pelo rizo

Lengua, beso, boca, labio; niño, joven, viejo, sabio. Calvo, rizo, pelo lacio; techo, casa cielo, espacio. Sexo, orgasmo, se humedece; quizás, nunca, siempre a veces. Libro, letra, cuento, narra; ron con hielo, trago, barra. Tres millones de latidos en un periodo mensual, caminamos dando diez mil pasos en un día normal. Crudo, hervido, asado, frito; guerra, iglesia, rezo, grito. Muy poquito, demasiado; corro, vuelo, salto, nado. Puede llegar algún día el colmo de la biología, vivir con sangre caliente pa’ morir a sangre fría.
—  Respira el Momento - Calle 13

“Amor:

Juega con tu mascota que te recibe con emoción cuando llegas a casa,
Juega con tu viejo balón de fútbol que no quieres reemplazar porque sientes que te da buena suerte,
Juega con tu computador y los miles de juegos en línea que has comprado irracionalmente,
Juega con tu consola de videojuegos un día entero sin bañarte si quieres,
Juega con la suerte y el azar en la ruleta,
Juega con los rizos de tu pelo mientras piensas…
Si lo que quieres es jugar, te doy estas y más opciones.
Pero no juegues conmigo… 

Mira que yo siempre pierdo.

- Psicotinta.

4

Tú eres dama casera, resignada, sumisa,
atada a los prejuicios de los hombres; yo no;
que yo soy Rocinante corriendo desbocado
olfateando horizontes de justicia de Dios.
Tú en ti misma no mandas;
a ti todos te mandan; en ti mandan tu esposo, tus
padres, tus parientes, el cura, el modista,
el teatro, el casino, el auto,
las alhajas, el banquete, el champán, el cielo
y el infierno, y el que dirán social.
En mí no, que en mí manda mi solo corazón,
mi solo pensamiento; quien manda en mí soy yo.

Poema: A Julia de Burgos

Por: Julia de Burgos