normal de to la vida

A veces desearía tener la vida de una persona normal:  Ya saben, tener amigos, ir a cine, ir al gimnasio, hacer el amor, salir a la calle a hablar, comer algo rico, estudiar algo divertido, leer un libro y cosas así.  Pero no, yo estoy todo el hijueputa día en tumblr.
Hay personas mágicas, te lo prometo.Las he visto .Se encuentran escondidas por todos los rincones del planeta. Disfrazadas de personas normales.Disimulando su especialidad.Procuran comportarse como los demás.Por eso, es tan difícil encontrarlas, pero cuando las descubres, ya no hay marcha atrás. No puedes deshacerte de su recuerdo. No se lo digas a nadie, pero dicen que su magia es tan fuerte, que si te tocas una vez lo hace para siempre.
¿Normal?¿Qué es normal? En mi opinión, lo normal es solo lo ordinario, lo mediocre. La vida pertenece a aquellos individuos raros y excepcionales que se atreven a ser diferentes.
Porque en el fondo a nadie le interesa la vida de los demás mientras parezcan y se vean normales (y si a ti te interesa la vida de alguien más es porque eres un cochino chismoso y mereces que te caiga un meteorito en el ano).
Lo absurdo de la vida

     Desde pequeños se nos enseña a PENSAR en nuestro futuro, cargándonos de una gran cantidad de decisiones que a medida, cuando vamos creciendo, nos pueden aturdir, confundir ,e incluso, llevar al borde de la locura.

     Nos dicen a quienes debemos AMAR y a quienes no. No dejan que desarrollemos un criterio propio para elegir la forma en que debemos amar.

     Tratan de implantar en nuestras mentes un modelo de sociedad que no es más que la evolución de una DEGENERADA SOCIEDAD de hace miles de años, y que hoy en día sigue siendo degenerada, pero con avances tecnológicos. 

      Quieren dividirnos en CLASES SOCIALES, ya sea según la raza, el árbol genealógico o la cantidad de dinero en la cuenta bancaria.

     Quienes tienen fama, talento y pueden dar entretenimiento a masas, son mejor pagados que aquellos que educan a otros, o que protegen a una sociedad, o simplemente arriesgan su vida día a día para que otros estemos bien sin recibir NADA a cambio.

      Aquellos a quienes elegimos para que nos gobiernen, ingeniosamente, nos ven la cara. Nos llenan de IDEAS ABSURDAS Y PROMESAS VACÍAS con el fin de enriquecerse mientras nosotros empobrecemos y nuestro pueblo se destruye a si mismo.

     No permiten que elijamos en que CREER, al contrario, quieren que desde pequeños, sin apenas poder entender o comprender nuestro al rededor, pasemos horas vislumbrado algo que posiblemente no existió. Que sigamos viejas costumbres o lo que dictan libros antiguos, solo por el hecho de que debemos creer en algo para evitar tener miedo de la pregunta ¿De dónde venimos?.

     La sociedad dicta seguir MODAS, que no son más que uniformes que las personas usan para sentirse como los demás.

      Pretenden que la palabra NORMAL sea nuestra filosofía de vida, que hacer algo o ser DIFERENTE  es malo. 


       Si observamos bien la vida, podremos encontrar un momento de cosas absurdas, tal vez esas cosas nos mantengan vivos y nos han llevado a donde estamos hoy, pero no son más que eso…

(Clic acá paras más textos, frases y citas)

