petater

vine

How to pet four rats at once #Raff #Riff #Reese #Reggie

Made with Vine
Nulli se dicit mulier mea nubere malle
quam mihi, non si se Iuppiter ipse petat.
Dicit: sed mulier cupido quod dicit amanti
in vento et rapida scribere oportet aqua.
— 

C. Valerius Catullus, Carmina 70

“My woman says that she prefers to be married to no one / other than me, not even if Jupiter himself should seek her. / She says: but what a woman says to a desiring lover / ought to be written in wind and rapid water.” 

El eco de tus entrañas:

-Madre… – dije al entrar a su casa.

Me senté junto a ella a mirar por la ventana; la hierba estaba cubierta con los higos que los chupamirtos dejaron caer. Aún faltaba tiempo para el atardecer y la brisa tibia acariciaba nuestras caras.

La miré con detenimiento poniendo atención en cada uno de sus rasgos. Su cabello negro pintado con hebras blancas, las arrugas en su frente y en la comisura de sus labios; su rostro terso y moreno como la tierra debajo de nuestros pies.

Me devolvió la mirada y me tendió su pequeña mano.

Al tomarla recordé mi infancia a su lado, cuando jugábamos tendidas en el petate mientras esperábamos a papá. Recordé sus cuentos con olor a tuna y cazahuate; las rajas de ocote que iluminaban nuestras noches y las coronas de flores que tejía con sus manos para mí.

– ¿Recuerdas cuando me enseñaste a esconder mi sombra en el musgo? – le pregunté

Ella solo me miró.

Hoy he pensado mucho en eso mamá. Pareciera que mis recuerdos contigo son como esas hormiguitas rojas que pasan a ladito del fogón; vienen y vienen y no dejan de llegar – le dije apretando con cariño su mano.

Aquella tarde le conté uno a uno nuestros momentos juntas; le hablé sobre el amor y mi sed, sobre el polvo que cubría el camino y lo carcomido de la pared; hablé con ella hasta que mis palabras se volvieron lágrimas. Coloqué mi cabeza sobre su regazo, mi tristeza era como el chile de árbol quemándose sobre el comal, lloré mis entrañas, mi sangre, mi historia, la suya y la de mis abuelas también.

Justo cuando mi última lágrima cayó sobre su mandil floreado, la luz del sol de la tarde comenzó a filtrarse a través de la ventana y del tejamanil; entonces el amor, el dolor y la tristeza se transformaron en miedo.

Mi madre no hablaba porque no tenía voz, no lloraba porque no tenía lágrimas, no sonreía porque no tenía felicidad, no recordaba porque no tenía memoria. Mi madre no existía, sin embargo, era la más dulce de mis historias, la mejor de mis mentiras.

La visión de mi madre desapareció cuando cayó el sol. Me quedé de pie mirando la silla vacía, la casa en ruinas, las cenizas dispersas; quité con mis manos las telarañas que colgaban del techo y entonces salí. Pasé junto a la vieja carreta, debajo de la lechuza blanca y a un lado del lento cauce del río ancho; me envolvió la bruma del campo y el humo de la hierba que ardía en las acequias vecinas. Fue entonces que limpié las lágrimas de mis ojos, dejé de soñar y simplemente caminé.

Texto: Paola Klug
Fotografía: “Halo de Luz” de Marcela Taboada

Blog: https://paolak.wordpress.com/…/04/06/el-eco-de-tus-entranas/

Nulli se dicit mulier mea nubere malle
quam mihi, non si se Iuppiter ipse petat.
Dicit: sed mulier cupido quod dicit amanti,
in vento et rapida scribere oportet aqua.
— 

Catullus – Carmen LXX

Dice la mia signora che di nessuno vorrebbe essere
se non di me, quand'anche Giove stesso la domandasse.
Dice: ma ciò che ad un amante in delirio dice una donna
scriverlo conviene nel vento e nell'acqua che fugge.

thedreamsoficarus

El día era despejado.Era un buen día.

 A pesar de que el conde les había arrebatado prácticamente todo lo que habían podido coger en aquella incursión él estaba de buen humor. No era gran cosa pero ahora tenían otro par de manos en la granja. Eso siempre era bienvenido. ¿Por qué había decidido tomarle a él? No lo sabía. No tenía ni la más remota idea y ¡Por Odín si no había actuado por mero impulso!

Ahora solo sentía curiosidad por ese cristiano. Y una necesidad de conocimiento que no era fácilmente saciable. Se acercó a él arrojándole un par de petates de forma un poco brusca. — Muévete, el sol empezará a despuntar en cualquier momento, tenemos trabajo que hacer. — le ordenó, aunque con un tono que no era demasiado brusco, se colocó el hacha a la cintura y comprobó que llevaba todo listo, los niños y Lagertha tan siquiera se habían levantado aún. — Vamos al bosque. — le informó echando a andar sin mirar si el otro le seguía o no. Confiaba en que lo haría. Siempre lo hacía.

Koltzin pertenece al pueblo de los Xantilmeh, mitad carne, mitad piedra. Ella vive en un mundo dual en donde el sol la petrifica y los rayos de la luna le permiten moverse con relativa tranquilidad en el mundo de los humanos, al que alguna vez perteneció.

Hacía muchos años también fue humana, una niña pequeña engendrada de padres nahuas; sin embargo en un descuido fue engañada y llevada por Wéél –el más viejo de los Xantilmeh- a su casa en el interior del monte; en aquél lugar Koltzin comió pan de maíz endulzado con tejocote y tomó varias jícaras de atole dulce ofrecido por aquél extraño pero amable anciano. Una vez que Koltzin se sintió satisfecha cayó rendida en un petate, durmió profundamente por días enteros –mismos en los que su padre y su madre la buscaron sin éxito alguno- solo para despertar convertida en piedra.

Allí estaba ella, tiesa e inmóvil junto a un fogón y una hamaca. Frente a ella estaba Wéél convertido en piedra también, mirándola fijamente con sus ojos rocosos bien abiertos.

-Ahora eres una Xantilmeh- le dijo con su voz ronca.

A partir de hoy eres mi hija y esta será tu casa.

Koltzin tenía ganas de llorar pero las piedras no tienen lágrimas…

Seguir leyendo:  Blog: https://paolak.wordpress.com/2015/08/26/koltzin/

youtube

Remix de Jordi Hurtado para poner a todo petate en vuestros fiestakers en verano.

Imperdible.

Sólo las valientes se van.
Sólo las fuertes se marchan.
Sólo las que no tienen miedo de encontrarse con sus demonios
se atreven a dejarlo todo atrás.
Y ahora nos preguntan:
“¿cómo podemos marcharnos nosotras?”
El Viaje de la Heroína comenzó cuando te marchaste de aquella relación, trabajo, compañía, adicción, patrón mental, tradición, obligación … drama.
Tanto si has llegado como si todavía estás caminando, no te sientas mal porque lo hiciste. Debías marcharte. Tu destino te estaba llamando.
Ahora es hora de que sueltes la maleta, la mochila, el petate … no necesitas cargar con ese peso. No necesitas cargar con la culpa por haber sobrevivido.
Comprendo a las Heroínas.
Sè el dolor detrás de tu dulce sonrisa. También sè que hay amor y sabiduría en tus heridas. Tus cicatrices me hablan de tus batallas.
Eres amada. No estás sola. Miles de mujeres desean oír tu historia para poder encontrar la valentía, el amor y la Verdad que llevan dentro. #EfímeraBelleza

Made with Instagram