Primero que todo: me gusta mucho amarte, por todo lo que eres para mí, porque tú me haces feliz, me cuidas y me haces reír y me encanta todo lo que se trate de estar a tu lado. Me gusta pasar todo mi tiempo contigo, por cada uno de los momentos que me regalas; y me es imposible no estar feliz cuando estás junto a mí, aún cuando en ocasiones estamos enojados, me siento feliz por el simple hecho de tenerte conmigo. Tengo que decir que con cada segundo que pasa te adueñas más y más de mi corazón. Cuando estoy contigo tengo que preocuparme por nada, de verdad daría mi vida por ti. Trato de recordar todos nuestros días y en cada uno de ellos me recuerdo sonriendo; mi amor te daré siempre las gracias, incluso por las lágrimas derramadas. Quiero que sepas que quiero estar contigo todos los días de mi vida, y sabes, eres perfecta para mí, sólo quiero que te quede realmente claro.
—  Ismael R. (cartas a mi amada)
Se acelera mi corazón con solo pensarte; es algo maravilloso. Y sabes, me gustas, de una forma descontrolada y poco lógica. Ahora entiendo todas las horas perdidas que tuve en el pasado para poder llegar a ti, para poder conocerte. Ahora eres a la persona a la que llamo amor, y no no digo solo por decirte de una manera, sino que siento ese amor con cada latido de mi corazón…
—  Ismael R. (cartas a mi amada)

Jamas pensé que me enamoraría de ti, ni que tú llegaras a ser todo para mí, ni que por las noches  fueras mi sueño favorito ¡Créeme jamas pensé algo así! Tú lo eres todo para mí. Te lo prometo, eres mi primer pensamiento en el día y el último pensamiento de cada noche, también es para ti. Tú eres como esa luz que ilumina mi camino, lo que le hacia falta a mi vida. Sinceramente lo eres todo, no concibo estar sin ti.

Te Amo demasiado y la verdad no sé si decírtelo o no. Es que nadie me había hecho sentir algo así y tengo miedo.

—  Ismael R.
Eres la mujer de mi vida y créeme todo lo que se trate de estar contigo simplemente me encanta. Porque quiero darte todo lo que me pidas; abrazos, besos, caricias, ternura y en general, darte por completó todo mi tiempo. Siendo muy sincero me gustan todos los momentos que me regalas y por sobre todas las cosas, me gusta esperarte, adorarte y tener la paciencia o la locura para poder entenderte, porque simplemente eres la mujer de mi vida. Cada segundo que pasa te adueñas de alguna parte de mi corazón y es inexplicable ya que aún sin tenerte en frente te siento tan fuerte. Me has enseñado lo hermoso que es conocer el amor, de hecho creo que mi único sueño en este momento es poder envejecer al tu lado, para poder besarte y abrazarte siempre con mucho amor, de verdad eres la más hermosa de este mundo. Eres mi sueños hecho realidad. Me das paz, me das alegría, me haces feliz y cada día doy gracias a Dios de poder conocerte cada día y porque a pesar de nuestros momentos grises sigue aquí a mi lado. Te amo y te amaré de por vida. Soy quizás el hombre más feliz en toda la tierra. Solo quiero y sepas que no eres más que la mujer de mi vida, a quien amo y amaré todos los días de mi vida si tu lo permites. Te amo.
—  Ismael R. (Carta para la mujer de mi vida)