ohhhh yeaahhh!

How Dan and Phil probably broke up #8

Phil: *drags felt tip on wood at 4am to decorate Dan’s piano*

LUCHEMOS POR ESTO

Capítulo 26
Narrado por Rubius

-Mangel- Por un momento tengo que dejar el orgullo de lado
-Perdón- Dije sintiendo mi corazón palpitar a mil por segundo. Nunca he entendido por qué cojones es tan difícil decir esa palabra.
-Sé que lo diceh en serio…se ve en tu rohtro-Me sonrió, lo que me hizo sonreír instintivamene
            Las palabras dejaron de salir por si solas. Veía como Mangel estaba frente a mi, con ese algodón apoyado en mis labios, mientras que yo, me encontraba sentado como un verdadero gilipollas. Tengo que aprovechar.
-¿Por qué me besaste?- Le pregunté secamente. No quiero seguir con estos putos rodeos
-Ehhh…- Vi como su cara se ponía tensa. Se notaba a kilómetros de distancia.
-Mangel…¿Por qué me besaste?- Repetí la frase con una mezcla de ansiedad y mal humor, sacando su mano de mis labios, y tomándolo por los hombros.
-Rubiuh…- Madre mía, es que me tiene jodidamente tenso.
-Responde de una vez, coño- Vale, es que este gilipollas me agota la paciencia inevitablemente. Ví como cerraba los ojos, al parecer teniendo una lucha interna, para luego abrirlos y mirarme decidido.
-Rubiuh, yo- No alcancé a saber la verdad cuando alguien tocó la puerta. Que inoportuno, joder.   
          Miré a Mangel por un segundo, notando como la sangre le volvía al rostro.
-Yo abro- Dijo muy animado, levantándose de un salto. Que mierda le pasa ahora…es todo un misterio a veces.
-¡Alehby!- Escuché como decía animado el nombre de ese gran chaval. ¿Qué cojones hace aquí, por cierto?
    Me levanté para darle un gran abrazo. La cordialidad no debe quedar atrás, supongo.
-Rubius…¿Qué mierda te pasó en la cara?- Me miró un poco acojonado, acercando su índice hasta mi labio inferior, tocando bastante despacio.
-Que duele, tío- Me quejé, desviando la mirada en Mangel, que no se veía nada cómodo. En serio…no se que le pasa.
-Le han dáoh poh gilipollah, así que mejóh no pregunteh- Agregó Mangel, con voz de pocos amigos.
     Por un instante hubo un silencio bastante extraño. Mirándonos los tres sin saber que cojones decir en ese preciso momento.
-Bueno, bueno…Ya que los hijos de puta no contestan el móvil, vine de manera personal a invitarlos a Zoo…y no me refiero al Tycon- Hizo una pequeña mueca, soltando una risita. Lo miré para luego dirigir mis ojos a los de Mangel…
-Poh mi ehtá bien, ¿Tu que opinah, Rubiuh?- Me respondió la mirada, dejándome con la decisión. Es que…quiero ir, despejarme un poco y descojonarme con alguien, pero por otro lado…las discos no me han traido más que problemas estos últimos días.
-Yo…creo que paso- Miré a Mangel como cambiaba su actitud. ¿Ahora está cabreado?
-Vamos, no seas antisocial. Vamos a juntárnoslos de siempre. Cheeto, Mario, Eddi, Town, Willy, si, aunque no lo creas, y yo…y bueno, ahora Mangel- Me dijo animado, moviendo los brazos de manera retard.
-Vale- Dije suspirando por haberme dejado convencer tan rápido. En estos momentos preferiría estar acostado sin hacer nada, Joder.
————————————————————————————————
-Eh tíos, al fin han llegado- Escuché la voz de Mario por encima de las demás.
-Que me costó bastante convencer a Rubius- Dijo  Alex, inculpándome y obligándome a poner una cara de gilipollas en modo de “disculpen, no era porque no quería verlos”.
-Pero lo bueno es que lo convenciste, por cierto ¿Qué coño te pasó en la cara?- Sentía como Town me observaba detenidamente, lo que me ponía bastante nervioso. Joder, ahora me estarán preguntando toda la noche por qué tengo la cara deforme.
-Vale, dejen de acosáh a ehte gilipollah y vámonoh a bailáh- Escuché la voz de Mangel a mis espaldas, mientras sentía como subía una de sus manos por mi hombro. Gracias por salvarme…

     Entramos a Zoo bastante bulliciosos, haciéndonos notar frente a toda la gente que bailaba como si no hubiera un mañana.
-Madre mía, hay demasiada gente- Dije un poco incómodo, pero por algún motivo, un poco relajado de que Mangel estuviera a mis espaldas. De seguro no habría aceptado por ningún medio si este gilipollas no hubiera venido.
-Oye, ¿y donde cojoneh ehtá Willy?- Preguntó Cheeto, mirando al resto del grupo que, hacía lo posible por mantenerse junto.
-Ehhh…vino con…vino con Vegetta- Dijo Alex un poco nervioso, rascándose la nuca. ¿Era un secreto acaso? Por cierto he oído hablar bastante de ese tío, y siempre escucho cosas que están ligadas a él y Willy…No entiendo.

