one-direction-imaginas

Preferencia #30: Como se besan/ How you kiss.

Harry:

Liam:

Louis:

Niall:

Zayn:

Preference #1 : Lo que te deja suyo cuando se va de gira

Louis: Su camiseta de rayas

Zayn: Su camisa de cuadros

Niall: Su camiseta de “Free Hugs”

External image

Liam: Sus converse blancas

External image

Harry: Su sudadera “Jack Wills”

External image

¿Alguna sugerencia para el siguiente? :D

Lo que mas le gusta de... -Tu cabello-

HarryLa cortina de cabello que logras hacer entre el y tu, es tan tierna que podría enloquecer, a Harry.

Liam: La naturalidad de ese tono castaño, que tiene tu cabello, es una de las tantas cualidades que según Liam te embellecen mas.

Niall: “Es mas que magnifico”, piensa Niall cada vez que nota ese tono obscuro y deslumbrante tono de tu cabello.

Louis: Tu cabello es una de las cosas que a Louis mas le gustan de ti, pero el vértelo recogido, es algo que realmente ama, pues dice que realza tu belleza.

Zayn: Ese lindo y extrovertido color que portas en tu cabello, es algo que según Zayn resalta al máximo tu mirada.

Imagina para Bibiana

                                                    -Te amo-

Hacía frío. Nunca pensaste que podía hacer tanto frío en un lugar tan bonito como Irlanda. Caminabas con Niall por una de las calles de Mullingar. Habían pasado seis meses desde que empezaste a salir con Niall, ya era Navidad y él te invitó a pasar la Navidad en Irlanda con su familia. Salieron a dar un paseo para estar a solas.

-¿Tienes frío?

-Sí

Niall se quitó su cazadora y te la puso a tí.

-No Niall, no puedes hacer esto,  vas a resfriarte.

Te quitaste la chaqueta y se la devolviste a Niall. Era bonito que te hubiese dado su chaqueta, pero no podías permitir que él se resfriara o enfermara. Niall cogió tu mano, había comenzado a nevar y los copos de nieve caían sobre vosotros. Las calles comenzaban a ser blancas, la nieve cubría poco a poco los tejados de las casas. Las huellas que Niall y tú dejabaís al andar quedaron marcadas en aquel paisaje invernal. Llegaste a la casa de Niall. Te acurrucaste en el cómdo sofá y abrazastea  tu novio. El calor que desprendía el fuego de la chimenea era agradable y te ayudaba a vencer el frío. Niall y tú mirabáis por la ventana, seguía nevando y era un espectáculo precioso. Allí, al lado del fuego y entre los brazos de Niall te sentías bien.

-Te amo

-¿Qué has dicho?

Llevabas seis meses saliendo con Niall y muchas veces había dicho que te quería, pero esa era la primera vez que te decía ‘te amo’.

-He dicho que te amo. ¿No lo habías escuchado?

-Sí

-¿Y por qué me has preguntado?

-Quería que lo dijeras otra vez, me gusta que me lo digas.

-Te amo.-Volvió a decir él.

Está enfermo (Harry) - Pame

-¡Pame! -oí que gritaba Harry desde el piso de arriba. Estaba preparando la cena y en lo que intenté dejarlo todo listo para no provocar ningún desastre ni ningún incendio volví a escuchar gritar a Harry.

-¡PAMEEE! -esta vez más fuerte.

-¡YA VOY! -le contesté mientras subía corriendo las escaleras.

Entré despacio en la habitación, procurando no hacer ruido, aunque él se molestase en irrumpir en el silencio que estaba intencionado por mí para que pudiera descansar tranquilo y recuperarse.

La habitación estaba medio oscura y pude ver a mi novio envuelto en sábanas y colchas como si fuera un rollito de primavera.

-¿Y esos modales, pequeño? -le susurré cuando entré en la habitación, bromeando indirectamente sobre sus gritos previos.

Me estaba mirando en lo que me fuí acercando a él y pareció contento de tenerme en la habitación con él.

-¿Qué quieres, mi amor?-le susurré cuando me incliné para darle un beso en la frente.

-Me aburro. -soltó.

-¿Molestas a tu preciosa novia para decirle eso?-dije de broma. Me senté en el borde de la cama junto a él.

-Sí -fingió duda antes de contestar y después volvió a sonreír ampliamente -Estoy malito, te necesito a mi lado las veinticuatro horas.

-Estoy intentando cuidar de ti, y no me dejas. Te estaba preparando una sopa para cenar.

-No tengo hambre, me duele la tripa. De nuevo.

