nos olvidamos

No sé si lo has pasado, pero muchas veces nos olvidamos de nosotras mismas cuando nos “enamoramos”, no somos felices y nos cegamos, aceptamos cosas solo para no dejar ir a esa persona. Solo el amor propio te hace ver las cosas desde arriba, solo cuando te recuperas puedes verlo así de chiquito e insignificante.

Creo que sentirte, vivirte y probarte fueron tres cosas distintas que tuve la dicha de hacer ayer, ojos almendras capaz de remplazar aquel otoño turbio donde todo lo que era se transformó a nada, otoño… la muerte lenta de algo tan vivo… tan verde. Creo que mi muerte lenta llegó a un fin con vos. Tal vez nunca entienda el porque tenías miedo de bailar conmigo, o simplemente sentirme o cruzar miradas  o besos. Un beso, ¿crees que un beso cambia una historia? ¡¿poder producir un antes y un después en un simple enlazamientos de labios? la historia la escriben los valientes se dice en las calles, besar a otro hombre es hacer historia en una era tan pasada como la que vivimos hoy. “Shape of you” marcaba nuestro ritmo y en contexto y haciéndolo propio te podria decir que “el club no es el mejor sitio para encontrar un amante” pero vos eres tan mágico que todo lugar lo haces único. Te quería preguntar ¿porque sales serio en la foto con la hermosa sonrisa que tienes? o ¿porque cierras los ojos al bailar? o ¿porque cuando lo haces parece que todos los reflectores y ojos apuntan para ti? o al menos los mios… no podía dejar de verte. Eres magia y eres heridas, eres ese paquete de cigarros que acabamos o esa botella de vodka que nos olvidamos donde la dejamos, eres ese baile de una noche, eres ese beso sobre la mesa, eres un amor trascendental pero eso eres en una noche. Noche de misterios y magias, noche dohe lo oscuro se apodera de nosotros y nuestro instintos florecen. Donde buscan  matar a las mujeres de Salem, pero no quiero matar a Salem vos sos parte de ella y yo también, el arte es eso, sentirse y vivirse, y probarse… probarse, besarte… amarte.

Alguna vez la distancia no nos importó, estábamos tan cerca como nadie más, nos dejamos llevar por la emoción de volvernos a ver y sentir aquello tan fuerte, nos olvidamos por completo que regresaríamos a lo mismo, se nos olvido que te ibas a cansar de la distancia

Ayer estuve en una charla de feministas musulmanas y racializadas:


Cosas que debemos mejorar:


1- Liberar a las mujeres musulmanas no es imponerles la liberación, es dejarles decidir. El velo por ejemplo. ¿Por qué las musulmanas están brutalmente oprimidas y las monjas es su elección?


2- Las mujeres negras y mestizas no tienen que ser más blancas porque a ti te guste, ni tienen que llevar el pelo liso para parecerse a tus gustos blancos



3- Hay familias racializadas en España que son españolas de toda la vida, con DNI español, con padres españoles… Que nos olvidamos que hasta el 69 Guinea Ecuatorial fue colonia española


4- No debemos dar por hecho que por no ser blancas no se enteran. 

5- No todas las mujeres mestizas son de la república dominicana ni el caribe.

6- No tratarlas como fetiches sexuales exóticos

7- Si no conoces a una mujer racializada no tienes porqué preguntarle de donde es, tiene un tufo racista a ¿Cómo es que eres negra? 


8- Si no todos los blancos no somos genocidas como Hitler, Aznar o Bush las personas musulmanas no son todas terroristas, ni llegan a ser el 0′02, lo pasan mal y tienen miedo y esto radicaliza a muchos. 


9- Tus bromas sobre su pelo, su velo, su color de piel, sobre el parecido de su color con lo que sea, sobre su cultura, son violentas y provocan dolor. Cállate.


¿Qué creen ustedes?

Hoy te escribo a ti, sí, a ti, cuyos ojos siguen estas palabras.

¡Se feliz, sin importar que!

Ya sé que no es mucho que decir, podría decir que no hace falta que lo diga pero ¿Qué si lo hago?. Incluso, sonará a cliché o ustedes pensaran que es obvio, pero sentía la necesidad de decirlo.

Últimamente creo que nos olvidamos de serlo, a pesar de lo mal que lo podamos estar pasando. A fin de cuentas, ¿Para que pasar los días tristes cuando los podemos pasar a lo grande?. Sé que no es fácil, estoy consiente de ello, aún así, creo que es bueno intentar siempre ser felices. Quizá hoy no, ni mañana, pero debemos tener paciencia…