okeys

III ~Hi dad! Wigetta fic

III

Guillermo permanecía envuelto en una manta color morado en la espera de Samuel. ¿De verdad iba a venir? ¿Iban a hablar o sólo venía a decirle que estaba feliz por tener a su hijo con la mujer que amaba? Un suspiro lastimero escapó de sus labios. Si Becca estuviera aquí y lo viera ya le habría golpeado muy fuerte por enamorarse de alguien a quien recién conoció (y ahora espera un hijo suyo), por ser tan tonto y creer que la vida es un cuento de hadas donde formarían una familia y vivirían felices para siempre. No era así.

Era mil veces peor.

Y volvió a llorar, odiándose por enamorarse de Samuel sin conocerlo.

¿Por qué tardaba tanto en llegar?

Eso le irritaba, su ceño se frunció, ¿Por qué ahora estaba molesto?

Malditas hormonas. Necesitaba calmarse de alguna manera, entonces lo noto.

-Tú y yo tenemos que aprender a controlarnos ¿Okey? Comunicación, necesitamos comunicación. –Guille suspiro. -Seguramente tú ni me escuches y yo como parguela que lo hago. Tengo que aprender mucho de ti. Me pregunto qué serás, o sea, no es que me importe saber si eres niño o niña, pero sería emocionante llamarte por algún mote. Ahora tendré que buscar algún mote unisex, genial. Qué te parece ¿Nuez? Me gustan las nueces. ¿Quieres comer nueces? -Guillermo siento un tirón -Helado con nueces y crema batida, igual quiero.

Guillermo se levantó con cuidado, acomodando su pantalón de pijama y la camisa, la cual ya le quedaba algo pequeña, haciendo en vano el intento de cubrir su vientre. Camino descalzo hasta la cocina, procediendo a preparar su helado con nueces y crema batida. ¿Debería preparar uno para Samuel? Tomo su móvil y tecleo.

“¿Estas cerca ya?”

“¿Alguien está ansioso de verme? Estoy cerca ya, sólo pasó control escolar y me tienes ahí”

Guillermo sonrió y guardó su móvil, él vivía en el campus, así que Samuel tenía que presentarse en control escolar diciendo el motivo de su visita al campus, en este caso visitar un alumno, y después ya estaría ahí. Y eso lo hacía feliz, aunque Guille no quería admitirlo.

Tomo las dos copas de helado y fue de nuevo al salón, dejándolas en la mesa de centro, volviendo a sentarse mientras esperaba a Samuel. Tomo la suya y comenzó a comer, sintiendo como el helado se derretía en su boca, dejándole un agradable sabor a chocolate y crema batida con nueces. Se sintió satisfecho. Pero su placer fue interrumpido por el toque de la puerta, ¿Quién sería?

Se levantó e ignorando que su vientre se veía, abrió la puerta. A Samuel casi se le cae la cara al piso cuando vio al menor en aquellas pintas. Ropa suelta, cabello despeinado, su pequeño vientre asomándose bajo la camisa gris y restos de lo que parecía ser helado resbalando por sus comisuras. Tenía que besarlo.

-¿Mucho tráfico? Comenzábamos a desespera…

Samuel se abalanzó contra el menor, acunado sus mejillas en sus manos y besando sus fríos labios. Guillermo abrió los ojos sorprendido, sin corresponder el beso lo alejó de él, pero antes de que pudiera hablar, Samuel de nuevo estaba besando de nuevo sus labios mientras hacía caminar a Guillermo, cerrando la puerta con el pie, caminaron hasta el sofá. Guillermo se sostuvo de los codos de Samuel mientras por fin correspondía el beso, sintiéndose desfallecer, ¿Qué se supone que era esto? ¿Una alucinación? Guillermo estaba perdiendo la capacidad del razonamiento al momento que sintió los dedos de Samuel sobre sus caderas, acariciando su piel, cayendo presa de las garras de aquel hombre que desde ya se notaban sus segundas intenciones.

Samuel paso sus manos por el trasero del menor indicándole que se subiera a él, obedeció, enredando sus piernas en la cintura del mayor, Samuel avanzó hasta el sofá, recostando al menor sobre este, comenzando a besar su cuello. Guillermo en medio de jadeos lo detuvo.

