once minutos

Ella sintió ganas de decir que lo amaba. Pero eso lo estropearía todo, podía asustarlo o, lo que era peor, podía ser que respondiese que él también la amaba
—  «Once minutos»
-Pablo Coelho.
Sí, te amo mucho, como nunca he amado a otra persona, y justamente por eso me voy, porque si me quedase el sueño se convertiría en realidad, deseo de poseer, de desear que tu vida sea mía… en fin, de todas esas cosas que acaban convirtiendo el amor en esclavitud.
—  Once minutos
Me preguntan como consigo dominar a los hombres tan bien. Porque se que el remedio es peor que el propio dolor: Simplemente, no me enamoro. Cada día que pasa veo con más claridad qué frágiles son los hombres, inconstantes, inseguros, sorprendentes. Antes me sorprendía; ahora creo que forma parte de la naturaleza masculina. Aquellos que tocaron mi alma, no consiguieron despertar mi cuerpo y aquellos que tocaron mi cuerpo, no consiguieron llegar a mi alma.
—  Paulo Coelho