partirse

Es una chica indescriptible, juega con fuego y le gusta quemarse. Arde en el intento de ser feliz y sonríe cuando las espinas las lleva dentro. Y cuando menos sientes, las dispara como balas en forma de sonrisas.

Florece cuando la primavera ha dicho adiós y es tormenta cuando los colores empiezan a brotar. Detesta las comparaciones, aunque siempre se ha parecido a una mirada que ve un atardecer. Tan triste. Tan nostálgica. Tan preciosa.

Es de las que se da cuenta que lo han tenido cuando lo han perdido, y se pone a llorar como una loca: con fuerza, con rutina y autodestructiva. Sigue con su mirada lo que ya no se perdió en el horizonte.

Cuántas veces tuvo que partirse la boca por un beso de una boca que ya le había dicho adiós.

Cuántas veces tuvo que partirse el ama por un corazón roto que ya había convertido el suyo en rebelde.

Cuántas veces tuvo que mirar atrás, tan sólo para darse cuenta de cuán lejos se encontraba de lo que un día vivió. De lo que un día fue.

No fue el amor que la cambió, fue el darse cuenta de que el otro jamás la había amado. Que sólo había jugado y que había caído en sus ases bajo la manga.

Se convirtió en una chica fría, tanto que es posible que te congele el corazón y que, después de ella, nunca vuelvas a sentir igual.
Jugaron con su corazón, virgen y puro, para convertirlo en uno, cortante y suicida.

Un día jugó a morir con metanfetaminas y sólo se produjo a sí misma infinitas risas. Quería morir en aquellos brazos. Quería que aquel abrazo representara su ataúd, su tumba y su prefacio. Quería irse en aquel momento. Rezó tan fuerte que una tormenta estalló al otro lado del mundo y la ciudad ardió en llamas.

En el pelo lleva enredados muchos de los atardeceres en los que ha muerto, pero también lleva los amaneceres que la han visto despertar inmortal.

Así es ella: inmortalmente fuerte, aunque, a veces, una mirada, sonrisa o voz, la hace temblar.

—  “Ella es diferente”, Benjamín Griss
Ella sólo busca que la quieran en su forma,
y no en las millones que existen.
Quiere que la quieran única
y no cualquiera.

Vive la vida despeinada,
fumándose un peta en cada esquina,
llorando en la barra del mismo bar que lleva su nombre,
yendo de taxi en taxi detrás del amor de su vida
que olvidó decirle cuándo iba a ser la próxima cita.

Tiene la mirada clavada donde todos, pero mira como nadie.

Es una chica sin filtros,
sin pelos en la lengua,
sin ataduras en el corazón.
Dice lo que tiene que decir
y siente lo que no quiere sentir.

Es la gata que camina por los tejados a medianoche
en busca de una caricia
y huye al primer roce.

Es tan única
que ni siquiera la encuentras en un libro,
ni en una fragancia
ni en un paisaje.

Lo de sus ojeras ya nos lo cuentan las canciones,
lo de su sonrisa ya nos lo cuentan las interminables veces en las que tuvo que partirse para ser la chica valiente que ahora es,
porque eso si: un día tuvo tanto miedo, que no tuvo otra opción que secarse las lágrimas y tomar al toro por los cuernos que dicho sea de paso: ya los llevaba clavados en el pecho.

Ella es el sol de The Beatles,
la paciencia de Guns N’ Roses,
la satisfacción de los Rolling Stones;
la voz rota de Kurt,
la sonrisa fugaz de Amy,
la mirada perdida de Jim,
el espíritu rebelde de Janis.

Jamás se ha rendido por nada,
aunque muchas veces lo ha hecho por alguien.
Lo ha dejado todo por un abrazo
y ha hecho estallar esa presión del pecho
contra otro pecho.
Dos corazones que laten al compás
es música para cualquier sentimiento.

No la catalogues como una chica rota,
porque no lo es,
lo que sí es:
una chica que lleva mil guerras perdidas en la mirada
y mil cicatrices bajo la sonrisa.
—  Benjamín Griss
Ride.

10:40 p.m

Hace frío. Puedo ver como las nubes comienzan a formarse sobre el oscuro cielo, no hay estrellas y pequeñas gotas de lluvia comienzan a caer. Sin embargo no me preocupo por acelerar el paso para llegar a casa antes de que terminase empapado.

