo miré fijamente y sin dehpegar ehta de suh ojoh, bajé mi mano, colándola por loh jeans de Rubiuh.
-¡Ma…!
-Así pasamoh completamente desapercibíoh… Te lo dije, ehto depende de ti- Lo interrumpí anteh de que dijese cualquier cosa. Podía palpar su miembro por debajo de la tela del calzoncillo; podía sentir como ehte se movía, deseoso, eufórico por ser liberado. Claramente eso no iba a suceder en un lugar como ehte, pero ver el rohtro de Rubiuh, aquel que ehtaba fruncíoh en tóh loh ahpectoh; con loh ojoh cerráoh, la boca apretáh y lah mejillah, de seguro coloráh, era un delirio.
-Joder- Suh palabrah ya no salían hiladah. Cada cosa que decía, salía acompañáh de un leve jadeo, aquel que me ehtaba provocando demasiáoh.
-Deja de incitarme, coño- Gruñí, apretando levemente el miembro de Rubiuh, por encima del calzoncillo.
-Ah…- Tenía mi mirada clavada en la suya, aquella que se dehviaba conhtantemente. Entre abrió la boca, dándome una de lah ehperienciah máh acojonanteh y cachondah de mi vida.
     No podía emitir palabrah luego de aquello. Mi mano comenzó a moverse por inercia, y fue la mihma que poco a poco fue bajando loh jeans de Rubiuh, hahta que cayeron, por el lógico efecto de la gravedáh, hahta suh rodillah. Dehvié mi mirada un segundo al suelo, para mirarnoh y avergonzarme aún máh… Ehtábamoh seguroh, pero no lo suficiente, porque en cuanto encendieran lah luceh de Zoo, se liaba, y grande.
     Dejé de lado tóh loh pensamientoh que me ehtaban haciendo dudar, pa’ mover mi mano con mayor agilidáh. Ya no ehtaba presionáh por loh jeans de Rubiuh, pero aún ehtaba ese jodíoh calzoncillo que no me dejaba palpar del tóh aquello que yo deseaba.
-Parece que ehtá funcionando- Le otorgué una sonrisa cariñosa, mientrah veía como se tapaba el rohtro con lah manoh.
-Cállate joder. Que puta vergüenza- Se me hizo imposible no hacer alusión a la erección que ehtaba sufriendo Rubiuh… Me hacía muy felíh saber que lo ehtaba haciendo sentir bien, tan bien como él lo hace conmigo.

