nudos

Lo que no decimos se nos acumula en el cuerpo, se convierte en insomnio, en nudos en la garganta, en nostalgia, en error, en duda, en tristeza. Lo que no decimos no se muere, lo que no decimos nos mata.
Nunca me fue bien con los hombres

 Empezando por mi padre, mi papa, mi pilar, el único hombre de mi vida. Esa persona nunca estuvo para mi, se supone que un padre, es como un súperhéroe tratando de salvar siempre a su damisela. Pero en mi caso, nunca pasó, yo nunca fui rescatada, soy una princesa olvidada, en si, para mi papá nunca fui una princesa. 

 Cuantas tardes solitarias después de llegar del colegio necesite su abrazo, sus palabras… su interés. Cuantas veces necesité un consejo, para saber como seguir, como afrontar esa dura realidad que me rodeaba, pero no… NUNCA ME HABLO DE LA VIDA, NUNCA ME DIJO QUE SERÍA TAN TRISTE, TAN DIFÍCIL, nunca me dijo que el no estaría ahí, para mi. 

 Solo un maldito “ te quiero” necesitaba de tí papa, solo un abrazo, una mirada. Ahora soy una chica de 18 años que camina sola por la vida, apoyándome en personas que sin duda alguna terminan lastimándome, voy buscando el amor de un hombre, ese amor que me hizo falta toda la vida, pero no logro encontrarlo, nadie puede reemplazar el amor que no me supiste o no me quisiste dar.

PD: Yo sí te quiero papá. Te quiero, con todo mi corazón, mi alma, y la tristeza que cargo conmigo continuamente .