pensmaiento

Tengo el corazón
dividido entre 
el recuerdo
de un “quizá vuelva
a verte”.

Perdí demasiado tiempo
desvistiéndome las manos,
que hoy,
son solo dos uñas
que rasgan
y no abrazan.


Ocupe tanto tiempo
recordando aquella
maleta que empacabas,
mientras salías de mi vida
a pasos largos.


Me olvide que la vida es
eso que transcurre
cuando más extrañas.


Que no puedes quedarte quieto
sin hacer nada. Que quererte
implica dejar al resto
y marchitarme mientras
te espero.


Que querer
no siempre es poder.
Porque yo te quiero,
y a pesar de ello,
no vuelves.
Y el columpio que hicimos nuestro
se oxida.


Espero sepas entender porque
ya no puedo esperarte más tiempo.


Le robé demasiadas horas al reloj,
que en mis mañanas, siempre es ayer.

—  Álex Hernández. Esperarte sería como perderme. (Qué mal nos queremos)