peuco

instagram

Amo andar en cleta, uno puede ver de todo, aquí… Un peuco con su presa 😱😱
#Peuco #eagle #chileaneagle #rute #InstaMaipu #Bike #MTB
(en Cerro El Trebal)

Chile: Ex represor es hallado muerto en una plaza pública

SANTIAGO, Chile (AP) — Un ex represor de la dictadura de Augusto Pinochet apareció muerto el viernes en un parque público, con un tiro en la boca y un arma en una mano.

El capitán de la policía Rodrigo Mejías, dijo que el sujeto, Héctor Lira Aravena, fue encontrado en una banca con una bala en la cabeza y con un revólver que era de su propiedad.

Lira, de 69 años, perteneció a la policía represiva de la dictadura (1973-1990) y estaba condenado desde agosto a cuatro años de cárcel por su vinculación con la Operación Colombo, que hizo aparecer el asesinato de 119 izquierdistas como producto de rencillas entre ellos.

Si la Corte Suprema ratificaba la condena del ex suboficial de la policía en mayo, Aravena iba a ser enviado a la cárcel.

Los ex represores condenados son recluidos en una prisión especial para violadores de derechos humanos en Punta Peuco, 60 kilómetros al norte de Santiago, cuyas 112 plazas ya están ocupadas. Recientemente el ministro del Interior Jorge Burgos dijo que si la prisión sobrepasa su límite los represores serán enviados a otros centros penales.

Activistas de derechos humanos y familiares de víctimas de la dictadura presionan desde hace 20 años para que se cierre la cárcel especial para estos criminales.

Gendarmería, dependiente del Ministerio de Justicia, construyó un nuevo y amplio pabellón en el interior de una cárcel para delincuentes comunes ubicada a 30 kilómetros al norte de Santiago para trasladar a los ex agentes condenados.

Los criminales que serán trasladados fueron condenados por secuestros, torturas, asesinatos y varios tienen penas que superan los 200 años.

La dictadura dejó un saldo oficial de 40.018 víctimas, incluidas 3.095 asesinadas y más de un millar de desaparecidos cuyo paradero aún se desconoce.

La mayoría de los agentes condenados o procesados se niegan a colaborar con la justicia, por lo que los jueces logran establecer los crímenes pero no el destino físico de los asesinados.

Un informe de una comisión de jueces de esta semana sobre el estado de las cárceles señala que en algunas prisiones los reos prácticamente duermen unos sobre otros, muchos no tienen luz natural, les sirven comida helada y pan casi crudo y viven en medio de cucarachas y chinches, entre otras muchas irregularidades.

Punta Peuco, en cambio, posee dos canchas de tenis, confortables salas de estar, cocinas bien equipadas y terrazas de primer nivel para recibir a familiares.

Mayor (R) Álvaro Corbalán internado de urgencia en el Hospital Militar

El retirado militar permanece en estado crítico de salud luego de su inminente traslado a la Cárcel de Alta Seguridad hace unos meses.

El Mayor ® Álvaro Corbalán Castilla, ex-agente de la Central Nacional de Informaciones, fue internado de urgencia en el Hospital Militar de Santiago durante el transcurso de la jornada de este miércoles.

El retirado militar, que lleva más de 25 años privado de libertad, permanece recluido desde diciembre del año pasado en la Cárcel de Alta Seguridad, luego que fuera trasladado desde el penal de Punta Peuco.

Corbalán permanece internado en el nosocomio castrense, donde se le están realizando diversos exámenes médicos para revisar su estado de salud, el cual permanece deteriorado desde que fuera trasladado al penal de máxima seguridad del país, donde en el cual incluso fue amenazado de muerte por el resto de los prisioneros de dicha cárcel.

No obstante, hace unos días, se le pidió su retorno a Punta Peuco tras el cumplimiento del plazo de castigo, tras un allanamiento intencional a su celda de dicho penal, lo que ocasionó su traslado a la CAS. Gendarmería rechazó la solicitud, debido a que el penal de Punta Peuco, según la institución, no reúne los requisitos para la permanencia de Corbalán en él.

Chile: Ex represor es hallado muerto en una plaza pública

SANTIAGO, Chile (AP) — Un ex represor de la dictadura de Augusto Pinochet apareció muerto el viernes en un parque público, con un tiro en la boca y un arma en una mano.

El capitán de la policía Rodrigo Mejías, dijo que el sujeto, Héctor Lira Aravena, fue encontrado en una banca con una bala en la cabeza y con un revólver que era de su propiedad.

Lira, de 69 años, perteneció a la policía represiva de la dictadura (1973-1990) y estaba condenado desde agosto a cuatro años de cárcel por su vinculación con la Operación Colombo, que hizo aparecer el asesinato de 119 izquierdistas como producto de rencillas entre ellos.

Si la Corte Suprema ratificaba la condena del ex suboficial de la policía en mayo, Aravena iba a ser enviado a la cárcel.

Los ex represores condenados son recluidos en una prisión especial para violadores de derechos humanos en Punta Peuco, 60 kilómetros al norte de Santiago, cuyas 112 plazas ya están ocupadas. Recientemente el ministro del Interior Jorge Burgos dijo que si la prisión sobrepasa su límite los represores serán enviados a otros centros penales.

Activistas de derechos humanos y familiares de víctimas de la dictadura presionan desde hace 20 años para que se cierre la cárcel especial para estos criminales.

Gendarmería, dependiente del Ministerio de Justicia, construyó un nuevo y amplio pabellón en el interior de una cárcel para delincuentes comunes ubicada a 30 kilómetros al norte de Santiago para trasladar a los ex agentes condenados.

Los criminales que serán trasladados fueron condenados por secuestros, torturas, asesinatos y varios tienen penas que superan los 200 años.

La dictadura dejó un saldo oficial de 40.018 víctimas, incluidas 3.095 asesinadas y más de un millar de desaparecidos cuyo paradero aún se desconoce.

La mayoría de los agentes condenados o procesados se niegan a colaborar con la justicia, por lo que los jueces logran establecer los crímenes pero no el destino físico de los asesinados.

Un informe de una comisión de jueces de esta semana sobre el estado de las cárceles señala que en algunas prisiones los reos prácticamente duermen unos sobre otros, muchos no tienen luz natural, les sirven comida helada y pan casi crudo y viven en medio de cucarachas y chinches, entre otras muchas irregularidades.

Punta Peuco, en cambio, posee dos canchas de tenis, confortables salas de estar, cocinas bien equipadas y terrazas de primer nivel para recibir a familiares.