oreja

Cuando llevo los audífonos todos piensan que estoy escuchando metal, lo que no saben es que estoy escuchando "Rosas" de la Oreja de Van Gogh.

Bien malote yo.

Estuve de acuerdo con Victor Hugo que hay que amarse y luego hay que decírselo, y luego hay que escribírselo. Junto con Ed Sheeran, me he imaginado construyendo una casita de legos, y he pensado que si no te gusta, podemos derribarla y construir una nueva. Con los de La Oreja de Van Gogh canté que por ti siempre llevo mi falda más bonita. Sonreí con Karina Montero cuando escribió, que la poesía no sirve de nada cuando tú lo que quieres es perderte en un abrazo y que te susurren un «te quiero» muy bajito. Puedo seguir escribiendo, puedo seguir recordando lo que leí, escuché,  e imaginé pensando en ti, pero sé que lo que continua lo ves en mis ojos cada vez que me sonríes.
—  Alexandra Lemus.