oxolotan

Platanero

Cruzaba el puente colgante que une a los dos extremos del pueblo de Tapijulapa, en el estado de Tabasco, cuando lo vi navegando las aguas tranquilas del río Oxolotán en una pequeña barca de madera, el sol anunciaba la llegada del medio día a través de los rayos que alcanzaban a escabullirse como gatos entre los enormes árboles, apresuré el paso mientras el puente se mecía con vigor en respuesta a mi deseo de llegar a la orilla, unas pequeñas escaleras de piedra son el camino hasta el pequeño embarcadero.

Mi idea original era retratarlo en su barca, pero nos topamos a medio camino, simplemente lo vi, era perfecto.