LOS SIGNOS ENFADADOS
  • Aries: Los enfados de Aries pueden denotarse a kilómetros de distancia tan sólo con ver su mirada enfundada y oír los gritos que dejarán a más de alguno con sordera. No se guardan nada y su lado más impulsivo y cruel no se calmará hasta que pasen al menos unas horas de tranquilidad.
  • Tauro: No por nada dicen: ‘‘nunca molestes a los toros’‘. Para suerte de todos, son personas tranquilas y calmadas pero si llegan a colmar la paciencia de Tauro, entonces prepárate para verlos como nunca los has imaginado. Su enojo se hace denotar con palabras duras y un alto tono de voz mientras desahoga todo lo que sienta en esos momentos. No te insultará, pero pueden ser hirientes si se lo proponen y darte donde más te duela. No durará mucho hasta que pueda pensar y estar solo un rato meditando y recupere su estado normal.
  • Géminis: Es raro que ellos se enfaden por cualquier cosa pero el día que eso suceda, más que groseros, serán personas totalmente desagradables y pesadas con su entorno y si estás allí por alguna razón, entonces caerá en ti el peso de sus palabras. Lo que se guarda normalmente para él mismo, lo soltará sin piedad actuando brusca y sarcásticamente. Se calmará por sí solo de un momento a otro pasando de ese estado de cólera a risas y sus típicas bromas dejando a más de uno perplejo ante ello.
  • Cáncer: Primero puede callarse cruzándose de brazos mirando friamente a su alrededor para luego ir soltándose sin perder el control de sus emociones. Su sensiblidad irá al lado de esos momentos y será normal verlos llorar en medio de sus enojos. No causarán mucho daño con sus palabras pero sí pueden dejarse llevar por su impulsividad y tomar malas decisiones que podrían afectarle a futuro. Su enfado puede durar de una hora a un mes entero dependiendo del grado del daño en la ocasión.
  • Leo: Aunque ellos odien mostrar su lado más agresivo, cuando le den un buen motivo para enfadarse, será una persona reacía a escuchar y su enojo será visible en duras palabras llegando también a la agresión física. Ellos atacarán hasta ver a su oponente al borde de las lágrimas. Si se trata de algún ser querido, ellos podrían olvidar a los minutos su mal humor y perdonarte. De lo contrario, podría tomar un buen tiempo hasta que olvide el mal rollo y actúe normalmente contigo.
  • Virgo: Será normal verlos nerviosos y serenos al principio pero como se trata de un signo bastante severo, no tardará en lucir un desplante duro y crítico llegando a golpear la mesa y sobresaltar a quienes lo rodeen en ese momento. Te tratrá con respeto pero no se apiadará el corazón para herirte con tus verdades e inquietarte un poco con sus acciones y miradas sarcásticas. Tendrás que disculparte tú primero si quieres que todo vuelva a la normalidad o esperar unos días para que vaya olvidando el asunto por sí solo.
  • Libra: Es extraño ver a estos signos enojados y cuando sucede, serán personas totalmente diplomáticas y serenas a menos que le hayan herido gravemente. Lo peor que puede mostrar en sus enfados, será su desinterés y menosprecio hacia quien esté discutiendo con Libra. Simplemente, te dirá uno que otro comentario pesado para luego ignorarte y pasar de ti hasta que TÚ te calmes. No son reconrosos para nada, así que lo mejor es dialogar con ellos luego de algún enfrentamiento y resolverlo anímicamente.
  • Escorpio: A pesar de sus estereotipos que ya todos conocemos, este es un signo que goza de autocontrol incluso en los momentos que le ha entrado la cólera. Primero, respirará hondo y se retirará si es necesario para evitar algún mal rato pero dependiendo de la actitud de su rival, podría cambiar la historia mostrando su lado más oscuro y frío que seguro no te gustará presenciar. Estudiarán tus puntos débiles para usarlos en tu contra en el momento que menos lo esperes y estalle la bomba. Pueden pasar años incluso si le han dañado gravemente hasta que logre perdonarte.
  • Sagitario: Enojados, serán personas intensas y explosivas que no se detendrán para atacarte y continuar buscando motivos para herirte. Pueden ser personas totalmente inocherentes en un momento de enfado y sacarán cosas fuera de contexto logrando confundir a quienes estén enfrentándolo. Lo mejor es ignorarlos y quedarse callado hasta que ellos recuperen su autocontrol y olviden el asunto luego de un rato.
  • Capricornio: Casi no se notará cuando Capricornio tenga algún momento de enojo y es que se comportarán serios y distantes como son en un estado normal de sus vidas. La cosa puede ir empeorando si la otra persona insiste en sacarlo de quicio y es allí cuando notaremos su desagrado. Explotarán mandando al diablo a quien se le cruce y no querrán nada más que su propio espacio para relajarse sin que nadie le hable o moleste en ese rato. Si el daño les hirió en el alma, quizá no piensen siquiera en perdonar alguna vez.
  • Acuario: Saben controlar sus emociones y contar hasta tres antes de perder los estribos pero bastará sólo conque su rival se muestre insistente y entonces ellos más que dar un portazo o decirte algo cruel, lo verás en su estado más explosivo e intimidante. No es nada bonito verlos enojados y aunque no mostrarán agresiones físicas, si podrán callar con sólo escupirte con tus verdades y ellos se encargarán que te duela hasta en el alma. Si se trató de una pelea sin mucha relevancia, puede que él mismo te busque para dialogar y arreglar las cosas luego de un rato pero si llegaron a herirlo a gravedad, lo mejor es que te olvides de ellos.
  • Piscis: Los Piscis serán todo lo contrario a su temperamento soñador y dulce cuando hayan tocado su sensiblidad. Pueden actuar violentamente si le han pasado a llevar y entonces habrá que prepararse para oír de todo y taparse los oídos si es necesario. Se agotarán antes de que se den cuenta debido a sus impulsos y cuando hayan terminado, lo mejor es dejarlos en paz por un rato y tomarse unas horas antes de hablarle nuevamente. No son rencorsos ni vengativos, por lo que les será fácil perdonar pero eso sí, ellos no olvidarán nunca esa mala experiencia.


