obio

Rainbow Exotics, a whole sale bird breeder for Petsmart has confirmed cases of psittacosis. This sign is in Ohio, but they supply the entire US.

If you have purchased a bird from Petsmart please bring them to a vet. Psittacosis is a highly contagious zoonotic disease that can kill your bird and create flu-like symptoms in humans. It is treatable with antibiotics for your birds if caught early. It is generally not serious in people, although if left untreated it can be.

If you have bought toys or cages from Petsmart please disinfect them before giving them to your birds! Or return them. Psittacosis can live in feather dust and droppings for months.

Please share. And consider adopting your next bird from a rescue.

Sueño Wigetta

Parte 2

Tanto que lo pedían, por fin aquí está :D esta vez lo escribiré desde el punto de vista de Samuel.


Guillermo había salido corriendo a su habitación después del beso, se suponía que esta era la oportunidad de saber si sería correspondido mi amor hacia él, pero todo se echó a perder, solo logré alejarlo más.

-Creo que te dejaste llevar- me dijo Luzu dandome una palmada en el hombro.

No resultó como esperaba- dije desanimado.

- No, no, la verdad lo hechizaste con tu beso- dijo moviendo los dedos frente a mí, cosa que me dejo confundido.

-¿de qué hablas?

-Willy te siguió el beso, por un momento, pero lo hizo- me dijo como si fuera lo más obvio del mundo, esperando que dijera algo, pero ante mi silencio prosiguió- lo que significa,que tienes una pequeña oportunidad.

-Ya, pero ¿Por qué se fue entonces?- Luzu me miraba con una expresión que me hacía sentir que no entendía nada.

- De seguro se asustó, debe estar confundido- me dijo mientras guardaba sus cosas - te aconsejo que hables con él, trata de… aclararle las cosas, yo me voy para que puedan hablar con más tranquilidad- me dio un par de palmadas en la espalda para tranquilizarme y se fue.

No estaba muy convencido, ¿qué pasa si no es como dijo?¿Guillermo me odiara?¿me odia ahora?, me sentía fatal, nunca debí haberle pedido a Luzu que me hiciera el favor de hacer su “promesa” en su directo, quizá hubiese sido mejor que nada de esto hubiese pasado.

Pero había algo, Guillermo  pudo haber dicho que no, si no quería, a pesar de que parecía no gustarle la idea en o absoluto, nunca se echó para atrás ante la propuesta. Bueno, puede que si tenga una oportunidad después de todo.

Respiré profundo y fui en dirección a su habitación, tomé la perilla e intenté abrir en vano, pues tenía seguro.

-¿Qué quieres?- escuché la voz de mi compañero dentro.

-Am… ¿puedo pasar?- dije, pero no escuché respuesta por parte de Guillermo.-¿Willy?, quiero decirte algo, abre la puerta -realmente no sabía que decir.

-Dilo-  me dijo desde dentro.

- Yo… am, yo…-seguí balbuceando, pero no podía decir nada.

-¿Tu qué Vegetta?- escuché a Guillermo pidiendo que continuara.

- Yo… ah, Willy necesito que abras la puerta, por favor- supliqué, porque algo como “Willy, yo te amo” no se lo podía decir a través de la puerta, necesitaba ver su rostro, sus ojos achinados que lo hacían parecer tan adorable, quería verlo sonreír y ver sus mejillas sonrojarse mientas lo oía decir que me ama, necesitaba sentir sus labios de nuevo, pero bufé ante mi pensamiento tan ridículo, realmente era mucho pedir.

De pronto escuché que la puerta se destrababa, ahora no estaba seguro de que si era buena idea entrar, podía perder el control y lanzarme sobre él, o podría entrar en pánico y terminar sin decir nada.

La puerta se abrió, pero no vi a Guillermo.

-Entra- escuché, sin pensarlo más, entré y la puerta se cerró a mis espaldas- ahora dime ¿qué quieres?- volteé y lo vi arrimado sobre la puerta con los brazos en la espalda, parecía tener los ojos llorosos, se veía tan indefenso.

- Willy, no quiero que te molestes conmigo, eres mi compañero, eres mi, amigo… pero quisiera que sepas…

- Vegetta- me interrumpió- no te preocupes, no estoy molesto, ni lo estaré, es solo que… estoy algo confundido - cuando dijo eso, las palabras de Luzu retumbaron en mi cabeza  “trata de aclararle las cosas” ¿pero cómo haría eso?

Guillermo no me miraba necesariamente, estaba con la cabeza gacha frente a mí, quizá era el momento de perder el control.

Caminé hacia él, pero antes de acercarme lo suficiente, me detuvo con su mano en mi pecho, impidiéndome avanzar, me miró y pude ver claramente su sonrojo, cosa que hacía que me dieran más ganas de besarle.

-¿Qué haces?- me dijo.

- Bueno… estás confundido ¿cierto?- no dijo nada, pero tomé su silencio como un sí- entonces- proseguí- debemos aclarar las cosas- quité su mano de mi pecho y me acerqué lentamente hasta que nuestras narices chocaron.

Guillermo estaba extremadamente nervioso, no podía ocultarlo, era claro que sabía como quería aclarar las cosas y no se interpuso. Pasé mi mano por su mejilla y rosé su brazo para sentir como se erizaba con mi tacto.

Quise jugar un poco más antes de besarle, así que pasé mi rostro a su cuello y empecé a dejar pequeños besos lentamente, sentí como de repente resbaló un poco hacía abajo, las piernas le estaban fallando, no pude evitar sonreír, saber que causaba ese efecto en él hacía que me gustara aún más, bajé mi mano hasta el borde de su camisa y traté de meter la mano por debajo, pero me detuvo otra vez.

Entonces lo vi a los ojos, el chaval estaba rojo a más no poder y respiraba con algo de dificultad.

-¿Y bien?- pregunté sin alejarme de él- ¿tienes ya las cosas claras?

- Bueno… - trató de decir algo, pero no pude aguantar más y lo bese.

No tardó mucho en seguirme, ya era la segunda vez que lo hacía y no le daría oportunidad de escapar, ni parecía querer hacerlo, después de todo no fue tan mala idea lo del Beso Wigetta.

Me separé de él y lo miré nuevamente -¿entonces? espero ya no estés confundido - le dije, no dijo nada y solo se abalanzó sobre mí besándome otra vez, era obvio que ya se le había aclarado todo y a mí también.

- Te amo Willy- logré decir entre besos, entonces se detuvo y me miró atónito, me asusté un poco, pero vi como se le formaba una sonrisa en el rostro, achinando aún más sus ojos, no podía estar más adorable frente a mí, y lo que hizo que mi corazón estallara de felicidad en ese momento es haberlo escuchado decir…

- Yo también te amo.


y fin! espero que les haya gustado! un beso Mua!