La gente a mi alrededor comienza a dispersarse, quizás realmente llevan prisa o tal vez por el mero hecho de que una tormenta se aproxima. Tal vez porque alguien los espera en casa, o llegan tarde a una cita.

Entonces recuerdo el motivo por el cual no tengo prisa: Nadie me espera en casa.

A unos pasos me topo con una mujer, ella es pelirroja y se encuentra realmente triste y enfadada, intento no escuchar demasiado su conversación por teléfono sin embargo ella grita “Mi vida sería mejor si no te hubiera conocido” e inevitablemente me siento mal por la persona del otro lado de la linea y pienso que quizás estar solo no es tan malo después de todo.

11:30 p.m

Estar solo definitivamente es terrible.

No solo está lloviendo sino que me encuentro empapado de pies a cabeza ¿Es posible que lloviera tanto? De ser así nunca hubiera salido de casa desde un principio. Desde ahora comenzaría a ver más seguido el clima.

Caminar a casa bajo la lluvia no era mi mayor problema sino el hambre con el que tenía que cargar además del aburrimiento, quiero decir, hablar solo por rato es entretenido pero luego de un rato comienza a ser estresante y realmente comenzaba a replantearme mi vida hasta llegar a la conclusión de que no debería haber nacido.

Y antes de siquiera comenzar a planear un suicidio digno un lamborghini negro se estaciona a mi lado y me hace señas para que me acercase.

¿Qué debía hacer? Subir al auto de un extraño y así de fácil? 

¿La gente hace eso?

Un vago recuerdo de mi madre diciendome a mi yo de pequeño que no debo subir al auto de un desconocido vino a mi mente, pero entonces recordé que nunca mencionó nada sobre subir a un lamborghini. Y en mi cabeza parecía tener sentido entonces avancé hasta la ventanilla y la golpee dos veces, para ese momento quizás lo volví a reconsiderar y la opción de seguir caminando y evitar problemas comenzaba a ser más razonable.

Sin embargo ya me encontraba dentro del coche como si no tuviera control sobre mi cuerpo, quizás se trataba del instinto que buscaba protección o descansar un momento los pies, pero luego note al joven de cabello oscuro y pequeños ojos con grandes pestañas sobre el volante mirandome en silencio con una mueca divertida y deseché cualquier opción de salir huyendo.

“Um. Hola, graci-”

“Oh no es nada, te vi allí en apuros. Supuse que necesitarías que alguien te acerque a casa ¿No es así?” interrumpe y su voz suena más profunda de lo que imaginé. 

“Sí, no esperaba que lloviera y aún me quedaba un largo camino de vuelta a casa.” repentinamente me encuentro algo incomodo y quiero huir nuevamente. 

 ¿Se supone que sea tan guapo? 

“Pues, la próxima ten cuidado, no deberías de andar solo por esta zona” menciona tomando el volante regresando nuevamente a la carretera. 

“¿Por qué lo dices?” 

“Honestamente, no es por juzgar, pero hay gente peligrosa por estos lares. De hecho, te cogí porque creí que vendías hierba.” me dice entre risas, ¿Qué mierda? Y no, realmente no es divertido en absoluto porque me siento un completo idiota. 

“Oh. Bueno, tú podrías habermelo dicho” medio rio con ganas de detener una bala con mi cabeza. “Um. Si te molesta puedo bajar no hay problema con eso” hago un esfuerzo por parecer calmado sin embargo dentro de mi cabeza me aventé del coche en marcha unas siete veces ya. 

“Descuida bonito, no eres un problema” me dice sonriente con aires de grandeza. “Pareces agradable, y realmente llevo un largo rato solo necesito hablar con alguien o voy a volverme loco. Así que dime, ¿Como es tu nombre?”

Bonito. 

El extraño desconocido me llamó bonito. 

“Está bien. Samuel, mi nombre es Samuel” 

“Me gusta, pega con tu cara” señala con una mano mi rostro tocando la punta de mi nariz, e intento ignorar el contacto y me pregunto qué parte de mi hace verme como ‘Samuel’ Incluso suena extraño pensarlo de esa forma.
“Puedes llamarme Willy” agrega con una sonrisa de lado y entonces presiona el acelerador a fondo logrando hacerme encoger sobre mi asiento. 