      Mi mano, cada véh máh experta, se movía por encima de la tela, maniobrando dihtintoh movimientoh, aquelloh que agitaban a Rubiuh de una u otra manera… Abrí loh ojoh de par en par, cuando me percaté de que ehte ehtaba abriendo lentamente lah piernah, de seguro dándome máh ehpacio para moverme.
-¿Eh?- Ehtaba un poco confundíoh… Excitáoh de una manera poco normal, pero confundíoh. Rubiuh ya ehtaba ido, su rohtro lo demohtraba por completo. Su boca ya ehtaba abierta de una manera casi exagerada, y suh ojoh cerráoh, como si ehtuviesen preparándose pa’l orgahmo.
-Mangel, me corro tío- Sé que lo dijo con una verguenza casi soportable, porque le cohtó un montón decir la frase completa. Sentí como la sangre corría de manera veloz por mih venah, al igual que la calentura. Tanto Rubiuh como yo teníamoh una erección de esah que duelen, sólo que la de él ehtaba siendo tratada, en cambio la mía, debía permanecer así por variah horah máh.
-Córrete, sin vergüenza- Me mordí el labio inferior, nervioso por ehto que era bahtante nuevo para mí. Sabía como se corrían loh hombreh; soy un hombre… Pero nunca había teníoh que vivir ehto. Un hombre corriéndose por mí… Rubiuh corriéndose por mí.
     Entre pequeñoh remezoneh, Rubiuh comenzó a mover lah caderah en contra de mi mano, mientrah suh jadeoh iban en aumento. Mi rohtro ehtaba ehtático y mi ojoh pendienteh, grabando tóh lo que ehtaba ocurriendo frente a mí. Pude sentir un fuerte ehpahmo de parte de Rubiuh, seguíoh por un jadeo que máh que jadeo, fue gemíoh. Detuve el movimiento de mi mano, en cuanto sentí la tela del calzoncillo no húmeda, sino mojada.
-Joder, joder, joder, joder. Me quiero morir. Mierda, no me mires por favor- Rubiuh, quien ahora parecía que se arrepentía de haber hecho tóh ehto, me alejó suavemente, subiéndose loh jeans y abrochándoselos con rapidéh. No pude evitar sentir ternura… él había síoh capáh de hacer ehto por mí, de aguantar mi capricho que finalmente, noh benefició a loh doh. Pero aún así… En una dihco, haciendo ehperar a su novia… Joder, ehto no puéh ser verdáh.
-Rubiuh, tranquilo- Lo tomé de lah manoh cuando ya lo vi desocupado y con loh pantaloneh bien puehtoh.
-Mangel, quiero desaparecer aquí y ahora- Dehvió el rohtro. Lo entendí por completo… Ehto era nuevo para mí, para él. Lo de Algarinejo había síoh dihtinto; nuehtrah posicioneh eran dihtintah. Él tenía a alguien máh, en cambio para mí, Rubiuh era ese “alguien máh”.
-Rubiuh, ehcúchame. Jamáh te sacaré en cara ehto… No te lo recordaré si no quiereh recordarlo. No te sientah culpable ni avergonzáoh, dehpuéh de tóh, loh doh ehtamoh metíoh en la mihma mierda- Me acerqué a él, besándolo de una manera rápida, pero cálida.
-Me corrí en frente tuyo tío.
-P-pero Rubiuh, no veo ni cojoneh. Te juro que no vi náh, en serio. No le deh tantah vueltah tío…- Le sonreí avergonzáoh, teniendo empatía en lo que podría ehtar sintiendo él, dehpuéh de tóh mi cuota de pudor eh bahtante menor que la de él. Rubiuh eh una persona muy tímida.
      Lo vi agachar la mirada, quizá culpándose; arrepentíoh por tóah ehta mierda.
-Oye… Gracias. Vuelve con Jen tío, y dihculpa el desahtre, sé que no teníah planeáoh ehto- Choqué mi frente con la de él, no sin anteh levantarle el rohtro con el pulgar, pa’ que me mirara.
-V-vale…- Suhpiró un poco cansáoh. Joder, que correrse cansa un montón… -Feliz navidad- Dijo entre dienteh, y con una leve sonrisa pintada en loh labioh, pa’ pasar a mi láoh y desaparecer poco a poco entre la gente que aún seguía bailando, absortoh en su mundo, sin saber lo que habíamoh ehtáoh haciendo, ehcondidoh en la ohcuridáh.
—————————————————-
Qué taaaaaal???!!!!!!! He vuelto, CON UN CAPÍTULO MUY ASDASDAS. Ejehm, con el capítulo nro. 81 de “Luchemos por esto”!!!! *O*
     AY DIOH MIO MAHE MI CORAZÓN!!!! Es que me quiere matar este gilipollas xD. Desde ya, agradecer a la personita que me recomendó esa canción, gracias a tí, el capítulo está como está (es que la puta letra… LA PUTA LETRA MADRE MÍA!) Lo siento, se me va la olla demasiado rápido…
   PUTOS SENSUALES!!! PUTO RUBIUS PECANDO Y PECANDO. PUTO MANGEL, CALENTANDO, CALENTANDO (?) Nah, pero en serio… no le vean la superficie guarra, sino el trasfondo… Si es que Rubiuh cada vez está mas entregado *O* así me gusta!!!!!!
¿Jen los habrá visto? ¿Que ocurrió con el padrino? ¿Y el regalo de Mangel? Todo esto y mucho más en los capítulos que siguen!!!!! ^^
     Como siempre darle millones de gracias por toooooodo el apoyo (en LPE y DUU) por escribirme cositas tan bellas (ya responderé TOOODOS los mensajes, no crean que se quedarán en el tintero) y por darme vuestro amor incondicional :’)
    Espero que disfruten el capítulo ewe (ejaléee) y nada, cualquier comentario, saben que estoy aquí ^^ Un beso enorme!!
PD: Feliz cumpleaños atrasado a mi querida anon que ayer, 13 de Octubre, cumplía añitos ^^ Espero que lo hayas pasado genial! <3
PD2: El cap. está haarto más largo eh? Enjoy It :3