////  http://www.youtube.com/watch?v=i7j7yu_sALM <— Ohhhh yeaahhh////

-¿Que pasa con ellos?- Vi como Eddi preguntaba bastante interesado.
     Alex se veía bastante tenso. Vale, es un secreto y se le nota en los poros que no debería estar comentando esto.
     Luego de unos pequeños minutos, agregó:
-No puedo decirte nada, pero quizá tú puedas verlo por ti mismo- Alex dijo esto apuntando hacia un lado de Zoo…Al parecer Willy se encontraba conversando con Vegetta. Mirándose de una manera bastante particular. Se les veía felices.
     Eddi se quedó mirando unos segundos, para luego encogerse de hombros.
-Bien por ellos- Añadió sin mas, separándose del grupo, junto con los otros que ya estaban bailando y conversando con tías, esparcidos por todo Zoo.
    Me quedé un minuto observando a Willy…¿Realmente hay algo entre ellos? Es que no me lo creo. ¿Cómo pasas de tener un mejor amigo, a amarlo? Me parece un poco iluso, ni siquiera sé si ellos tienen algo.
     Noté como me había quedado divagando conmigo mismo, sin darme cuenta de que todos se habían separado, dejándome solo.
-Mangel… ¿Mangel?- Comencé a mirar hacia todas las direcciones, cayendo en la realidad de que, Mangel tampoco estaba.
-De seguro está liándola con otro tío- Dije cabreado, para luego sentir otra vez una mano por mi hombro.
-No ehté celoso. Con el único tío que la liaría, sería contigo- Dijo descojonándose, mientras yo trataba de desatorarme con mi propio corazón, que me había quedado atrapado en la garganta por culpa de este gilipollas.
-No hagas eso de nuevo, casi me da un infarto- Le admití sincero, relajándome un poco al sentir que ya no me encontraba tan solo.
    Y es que no entiendo este efecto fastidioso que tiene Mangel en mí. Él es capaz de llevarme al cielo y al infierno en un abrir y cerrar de ojos. Que hijoeputa.
-Lo siento, pero me ha dáoh gracia tu comentario- Me dedicó una de esas sonrisas tan suyas, a lo que no pude evitar devolvérsela.
-Pero si deberías estar aprovechando- Le dije bromeando. A no ser…
-Tu todavía no tieneh claro que no soh gay. Me guhta un tío, eh verdáh, pero eso no significa que me guhten tóh loh tíoh Rubiuh- Me corrigió, haciéndome sentir aliviado. No se por qué.
    Me quedé unos segundos mirándole mientras estaba desprevenido, cuando un millón de ideas se me vinieron a la cabeza…¿Qué pasaría si Mangel y yo…? No, mierda, que estoy pensando. Me está afectando demasiado lo de Willy.
-¿Rubiuh?- Escuché como esa voz me llamaba.
-Que te he ehtáoh hablando y no me hah dicho náh- Me miró con cara de cabreado.
-Disculpa…es solo que me quedé en mis pensamientos- Dije sincero, lo que se notó.
-Vale, iré a tomáh argo…no se si tu quiereh…- Me propuso.
-No, gracias. El alcohol no ha hecho nada bueno conmigo esta semana- Le sonreí un poco obligado, a lo que este simplemente me correspondió, alejándose y desapareciendo entre la masa de gente que bailaba.
       Me senté en una mesa vacía que había al fondo de Zoo, estirándome y relajando mis músculos.
-Estoy cansado y ni siquiera he bailado- Comencé a divagar nuevamente, tocándome de vez en cuando el labio, sintiendo un leve ardor, hasta que vi a Mangel volver con un trago bastante colorido. Él no es de tomar esas cosas.
-¿Cómo ehtáh de tuh golpeh? ¿Sirvió de algo el Yodo?- Me miró con una cara muy dulce, algo bastante fuera de lo normal, haciéndome sentir empalagosamente avergonzado.
-Si…gracias- Agregué casi a la fuerza ese “Gracias”, y es que se me había hecho un nudo gigante en la garganta. Que me está pasando.
-Supongo que eh mi debéh cuidáh de ti, ereh un gilipollah que se mete en muchoh líoh- Se descojonó. De seguro ya está con unos litros de alcohol corriendo por su sangre.
-Si vale, lo que digas- Dije sin prestarle mucha atención, desviando la mirada, encontrándome nuevamente con los personajes de antes; Willy y Vegetta.