 Sospechaba que probablemente Willy era un suicida homicida pero honestamente no tenía intenciones de averiguarlo esta noche.

“Ya que estamos, cuentame algo sobre ti” me atrevo a decir para romper el hielo. 

“¿Algo sobre mi?” hace una breve pausa y observo como sus cejas se elevan y su lengua filosa se desliza por su labio inferior pero su mirada sigue intacta hacía el frente. “Bueno tengo veintitrés años, vivo solo. Um tengo una hermana, mi mejor amigo se llama Frank y mi hobbie es salir a pasear en mi precioso lamborghini. Mi color favorito es el azul y creo que eso es todo” 

 Ese era Willy desde su punto de vista, desde el mío, Willy es: Adorable y caliente, una mezcla extraña. Bonita piel, largas pestañas, lindo perfil. Auto costoso igual a vida lujosa, aunque eso solo es una teoría. 

“Ahora tú” me dice en un tono aniñado imposible de ignorar, y entonces me veo obligado a voltear mi vista hacía ‘cualquier lado que no sea su rostro que acaba de voltear a verme’ y en uno de esos instantes en los que regreso a la tierra recuerdo que hemos ido en dirección contraria a mi casa y que de hecho, jamás mencioné donde vivo. 

Y lo más importante, aún me encontraba con un desconocido, no tan desconocido ahora. ¿Qué haría mamá en estos momentos? 

“¿Donde estamos yendo Willy?” cambio de tema e inevitablemente sueno asustado y este ríe ante eso. 

“Tranquilo, no soy un asesino en serie o un violador si eso es lo que estás pensando. Solo quiero enseñarte algo.” me dice calmado y divertido, y por un momento me siento como si estuviera hablando con un amigo de toda la vida y no tuviera porqué temer o entrar en pánico entonces me relajo y suelto todo el aire retenido en mis pulmones. 

12:20 a.m.

 Observo en silencio como Willy estaciona el coche a un costado de la carretera, pero no me asusto, simplemente espero a que algo suceda. 

 Entonces él enciende la radio y una canción empieza a sonar. 

 X

“¿Te gusta?” pregunta en un susurro como si estuviera por contarme un secreto que nadie podía oír.

 Es preciosa.

“Sí” 

“Es mi canción favorita” me dice ilusionado, “Cierra tus ojos Samuel, solo un momento” 

 Realmente sonaba extraño pero nadie estaba allí, así que hice lo que me pidió sin desconfiar de él. 

 Mis parpados se sellaron y pronto todos mis sentidos se agudizaron, podía sentirlo todo. La letra de la canción, las gotas de lluvia cayendo con rudeza. 

Podía escuchar mi corazón latiendo, podía escuchar el corazón de Willy también. 

También pude escucharle acomodarse sobre su asiento e inclinarse hacía delante, entonces decidí abrir mi ojos. 
Él se encontraba mirandome con una pequeña sonrisa y quise besarlo, y así lo hice. 

 Tomé de su suave mejilla y rocé aquellos labios rosados y suaves con los míos. Más que un beso se trataba de una caricia, una caricia hacía un desconocido que me enseñó que aún podía sentir mi corazón dentro de mi, que aún latía a pesar de tanto daño hace años atrás.  

“Me agradas” le escucho decir al apartarse entonces sonrío, es absurdo y no deja de ser extraño pero es agradable. Willy es agradable. 

“Tú también me agradas. Tal vez, podríamos ser amigos.” 

“Te llevaré a casa” me dice entre risas y me siento perdido.

“¿Qué pasa?” 

“Es que tú, tienes un concepto extraño por amigos” me explica volviendo a partirse en risas y no me defiendo ante eso, porque quizás está muy en lo cierto pero no quiero llamarlo de otra forma de momento, así que está bien. Él sigue riendo y pronto me uno y ambos estamos riendo ahora, y ya ni siquiera es gracioso pero no nos detenemos. 

01:00 am.

 Aún sigue lloviendo pero eso no importa porque Willy me ha traído de vuelta a casa. 