LUCHEMOS POR ESTO

Capítulo 73
Narrado por Mangel

…Ehto que ehtoy sintiendo… Ehto tan profundo, tan dentro de mi alma ¿eh amor? Tenerlo encima de mí, suhpirando. Ansiosoh, sudadoh, realmente extasiáoh.
-Acuéhtate encima de mí. Quiero sentir tu pecho en el mío- Era mi sueño hecho realidáh. Eso que tanto añoraba, que noche trah noche imaginaba como algo inalcanzable. Aquí ehtaba Rubiuh, sólo para mí, dihfrutando de ehto tan íntimo… Tan perfecto.
      Se recohtó encima de mi pecho. Pude notar lo ido que ehtaba; su rohtro demohtraba un color carmesí muy fuerte. Ehtábamoh excitáoh a máh no poder. Sentir su piel tan cerca, rozando la mía… Era un privilegio. Un verdadero privilegio. Ehtaba avergonzáoh hahta loh dedoh de loh pieh. Me sentía acomplejáoh en cierta manera. Mi dehnudeh no era algo fuera de lo normal, pero si era en un contexto completamente nuevo para mí.
-No dejes de moverte- Ehcuché aquel comentario como algo que deseaba oir. No me detuve, mi caderah seguían en ese vaivén enloquecedor. Su pelvih chocaba con la mía… Tan jodiamente excitante. Máh de lo que jamáh pensé que podría ser.
      Cerré loh ojoh, intentando guardar ehta sensación para siempre. Tenía a Rubiuh encima de mí, jadeando por mí, suhpirando por mí. Necesitaba concentrarme y dar lo mejor… Hacer que mi mente guardara ehto para siempre.
-Quítate el pantalón- Dije entre dienteh, ardiendo. Lo necesitaba ya. Necesitaba ese contacto… Quería sentirlo de manera plena, totalitaria. No quería máh rodeoh, sólo su cuerpo, ese que supuehtamente le pertenece a otra persona.
-No Mangel… No vamos a llegar a eso- Abrí loh ojoh al ehcuchar aquello. Mierda… tiene mucha razón.  ¿Quiero que ehto sea una simple folláh y lihto? Rubiuh eh ehpecial, y eh por ehto mihmo que debo rehpetarlo. Aquello en lo que él ehtá metíoh eh algo grande. Tiene pareja, una linda chica por cierto… No tengo el derecho a ser yo quién decida, Rubiuh, Rubén, tiene que elegir que eh lo que desea, que camino debe seguir. Lo cachondo se quita, loh arrepentimientoh jamáh.
   -Rubiuh… vete a casa. Jen de seguro te ehtá ehperando… Ya habrá otro momento. Si eh que lo hay, claro- Dolía bahtante… Detener aquello por lo que hah ehperáoh tanto tiempo. Dejar tóh de láoh por la persona que quiereh, que amah. Pero ¿no eh así el amor? Una putada, máh cuándo lah condicioneh en la que uno se enamora son… Difícileh
-¿Eh? ¿Lo dices en serio?- No sé porqué me ehperaba ehta reacción de Rubiuh. Quizá podía verme como un cachondo cualquiera, en buhca de un momento de alcoba, pero mi intención era hacer que ehto fuese ehpecial, y que la otra persona, también lo sintiera así.
-Si Rubiuh, hablo en serio. Víhtete, ponte tu camiseta y vete a casa. Ya noh veremoh otro día- Vi como se levantaba de encima de mí, un poco conhternáoh de seguro. Suhpiré bajito, haciéndome el fuerte, aguantando esah ganah que tenía de demohtrarle cuanto lo quiero… Cuanto lo deseo
-¿Estás enojado?- ¿Debería ehtarlo?
-No lo ehtoy… Ehtoy cachondo, pero si hay algo que no quiero arruinar, eh ehto. Quiero que lah cosah sean correctah y legaleh- Le sonreí con la sinceridáh máh profunda, tragando saliva y aguantándome lah ganah de decirle que lo amaba, que lo quería conmigo
-No sé si darte las gracias…
-No tieneh porqué. Ehtoy siendo sincero y ya. Ahora víhtete por favor- Me levanté de la cama, siguiendo mi propio ejemplo. Tomé mi camiseta, poniéndomela sin ganah, mientrah Rubiuh seguía mi consejo y hacía exactamente lo mihmo.
      Se levantó del borde de la cama, recogiendo la camiseta que le correhpondía, para ponérsela para luego mirarse a sí mihmo y acomodar todo en su rehpectivo lugar.