-Pero tienes que comer, cariño.

-No quiero volver a devolver. -hizo una mueca triste.

-No lo harás. En unos momentos vuelvo, te traigo la cena y la medicina, ¿vale? Te sentirás mucho mejor cuando duermas después.

-No quiero dormir.

-¿Y qué quieres, Harry?

-Quiero estar contigo, Pame.

-Ahora vuelvo. Te necesito en plenas facultades y tienes que ponerte bueno.

Bajé rápido a la cocina y terminé la cena. Lo coloqué y subí con cuidado la sopa y los sobres para la gripe. Aún estaba enrollado entre las sábanas cuando llegué arriba y tenía los ojos cerrados. Me dió pena tener que molestarle, pero lo hice delicadamente. Harry se levantó ligeramente y le apoyé sobre unas almohadas en el respaldo de la cama. Estuvo quejándose de lo caliente que estaba y soplé a cada cucharada que cogía. Harry a cada rato pareció empeorar, probablemente se le estuviera yendo el efecto del sobre que se había tomado anteriormente, y no puso ninguna pega cuando se tuvo que tomar el último del día.

Se volvió a tumbar y abrió las sábanas para que me metiera dentro de la cama, a su lado.

Suspiré y le abracé mientras nos tapaba con ellas de nuevo. Le acaricié suavemente la tripa mientras apoyaba la cabeza en su pecho y oía los latidos de su corazón a través de la piel.

Le di un suave beso al lado de la comisura del labio, aunque él ya estuviera dormido y no se diera cuenta.

Con un poco de suerte al día siguiente podría dárselo en los labios sin que llegase a contagiarme. O se los podría dar igual, enfermo o no. Quizá quería experimentar cómo era Harry fingiendo ser enfermero.

 N/A: Espero que te haya gustado. Petición de iloveodirection.

Preferencia #19: Anuncia que estas embarazada por twitter.

Harry:

@Harry_Styles: Guess how’s pregnant? @tu_twitter or meee?

Niall:

@NiallOfficial: Can’t wait to see the new man of the house! :) #SoExciting

Liam:

@Real_Liam_Payne: Just a couple weeks left! Can’t wait!!!

Louis:

@Louis_Tomlinson: Hey! @tu_twitter there is something inside of you!!!

Zayn:

@ZaynMalik: We are waiting for you! #BabyMalik 

Sí, quiero - Zayn Malik One Shot

Ese día tuvo que ser el único que no era yo el que llega tarde. Sí, el único.

Todo el mundo esperaba sentado a mi espalda. Familiares cercanos ocupan las primeras filas de bancos, e incluso aquellos familiares que apenas conocía, amigos y esos “¿cómo no le vamos a invitar a nuestra boda?”, todos había sido invitados y se habían vestido con sus mejores galas.

Los fotógrafos que habíamos contratado para que grabaran y siguieran cada detalle de la boda hacían fotos discretamente y todos lucían una sonrisa perfecta en la cara.

Los nervios en el estómago ahí seguían. Como habían estado desde la noche anterior. Había conseguido dormir muy poco anoche porque había estado pensando en hoy. Tanto tiempo preparando este día y quería que saliese todo perfecto.

Recuerdo el día en el que se lo pedí. Ella me miraba a los ojos con el ceño fruncido creyendo que era solo una simple broma, un simple comentario.

Éramos jóvenes, ¿y qué? Tenemos las cosas claras, y solo eso se hace cuando se está enamorado. Ella me dijo que si hablaba en serio y no pude evitar reírme. Sabía que la hacía mucha ilusión casarse, tener hijos… Y tantas noches hablando de nuestro futuro no podía haber acabado de otra manera, nuestro destinó estaba escrito. ¿Con quién mejor que conmigo?

Pero aún me emociono cuando vuelvo a ver en mi mente como sus ojos se llenaron de lágrimas cuando saqué la cajita cubierta de terciopelo azul y puse una rodilla en el suelo cuando se lo volví a decir. Esa vez más lento, esa vez más seguro, esa vez más convencido de que ella me iba a decir que sí.

Había pasado un año y medio desde ese día, esperando la fecha perfecta para casarnos. No solo un día que pudiéramos estar juntos, si no para poder disfrutar siendo un matrimonio una temporada bastante larga hasta que volviesemos a alejarnos de nuestra casa por mi trabajo.

El coche de caballos paró en frente de la Iglesia, y pude notar como todo el mundo suspiraba y se levantaba para girarse y verla entrar.

Yo también me di la vuelta, impaciente y cuando la vi supe que estaba en lo cierto. Era la chica con la que quería pasar el resto de mi vida.