—————-

 Feliz cumpleaños @celylovegood te quiero mucho, espero que te guste.♥

harumfao  asked:

Me puse a revolver... Y sobre el ''¿Tienes frío?'' Pues, piscis solo puede estar debajo de agua calida o que el estuvo más veces en coma que todos los demás, quizá tenga relación con lo que publico. Esto no concuerda en nada, mejor sigo rompiendome la cabeza. :'D

No, pero es divertido verlos partirse el ser jdncjensvkjnvjsndf

Tiene ojeras hasta la comisura de sus labios, sus senos no son magnolias; pero hacen soñar en días de Sol.
Se lava la cara en las noches para olvidar el humo de la ciudad y los malos ratos en la calle. Ella no mira qué tan perfecta le queda una blusa si rebajase los kilos que su nutricionista le sugirió, ella va a comerse el mundo con su mente; porque aprendió que la silueta es el arma que protege el alma. Puede gastarse, llenarse de estrías: Pero son marcas de lucha, horas frente al espejo entiendo que su cuerpo es el inicio a la relación más duradera de todas: El amor propio.
Así que se arregla porque todos los días son fiesta y sabor, porque al fin entendió que puede partirse, pero que si tiene amor a sua defectos y virtudes; cualquier vacío es un trampolín hacia el éxito.
—  Café para la Luna, Daniela Arboleda.
Lo de sus ojeras ya nos lo cuentan las canciones,
lo de su sonrisa ya nos lo cuentan las interminables veces en las que tuvo que partirse para ser la chica valiente que ahora es,
porque eso si: un día tuvo tanto miedo, que no tuvo otra opción que secarse las lágrimas y tomar al toro por los cuernos que dicho sea de paso: ya los llevaba clavados en el pecho.

Te veía dormir, ¿y sabes?
Ver dormir a quien amas es una putada.

Tenías los ojos como la luna en pleno agosto
y los labios igual que un algodón de azúcar,
la curva de tu sonrisa era mi favorita para matarme,
siempre que te veía desapercibida y tú no te dabas cuenta de lo feliz que me hacías con el simple hecho de existir.

El otoño es la época con la cual ahora me identifico más,
pasan muchas personas por aquí pisando mis hojas secas,
produciendo un sonido al partirse en mil pedazos;
algo así sonó aquel día en que dijiste que te marchabas
y en aquel momento deseé con todas las fuerzas de la química
que mi corazón fuese de titanio.

No detuve tus pasos, tampoco decidí caminar contigo;
tarde comprendí que si la gente se va de nuestra vida
es porque quiere, nada más;
no hay excusa para salir de la vida de otra persona de la noche a la mañana.
Siempre he pensado que las despedidas deberían de ser anticipadas,
para así no causar tanto daño en un solo día,
y así preparase para el desastroso adiós.

Finalmente llegan las cosas que no queremos que lleguen jamás.
El día llegó y tenías que irte,
no sé adónde, pero lejos de mí.
Las despedidas causan los peores vértigos.
He odiado la idea de tener que recordar fechas,
porque, aunque son números, tienen historia.
A veces una historia bonita;
otras veces, una desastrosa.
Y no sé por qué tiendo a recordar siempre lo que me hace daño.

Sigo tanteando desde la distancia tu precipicio para no caer tan fuerte;
sigo manteniendo insomnios que llevan tu nombre y terminan en un verso;
sigo manteniendo el silencio cuando me preguntan que qué me pasa,
cuando, en realidad, me pasa alguien. Tú.

—  Benjamín Griss
❛❛ Sometimes when I close my eyes I pretend I'm alright but it's never enough ❜❜

○  ramyeon-haired

Tenemos que hablar de esto, Eliot.  — escuchó la voz de Margo taladrando su cabeza, ni siquiera se dignó a mirarla, llenando su tercera copa  — Preferiría que no.  — sentenció finalmente, vaciando el vaso directamente de un solo trago, lo suficiente para acallar unos segundos esos sentimientos desgarradores de su interior. La chica soltó un sollozo y Eliot cerró los ojos como si así pudiera ignorarlo, escucharla llorar solo empeoraba las cosas, y aunque era consciente de que todo eso era por parte de aquellas malditas botellas de sentimientos no era mucho más llevadero. En esos momentos ni siquiera aguantaba la compañía de la chica. Dejó la copa a un lado y directamente agarró un par de botellas cuando Margo abandonó la habitación.