-Vale, será mejor que me vaya- Lo vi suhpirar, a lo que simplemente sonreí de manera disimuláh. ¿Cuánto tiempo se seguirá mintiendo? Yo no tengo la rehpuehta a tóh, pero pareciera como si… esa pequeña posibilidad de querer seguir su camino conmigo, se ehtuviese agrandando, tranhformándose en una verdad muy real.
-¿Te volveré a ver por aquí?- Me detuve a suh ehpaldah, ehperando a que volteara. Lo hizo, y pude notar en su rohtro un dejo de decepción.
-¿Eres tonto? Espero que no sigas con lo de “este será nuestro adiós” y mierdas cursis como esas… Si tío, nos veremos de nuevo- Vi como se acercaba, para otorgarme un abrazo bahtante amihtoso. Inhalé su aroma, ese que me acompañaría en loh momentoh en que máh trihte me sintiera. En esoh momentoh en loh que realmente necesitase de él, y de su presencia…

     Lo seguí por detráh, viendo como se detenía en el ehpejo a observar, una véh máh, que todo ehtuviese en orden. ¿Por qué teníamoh que ocultarnoh? Era algo que loh doh deseábamoh. Si tan sólo Rubiuh se pusiese de acuerdo… Si tan sólo eligiese.
      Cuando vi que se aproximaba a la puerta, un impulso me incitó a abrazarlo por la cintura, aferrándolo a mí, como si fuese mío y de nadie máh. Cómo si el mundo ehtuviese a nuehtroh pieh.
-Te ehtrañaré- Le susurré, dándolo vuelta para besarlo de manera ligera. Sin complicacioneh ni apuroh. Tampoco sin doble intencioneh… Sólo quería demohtrar que lo quería. Quería que tuviese máh que claro que, yo no andaba con bromah.
    No dijo nada máh. Su silencio me confundió, pero también me dejó claro que, dentro de su cabeza, había una tormenta difícil de sobrellevar.

¿Y ahora? ¿Me conformaba y yá? Caminé de vuelta a mi habitación, terriblemente solitaria, que contenía ese ambiente cálido que habíamoh logrado crear Rubiuh y yo. No lo dudé; abrí lah ventanah de par en par, dejando que la brisa invernal de Madrid inundara cada rincón de mi habitación. Que se llevara ese olor a sudor; a excitación… Esa sensación de amor; pasión y privacidáh. Esa que ehtábamoh obligáoh a mantener.
-Joder- Me senté en la cama, apoyando loh codoh en mih piernah, mientrah tapaba mi rohtro con la palma de mih manoh.
-Ehtamoh realmente jodíoh- Reí, avergonzáoh pero por sobre todo fruhtráoh. Casi lo hago con Rubiuh, y aún así, dehpuéh de tóh lo que hemoh vivíoh, el muy ioputa no puede dehligarse. Me tiene atado, al igual que Jen. Algún día tendrá que cortar lah cuerdah de uno de loh doh. O eh Jen, o soy yo.
-¿Y si no me elige?- Ultimamente me sentía animáoh, pero exihtíah esa pequeña posibilidad, que de hecho no era ni tan pequeña; de hecho era la posibilidáh que máh dehtacaba y la que tenía máh opcioneh de ser elegíah.

      Me saqué por completo esa idea de la cabeza, recohtándome unoh segundoh en la cama, cerrando loh ojoh y recordando de manera peligrosa, lo que se había lleváoh a cabo hace unoh minutoh en ehte mihmo.