Me quitó la respiración como lo me la había quitado el primer día que la vi.

Me había robado el corazón y aún no me lo había devuelto.

Se me habían llenado los ojos de lágrimas cuando la vi en la puerta, agarrada del brazo de su padre. Los flashes se dirigieron hacia ella y deseé salir corriendo para besarla.

Vestía un vestido de princesa. Era una princesa.

Mi princesa.

La música empezó a sonar y tuve que limpiarme las lágrimas que comenzaron a caer tímidas por mis mejillas. Quería poder verla todo el tiempo, sin que nada perjudicase mi visión de ella y de su camino.

Se agarraba fuerte del brazo de su padre. “Papa, no permitas que me caiga” le habría dicho, seguro. Caminaban lento y me acordé de lo feliz que me hacía. No podía verme sin ella. Ella sabía como hacerme reír, como tranquilizarme. Era la única chica que daría todo por mí y por la que yo no dudaría en ningún segundo.

Ella también lucía una sonrisa perfecta. Me miraba y pide apreciar que sus ojos brillaban como los míos.

“No llores, pequeña” la habría susurrado. “Este es tu día, mi amor. Eres perfecta, disfruta siéndolo.”

La música seguía sonando, pero yo no la oía. Estaba absorto en la belleza que caminaba hacia mí. Mi madre y mis hermanas se limpiaron las lágrimas de los ojos; ellas la adoraban, y tampoco pudieron contener la emoción del momento.

Ese iba a ser un día definitivo. Ahora sí que seríamos un nosotros. Un anillo decoraría nuestra mano y mi apellido sería suyo. Mi familia sería la suya, la suya sería la mía. Lo compartiríamos todo, un futuro se acercaba cada vez más nítido ante nosotros y me encantaba lo que veía.

Sería el momento de empezar una nueva vida, juntos.

Se acercaba lento y cuando la tuve a mi lado y antes de sentarnos en las sillas que teníamos frente al altar, la cogí de la mano y me incliné para besarla en la mejilla.

Ella me acarició la cara y me quitó una lágrima que se escapaba de la comisura de mis ojos.

-Te quiero. -me susurró.

-Yo más

Sí, me había robado el corazón, el alma y mi vida. Pero no quería que me lo devolviese, ahora sería suyo para siempre.

 

N/A: Todas sabemos que Zayn es musulmán, así que supongan situación idílica.

Y nada, que deciros que os aprecio mucho, a cualquiera que le pueda llegar a parecer la mitad de bonito que a mí este one shot, o que simplemente lo lea, y que no sabéis la emoción que podría sentir si me lo dijeseis en un mensajito :)

Ele.

#Imagina

Como era de esperarse no había un día en que no te pelearas con Niall, siempre tenían algo que los hacía discutir hasta algo muy estúpido, pero ahora lo estaban haciendo encima de la camioneta de él, mientras conducía e iban con los chicos a su casa a almorzar, vos le dijiste algo que lo dejó callado y la reacción de Louis *gif* hizo que te rieras chocando puños.

Diabetes - Harry imagina (Irene)

(T/A): Tu Apellido

PRIMER SÍNTOMA.

-Irene… ¿Estás haciendo alguna dieta o algo?-Me preguntó Harry, desde el salón.
Sabía que había estado observándome desde el sofá pero no pensé que me fuera a preguntar eso. Era consciente de que había perdido peso, y bastante, pero lo había estado relacionando con el estrés que me producía el trabajo.

-No, ¿por qué?

-Has perdido peso, te veo más delgada. Mucho más delgada… -susurró. Notaba su mirada en mi espalda, observando cada zona de mi cuerpo con detalle.

-¿Eso es malo?

-No se… Sí, si no lo estás haciendo a propósito.

SEGUNDO SÍNTOMA:

Harry gruñó suave contra mi cuello. Tenía las manos en mis caderas, atrayéndome hacia él. Alcé mis manos hasta que estuvieron a la altura de su pecho, y Harry besó mis labios.

El beso poco a poco fue subiendo de tono y cada vez notaba mi cuerpo ardiendo más y más por la manera en la que Harry me tocaba en las zonas de mi cuerpo que él ha conocía bien y que hacían que me derritiese.

De repente tenía sed. Me alejé bruscamente y Harry me miró desconcertado, casi ofendido porque hubiera arruinado el momento. Alzó una ceja exigiéndome una explicación, e intentó volver a acercarme.

-¿Qué te pasa?-preguntó cuando forcejeé para soltarme de su agarre.