-Ehtoy seguro que tienen algo- Escuché a Mangel comentar sobre mi interés visual. ¿Tanto se nota que estoy observando?
-Mm- Hice un gesto seco, asintiendo a lo que Mangel dijo. Es que pareciera que realmente hay algo entre ellos dos.
-Te véh interesáoh- Desvié la mirada a Mangel, para notar que este estaba mirándome fijamente, con los codos apoyados en la mesa.
-Ehh…-No supe que decir, y es que me había intimidado de cierta manera que Mangel se encontrara tan perdido, mirándome.
-Ehpero que sean feliceh- Agregó Mangel, notando como bebía otro sorbo de su trago.
—————————————————————————————————-
-Hahta luego- Mangel se despedía de una manera bastante patética, absorbido por el demonio de los tragos y las cervezas.
-Rubius, encárgate que llegue bien este gilipollas- Alex se veía bastante divertido al ver el estado en el que estaba Mangel. Tiene que armar show este hijoeputa.
-Tranquilo. Gracias por todo, lo pasé super- Dije esto, tomando a Mangel por el brazo, para cruzármelo por el cuello y llevármelo a rastras al departamento.
-Que pu-que puéoh camináh…camináh solo, coño- Claro…el coño te sale perfecto. Joder, que pesado.
-Mangel, solo cállate y camina- Dije un poco divertido al ver como este se quejaba por todo. Porque la luz de la calle estaba muy fuerte, porque hacía mucho frío, porque tenía calor, porque volvía a tener frío. Joder, es un espectáculo.
-Rubiuh- Escuché como le costaba pronunciar las palabras.
-Dime- Suspiré resignado. Escuchar la conversación de un tío ebrio no debe ser tan malo. No es como si fuera la primera vez que lo escucho.
-¿Me…me ehcuchah?- Dijo titubeante.
-Si coño, que te escucho- Sonreí al notar como hacía un esfuerzo imposible por hablar.
-Rubiuh…yo te amo- Mi aspecto cambió de alegre, a afligido. Que mierda está diciendo ahora.
-…- Me quedé en silencio, sintiendo un incontrolable nervio, recorrer mi cuerpo.
-Rubiuh…en serio, te amo- Seguía repitiendo, a lo que simplemente hice oídos sordos. No me hagas pasar cosas así en la calle a mitad de la noche, hijoeputa.
-Basta Mangel, o me lo terminaré creyendo- Le dije tratando de relajar el ambiente, que desde mi punto, estaba bastante tenso. Pero sentí como Mangel se detenía de lleno, sacando su brazo por encima de mi cuello, tomándome por los hombros y mirándome fijamente.
-Rubiuh…te amo- Sentí su mirada intimidar a la mía, con esos ojos oscuros, llenos de secretos, y fue en ese momento, en que sentí que no estaba bromeando del todo.
       Dime que bromeas, por favor.
—————————————————————–
Ohhhh yeaaah!!! que taaaal???!!!…ya estoy de vuelta con las pilas recargadas, para el primer capítulo de este 2014!!!!!…Y si, viene cargado de romances, dolores de cabezas y lágrimas (que telenovela chico!)…
     DISFRUTÉ!!! ohh si xD…disfruté escribiendo este capítulo…se me hizo muy ameno, lo admito…mas todavía con la grata compañía de Radiohead!…
      MANGEL JODER!!!!….si no te acuerdas…te partiré la cara en siete (ahh verdad que yo soy la encargada de hacer que eso suceda, ehé xD)…Y Rubiuh…estaba bastante mas relajado…que lindoo! <3
     ¿Cómo responderá Rubius ante estas declaraciones? ¿Mangel lo admitirá, sobrio? xD ¿Jen estará dispuesta a ceder algo?…MUUUCHO mas en los siguientes capítulos!!!!
    Y ahoraaaa vienen mis primeros agradecimientos del 2014!!!!!…y es que…madre mía, casi 50 notas en un cápítulo!!!…realmente estoy crece como el pan con levadura!!!…me sorprendí, lo admito, y es que cada vez me llegan mas mensajes de frustración porque no publico xD!…y cada vez llega gente nueva que…uff, se me escapa de las manos, really!.
    Muchas gracias a todos por mantener este mundito vivo, porque entenderán que yo hago solo una parte del trabajo ;D…
    Si les gustó el capítulo, regálenme un corazoncito, se los agradeceré muchochote, yyyy un reblog si desean que se siga expandiendo esto!!!! <3
   Muchas gracias por leer, nos estaremos viendo prontito! Un abrazo y un beso :3