“No dejes de moverte”

¿Le dirá lo mihmo a Jen, cuándo lo hace con ella? Su cara, lasciva, pidiéndome máh, mucho máh. Mi corazón a punto de ehtallar. Esa cantidáh de emocioneh, consumiéndome lentamente, ahogándome como un gas mortal. Me tiene mal… Demasiáoh mal.

“Mangel, sólo cállate y no digas nada”

El deseo, consumiéndonoh por completo. Suh labioh semi abiertoh, tratando de ahpirar máh aire del que suh pulmoneh podían captar.
-Necesito bañarme- Susurré, abriendo loh ojoh y volviendo a la realidáh. Necesito sacarme ehta calentura de encima… Tomarme lah cosah máh enserio y olvidar un momento el deseo sexual. Eso que me produce Rubiuh con tan sólo nombrarme.

     Me levanté, un poco aturdíoh, mirando al piso.
-Mi camiseta- Tragué saliva, recordando que aquella había síoh el detonante para lo que ocurriría dehpuéh. Nuehtro primer acercamiento sexual. Esa desehperación con la que noh acercamoh. Con la que noh deseábamoh.
    No lo pensé doh veceh. Me levanté de la cama y recogí la prenda de vehtir, llevándomela conmigo al baño… ¿Cuándo iba a pensar que ehto se tranhformaría de tal manera que, absolutamente todo lo que tocara Rubiuh, se convertiría en un objeto de deseo para mí?

    Entré al baño, cerrando la puerta con seguro. Me dehvehtí tranquilo, de manera pausada, sacándome una veh máh la camiseta, bajando mih jeans junto con mih bóxer. No exihte la timidéh cuando uno ehtá solo. No exihte el pudor, en absoluto.
    Suhpiré, largando el agua, para meterme a la ducha y cerrar loh ojoh. Dihfrutando el agua que caía tibia a mih hombroh, tensoh por lo cometido hace no tantoh minutoh. Lo que ni yo podía entender, era el motivo por el que ehtaba dentro de la ducha, con la camiseta que había usáoh Rubiuh con anterioridáh. La tenía firme en mih manoh, apretándola con tóah mih fuerzah.

-¿Cuándo te tendré aquí?- El agua corría dehpacio por mi cuerpo. La calidéh de ehta me relajaba, pero también me preocupaba… No quiero ehtar tóah la víah relajándome con una ducha. Lo quiero a él. Quiero que él sea el encargado de relajarme, de hacerme sonreír. Quiero que ehté a mi láoh al dehpertar. Quiero tantah cosah que son lejanah… Muy lejanah.
-¿Qué decisión iráh a tomar?- Apoyé la frente en la losa fría del baño, cerrando loh ojoh, mientrah dejaba que el agua corriera, sacándome tóah lah dudah que conhtantemente me ehtaban follando la mente. Esah que no me dejaban progresar.

     De manera inconsciente, comencé a abrazar aquella camiseta, que si bien me pertenecía, tenía la ligera sensación de Rubiuh. Ese calor tan potente que sentí al rozar su piel; un cuerpo ardiente, que quema pero que agrada…
-Porqué no seguí…- Dije entre dienteh, dándome cuenta de que, quizá habernoh deteníoh había síoh el peor error que habíamoh cometíoh. ¿Cuándo tendría otra oportunidáh como esa? ¿Cuándo podría sentir su piel?
-Joder- Exhalé, molehto, chocando levemente mi cabeza contra la loza, lo que me causó un pequeño daño en la frente.
-Seré gilipollah… A la mierda el rehpeto. Ehtoy aburríoh de tener que ser el que cede- Ahora decía eso… ahora me arrepentía, cuando ya todo ehtaba hecho. Pero ¿Sería capáh de decírselo a Rubiuh? No…porque lo quiero, y deseo que ehté bien, que tenga su tiempo, que logre elegir sin presioneh.
-Presioneh mih cojoneh- Mi sangre comenzó a hervir sin razón aparente. Loh remordimientoh se hicieron parte de mi cuerpo y alma. Ehtaba arrepentíoh de no haberlo hecho.
-Me cago en la puta tío. Eh que soy gilipollah- Golpeé la pared con tóah mih fuerza, arrepintiéndome de aquello también. La idea no era hacerme mierda lah manoh, pero…

