Si te gustan los poemas entonces sacaré mi mejor artillería con tal de enamorarte y aunque todavía no seas mía arriesgo mi corazón, te doy la oportunidad de romperlo o sanarle las heridas, oh vida mía me traes melancolía a estas altas horas de la noche, anhelo tenerte cerca, tu pelo en mi pecho, hacerte cariño para que olvides lo malo

No sé que me pasó ese día pero escribí esto

8

“Hasta que un día como cualquier otro, me pareció escuchar el sonido de tu voz y sin pensarlo saliste del olvido, recordé tu aroma, el sabor de tus besos, recordé por completo el tono de tu voz, me empezaste a doler como antes, me volviste a desvelar y me atormentaste de nuevo… Así descubrí que nunca se puede olvidar a quien se ama todavía.” / Anónimo 

—La última vez que te vi, no puse atención a lo que decías; me enfoqué en tus ojos, en tu boca, en tus facciones.
—¿Por qué?
—Porque sabía que jamás iba a volver a verte.
—  Dayara Irazoqui.