-¿Qué pasará con Nuez si lo hacemos?

-¿Quién cojones es Nuez?-Guillermo rio mientras pasaba su mano por su vientre, Samuel comprendió. -¿Le has puesto Nuez?

-Admito que no soy nada creativo, pero tenía que llamarle por alguna manera.

Samuel sonrió amplio y beso de manera casta al menor, era realmente increíble, no le conocía en lo más mínimo e iba a tener un hijo de él. Nunca es mal momento para conocer a una persona. Ya después tendría tiempo para lo demás.

Samuel hizo el intento de levantarse pero Guillermo afirmo más el agarre de sus piernas sobre sus caderas, impidiéndole hacerlo.

-Aún no me has dicho que pasará.

-Nada. Supongo. -Samuel lo miro nervioso ¿Por qué ahora se ponía nervioso por decir esto si ya lo había dicho muchas veces? -Pues… No sé Guillermo, en las mujeres se supone que… “eso” se cierra e impide que algo salga o entre antes de tiempo.

-¿"eso"? -Guillermo comenzó a reír a carcajada limpia. -¿Eres ginecólogo y no puedes pronunciar la palabra vagina? -Samuel no pudo evitar sonrojarse mientras Guillermo reía más alto. Guillermo aprovecho la distracción de Samuel para atraerlo a su rostro, sujetando con firmeza sus mejillas. -No debes avergonzarte con esto, sabes. -Guillermo dejo un pico en sus labios. -Además, si te preocupa mucho que le puedas hacer daño al bebé, siempre hay otras alternativas.

Samuel lo miro, sintiendo como el menor lo apartaba, levantándose, Samuel se sentó mirándolo expectante. Se acomodó la camisa gris de tirantes que llevaba y se arrodillo frente a Samuel, separándole las piernas. Samuel abrió los ojos de par en par, ¿No iba a hacerlo o sí? ¿Por qué ahora dudaba sobre esto si hace segundos prácticamente estaba sobre el devorándole los labios?


Samuel sintió como las hábiles manos de Guillermo quitaban el botón de sus pantalones y bajaba el cierre, abriendo los pantalones del mayor, Samuel levanto las caderas sintiendo como sus pantalones y calzoncillos eran arrastrados por sus piernas hasta sus tobillos. Samuel soltó un gran suspiro al sentir las frías manos del menor sobre su miembro, el cual comenzaba ya a erectarse.

-¿Por… por qué tus manos están tan frías?

Preguntó Samuel en mitad de un jadeo, Guillermo detuvo el movimiento de sus manos y lo miro, Samuel se sintió desfallecer al ver a aquel ser mirándole de manera tan tierna mientras sostenía su pene en sus manos.

-Mis planes eran hablar mientras comíamos helado, aunque bueno, nuez tenía hambre y me terminé el mío, el tuyo está allí, puedes comerlo mientras yo estoy ocupado.

Samuel ahogo un grito. ¿Cómo podía decir tales cosas de manera tan natural?

-Después pequeño, ahora, ¿Podrías… continuar?

Samuel se daba golpes mentales, ¿Por qué estaba ahora tan nervioso?

Guillermo asintió y volvió a tomar con firmeza el miembro de Samuel, acercándolo a su rostro, Samuel cerró los ojos cuando sintió su respiración en la punta para después sentir la cálida lengua del menor pasarse por todo lo largo, saboreando la extensión.

-Y dime Samuel ¿Cuánto tiempo llevas con Melanie?

¡¿Qué?!

¿Realmente acababa de preguntar sobre su esposa mientras le hacía una mamada?

-Dos… dos años.

-mmm… -El menor metió la punta de su miembro en la boca, bajándolo de manera lenta y volviéndolo a sacar de igual manera, hizo esto unas dos veces más igual o más lento, Samuel solo se dedicaba a jadear, mirando al techo, llevando sus manos al cabello de Guillermo para marcarle el ritmo, Guillermo lo alejo de un manotazo y saco el pedazo de carne de su boca. -¿Es verdad que no puede tener bebés?

-Es verdad.

-Okey -El menor aceleró el ritmo de la felación, sacándole un gemido a Samuel, quien estaba que lo flipaba todo.