“Hijo, tienes que ser paciente. Si pretendes tener todo lo que deseas de manera rápida, no lograrás valorar las cosas que si valen la pena. Esas que cuesta esfuerzo y tiempo conseguir. Las mejores cosas se dan con el tiempo y la perseverancia. Quizá ahora estás molesto conmigo, porque no te compré eso que tanto querías, pero un día entenderás lo que te digo. Algún día valorarás el hecho de tener las cosas con esfuerzo…”

   Me cohtaba… Realmente me cohtaba.
-¿Cuánto máh mamá? ¿Cuánto tiempo máh tengo que ehperar para recibir mi recompensa?- Le hablé a la pared, aún con la frente apoyada en ehta y loh ojoh cerráoh de par en par. Inhalando y exhalando con fuerza, pensando en lo que debía hacer. En la siguiente pieza que debía mover a mi favor.
-No me puéoh quedar con lo que sucedió hoy día y lihto. Esa no puéh ser mi recompensa para tanto ehfuerzo. Merehco un poquito máh de amor, sólo un poquito máh- Me quedé con esa idea fija, insertándola en mi cabeza como una regla de oro.
——————————————————–

   Pasó una semana bahtante tranquila. Me comuniqué con Rubiuh por móvil y twitter, pero máh allá de vernoh o juntarnoh… No hubo náh.
-Mahe ¿Va a ir a la casa de tuh padreh pa’ navidáh?- Cheeto me sacó de mi insomnio matutino, haciéndome dehpabilar a la fuerza.
-Tío, que tieneh razón. Tengo que llamar a mi mamá- Caí en la cuenta de que, navidáh se acercaba deprisa y yo no tenía ni un solo regalo para mi familia. Seré gilipollah.
-Pueh deberíah macho. Ya ehtamoh a 13… No creo que te quierah quedar con lah comprah pa’l último día- Se encogió de hombroh, abrigándose pa’ salir quien sabe a donde.

     Amo la navidáh, pero detehto el jodíoh frío que hace. Había añoh que pasaba la navidáh con Rubiuh, pero creo que ehta véh sería dihtinto…

//// https://www.youtube.com/watch?v=hziG9Nr6KHU ////


-¡Hijo! ¡Ingrato! ¿Por qué no llamaste antes?- Mi madre con suh saludoh tan naturaleh.
-Hola mamá. Dihculpa, eh ehtáoh metíoh en unoh líoh que ni te enterah- Decirle eso a una madre no tiene nada de conveniente, máh cuando eh en ehtrema sobreprotectora.
-Espero que a líos no te refieras a drogas y problemas con la ley- Lo sabía… Si eh que me merehco lah largah charlah de mi madre.
-Que no mamá. Bueno… se acerca navidáh- Le lancé el mensaje como para que ella siguiese el tema.
-Ha pasado muy rápido el tiempo ¿No crees? Supongo que te vendrás a Algarinejo- Su comentario me hizo sonreír, no dudaba en que me invitase de inmediato.
-Claro que me voy pa’ allá… ¿Pueoh invitar a alguien?- Bajé la mirada, un poco avergonzado. No debaja de pensar en Rubiuh. Aún no se lo preguntaba, pero tenía lah intencioneh de hablar del tema con él. Invitarlo donde mi familia y bueno… Quizá dejar que surgieran lah cosah. Supongo que pa’ ese entonceh ya debería tener decidíoh que eh lo que desea.
-Mangelcito… ¿Traerás por fin a tu novia?- A mi novia… Si eh que se quedó con esa idea dehde la última veh que fui. Que mi novia tiene pene, cojoneh.
-Mamá… No empieceh por favor- Refunfuñé, ehcuchando como se reía al otro láoh de la línea. Si eh que hahta le hace gracia… Tóh se ríen a cohta míah. Puta vida.
-¿Qué quieres que te diga? Si hace feliz a mi hijo, yo la recibo con los brazos abiertos. Pero ¿Ella no pasará las fiestas con su familia?
-Que no eh mi novia, joder mamá. ¿Ehtáh ehcuchando algo de lo que te digo?
-Y podríamos hacer galletas juntas… Le mostraré las fotos de cuando eras pequeño…- No me ehtá ehcuchando. Definitivamente no me ehtá ehcuchando. Me cago en Vietnam.
-Mamá…¡Mamá! Me cago’n Dioh.
-Tú no te cagas en nada jovencito. Te estoy escuchando cascarrabias. Dios, que niño más irritable… Estoy feliz; tu hermana también lo está y, por cierto, inciste en que traigas a Rubén- Tragué saliva al ehcuchar ehto, cambiando mi actitud por completo. Loh nervioh se me subieron hahta la garganta, formándome un nudo gigante. Esah escenah… Esoh que ocurrió hace ya una semana, pero que me sabía como si hubiese pasáoh hace unah horah.
-Hablaré con Rubiuh, de seguro ehtará felíh de ir. Dehpuéh de tóh suh padreh ehtán en Noruega- Suhpiré, deseando que esa posibilidáh fuera real… Realmente lo deseo junto a mí en navidad. Quiero que ehte año termine bien. Si tan sólo… Jen.

