perros de la sangre

Es triste cuando te despiertas a la fuerza a las 7 de la mañana con ganas de morir, vas al instituto sin ganas y allí lo unico que haces es mirar el reloj mientras tienes unas ganas de soltar lágrimas terribles, ver como pasan las horas y darte cuenta de que no haces nada, solo perder tiempo, e incluso viene alguien para joderte mas…En el patio vas a la biblioteca porque estas cansada de ruido y ahí nadie te puede ver, pasan las 7 horas y vuelves a casa, quieres comer poco porque piensas que engordarás, pero ya es tarde, la ansiedad ha podido contigo y has comido excesivamente, llegan tus padres y te preguntan que tal tu dia, a lo que tu les contestas: -Bien- y rapidamente cambias de tema- Hoy vas a trabajar a las 4?-
Ellos no lo notan pero estás mal, estás muriendote; es más, ya estas muerta por dentro. Se van, te quedas sola en casa y te encierras en tu habitación, no puedes llorar pero sientes una sensacion que es peor, sientes ese vacío otra vez, ese vacío que pesa tanto y te acuestas. Ya no haces las tareas porque has enviado todo a la mierda y ya no te importa, tampoco estudias porque te has cansado de estudiar para suspender y que no valoren tu esfuerzo. Te empiezas a sentir peor que antes, sacas la cuchilla de tu bolsillo, la apoyas en tu brazo y la deslizas lentamente, esta sangrando, vas al baño porque no deja de salir sangre, buscas vendas pero ya se han acabado, gastastes la ultima ayer. No te puedes controlar, te da un ataque de nuevo y te desmayas, estas tirada en el suelo manchado de sangre mientras tus dos perros ladran a la puerta desde fuera, por suerte esta vez te despiertas antes de que vuelvan tus padres, has estado así 30 minutos, te asustas al ver tanta sangre en el suelo y lo limpias, tambien te has manchado la camiseta así que debes limpiarlo, estás mucho rato rascando pero no se va así que ya inventarás una excusa, ahora vas a limpiar ese poco que hay en tu habitacion, seguidamente escuchas el sonido de unas llaves, són ellos, estan subiendo, buscas una toalla y te metes en el baño, abres el grifo y simulas estar duchandote, te lavas el brazo y después te metes en la ducha, apesta a sangre… Te has pasado haciendo ese corte… Este fué profundo… Debes dejar de hacerlo pero eso pensastes la ultima vez. En el baño te hechas a llorar, ya no puedes más con tu vida, no le encuentras el sentido…Revisas que todo este bien y no se te haya olvidado nada y te vas a buscar tu muñequera para tapar ese corte, te duele demasiado así que te vistes y vas a la farmacia de al lado a por vendas diciendole a tu madre que te apetece zumo y bajas a comprar, llegas a la farmacia y la chica que trabaja allí te dice:
-Cuantas vendas?-Sin haberle dicho nada, y tu le dices que te dé 5 esta vez, la farmaceutica al fin te dice: -Te haré una pregunta, si no quieres no me respondas: Me puedes enseñar tus brazos?..
Yo siento como mi corazón se acelera y le enseño el brazo derecho; no habia nada, tan solo algunas marcas de quemaduras.. Pero ella no es tan tonta, me agarra el brazo, sube la manga lentamente, ve que hay muchos cortes pero también ve mi muñequera, la saco y me mira con cara de pena, se que quiere ayudarme.. Me dice: vamos entra dentro te curaré eso, tranquila no hace falta que me des explicaciones. Cierra la puerta con llave y entramos a la sala de dentro, ella me transmite confianza y seguridad, esa que siempre me ha faltado, mientras me limpia las heridas le pregunto como lo sabía.. Lo que menos me esperaba es lo siguiente: Su hermana también lo hacía y ella la ayudaba cuando la veía, pero cambió de tema, se notaba que no quería hablar de eso, al salir de allí me dió las vendas y me dijo que si necesitaba ayuda o quería hablar con ella alguna vez, preguntase por Andrea, le dí las gracias por todo y fuí a comprar el zumo, llego a casa y ya esta hecha la cena, me preguntan porque he tardado tanto y digo que habia mucha cola. Vuelvo a comer sin ganas y me siento culpable cuando como, me vuelvo a acostar, intento dormir pero no puedo, no dejo de pensar en todo… Són las 5 y aun no me he dormido, debo levantarme a las 7… Pasa el rato y empieza a salir el sol, no he dormido nada, me levanto y vuelvo a empezar el día, otra vez de camino al instituto con la vista nublada.
—  ChicaInvisible-ConAlasDeCristal
Clyo Mendoza + Sarah Davachi



I

Sé que sigue tu deseo con su pulso de hacha
Que yo entro y salgo con pájaros de tu mente
Yo entro y salgo ileso de tu mente
Esto es guerra
Esto es una maldita guerra
y yo me he visto ladrando encima de ti
perro feral que pelea por oler la sangre
del último muerto

II

Escucharte
es ver caer un puente en mis narices
Hablas como un animal de garganta tajada
que murmulla su nombre tibio y sin lengua

III

Te odio porque
tu luz ciega a los pájaros
que caen cavando su ruido en las rocas

IV

He empezado a escribir tu carta. Escribí un verbo hermoso u olvidado. En tu carta le falta una “e” a una palabra.
Me da pena ser yo.
Lo que haré mañana después de verte será encerrarme.
Estoy haciéndome niño.
Ya no quiero estar aquí un minuto más. Todo me está pasando esta noche.

He visto a los perros
afilando sus uñas con mis quebrantos.

V

Da una miel la noche para ahogarse en ella. Te daré tus cosas cuando tú las recojas. Si no sigue en lo tuyo y vete a la mierda, yo también. A esta hora siempre tengo en la cabeza la idea de un mar silbando ruido de color. Yo no te merezco. Tienes Razón, no valgo la pena, quiero aplaudirte.

VI

La niña con que me abrazas
aprieta tan fuerte
que puedo oír
todos los ríos en los que te has mojado.


[Clyo Mendoza, “todas las canciones que no ha escuchado (Lo que escribió Gabriel esperando la muerte de Ofelia”, Anamnesis, Cuadrivio, 2016].