pero dime ven

Toda pareja tiene su código de discutir, de hacer el amor, de perdonarse y hasta de reprochar las cosas al otro.
— 
Si tú me dices ven lo dejo todo… pero dime ven, Albert Espinosa (via juntos-en-secreto)

Y aunque yo no era consciente, justo en ese instante, en aquel barco, iba a recibir la lección más importante que nunca había escuchado… Como pasa siempre en la vida, en aquel instante no le di tanto valor. Ahora es cuando comprendo su sentido. No sé cómo pude estar tantos años viviendo de espaldas a sus palabras…

- Somos energía. Energía es lo que yo veo en todo este mundo. Energías que te inundan cuando las ves, cuando las escuchas, cuando las quieres, cuando te diste cuenta de que las amabas… energías que te permiten encontrar tus sendas. Las energías no se pueden fingir, son las que son. Te pueden ayudar a ver tu futuro o devolverte tu niñez o a tu adolescencia. Yo busco energías, (…) tras los cuerpos, tras las palabras, tras el amor, tras el deseo están esas energías poderosas. (…) ¿Sabes cuántas energías has de encontrar para completar tu vida? Tan sólo (…) que te impacten. Es suficiente.

— Albert Espinosa, ‘Si tú me dices ven lo dejo todo… pero dime ven.’

Sé que podía haber ido tras ella. Aún no se había marchado, pero teníamos tantos problemas, arrastrábamos tanto pasado que era imposible que se solucionase como en una de esas películas de cine. No hubiera servido de nada aparecer en la puerta de la habitación, mirarla, apartarla de la maleta, darle uno de esos besos increíbles y decirle que no se marchara. No serviría de nada y yo lo sabía. Ella necesitaba que le dijese otras cosas que yo no podía decir en aquel momento. Y es que hay veces que una pareja arrastra tanto que ni el amor es suficiente… Ni el amor es suficiente.
Finalmente me miró y me soltó las tres preguntas que llevaba años deseoso de que alguien me hiciera: «¿Quieres o no quieres controlar tu vida? ¿Quieres o no quieres ser dueño de todos tus momentos? ¿Quieres?».
— 

Libro: “Si me dices ven lo dejo todo… Pero dime ven”

(via juntos-en-secreto)

—¿Qué es estar vivo? —me preguntó.
Odio cuando te hacen preguntas que sabes que son
absurdas o que tienen trampa o que son incontestables. No
contesté.
—Estar vivo es… dar vida —se respondió a sí mismo—.
Dar vida a los que te rodean. Cualquier cosa que dé vida está
viva, recuérdelo. Imagínate las vidas que han salvado esos
faros, las vidas que han evitado que se hundan en la mar…
—  SI TU ME DICES VEN LO DEJO TODO… PERO DIME VEN- De Albert Espenosa.