-Tengo sed -susurré, avergonzada y
dirigiéndome a la cocina a por un vaso de agua.

-Siempre tienes sed. -se quejó. Era la cuarta vez que me pasaba cuando nos besábamos. O en cualquier momento.

Pero tenía razón, siempre tenía ganas de beber agua. Tenía mucha sed en cualquier momento. Siempre.

Algo me pasaba.

TERCER Y CUARTO SÍNTOMA:

-Mmmm -se quejó Harry cuando me levanté por quinta vez en la noche para ir al baño.
Cada vez que conseguía quedarme dormida empezaba a soñar con orinales. Y despertaba con una enorme presión en la vejiga.

-¿A dónde vas esta vez? -gimió contra la almohada.

-¿No es obvio? -contesté tajantemente, malhumorada de repente.

-Nena, solo… Es… Estoy preocupado, ¿vale? No es normal…

-Cállate, Harry. Sólo empeoras las cosas. ¿Por qué no te duermes y me dejas hacer pis las veces que necesite?

Harry ahora estaba en la puerta del baño, que había dejado abierta por las prisas que me urgían veinte segundos atrás.

-Vete -contesté.

-Te pasa algo. Mañana vamos al médico.

-No me pasa nada, deja de decir tonterías. -Salí del baño y él me siguió de cerca.

-Me da igual, vamos a ir.

-Lo que tú digas -susurré antes de meterme en la cama y taparme con las sábanas.


QUINTO SÍNTOMA:

-Mi amor… -susurré cuando entré en el salón. Harry estaba sentado cómodamente en el sofá, mirando la televisión fijamente. Me quedé en la puerta, quieta.

-¿Irene? -dijo Harry cuando giró la cabeza al ver que no seguía hablando.

-Tengo… Tengo un problema.

-¿Cuál? ¿Qué problema?

-No se curan las heridas.

-¿Qué heridas?

-Hace dos semanas me corté con el cuchillo cocinando, ¿te acuerdas? y … -le enseñé el corte que aún seguía teniendo en la mano y que no parecía curarse -y aún no no se me ha curado. Mira.

Harry lo miró. Había sido un corte profundo, y había sangrado bastante cuando le lo hice. Tarde el doble de tiempo en detener la hemorragia, pero no le di importancia en ese momento. Le estaba dando importancia ahora.

-Pensé que ya se te había curado.

-Quiero ir al médico, me estoy empezando a preocupar… -las lágrimas se formaron en mis ojos y no pude evitar que cayeran por mis mejillas. La sed, la pérdida de peso, las ganas de orinar constantes, los cambios de humor y ahora esto no ayudaba.

-Siento no haberte hecho caso antes, Harry, lo …

-Shhh… Irene, mi amor, no te preocupes. Iremos y no va a pasar nada. No tienes nada por lo que pedir perdón. -Harry me sostuvo entre sus brazos mientras la preocupación seguía entre nosotros dos.

***


-(T/A), Irene. -dijo con voz autoritario el médico de cabecera en la puerta de su consulta. Harry y yo estábamos sentados en los asientos de la sala de espera y nos levantamos y dirigimos hasta su consulta cuando oímos mi nombre.

Ya me había hecho análisis y estábamos esperando los resultados desde hacía una semana. Cuando el doctor nos dió los resultados no entendí todas las hormonas, proteínas y sustancias que me habían buscado en los análisis, y me lo explicó todo.

Diabetes. Tipo 1. Eso era lo que tenía. Todos los síntomas coincidían, y los análisis decían que no tenía insulina en el cuerpo. El azúcar lo tenía bajo, y necesitaba ser controlada de momento, para ver como procedía. El médico me explicó el tipo que tenía, decía que necesitaba insulina, pero que era un tipo muy controlado y no tendría porqué sufrir bajones de azúcar.

-¡No quiero ser diabética! ¡No quiero! -dije cuando entramos en el coche, de vuelta a casa.

-Mi amor… Tampoco es … -empezó Harry.

-Quiero poder comer lo que me de la gana, no quiero tener que preocuparme por el azúcar ni tener que inyectarme insulina… Oh, Dios, Harry, tú sabes cuanto odio las agujas. -Estaba triste.

-Mi amor…

-No puedo, no puedo serlo. No quiero serlo.

-No te queda otra -Suspiró, y cuando vió que no contestaba apartó un segundo los ojos de la carretera para disculparse -Me refiero, lo eres. Irene, ¡tampoco es para tanto! Es una enfermedad que está muy controlada, vas a poder llevar una vida totalmente normal. Sólo que vas a tener que cuidarte más cuando comas ciertas cosas…

Harry quitó una mano del volante y buscó la mía para darla un suave apretón.

