La vida te puede dar mil tropezones en todos los órdenes, en el amor, en el trabajo, en la mentira de lo que estás pensando, en los sueños que piensas concretar, pero una y mil veces estás hecho con fuerza para volverte a levantar y volver a empezar, porque lo importante es el camino.