ositas

Despedida de Julio Cortázar a Carol Dunlop

Julio Cortázar y Carol Dunlop escribieron juntos “Los autonautas de la cosmopista”. Antes de finalizarlo Carol muere, y Julio debe terminar el libro solo. En su edición, al final del libro, aparece este mensaje, fechado en diciembre de 1982, donde Julio se despide de su compañera y último gran amor.

Lector, tal vez ya lo sabes: Julio, el Lobo, termina y ordena solo este libro que fue vivido y escrito por la Osita y por él como un pianista toca una sonata, las manos unidas en una sola búsqueda de ritmo y melodía.

Apenas terminada la expedición, volvimos a nuestra vida militante y partimos una vez más a Nicaragua donde había y hay tanto que hacer. Carol reanudó allí su trabajo de fotógrafa mientras yo escribía artículos para mostrar en todos los horizontes posibles la verdad y la grandeza de la lucha de ese pequeño pueblo que infatigablemente continúa su viaje hacia la dignidad y la libertad. También allí encontramos felicidad, ya no solos en los paraderos del París-Marsella sino en el contacto cotidiano con mujeres, hombres y niños que miraban como nosotros hacia delante. Allí la Osita empezó a declinar, víctima de un mal que creímos pasajero porque en ella la voluntad de la vida era más fuerte que todos los pronósticos, y yo compartía su coraje como siempre compartí su luz, su sonrisa, su enamorada vivencia del sol, del mar y de la esperanza en un futuro más hermoso. Volvimos a París llenos de planes: terminar juntos el libro, dar sus derechos de autor al pueblo nicaragüense, vivir, vivir todavía más intensamente. Siguieron dos meses que nuestros amigos llenaron de cariño, dos meses en que rodeamos a la Osita de ternura y en que ella nos dio cada día ese valor que nos iba abandonando. La vi emprender su viaje solitario, donde yo no podía ya acompañarla, y el 2 de noviembre se me fue de entre las manos como un hilito de agua, sin aceptar que los demonios dijeran la última palabra, ella que tanto los había desafiado y combatido en estas páginas.

A ella le debo, como le debo lo mejor de mis últimos años, terminar solo este relato. Bien sé, Osita, que habrías hecho lo mismo si me hubiera tocado precederte en la partida, y que tu mano escribe, junto con la mía, estas últimas palabras en las que el dolor no es, no será nunca más fuerte que la vida que me enseñaste a vivir como acaso hemos llegado a mostrarlo en esta aventura que toca aquí a su término pero que sigue, sigue en nuestro dragón, sigue para siempre en nuestra autopista.

6

I Won’t Give Up - Jason Mraz 

Aún no es tiempo para rendirnos, vale la pena luchar un poco más, yo te quiero y tú me quieres, nos queremos. Arriesgaré lo necesario y apto para que no te vayas ni te alejes de mi lado. Aún nuestra luz brilla, no se ha desvanecido. Día a día trato de dar lo mejor de mi, no sé si lo notes. Sí sé que no hago todo bien pero el centro es que lo trato de hacer. Estamos aprendiendo. Quiero ser un lindo recuerdo, que no olvides todos esos bellos momentos que hemos vivido y que si Dios así lo quiere (porque él es quien decidirá y fortalecerá lo nuestro), seguiremos viviendo. Así como tenemos mucho en común también tenemos pequeñas cosas que a la larga resulta siendo insoportables para el otro… pero hay algo más fuerte entre nosotros que supera esas pequeñas cosas y es NUESTRO AMOR ❤.

Gracias por cada palabra, por cada abrazo, por cada beso, por cada locura, por todas esas miradas intimidadoras, por cada oración, por todas esas canciones, por tu compañía, por tu amor,por todo eso que me das, por ser mi Doño Osito, por no alejarte todavía… No sabes lo mucho que significas en mi vida aunque a veces pareciera que no te quisiera; no es así… :( Yo te quiero demasiadamente mucho, lo gigante es muy poco💓 .

Por último, perdóname por todos eso malos ratos :( . Y ya para terminar recalcar que eres lo segundo mejor en mi vida 💋. Que nuestro Dios te siga guardando y protegiendo todos los días de tu vida, te bendiga grandemente🎆. 

Y que nuestra historia sin nombre se continúe escribiendo… 🐻🌟#JPUN🌟🐻

youtube

Dubem K. Osita barátaival készített egy remek dalt és klipet kedvenc magyar ételeikről. Aki szereti a liszteket, kattintson!
Gluténérzékenyek hátrányban…

anonymous asked:

por favor desbloqueame, hablame por wsp, de verdad, está demás decir quien soy

No te desbloquearé de ningún lado, fuiste tú la que terminó todo de la peor manera, sabes cuán enamorado estaba de ti, a pesar de todos nuestros defectos como pareja siempre estuve ahí, te decepcioné de muchas maneras y sé que fui un pololo super penca, te di una relación enfermiza y me voy a arrepentir siempre por ello, pero nunca involucré a una tercera persona como lo hiciste tú y no te lo perdonaré nunca; borré todo lo que tenía tuyo, me ha costado demasiado superarnos “está demás decir” que no lo he hecho aún y probablemente nunca lo haga, no me he atrevido a ver ninguna red social tuya, por miedo, por más daño, más dolor, me aterraría ver una foto de ustedes juntos y esperaba que todo fuese mentira.

No intentes comunicarte más conmigo porque no tendrás respuesta, no me mandes más asks, no me agregues en skype, etcétera, hasta siempre osita.