Guillermo comenzó a meter dientes y lengua, aumentando la velocidad, siendo presa de Samuel mientras este impaciente meneaba las caderas simulando estocadas, se sentía realmente desfallecer.

Guillermo sacó de nuevo su miembro, comenzando a agitarlo en su mano, mirando a Samuel con ojos de cachorro.

-¿Qué piensas hacer con esto? ¿Vas a hacerte cargo del bebé? -Samuel ya no pensaba claro, tenía la mente nublada y parecía que el menor le hablaba en mandarín. -Sé que van a adoptarlo y tal, pero… ¿Y si no fuera así? ¿Si tú no estuvieras con ella? ¿Qué pasaría Samuel?

Guillermo aceleró el movimiento de sus manos, sin apartar la mirada del mayor, quien sentía un ligero cosquilleo en la zona del vientre, estaba cerca. Pero su mente no podía pensar, no ahora.

-Joder Guille…

-Si no estuvieras con ella ¿Estarías conmigo?

-¡Si, joder sí!

Y se corrió en la mano de Guillermo.

Ahora definitivamente su mente no pensaba nada.

[…]

Guillermo termino de limpiar todo, Samuel descansaba aun en el sofá, tratando de analizar las preguntas, las cuales era imposible de recordar, ¿Por qué le había hecho esto?

-Toma, es de vainilla.

Samuel parpadeo saliendo de su ensoñación y miro la copa de helado que el menor le tendía frente a sus ojos. Su aspecto era el más tierno del mundo, verlo con su camisa puesta, con el cabello despeinado, las mejillas tintadas de rojo, debía ser pecado ser tan lindo. Samuel tomó la copa, llevándose una cucharada a la boca, estaba delicioso.

-Gracias. Normalmente cuando una pareja termina de tener sexo, fuman. Esto es nuevo.

-Ya no fumo Samuel, parece ser que a mi doctor se le olvido ese detalle, pero soy consciente y sé que no debo hacerlo. -Samuel sonrió y degusto más helado, Guillermo por fin se sentó a su lado, mirándole sin decir nada, Samuel suspiro, una de las cosas que más odiaba era que las personas lo miraran sin decir nada, era como si te estuvieran analizando con la mirada, tratando de encontrar tus más obscuros secretos. Pero sabía que Guillermo estaba igual que él, tampoco sabía exactamente que iba a pasar con ellos, con “nuez” y Melanie. Se dedicó simplemente a disfrutar del helado y dejar que el menor se dedicara a mirarlo. Guillermo hizo una mueca y llevo sus manos a su vientre.

-¿Todo bien?

-No, este algo inquieto. ¿No se supone que hasta los 5 o 6 meses debe comenzar a moverse?

-Se supone, pero a veces lo hacen antes, son muy imperativos, una vez me toco una paciente que iba a tener gemelos y a los 16 semanas ya se movían, era totalmente un desastre.

-¿Estas insinuando que pueden ser gemelos? -Los ojitos del menor brillaron… de temor.

-No, lo hubiera visto desde la primera ecografía.

-¿La amas?

Samuel casi se atraganta al escuchar eso.

-¿El qué? ¿La ecografía?

-Sabes de que hablo Samuel ¿Amas a Melanie?

-Guillermo, sabes que no puedo responder eso.

-Claro que sí, no es tan difícil decir sí o no, ¿La amas o no?

-Guille por favor.

-Si la amaras no estarías dudando ahora mismo, no estarías poniendo excusas baratas, no te hubieras acostado conmigo.

-No, no la amo.

-¿Y por qué sigues con ella?

-Porque no tengo nada Guillermo, si no fuera por ella y su familia yo no sería nada, ellos me pagaron los estudios y me consiguieron una plaza en el hospital, siempre creí que lo que sentía por Melanie era amor, y no, simplemente es cariño, agradecimiento por todo lo que ha hecho por mí.

-¿Y por qué no la dejas y ya?

-Es difícil, he pensado hacerlo, muchas veces, pero siempre ocurre algo en nuestras vidas que lo impide, la muerte de su madre, el nacimiento del hijo de su hermano, su esterilidad. Me da penita dejarla.

