olers

Ver las nubes en la tarde. Salir a caminar en la noche. Dormir escuchando la lluvia. Viajar escuchando música. Sentir cómo cambia la vida después de leer un libro. Abrazar a alguien después de mucho tiempo. Sentir una loción que se quedó pegada en tu camisa. Oler flores. Oír el mar. Escuchar el silencio. Observar las madrugadas. Dormirse temprano. Olvidar y perdonar; cosas que nos arreglan la vida, el alma, la calma.

—Litio.

Hiro : “ Yeah, I admit, Tadashi is probably the most ‘perfect’ brother figure you could ever think of. But if he ever comes late from either college or days work out of town, I tell you do not ever, EVER come near him, EVER, Especially in public! He’s a kind of hugging demon bear with this unbelievable strength which has 0% chance of you getting out of it!”

Creo que siempre voy a necesitar afecto físico. No en el sentido sexual sino en el sentido de sentir la piel de alguien rozándose con la mía, de oler su cabello o de acariciar su nariz. Necesito a alguien.
—  Acariciar tu nariz.
Amo cuando me abraza, amo oler su cuello, amo sentir sus latidos, amo esos segundos, minutos quizá, que parecen una eternidad insuficiente, amo como lo olvido todo, amo ese beso que le sigue, amo su sonrisa, amo cuando clava sus ojos en los míos, lo amo a Él.
— 

Testigo-de-lo-interminable

Solo a Él.

Yo soñaba con hacerte feliz. Digo, soñaba con vernos mañana, soñaba con escuchar tu voz, soñaba con imaginar tus ojos y con poder oler tu loción. Soñaba con estar contigo en el día de mañana y toda la semana. Soñaba con estar contigo siempre y todo el tiempo del resto de mi vida. Soñaba con vivir lo eterno y sin importar que acabara en la mañana. Soñaba con vivir el invierno abrazados en una casa de madera mientras veíamos al invierno llevarse el otoño. Soñaba con verte reír. Soñaba con verte llorar. Es duro ver que ya no me hablas. Ahora sólo sé que respiras y con eso me basta.
Si vamos a andar debes saber que te voy a escribir cartas, te diré poemas al oído, también soy bien cachondo y pervertido. Quiero ser el que te quite la tristeza a sentones. El que te la meta cuando andes insoportable. El que te ponga sobre la mesa y te abra con un beso las piernas. Si vamos a ser novios deja que yo me case con la sensualidad que desbordan tus pétalos en mis hombros como si fuesen las hojas que se desprenden de las estaciones. Quiero ser con el que te quedas en tu casa a ver películas y a mitad de esta empieza a abrazarte y besarte el cuello para fajar y al acabar contentos irnos por unos tacos o una hamburguesa y decirte todos los poemas que se me amontonan en la cabeza nomas de oler tu aroma a niña fresa, a adolescente dispuesta, a señorita curiosa, a viajera hippie, a champú de cereza. Yo quiero que me dejes la espalda arañada y los brazos todos mordidos. No me mandes a la verga diciéndome: Sólo seamos amigos
—  Las viejas cartas para Ana, Quetzal Noah
Fue una despedida dolorosa. Confieso que el odio estaba entre mis opciones. Pero te amé como a nadie ¿cómo llegar al otro extremo? Así que decidí canalizar mi ira y mi desilusión y he logrado situarte en mi mente como lo que fuiste: un ser maravilloso cuyos errores me hirieron, lo que es más, nos hicieron llorar a ambos. La vida se encargará de cobrar factura, yo ya te perdoné. Que no te quede ninguna duda, en mi mente logré dibujarte ya como un hermoso recuerdo.
—  La carta que nunca envié… Coos
"EL SÍNDROME DE LA CACA FRÍA"

Hace un par de meses rompí con mi novia porque descubrí que me había engañado múltiples veces. Ayer me llamó por teléfono y me preguntó que si nos podíamos ver. Le dije que sí.

Fue raro, porque la pasamos genial esa tarde juntos. Me di cuenta de que aún la amaba y extrañaba. Cuando llegué a casa le platiqué a mi abuela (ella es mi mejor amiga) sobre mi tarde con mi ex. Y lo que me dijo ha sido la cosa más sabia que he escuchado en mi vida:

- “Oh cariño, ¡recuerda que rompiste con ella por una razón!”

- Sí lo sé abuela, pero es que aún la amo.

- Por favor no te atrevas a padecer el viejo “Síndrome de la Caca Fría”.

- Uhmm… ¿qué es eso?

- Mira, el “Síndrome de la Caca Fría” es así: “Cuando tu popó está aún calientita, puedes saber y oler que es caca, por lo tanto no te atreverías a acercarte a ella. Por otro lado, cuando la popó se vuelve fría y dura, mucha gente puede pensar que es chocolate, y se atreven a probarla para luego descubrir de la peor manera que sigue siendo caca. Ella te engaño y no una, sino varias veces, ella es caca, no chocolate. Recuerda esto.”