    Sin darme cuenta, ehtaba suhpirando en el móvil, olvidando por completo que mi mamá seguía en la línea, ehperando a que le ehplicara mi reacción tan jodíamente ehtraña al recordar a Rubiuh.
-¿Te encuentras bien?- Ehcuché dehde el otro láoh del móvil.
-Si… Mamá, cuando llegue tengo que hablar contigo. Necesito tu ayuda- Le fui sincero… Me sentía ahogado. Hablar con amigoh sobre ehto eh muy dihtinto a hablar con la voz de mando; con esa persona que muchah veceh tiene la mejor rehpuehtah de tóah.
-Lo sé. ¿Tú crees que nací ayer? Lamento repetírtelo, pero la personita que te tiene así, debe ser muy importante para ti- ¿Cómo da tanto en el clavo?
-Me tiene mal mamá… No eh… No eh mi novia, pero la quiero como tal. Me la he ehtáoh jugando por meseh y…
-¿Vale la pena? Digo, a veces uno lucha por alguien que no es la persona indicada.
-No mamá, él eh el indicáoh- Suhpiré resignándome, para luego caer en la cuenta de que… No, mierda. Mierda
-¿Él?
-Ella, ella, ella… Dihculpa, ehtoy con la cabeza en lah nubeh. Joder mamá, con ehto te dáh cuenta que realmente ehtoy en otro láoh. Mi cabeza anda perdíah por anda a saber tu donde- Excusah, excusah y máh excusah.
-Miguel… casi me haces escupir el té- Me dehcojoné con ehto. Por algún motivo que dehconozco, mi mamá tiene esa capacidáh de hacerme reir con muy poco y de hacerme enojar de la mihma manera. Igual que Rubiuh.
-Dihculpa… ¿Ehtáh bien?- Intentaba aguantar lah ganah de reir, pero eh que me había parecíoh vergonzoso y divertíoh. Joder, casi mato a mi madre.
-Si hombre, estoy bien. Me atoré y eso… De hecho, casi me caigo de la silla- Vale, ya ehtá mintiendo… Si eh que le guhta ser el payasito.
-Deja de mentir mamá. Vale… Entonceh noh vemoh para navidáh- No pude envitar sentir lah mejillah azucaráh. Ehtrañaba a loh míoh. A mi hermana; mi papá y suh preguntah sobre el ordenador que tiene en su oficina… Ese que tiene Windows 98. Madre mía, no sé como sigue funcionando.
-Claro hijo mío, aquí te estaremos esperando con entusiasmo. No llegues muy tarde y… trae a tu novia- Susurró lo último, mientrah se reía como ardilla.
-¿Cuánto añoh creeh que tieneh? Compórtate como un adulto- Dije un poco mohqueado por esa actitud tan dehpreocupada que tenía a veceh. No medía lo que decía, pero al menoh daba buenoh consejoh. Mi mamá eh única, eso eh seguro.
-Tengo los años que quiero. No me hagas sentir vieja antes de navidad. Que luego se viene el año nuevo y ahí es cuando sufro. ¿Puedes creer que tu papá me encontró como siete canas anoche? Dios, me quería morir… - Bla, bla, bla, bla, canas, bla, tu papá.
-Que ehtáh bien pa’ loh añoh que tieneh. No sé que eh lo que te preocupa tanto. Deja de ser tan superficial- Suhpiré contra el móvil. Tenía que llamar máh seguíoh a ehta mujer. Al menoh me alegraba con su problemah de rutina. Menoh mal que aquelloh problemah no eran tan depresivoh como loh míoh.
-Mangelcito, tú no me entiendes… Tu madre envejece y tengo muchas cosas que hacer todavía. Quiero verlos crecer y…
-Que depresiva, madre mía… Ni que te fuerah a morir por Dioh. Cálmate- Puse en blanco loh ojoh, algo que ella detehtaba, pero como ehtábamoh por móvil, tenía la libertáh de hacerlo cuantah veceh quisiese.
-Bueno, no nos vayamos por las ramas que tu tienes que volver a lo tuyo y yo tengo que ir a prepararle el almuerzo a tu hermana. Te quiero aquí antes del 24 ¿me oíste? Haremos una cena… vendrán tus primos y tíos. Será entretenido cariño, me alegra saber que estaremos juntos nuevamente- Cuándo decía ese tipo de cosah no podía evitar ponerme un poco sentimental. A veceh se ehtraña mucho a la familia, y máh con tóh lo que me ha pasáoh. Embarazoh no planificáoh, amoreh entre amigoh, dihcoh gayh, perversioneh con tu mejor amigo. Joder, si ehtá pa’ ehcribir un puto libro.
-A mi también me pone muy felíh mamá. Noh veremoh por allá el 23. Te quiero, saludoh a la enana y a tu amado ehposo- Sonreí de láoh, ehcuchando su dehpedíah por el móvil, pa’ luego cortar y quedarme con una sensación muy reconfortante en el cuerpo.