Duraznito-.

Depresión

Poco a poco la depresión se apodera de mí. Al principio no entendía que pasaba pero, acabé por acostumbrarme.
No aprecio la belleza del exterior, prefiero ignorarla.
Es solo un mal día, o eso me repito. En el fondo sé que no es verdad, que esto no es solo algo temporal.
Me voy dando cuenta de que algo no anda bien. Las cosas pequeñas duelen, y tengo problemas para ignorarlas.
Decido sonreír y actuar para sobrevivir entre esta sociedad, pero cada vez se me hace más y más difícil. Vivir con esta falsa máscara se me hace agotador, y poco a poco, voy alejándome del contacto humano.
Me doy cuenta de que hay una brecha entre mis amigos y yo. Lo que antes era divertido entre nosotros, para mí ya no lo es. Es aburrido.
Me avergüenzo de mí misma por el simple hecho de ser como soy.
Pasa un tiempo y siento que jamás volveré a ser feliz. Solo siento una sensación de vacío por todo el cuerpo. Se hace insoportable.
A veces una parte positiva me hace salir y hacer algo nuevo. Pero luego eso hace que me sienta incluso peor, sin saber porque.
Con el paso del tiempo decido que estar sola es lo mejor. La opción de hacer nuevos amigos no existe. Decido aislarme.
Finalmente un día todo esto se volverá más insoportable de lo normal, y elegiré la opción de acabar con mi vida. Porque para mí ya no habrá otra salida.

Originally posted by lalala-lel

-Odet

Despues del suceso denominado “la masacre de Zalgo” donde todos o la mayoria de “crepypastas” fueron masacrados,ella escapo , al hacer un trato con Esmeralda,la cual dijo que le dejaria en paz siempre y cuando despues de su muerte le sediera su cuerpo para poder habitarlo , ella acepto y todo rastro de la demonio y poder que tenia antes  se fue , con su hermano asesinado y

Keep reading

Listos para comenzar a vivir

Cuando observas atentamente lo que sucede a tu alrededor, cuando te sitúas ante la realidad que te toca vivir con ojos de aprendiz, cuando percibes las situaciones por las que te toca atravesar, aceptándolas, sin juzgar, teniendo apertura y disposición a que te “sucedan cosas”, es cuando de verdad has comenzado a aprender a vivir.