-Pero ¿Piensas vivir así toda tu vida? ¿No aspiras a algo más?

-¿Algo más?

-Sí, ya sabes, buscar a alguien quien realmente ames, con quien formar una familia, con quien ser feliz, ¿Eres feliz con ella?

-No, para nada.

-Entonces ¿A qué estas esperando? Uno nunca sabe cuándo el amor perfecto puede llegar a tu vida.

-O quizá ya llegó. -Guillermo ahogo un grito cuando sintió los labios de Samuel atrapar los suyos en un casto beso, que no duro mucho pero iba cargado de sentimientos. -La voy a dejar. Quiero criar a este niño juntos, pero necesito que me des tiempo para decirle esto, decirle que me enamore de alguien más y quiero dejar todo con ella.

-De acuerdo. -Guillermo sonrió, emocionado era poco, estaba que saltaba de felicidad ¿Tan fácil había sido? -¿Quieres ver alguna película? Recién contrate netflix y podemos ver alguna.

-Claro, eso me encantaría.

Guillermo se levantó y comenzó a buscar alguna película en su portátil, encontrando por fin una que parecía buena. Al final de esta, con una escena del beso de amor, y dando inicio a los créditos, Guillermo se aferraba al cuerpo de Samuel mientras este bostezaba. Se levantó del sofá con sumo cuidado, sostuvo al menor entre sus brazos y lo cargo hasta la habitación, dejándolo en la cama, le hecho unas mantas encima y le dejo para volver al salón a tomar su móvil, rápidamente tecleo algunas cosas, mando el texto de WhatsApp y tras soltar otro bostezo, regreso a la habitación, acostándose con el menor, estrechándolo en sus brazos, cayendo en brazos de Morfeo mientras sin darse cuenta, recibía un mensaje.

Samuel [23:57]:

El trabajo en el hospital está fatal, llego una tía y debemos operar de emergencia, no me esperes despierta ¿vale? Te amo.

Melanie [23:59]:

Claro Samu, espero todo salga bien, nos vemos mañana, besos, te amo más.





.




Guillermo despertó, sentía dolores fuertes en su vientre, muy muy fuertes, trato de levantarse pero el dolor se incrementaba más y más y sentía como que algo dentro se removía, trato de gritar pero no pudo, estaba mudo por alguna clase de fuerza invisible, agito a Samuel con fuerza, este despertó desorientado y tallo sus ojos mientras Guillermo lloraba en silencio, algo le pasaba a su bebé.

-¿Qué pasa Guille?

-Duele…

-Oh no, estas rompiendo aguas, estas sufriendo un aborto. -Samuel tomó rápido su teléfono mientras Guillermo se sostenía el estómago con fuerzas, el dolor iba disminuyendo y el movimiento paro, no, él no podía perder a su bebé.

-Samuel ya no se mueve. -Sollozo más fuerte, Samuel se giró dejando el teléfono en la cama, la ambulancia había sido llamada, pero de nada iba a servir, Guillermo había abortado al bebé.

De un sobresalto Guillermo despertó. Estaba sudando en frío y tiritaba, las lágrimas resbalaban por sus mejillas y su labio inferior temblaba. Instintivamente llevo sus manos a su vientre, estaba allí, vivo. Todo había sido un sueño.

-¿Ocurre algo chiqui? -La voz ronca de Samuel lo hizo volver a sobresaltarse, el mayor lo miraba asustado, pero sin acercarse a él.

-Samuel… -Guillermo hizo un puchero antes de lanzarse a los brazos del mayor y ponerse a llorar, Samuel lo abrazo con cuidado, dándole caricias a su espalda, dejándolo llorar, seguro había tenido una pesadilla.

-No fue real Guille, sea lo que sea que soñaste, no fue real. -susurraba en su oído, dejando suaves besos en su cien. Pronto lo sintió dejar de temblar y sollozar, Samuel tenía razón, todo había sido un sueño.

~Quinto mes~

Cambios emocionales en la embarazada durante el quinto mes

Tu bebé comienza a ocupar gran parte de tu tiempo. Sueñas con él de noche y de día. Los cambios físicos producen sentimientos contradictorios.

