nuestra-señora

Sin duda, por mucho, el presidente mexicano, no ha sido el mejor que nos haya gobernado,y nuestra postura mas que de “juzgar” debe ser la de “orar”. Orar por un alma que desconoce a Dios (como muchas), orar por nuestro presidente y gobernantes que son limitados en pensamientos, fuerzas y sabiduría (como todos nosotros) para guiar la justicia de nuestra nación. En vez de ser parte de las multitudes que piden la revocación de nuestro presidente y diversa autoridades ,seamos de los que interceden por ellos ante el único Dios que gobierna con justicia, equidad y poder.

-“Se debe orar por los que gobiernan y por todas las autoridades, para que podamos gozar de una vida tranquila y pacífica, con toda piedad y dignidad”
 (1 Timoteo 2:2 DHH)