-Cariño, no sabes lo aliviado que estoy.

Le miré desconcertada. ¿Aliviado?

-Pensé que sería algo más grave, y no puedo permitírmelo. Te quiero para toda la vida.

Respiré hondo, quizá Harry tenía razón. Podría haber sido mucho peor.

Y yo tampoco me podía permitir sufrir por esto. No cuando tenía a lo mejor cogiéndome de la mano, suplicando por una vida junto a mí.

Ele.

Preferencia #31: Te toma de la mano por primera vez.

Zayn:


Estabas en tu primera cita con Zayn. Ustedes dos se habían llevado muy bien estos días que habían estado juntos. Zayn estaba manejando hacia el restaurante al que te iba a llevar. Estuvieron hablando la mayor parte del camino. Pero, cuando ambos se callaron. Zayn acerco su mano a la tuya disimuladamente hasta llegar a tocarla. Tu lo miraste y sonreíste. Luego, tomaste su mano. Pasó un rato y ustedes no separaban sus manos, pero por desgracia, al estar manejando, Zayn, no podía no usar sus manos, o una de ellas.

Liam:


Estabas caminando tranquilamente por el parque, cuando te encontraste con Liam. Él era uno de tus mejores amigos, pero estos días habías estado sintiendo otras cosas por él. Caminaron por todo el parque hablando de sus cosas y riendo. De repente, él te miró a los ojos, y ninguno pudo evitar sonreír. Luego, tomó rápidamente tu mano, y ambos siguieron caminando.


Harry:


Estabas en una salida de grupo con todos tus amigos. Iban a ir de picnic todos juntos. Harry iba manejando el auto y tú estabas al lado de él. De repente todos empezaron a hablar de ustedes dos.
-Sí, es cierto, Harry y ____(tn) hacen muy linda pareja.-Dijo una de tus amigas mirándote con una sonrisa pícara ya que ella era la única que sabía que gustabas de Harry.
-Sí, es cierto, son el uno para el otro.-Dijo otro de tus amigos y rápidamente todos empezaron a molestarlos.
-¡Que se besen! ¡Que se besen!.-Empezaron a corear todos juntos, Harry se ruborizó.
-No nos vamos a besar.-Dijiste tú haciendo que se callen.
-Bueno, por lo menos tómense de las manos.-Dijo otra de tus amigas. Harry y tu suspiraron y se tomaron de las manos. 

Louis:


Eran vacaciones de verano, e ibas a salir con Louis. Lo habías conocido en la playa y se habían llevado muy bien. Esta era su primera cita. Iban a ir con su camioneta a un campo que había cerca de allí. Estaba junto al río, lo que era algo muy romántico.
Al llegar, ambos se recostaron en la parte de atrás de la camioneta y contemplaron el paisaje. Después de unos segundos de silencio y relajación sentiste que Louis estaba tocando tu mano con la suya. Lo miraste y le sonreíste dulcemente.

Niall:


Niall era el chico más lindo de tu escuela y estabas enamorada de él. Te sorprendiste al encontrártelo en el campo en el que estabas paseando con tu familia. Tu familia se había ido así que te quedaste sola con él. Ambos comenzaron a hablar y a contemplar el atardecer que se empezó a formar. Se sentaron en el pasto uno al lado del otro y siguieron contemplando el paisaje. Luego, Niall empezó a acercarse a ti, cada vez un poco más, hasta que sus manos se juntaron y ambos sonrieron. 

Como te pide matrimonio 1/5

Liam: esa noche habia quedado con Liam en un sitio muy romantico. Era en un hotel, y habia una mesa con una cena, que parecia riquisima, con un ramo de flores preciosas en un jarron y velas, que brillaban mucho en la noche. Liam me cogio de la mano y me acerco hasta la silla, como todo un caballero, y me sente. Me cogio las manos y entrelaco sus dedos con los mios. Yo acariciaba sus dedos y, me acerque a su rostro, al que acaricie, y me sonrio. -_____ e estado pensando… En nosotros - dijo Liam -Y yo, siempre lo hago… :) - Me alegra oir eso… Pero me gustaria… Que esto fuera a mas -A que te refieres…? A Liam le hizo gracia el comentario. -Pues tal vez… Que narices! _____ quieres casarte conmigo? Te pusiste roja, y te quedaste callada, pero inmediatamente asentiste. Esa noche fue muy importante en vuestras vidas.