En el quinto mes su cuerpo se cubre de un fino vello: el lanugo*, y su piel se recubre de vernix caseosa*. Además, tiene pelo, pestañas y cejas, se chupa el dedo y duerme de 18 a 20 horas al día.

*El lanugo es un vello corporal aterciopelado, muy fino, que está presente en los fetos como parte normal de su desarrollo durante el embarazo. Como la piel del bebé es muy fina y todavía hay ausencia de grasa subcutánea, el lanugo actúa de capa protectora.

*Vernix caseosa: Sustancia sebácea blancuzca que recubre el cuerpo del feto al nacer.

El bebé ya hace activos que son más fáciles de sentir. Te darás cuenta de que hay momentos en los que el bebé parece estar dormido y otros en que se mueve mucho. Esto se debe a que duerme más y se despierta con más energía.

Aproximadamente alrededor de esta semana 19 del embarazo alcanzará los 15 centímetros. Conocer el sexo del bebé es más fácil y con resultados más fiables a partir de esta semana.

El desarrollo del bebé a las 20 semanas de embarazo

Lo más reseñable de la semana 20 de embarazo es que, a partir de este momento, el bebé ya puede oír. Aunque escucha de forma distorsionada, puede reconocer el latido del corazón o la respiración. Los movimientos del bebé en esta semana 20 aún son reflejos.

Mide unos 16 centímetros y alcanza ya los 250 gramos de peso.

Alrededor de las 20 semanas de embarazo, la parte superior del útero llega ya hasta el ombligo y puedes comenzar a sentir molestias debido a este crecimiento.

A lo largo de todo el embarazo, pero sobretodo, a partir de esta semana 20 de embarazo, debes vigilar tu nutrición y alimentación. Debes tener en cuenta que al estar embarazada necesitas más minerales y nutrientes en tu organismo, para asegurar el correcto crecimiento del bebé en tu interior. Deberás tomar más alimentos ricos en hierro.

Con 20 semanas de embarazo, lo habitual es que hayas aumentado unos 4,7 kilos. No obstante, esta cifra puede variar. Se considera un aumento de peso normal para una embarazada de 20 semanas entre unos 3,6 y 6,3 kilos.

¿Y si espero gemelos?

Guillermo cerró el libro que estaba leyendo, regalo de Samuel, mientras esperaba fuera de su consultorio a la espera de que lo llamaran, hoy era el día, hoy iba a conocer el sexo de su bebé. Se suponía que no debía estarlo, que debía aparentar desinterés pues iba a darlo en adopción, pero él sabía que no, que Samuel se iba a separar e iban a estar juntos siempre.

Él no perdía las esperanzas.

¿Qué había pasado en este mes?

Samuel no volvió a visitarlo, y no le preocupaba, el trabajar como doctor debía figurar algo difícil. Pero se seguían hablando por WhatsApp, que ahora si Guille le había dado su teléfono bien haciendo que hablaran todo el día y toda la noche -o cuando Samuel estaba disponible-, le enviaba textos, le enviaba audios, Samuel le enviaba links de páginas que debía consultar para cuando llegara a los cinco meses, Guillermo le mandaba fotos de cómo iba creciendo su pancita.

También habían pasado cosas con Becca, ahora si no se separaba de Guillermo, quien todo el día tenía hambre, y Becca estaba ahí para cumplirle sus antojos.

-Guille puedes pasar. -La voz de Samuel anunciaba la hora, Guillermo debía hacerse el fuerte, el que no debía emocionarse por saber el sexo de su hijo, pero en el fondo estaba que quería llorar.

Entro al mismo cuarto de siempre, se sentó en la misma camilla de siempre y se levantó la camiseta, Melanie ahogo un grito al ver si ahora ya visible vientre, Guillermo suspiro, comenzaba a odiarla, si no fuera por ella probablemente ya viviría con Samuel.

-Bien Guille, sabes que esta frío, pero rápido pasará-, Samuel comenzó a colocar el gel a Guillermo, su piel se puso de gallina, gesto que enterneció a Samuel; terminó de esparcir el gel y coloco el aparato sobre si vientre.- Esta será una ecografía en 3D, podremos ver desde muchos ángulos al bebé.