Necesitaba estar solo, necesitaba dejar de pensar, necesitaba dejar de sentir. Caminó pesadamente por la casa, silenciosa salvo por alguna risa histérica de Penny en algún lugar en el jardín trasero y el llanto de Alice cuando pasó por delante del salón, apenas vio la cabellera de la chica acompañada por alguien, Quentin, probablemente, eso solo empeoró el nudo de su garganta. Pasó de largo subiendo hasta el piso superior. Alzó una mano, estaba algo mareado pero no lo suficiente, dejó una botella sobre la mesa de noche de su dormitorio, llevándose la otra a la boca, bebiendo hasta que el ardor del alcohol prácticamente le hizo escupir, tosiendo descontroladamente.

Ojalá sus sentimientos fueran tan fáciles de expulsar como ese alcohol. Aun así se forzó a seguir bebiendo, con cada trago su mente estaba menos ligada a la realidad, lo peor es que también estaba más perdida en sus recuerdos. Jadeó, cerrando los ojos con fuerza, por un instante en su mente solo estaba la imagen de Alice en los brazos de Quentin, el dolor sordo que llevaba meses ignorando se hizo el doble de intenso, bebió otro trago. Aun recordaba la sensación de los besos de Quentin, de las caricias en su cabello, de su nombre susurrado. Y luego escuchó los sollozos de Margo en su cabeza, en un bucle insoportable, jadeó de nuevo, en busca de aire y echó la cabeza hacia atrás golpeándose contra el cabecero de la cama, con los ojos empañados, en un estado que ni siquiera sabía si estaba llorando o se debía al alcohol en sus venas. Vació la botella con su siguiente sorbo y las náuseas no tardaron en venir a él sin embargo apretó los párpados conteniéndolas, pero eso provocó que una imagen acudiera a su cabeza el rostro de Mike, la sangre resbalando por su barbilla, el sonido de su cuello al partirse. 

Se puso en pie, tambaleándose y casi cayendo de bruces al suelo, agarrando aun la botella la arrojó violentamente hacia el otro lado de la habitación, observándola partirse en miles de cristales, sintiéndose casi liberado se volteó, todo le daba vueltas y sus manos se cerraron en lo primero que encontró, la lámpara, haciendo lo mismo con un grito de dolor.

Pero dime cómo, en términos reales, iba a olvidarme de tu boca, si es lo que un día me salvó.

Y ahora mírame, estoy con las alas caídas y la mirada puesta en las estrellas.

A veces pienso que ellas también están cansadas de que tú no las veas. Y que, al final del día, son las que tengan que lidiar con el infierno que es, déjame recordarte: necesitarte y que tú no pienses en mí.

Soy un retazo de lo que un día fui.
Y quemé a cuantos estuvieron ahí, por eso lo siento, no fue mi intención hacerte daño, convertirte en piedra ni que anochecieras en tristeza.

Por eso lo siento, cariño. No quise ser tormenta, pero es que a ti siempre te gustaron los climas tropicales.

Pero, entonces, cómo se quiere a alguien sino abrazando sus partes rotas, aunque eso implique cortarse el cuerpo. Y yo tengo varias cicatrices que enseñarte.

Porque si algo sé hacer bien es quererte hasta que duela, hasta que cada parte que está en su lugar sienta que está perdida, hasta que los pétalos tengan envidia de las espinas.

¿Sabes cuando el cielo está por partirse en dos en medio de un huracán? Así tú y yo, supongo que el nuestro fue a última escala.

“Pero cálame los huesos”, te supliqué mientras te ibas.

Y a ti eso pareció no importarte tanto, puesto que me calaste con el último adiós, y no como soñaba. Pero qué ingenuo fui al siquiera pensar que te quedarías y desempacarías tu ropa.

Yo ya te había ordenado las cosas por dentro para que habitaras, y no te incomodaran esos pequeños defectos que tanto te gustaban.

Coge aire, esto va a tomar tiempo, el amanecer tarda en llegar para aquellos que quieren desaparecer entre tanto escombro.

Mira, el primer rayo de sol es para ti. Te lo regalo.

