Seamos sinceros, no me voy a morir porque ya no hablemos. No me quedaré sin aire, ni tendré problemas al corazón, ni nada. Pero te extrañare y extrañar a quien no puedes tener duele más que todo lo anterior.