Silencio, Samuel buscaba una imagen estable en aquel monitor, Guillermo miraba sus dedos nervioso y Melanie miraba su móvil, solo se escuchaba el sonido de sus respiraciones hasta que fue opacado por el sonido de un latir de un corazón, Samuel lo había encontrado.

-Listo, parece que su corazón se escucha bien, vamos a ver si nos dejar verle el sexo.

Samuel continuo buscando, con la mirada atenta de Melanie, de repente el sonido del corazón cambio a uno más pausado y lento, Samuel llevo una mano a su boca.

-No es posible… Melanie, llama a una enfermera por favor.

-¿Todo bien Samuel?

Pregunto Guillermo preocupado ¿Por qué había cambiado el latir del corazón?

-Un momento Guille. Y salió del ahí, dejándole con la duda, haciéndolo por fin mirar el monitor. Lo que vio lo dejo por completo helado.

Eran gemelos, Guillermo iba a tener gemelos.

[…]

Guillermo aguardaba en el salón de la bonita casa que Samuel compartía con Melanie, estaba nervioso, el no pintaba para nada allí, es decir, iba vestido con su “peor” ropa, ahora con lo del embarazo, solo usaba pantalones de chándal y camisas enormes que había comprado Becca y aun así le quedaban ajustadas.
Aquella casa era elegante, digna de andar con traje y corbata todo el día, pero dudaba mucho que el entrara en un traje así.

Un abogado entro por la puerta seguido de Melanie, Samuel no estaba, se había quedado en el hospital, hablando con los médicos sobre el nuevo descubrimiento del caso 8. Guillermo.

Melanie lo había llevado a casa para hablar sobre el futuro de sus, ahora, dos hijos.

-¿Quieres una copa de vino Guille?

¿Hablaba en serio?

-No gracias.

-Vale, hablemos de esto, él es Ricardo, nuestro abogado, el llevara todos los papeles de adopción y esas cosas.

Guillermo lo saludo con un apretón de manos.

-Bien Guillermo, yo había preparado los papeles para la adopción de un niño, pero Melanie me informó que son dos, y es más complicado esto, por qué tú debes decidir si vas a dar en adopción a ambos, o solo a uno.

-Pues no sé qué dirá Melanie y Samuel.

-Yo solo quiero uno de esos, Samuel estará de acuerdo.

Guillermo frunció el ceño ¿Cómo que uno de “esos”?

-Vale, Guillermo, si encuentras otra pareja que quiera adoptarlo, con gusto te ayudaré, solo debemos hacerles unas pruebas, ver que estén capacitados para la adopción, que tengan los medios necesarios, de eso me encargo yo.

-Yo lo pagaré Guille.

-Eres muy considerada Melanie. ¿Qué opina Samuel de esto?

-Bueno Guille, Samuel es un amor de persona y siempre cumple lo que le pido, no creo que ponga oposición.

Guillermo apretó los puños y se sintió mareado, necesitaba irse ya.

-Debo irme, necesito descansar.

-No puedes irte aun Guille, quédate a cenar, comeremos lo que ustedes quieran comer, serán nuestros invitados esta noche. Por favor, quiero conocerte Guille.

-De acuerdo, me quedo.

[…]

Guillermo se sorprendió gratamente hablando con Melanie, descubrió ciertas cosas de ella por ejemplo que había estudiado gastronomía, Guillermo pensaba que era de esas chicas huecas, pero al menos en ese aspecto se equivocaba.

Melanie le había convencido de tomar una copa de vino tinto sin alcohol, la estaba tomando a pequeños sorbos, pues no se fiaba del todo del término sin alcohol, en cambio Melanie iba por su cuarta copa y hablaba animadamente.

Cuando Guillermo daba un tercer traguito a su copa, Samuel apareció por la puerta llevándose la sorpresa de ver al menor ahí. Y peor, con una copa de vino.

-No sabía que seguías aquí.

-Melanie se ofreció a cocinarnos.

-¿Están bebiendo?

-Es sin alcohol, al menos el mío.

Samuel le dedicó una mirada reprendiendo a Melanie y tomo a Guillermo del brazo.

-Ven, debemos hablar, tengo tus resultados.