—  Benjamín Griss
Al olvido| songfic| pedido| VEGETTAXX

Me lo pidieron hace tiempo.
Al olvido| songfic| pedido| vegettaxx

Ahí estaba Frank de nuevo observando las cosas que tan cuidadosamente guardaba en una pequeña caja de cartón con un pequeño corazón rojo brillante y con una línea hecha con rabia con un plumón negro sobre este.

-Samuel…- suspiró amargamente al ver las fotos, cartas, peluches y chucherias de enamorados -es… es tiempo- dijo al momento de tomar una pequeña carta en un sobre blanco y con letras corridas por las lágrimas derramadas ese día…

Eran las 2 pm cuando el timbre sonó haciendo que Frank fuese a la puerta para coger este mismo sobre. Al momento de llegar a su habitación vió algo que le llamó la atención en youtube “nueva vida en L.A.” espera… ¿qué? Esto no tenía la más mínima lógica, Samuel era su novio, como mínimo le hubiese avisado ¿no?

En su desentendimiento Frank vio aquel video y el que se encontraba en el canal de su tan querido “amigo” Willy con el cual tuvo una gran batalla por quien estaba junto a “su Samu”…

-vaya tela… ¿cuánto ha pasado desde ese día?- dijo triste con el pequeño sobre aún cerrado. Decidido cogió el abre cartas y con mucha delicadeza abrió el sobre.

“Querido Frank:

Siempre es difícil empezar sin recordar cuando dar era lo primordial en ésta nuestra relación…”

*Flash back*
-hola, Samu- decía alegre Frank al ver a su novio en la puerta de su casa con las manos detrás de su espalda.

-hola, Frankie…- contestó el chico feliz.

-¿qué traes allá atrás?- preguntó el chico curioso cuando Samuel le enseñó un par de entradas.

-dijiste que querías ir a ver la película así que te compre las entradas- dijo algo sonrojado.
-ay, gracias, vamos- dijo el menor para técnicamente lanzarse contra aquel chico, si novio.

*Fin flash back*

*Flash back*

“¿sabes quien irá a ver "Hércules” está tarde?“ preguntó "Vegetta” en AM3 mientras Frank desde el “viejo continente” lo veía por youtube.

“no, ¿quién?” respondió “Willy” “pues nosotros” le contestó el mayor.

-así que no era al único al que se lo decías ¿eh? Yo que me sentía especial- dijo enfadado Frank.

*Fin flash back 2*

“ …Hasta que el mar se cansó de permanecer en calma y se dio vuelta en esta letra mostrando mi desesperación.
Desde que no puedo volver a desear ver el amanecer contigo estoy decidido a cambiar el punto de partida y sea yo quien decida parar he irse al olvido…”

-Vaya que olvido tío, vete con otro tío a otro continente cada vez que quieras terminar con alguien ¿no?- dijo molesto.

“…Es más que una larga distancia lo que nos separa hay un abismo de tiempo en vida que irrumpe las ganas que para mi deseo de reír contigo en una especie de parálisis relativa que cuando tu vas yo ya iba…”

-cla-claro tío, no trates de escusarte, no así, da la cara no una carta- dijo con rabia apretando sus nudillos.

“…Es parte de nuestra esencia que persiste que a pesar del cariño sabe muy bien que existe y no está dispuesta a ceder por tan poco aunque la pena carcoma y llores perdiendo el foco…”

*Flash back*

-Samuel- dijo al teléfono con la voz quebrada al notar lo que había pasado, su novio lo había “botado” cual papel usado.

-Sa-Samuel está durmiendo- dijo una voz que bien conocía… Willy.

-¡hijo de puta! ¡¿quién te crees para largarte con MI NOVIO!?- dijo o más bien le gritó al aparato provocando que Samuel se despertara de su siesta junto a Guille.

-é-él no te ha quitado nada ¿has leído la carta acaso?- dijo enfadado al ver como trataba Frank a Guillermo.

-¡claro que no! ¡si vas a decirme algo, DÍMELO A LA CARA!- dijo mientras las lágrimas corrían y corrían por su rostro.

-por favor, leela, adiós- dijo para colgar el móvil y apagarlo.

*Fin flash back*

“…Quizás nos confundimos por un principio cálido hablábamos muy bien para ser tan áridos hasta que derrepente se dio un vuelco extraño me hiciste sentir cosas en 2 meses que nadie en un año”

*Flash back*

-ay tío, como me divierto al grabar contigo, eres una pasada- dijo alegre Samuel o más bien, Vegetta.

