Y cada vez que hablo de ti, el mundo se me pone en contra. Me dice que es hora de olvidarte, que ya te has ido, también me dice que tengo que obligarme a borrar tus recuerdos y a no escuchar las canciones que me recuerdan a ti. Yo le digo que ya te superé, pero cuando la noche llega, vuelvo a escribir sobre tu ausencia. (Y con mundo me refiero a mis amigos)