Guillermo asintió y dejo la copa, Melanie siguió cocinando, terminando los últimos detalles, Samuel llevo a Guillermo hasta el jardín de atrás, lo más lejos que Guillermo sintió lo alejaba de la chica. El jardín estaba obscuro, lo único que lo iluminaba era unas farolitas que emitían una leve luz, casi nula.

-No debes beber, le hace daño al… a los bebés.

-Era sin alcohol.

-Se ha comprobado que esas bebidas si tienen alcohol Guille, no te la juegues, debes pensar que ahora tienes que pensar por dos sabes, tienes dos bebés Guille, ¿Entiendes eso? Tu vida vale por tres, tú y ellos… -Guillermo lo tomo por las mejillas y lo acerco a él atrapando sus labios entre los suyos para que dejara de hablar. Se la estaba jugando, pero sabía que Melanie estaba en la cocina y el jardín estaba obscuro. Samuel siguió el beso, pasando sus manos por su cintura para acercarlo, pero no pudo hacer mucho cuando su estómago chocó contra el suyo. Guillermo se separó con una risita. -Eso fue inteligente.

-Gracias. -Samuel lo soltó y se separó de él.

-Guille, hable con los doctores, eres el primero de los 8 que tiene gemelos, quieren analizarte y asegurarse de que todo estará bien, que los tres estén bien.

-De acuerdo, dejaré que me analicen. ¿Lo sabes?

-¿El qué?

-El sexo Samuel. ¿Son niños o son niñas?

La sonrisa de Samuel se ensancho. No podía ocultar su felicidad. No ahora.

-Ninguna, es una niña y un niño.



Si supieran las veces que tuve que cambiar el nombre de Melanie por que inconsciente puse Silvia me mataban.

Love. Faby

anonymous asked:

okey so uhm.. I don't know if this is too dirty.., you don't have to answer if it is.. But how would Sirius feel about eating her out?

OMG NO GET DIRTYYYY

i think he would love it. He would love the feeling of her tugging on his hair and how her hips bucked up and shit omg you get the point

anonymous asked:

*flips in* DO ANOTHER ANTHONY X READER WHERE ANTHONY IS REALLY NERVOUS ABOUT SOMETHING AND LIKE ABOUT TO CRY OR SOME SHIT AND THE READER IS LIKE "it okey BAB" AND COMFORTS HIM -definitely not Jordan ahaah

Jordon you’re the only person I know who says bab

anonymous asked:

Okey, esta pregunta es muy personal tu decides si contestarla o si no, puedes añadir tu imagen favorita💮 ¿Eres feliz? ¿Que crees que te falta para serlo?

Uisss Tan triste parezco? 😟
La pregunta sería, que es la Felicidad? Porque para unos puede ser estar junto a la persona amada, para otros disponer de una buena casa y un buen auto, para otros tener un simple trabajo … cada cual puede encontrar la felicidad de una forma diferente. Para mí la Felicidad es solo un estado pasajero de ánimo ,como la tristeza o un enfado, no se puede estar siempre triste ni enfadado ni por supuesto feliz.

En estos momentos estoy bien conmigo misma ,tengo ocupado todo el día desde que me levanto hasta que me acuesto,con poco tiempo para pensar en cosas banales y si algo me falta, la Vida es sabia … ya lo pondrá a mi disposición cuando llegue el momento ,solo será cuestión de no dejar pasar la oportunidad.

Me haces la pregunta en anónimo ,cosa que respeto, pero como bien dices es una pregunta personal a la que no me importa responder pues está echa con mucha educación, pero mi sexto sentido me dice que este tipo de preguntas solo las hace alguien que te “conoce” … ahí lo dejo …

Imágenes favoritas ahora mismo no se me ocurre ninguna ,pero puedo ponerte una de mis canciones preferidas …

sometimes u just gotta say “okey dokey” and just like.. rely on urself.. take things as impersonally as u can.. love and let go.. move on.. try and find all the good things, soak those in. and that’s all u can do! and sometimes, that’s enough

youtube

Okey doke, here’s a low-quality cam recording of the sorta music video CN aired after an episode of Gumball. It’s of the SDCC 2016 SU panel where they sang “We are the Crystal Gems”, mixed with footage from the con and signing as well as a few clips from the extended opening short

Its really cute