-claro… ¿qué opinas si vamos a tomar un helado?- dijo sonrojado por la llamada de skype.

-claro, pero no como una cita porque ya sabes, estoy con Willy y por nada quiero que crea que le estoy engañando o algo parecido- dijo riendo nervioso.

*Fin flash back*

“…Así se dio con prisa y los cambios empezaron influiste en mi vida, pero al final me atraparon por estar sintiendo cosas lindas por ti fui dejado contra la pared y tuve que decidir y fue la primera vez que actué contra mi voluntad quería seguir hablándote, pero por lealtad preferí seguir el rumbo que otro hombre había marcado estaba comprometido y feliz a su lado…”

*Flash back*

-lo lamento Frank, pero esto ya no puede seguir así, necesito… necesito alejarme de ti- dijo cabizbajo -tu sabes que yo quiero mucho a Guillermo como para hacerle esto.

-claro… adiós…

-adiós…

*Fin flash back*

“…Aún así te extrañé lo suficiente volver a traerte y en mi vida dejarte era mi prioridad 
Las cosas se complican más ahora me gustas más y más se ahoga mi corazón de inseguridad 
Ya confundido estaba te componía canciones a ver si quitaba mi falta de cojones 
Las cosas se fueron dando entre tú y yo”

-yo… yo no quiero canciones… yo… yo te quiero a ti… aquí… conmigo- dijo entre lágrimas arrugado el papel y viendo otros en la pequeña caja.

“Por fin cierro un ciclo y me quedo contigo aunque no fuiste mi razón, pero si mi abrigo pensé que cambiaría ahora hay promesas nadie se interpone solo nuestras cabezas”

-no Samuel, el único que se interpone eres tu…

*Pero ese es el problema, el problemas más grande creo que pensar en esto no deja que ande las cosas se detienen por mucho que quiera que avancen no sé que está pasando “sentimientos trancen”“

-el problema… el problema… ¡el problema eres tu!

"Tenemos un par de discusiones sin soluciones donde están las ganas de salir solo quiero vivir mi paraíso prometido porque asiduo estoy perdido y yo no se ni cuando ni donde perdí las ganas que no las veo Lo siento, pero el remedio no proveo 
Lo intenté. Si, lo intenté unas cuantas veces pero aún veo que no crece”

*flash back*  

-Samu… ¿quieres salir?- preguntó Frank sonriente.

-no… no tengo ganas, perdón- contestó frío Samuel.

-por favor- dijo Frank mientras ponía su mejor cara de perrito para su novio.

-bueno…

************

-ven Samuel, mira- dijo Frank como niño pequeño haciendo que Samuel se levantará del pequeño asiento con cara de “como sea una tontería; te reviento”.

-¡mira! ¡Son cachorritos!- dijo mostrándole la vitrina.

-¿me llamaste tan sólo por estos perros?- dijo malhumorado.

-a ti te gustan… o al menos te gustaban…

-cla-claro- dijo mostrando una de sus peores sonrisas falsas hasta que un mensaje llegó a su móvil y en un segunda su sonrisa pasó a una real.

-¿quién es?- dijo Frank celoso.

-nadie- dijo Samuel para alejarse de su novio para contestar.

*fin flash back*

“Así que esta es mi forma de decir adiós 
No es la más bonita, pero sirve porfa, antes de irme, deja decidirme por quien ahora voy firme 
Voy a intentar reivindicarme al menos le di fuerzas espero no haber sido cualquiera 
Ya dejo en paz la carretera me voy con la cabeza en alto porque siempre miré en tus ojos 
Te amé incluso con tus enojos dime adiós con una sonrisa en la cara aún me tienes y me tendrás hasta en la situación mas rara 
Detuve esto por un bien de los dos divide el camino y alejémonos…”

-yo… yo nunca… nunca sería capas de olvidarte y no creo que ser capas nunca de sentir lo que he sentido por ti pero… si eso es lo que quieres… te olvi… te amaré en silencio- dijo para guardar la carta y tomar su móvil y abrir whats app.

“Amigos y todo al olvido?” Escribió mientras su corazón se partía.

“Al olvido” recibió por respuesta sintiendo aún corazón partirse en 1000…