pernicioso

Soy tu Sombra.

Crees verme, pero aún no has visto nada. Tan solo vislumbras un pedazo de mí, y no llegas a ver lo que realmente es digno de apreciar. Con una palabra puedo parecer divertido; con un movimiento puedo parecer más grande, pero nunca aterrador. Siempre estoy a tu lado, pero nunca me dejo alcanzar, me escurro entre las grietas, me deslizo por cualquier superficie. Poseo la capacidad de ver tus dos lados, y tú solo puedes ver uno de los míos.

Y, cuando quieras darte cuenta, se hará de noche, y yo estaré en todas partes. ¿Parecía inofensiva? Yo también lo creía, pero con el tiempo me he vuelto tan grande como tú, hasta darme cuenta de que la única razón por la que crezco es para superarte.

Soy la que consume tu imagen.