Las personas buscamos que nos sucedan cosas “lindas”. Queremos que nuestras experiencias en la vida sean placenteras, y nos negamos rotundamente a pensar siquiera que podemos atravesar por situaciones dolorosas, angustiosas y desagradables. Actuando de esta manera, normal por otra parte, dejamos de aprender de esa otra dimensión que tiene la vida y que no es imposible negar como son el dolor, la tristeza, la muerte. Vivir es aprender a gestionar lo que nos toca atravesar.


Vivir es aprender. Es descubrir esa enseñanza que se oculta, a veces, detrás del doloroso manto de la angustia, de la pena, e incluso, de la muerte. Cuando logramos tomar distancia de los propios juicios que hacemos sobre la realidad o las personas; cuando podemos suspender un momento ese impulso irresistible por negar o calificar de “malo”, doloroso, angustioso, desagradable, todo aquello que no nos produce placer; cuando traspasamos las fronteras de nuestros propios juicios apresurados, es cuando nos situamos ante la vida con ojos de discípulos, dispuestos a beber de la sabiduría presente en el misterio de la vida.


Tal vez en este momento de tu vida estés atravesando por un momento difícil. O quizás estás viviendo uno de esos momentos “soñados”. Pues entonces, es momento de abrir los ojos, de suspender los juicios, y dejar que la realidad que vives te revele su sabiduría. No te dejes encandilar por el brillo de los momentos agradables, extrae la enseñanza que contiene. No te dejes cegar por la oscuridad del dolor y la pena, descubre la sabiduría que contiene. Quizá es tiempo de darse cuenta qué es lo importante en tu vida para tomar nuevas decisiones. Puede ser que el momento que estés viviendo te muestre que la vida tiene momentos buenos y malos, y que hay que aprender a gestionar los “malos” y capitalizar los “buenos”.


Todo lo que vives, todo, todo…, guarda una enseñanza. No temas perder o fracasar, en todo lo que vives hay mucho por aprender. Y recuerda…Cuando el discípulo está listo, aparece el Maestro. Dios está presente en todo lo que vives. ¡Descúbrelo!


Javier Rojas, SJ
Director Regional de la Red Mundial de Oración del Papa Argentina-Uruguay-Paraguay

Hola múltiples inquilinos de mi corazón. A partir de este momento comienza el AU mas normal en la historia de los AUs- Me imagino que sus vidas darían un giro completo al no existir los superpoderes así que diviértanse con las posibilidades y pueden seguir también con la fiesta de la mansión fabulosa.

Contribuciones a la Psicología del amor

Sobre un tipo particular de elección de objeto en el hombre

Sigmund Freud presenta una serie de “condiciones de amor”. Para ser mas precisos, dos condiciones de elección de objeto y dos tipos de conducta del amante hacia el objeto de su elección.


Las dos condiciones de elección de objeto son:

1) La del “tercero perjudicado”:  su contenido es que la persona en cuestión nunca elige como objeto amoroso a una mujer que permanezca libre, vale decir a una señorita o una señora que se encuentre sola, sino siempre a una sobre quien otro hombre pueda pretender derechos de propiedad en su condición de marido, prometido o amigo. En muchos casos, esta condición demuestra ser tan implacable que una misma mujer pudo ser primero ignorada o aun desairada cuando no pertenecía a nadie, convirtiéndose de pronto en objeto de enamoramiento al entrar en una de las mencionadas relaciones con otro hombre.

2) La del “amor por mujeres fáciles”: esta segunda condición dice que la mujer casta e insospechable nunca ejerce el atractivo que puede elevarla a objeto de amor, sino sólo aquella cuya conducta sexual de algún modo merezca mala fama y de cuya fidelidad y carácter intachable se pueda dudar. Lo llamativo de esta elección es que va acompañada de celos. Así como la primera condición daba pie a satisfacer mociones agonales, hostiles al hombre a quien se arrebataba la mujer amada, esta segunda, la de la liviandad de la mujer, se relaciona con el quehacer de los celos, que parecen constituir una necesidad para el amante de este tipo.