Después dormimos, Osita, y ya entrada la mañana seguías durmiendo y sólo a mí me fue dado ver el fin de la noche del paradero, el sol rasante que convertía el fuelle de Fafner en una cúpula naranja, que resbalaba entre las cortinas laterales para meterse con nosotros en la cama, empezar a jugar con tu pelo, con tus senos, con tus pestañas que siempre parecen más, que siempre parecen muchísimas más cuando estás dormida.
—  Julio Cortázar
Some plant friendly blogs to follow 👍🏻🌿

1.) @omgplants
2.) @sweetsucculents
3.) @osita-mimi
4.) @saveyoursucculents
5.) @cactus-and-succulents
6.) @plantyr
7.) @markunsan
8.) @succulentubus
9.) @succulentsandcactus
10.) @succulentblog

Reblog and feel free to add some to the list!

Shuu: -Estaba tocando el violín cuando se dio cuenta de que su pequeña hija de unos seis años lo miraba con atención. Sonrío y luego de pensarselo un poco, se acercó suavemente para tocar cerca de ella y que pudiera apreciar la música de cerca.- Quizá podría enseñarte, si quieres. 

Reiji: -Estaba resolviendo unos problemas de matemáticas cuando captó a su hijo de unos 4 años observándolo con atención. Una sonrisa se dibujo en sus labios y le despeinó el cabello a manera de cariño.- Apenas termines de comprender álgebra, ten por seguro que te enseñaré a hacer esto. Aunque para lo inteligente que eres, no creo que tardes en lograrlo.

Ayato: -El vampiro pelirrojo estaba lanzando unos tiros a la canasta de basketball cuando sintió la mirada de su hija de seis años sobre él. Con una sonrisa, le mostró el balón y lo lanzó con cuidado: la niña lo atrapó fácilmente.- ¡Atrapalo, enana! Ore-sama va a enseñarte como ser la mejor en este deporte…. claro, después de mi.

Kanato: -Estaba en la habitación donde estan todas sus muñecas con vestidos de novia, cuando su pequeña hija apareció con su osita de peluche en brazos. A pasos calladitos, se acercó a Kanato y le señaló un vestido, sonriendo.- ¿Eh? ¿Quieres aprender a hacerlos, tu? -Y de inmediato, una sonrisa se le dibujó en el rostro.- ¡Claro que sí, Teddy y yo podemos enseñarte!

Raito: -Raito estaba acostado en un sofá de la sala de estar, matando el tiempo mientras resolvía un crucigrama cuando sintió que su hijita de 3 años lo miraba con mucha curiosidad. No pduo evitar el derretirse de amor por la pequeña niña y la sentó en sus piernas, dándole el lapiz, a pesar de que apenas ella sabía esceribir su nombre y ya.- ¡Mira~! Esto es lo que vamos a hacer, tenemos que encontrar palabras, huuuh. Es muy entretenido, así que así pasarás hoy el rato con papá, ¿okaaaay~?

Subaru: -Tranquilamente, el albino Sakamaki estaba sentado observsando con toda calma las rosas blancas que crecían en su jardín cuando el sonido de unos zapatitos lo sacó de sus pensamientos; era su hijita que venía a hacerle compañía. La pequeña, de tan solo 4 años llegó en completo silencio y sin interrumpir la tranquilidad de su padre, tomo asiento a su lado, para acurrucarse en él y estar a su lado un rato. Subaru simplemente sonrió.-

Ruki: -Pasaba las hojas de su libro, devorando su contenido con gran avidéz, hasta que, una manita lo interrumpió. Era la mano de su hijo que estaba sentando a su lado y lo miraba con suma atención. Una sonrisa complacida se apoderó de los labios de Ruki y entonces tomó el dedito del niño para hacerle seguir la lectura, a medida que el Mukami leía en voz alta para su pequeño hijo de apenas unos 5 años.-

Kou: -El idol tenía que terminar de ensayar la canción que presentaría en vivo en un par de días, por ende, no paraba de cantar cada que podía, y en una de esas ocasiones, descubrió a su hijita observandolo con una gran sonrisa. Kou, sintiendose cautivado le pasó una hoja con la letra y le dio un par de palmaditas cariñosas en su cabecita.- ¿Por qué no intentas cantando conmigo? Nfu~.

Yuma: -El castaño estaba sentado en el suelo mientras recolectaba unas zanahoras directamente de su huerto, cuando vio a su hijita de 3 años cargando una de las mismas, llevándola hasta él. “Toma, papá. Lo hice yo solita.” Dijo con orgullo, y entonces el Mukami comenzó a explicarle a su hija cómo debía seleccionarlas, fascinado de que mostrase interés en la jardinería.-

Azusa: -Su hijo de 7 años parecía demasiado entusiasmado con la colección de cuchillos, y no pparaba de decirle a Azusa que quería verlos. Le colocó una mano en su cabeza, para acariciarle el cabello de manera cariñosa.- …. Quizá cuando seas mas grande…. porque yo lo que menos quiero es que te lastimes….

Carla: -El mayor de los Tsukinami estaba sentado, observando las piezas de arte que le habían traído como propuesta de compra cuando su hija, sin su consentimiento entró a la sala donde estaba +el y se le sentó en las pier.nas. Iba a regañarla cuando la pequeña señaló una obra de arte, la más peculiar y surrealista, y en seguida, una sonrisa se le dibujó a Carla.- Ya la escuchaste, vamos a quedarnos con esa para la colección. Mi hija tiene muy buen gusto.

Shin: -El pelirrojo estaba entrenando, convirtiéndose en lobo una y otra vez y probando técnicas de ataque cuando se dio cuenta de que su hijito lo miraba. En forma de lobo se acercó a él, moviendo la cola y le lameteó la cara al pequeño para después regresar a su forma humana.- No puedo esperar a que crezcas para enseñarte todo esto.