origen del amor

Hace unos días me dieron esta historieta de Tute (El origen del amor) en la facu, para Introducción a la investigación. Voy a empezar por decir que es un bodrio, super densa y la forma de encarar la materia que tiene el profesor la convierte instantáneamente en la peor clase, la clase de los lunes equivale a un ir un domingo a misa siendo ateo. 

Después de leer la historieta y la consigna (que no viene al caso) me quede analizandola y me pareció super original. Un tanto acertada ¿quién nunca elaboro una teoría sobre como se produce el amor? la verdad es que no existe una teoría, no hay teoría comprobable que explique la causa de este sentimiento, ¿será acaso un ente abstracto, algo que nos mentalizamos para alcanzar la felicidad? un simple deseo de nuestra mente, que se mantiene latente y se da a la fuga en cuanto creemos que encontramos a la persona adecuada.

Es subjetivo, todo es subjetivo. No creo que la felicidad infinitamente inmensa se logre de la mano de alguien, porque sin ir mas lejos los mejores momentos de mi día a día los vivo sola. El placer de leer un libro, darme una ducha, comer un chocolate cuando estoy antojada. El problema es que la gente no se da cuenta la importancia de estos pequeños momentos, acciones que realizamos sin darnos cuenta. Osea a lo que voy es a que, ponele, ¿qué pasaría sin un día te levantas sin poder ver o sin poder caminar, y pasas muchos años más sin poder hacerlo de nuevo? ¿no darías lo que sea para volver a ver o caminar? Nunca nos vamos a dar cuenta de lo afortunados que somos, nunca. Siempre nos vamos a quejar de lo que nos falta, o de lo que tenemos, pero nunca vamos a ir a un parque a sentarnos a ver el sol, y observar y reir a carcajadas dandole gracias a la vida. ¿Qué daría un invidente por ver los rayitos del sol entrando por su ventana, esas microparticulas que se desprenden en el aire y parecen una lluvia diminuta de sol? ¿Cuanto darian, no?.

Es por el simple hecho de la no valoración, vivimos en una sociedad inconformista, que siempre quiere más del otro pero nunca se exige más de si. Una sociedad que busca y elabora teorías absurdas del amor, y un sinfin de sentimientos y emociones, cuando realmente la felicidad depende de uno mismo. Nunca deposites esa carga en otro.

Al final de la clase no entendí cual había sido la consigna ni quién era Esther Diaz y mucho menos porque tenía que investigar sobre la metodología de las ciencias sociales y porque había cuestionado como pseudociencia a Freud.  Pero desde hoy creo que lo más importante en esta vida, es saber volar solo. 

-A.