     Se acerca navidáh, y con ella se vienen, de seguro, nuevah hihtoriah y vivienciah… Ehpero que Rubiuh pueda ir conmigo. Sería la guinda de la torta; la navidáh máh perfecta que pudiese tener. Todah lah personah que amo, reunidah en una época tan importante.
-Ehtoy entusiahmáoh- Me sonreí a mí mihmo, levantándome y dehperezándome pa’ ponerme en marcha con lo que sería loh regaloh de navidáh.
———————————————————————-
Que taaaaaal?????? ^^ He vuelto para traerles el capítulo nro. 73 de “Luchemos por esto”!!!!!!
     Hhahahaha este capítulo fue de lo más bipolar xD partimos con un Mangel cuestionándose lo ocurrido, preguntándose cuando logrará obtener su recompensa (que en cierto sentido ya lo obtuvo) yyy también tenemos a la mamá de Mangel, que la conocemos un poquito más a fondo xDDD 
     No sé porqué me la imaginé así, pero bueno, así la quiero!!!! alegre y juvenil xD Además de que mientras buscaba en mis archivos musicales, me encontré con esa canción de antaño que, en lo personal, me encanta!!! *O* Así que espero de todo corazón que les guste a esta nueva “personaje” que incluímos en el relato y que, tendrá mucha trascendencia en un futuro!!!
    Y se nos acerca la navidad en el relato, señores!!!!! Admito que me encanta esa fecha… es todo tan colorido y lleno de vida. Espero lograr plasmar eso en los capítulos que vienen más adelante, ya verán a que me refiero ^^
   ¿Rubius aceptará ir con Mangel? ¿Que opinarán los padres de Rubén? ¿Que ocurrirá en navidad? Toooodo eso y mucho más en los capítulos que siguen!!!! ^^
    Y como siempre agradecerles el amor eterno que le dan al relatito ^^ A los hermosos mensajes que me mandan y obviamente a todo el apoyo que me entregan. MANTENEMOS VIVO EL RUBELANGEL!!!!!!! Todos juntos! Así que apoyen la causa ewe!
     Espero de todo corazón que disfruten el relato y que les saque sonrisas, como las que me sacó a mi! ^^ Un beso y hasta pronto!!! :D