Los dos tipos de conducta del amante hacia el objeto de su elección son los siguientes:

1) Los que tratan como “objetos amorosos de supremo valor” a las mujeres fáciles: cultivan los vínculos de amor con estas mujeres empeñándose en el máximo gasto psíquico, hasta consumir todo otro interés; son las únicas personas a quienes pueden amar, y en todos los casos exaltan la autoexigencia de fidelidad, por más a menudo que en la realidad la infrinjan. En estos rasgos de los vínculos amorosos descritos se acusa con extrema nitidez el carácter obsesivo que en cierto grado es propio de todo enamoramiento. Pero en estos casos, esos objetos de amor suelen substituirse unos a otros logrando la “formación de una larga serie”.

2) La tendencia a “rescatar” a la amada: el hombre está convencido de que ella lo necesita, de que sin él perdería todo apoyo moral y rápidamente se hundiría en un nivel lamentable. La rescata, pues, no abandonándola. En algunos casos el propósito de rescate puede invocar, para justificarse, la dudosa escrupulosidad sexual de la amada o su posición social amenazada; pero no resalta con menor nitidez cuando están ausentes tales apuntalamientos en la realidad.


Resumamos el cuadro descrito: “las condiciones de que la amada no sea libre y de su liviandad, el alto valor que se le confiere a la necesidad de sentir celos, la fidelidad, conciliable empero con los sucesivos relevos dentro de una larga serie, y el propósito de rescatarla”.

A diferencia de la “vida amorosa normal”; en estos casos la libido “se ha demorado tanto tiempo junto a la madre, aun después de sobrevenida la pubertad, que los objetos de amor elegidos después llevan el sello de los caracteres maternos y todos devienen unos subrogados de la madre fácilmente reconocibles”.

La intelección de los rasgos inicialmente descriptos es la siguiente.

“El tercero perjudicado no es otro que el propio padre”, y el rasgo sobrestimador “convierte a la amada en única e insustituible” (teniendo presente que “lo insustituible eficaz dentro de lo inconsciente a menudo se anuncia mediante el relevo sucesivo en una serie interminable, y tal, justamente, porque en cada subrogado se hecha de menos la satisfacción ansiada” ).

La segunda condición, “la liviandad del objeto elegido”, pareciera contrariar una derivación del complejo materno. Esa tajante oposición entre la “madre” y la “mujer fácil” incita a Freud a explorar el nexo inconsciente entre los dos complejos. El articulador es el complejo de Edipo, por el cual el niño “no perdona a su madre, y considera una infidelidad que no le haya regalado a él, sino al padre, el comercio sexual”. Así, suele tener fantasías de infidelidad de la madre, y el amante con quien esta cometería el adulterio suele tener los rasgos del yo. El onanismo practicado en la pubertad contribuye luego a fijar esas fantasías.

La tendencia a “rescatar” a la amada supone que esta “se pone en peligro por su inclinación a la indecencia y la infidelidad” (su castración o deseo).

Para Freud, esta fantasía suele asociarse también con la fantasía de saldar la deuda con los padres por la vida que les debería. En relación al padre, esto se juega como fantasía de rescatar a alguna figura similar de algún peligro (fantasías que también incluyen un componente desafiante). El rescate de la madre, por su parte, suele cobrar el significado de regalarle un hijo (obturar su falta). Este deseo de “ser su propio padre” conjuga así toda una serie de motivos: “tiernos, de agradecimiento, concupiscentes, desafiantes, de autonomía”.

“Rescatar” puede significar tanto “hacer un hijo = procurarle el nacimiento” (para el hombre) como “parir un hijo” (para la mujer).