perfecta

La verdad es que no todos los días tenemos ganas de sonreír, hablar y actuar como si la vida fuera perfecta.