2:10

Aquí estoy otra vez con la fría noche, que se hace más larga…ya que le estoy hablando de ti. No sé cómo mi mente me juega trucos, no sé cómo puedes interrumpir cuando estoy a segundos de dormir.

Quizás esto también sea un sueño, uno de esos de los que tanto me encantan, donde puedo apreciar tus ojos cafés, tu manera de hablar, tu cabello corto, que te hace ver tan tierna, tu dulce tono de piel.

Odiaría que me despertaran, dado que en mis sueños es el único lugar donde puedo tenerte  y créeme que soy capaz de matar al que me despierte. Escucho cada uno de tus palabras, que siempre espere que dijeras. Ya que siempre pensé que yo era el único que imaginaba un “nosotros”.

Al levantarme, lo primero que pensé fue en tus dulces ojos cafés, en ese pequeño brillo que suele aparecer en ellos, a raíz de eso surgían varias preguntas que no les encontraba respuesta… ¿ahora qué? Ya los dos dijimos nuestros sentimientos, pero igual no podemos estar juntos, ¿Qué seremos? ¿Prófugos?

Me gusta pensar como seria si hubiera existido un “nosotros” ¿Todo sería como lo he imaginado tantas veces? ¿Sería lo mismo para ti?

¿Quizás sea mejor solo soñarte? Tal vez así no puedas decepcionarme.

¿Nunca has sentido algo por una persona sin siquiera tocarla? Fue algo mágico.

No eres esa chica que tanto he deseado tener. Si, te gusta la música, la escritura. Hay tantas cosas en ti, que me encantan, que aún no he terminado de entender, creo que eso es lo que hace que para mí seas mágica. Simplemente tienes algo más, que me hace levitar.

Al pasar los días, entendí que para que negar, para que decir que no me gusta pensar que al dormir es que te puedo encontrar, porque tú en mis sueños presente estas.