no me dejan salir

siento que no puedo mas, de verdad. Antes no sabia porque sufría, ahora lo se y todo se siente peor.. Estoy sentada en el piso del baño y de mis ojos no dejan de salir lágrimas . Realmente me siento totalmente destrozada. Y la verdad en este momento dudo de todo, no creo que a alguien le importe, solo son palabras tristes de una chica patética. Debería sufrir en 😶silencio pero en estos momentos necesito de alguien que me mienta diciendo que todo estara bien… Me siento tan sola… De verdad, soy todo un asco, soy una porquería de persona, soy la mas idiota del mundo, soy tan cruel, me siento horrible…
Recuerdos.

Escarba en mi sien con la punta de tus uñas, tan largas y en las que no te importa pasar horas para que se vean como quieres.
Toca y perfora mi cráneo, se que tienes la fuerza, cuidado con las astillas; no son fáciles de sacar.
Palpa mi cerebro, penetralo y busca los recuerdos de ti, extraelos, son el gusano en la manzana y alejate.

¡No me mires como si estuviera loco!
Se que algo hiciste, quizá plantaste esos recuerdos y esperazte a que florecieran para irte. Quizá solamente los añadias mientras fingias dormir a mi lado.
No lo se, pero no estoy loco.

Esto es antinatural, pienso en ti, tu recuerdo es cada dia mas vivido, eres como un maldito fantasma, me siento maldecido y desdichado. ¡alejate!

Me controlas, ya no puedo salir de casa, las lágrimas no dejan de recorrer mis mejillas,
Hace en verdad tanto que te fuiste y hace tanto que aun te quiero, alguien que me diga olvidala. -¿por qué sigues pensando en ella? -Para yo poder contestarle.
-no lo se.

Ya me canse, me he bañado, me puse mis mejores ropas, me he rasurado y cada asunto pendiente ha quedado resuelto.
De mis pantalones saco encendedor y cigarros, intento prenderlo, una, dos y varias veces.
Imposible, ni siquiera eso me concedes.
-si eso quieres, ahí estaré para ti. -Salté, cerré mis ojos y al fín respire.
Libre, libre y nada más.

Caín Kyoky

#México #poesía

3:30 am y no puedo dormir

justo anoche soñé con el Nico y el Jaime… les cuento? 7u7

estaba yo en una sala de clases estudiando no sé qué, yo sentadx solx y la sala llena, derrepente llega el nico y jaimeme atrasados, y por falta de asientos libres, Jaime se sentaba conmigo y el Nico cerca de nosotros al final de la sala.

la clase pasaba y en un momento de ocio ambos weones se empezaban a gritonear preguntando dónde estaba la tiroides en el cuerpo, nadie sabía xD entonces, yo miraba al Jaime y bajito le decía “está en el cuello” y Jaime preguntaba dónde exactamente, yo le indicaba pasando mi índice por mi cuello, y Jaime me quedaba mirando. Yo me empiezo a poner más nerviosx que la chucha, y de la nada se me acerca mucho al cuello, me susurra al oído “aquí?” y pasa su lengua exactamente por donde le había señalado, lentamente. Yo terrible avergonzadx me corro pal lado y me tapo la cara, el weon se ríe y no me pesca más.

hasta el break, apenas dejan salir, el weon me agarra y me lleva a una sala vacía, y ahí pues bueno MMMM pasancosassucias 7w7

no sé si tengo demasiada imaginación (mi subconsciente me supera JAJAJAJSJS) o si necesito ir a un psiquiatra XDDDD

ah, termino de escribir esto a las 3:50 am, a ver si logro dormir algo jajakskks

- Hola…
(Pero por qué coño te estoy llamando)

- Vaya, hola. ¿Cómo estás?

- Bien, bueno. Como siempre.
(Como siempre qué asco.  Yo me levantaría la piel con las uñas si escuchase un como siempre.  Qué terror que no pase nada mientras no dejan de pasar cosas. Que cambie todo sin cambiar nada. Como siempre de mal.  Como siempre de llena de quieroestarsola y mejormañana. ¿Se habrá dado cuenta de mi comosiempre? ¿Habrá dejado de respirar ante el peso de aquel siempre?  ¿O tal vez ha recurrido a la cotidianidad de la expresión y sólo calla por si añado algo a la escasa descripción de mi estado? Yo qué sé)

- ¿Tú qué tal?
(Y a mí qué. Y a mí qué tú. Y a mí qué tu qué y tu quién y tu cuándo. Y a mí qué importancia me sugiere tu mediocre suceder de tus mediocres acontecimientos. Y a mí qué me importa tu trabajo dictador y tus amigos calcomanía y tu felicidad de me conformoconpanduro y tus preocupaciones de guardería)

- Yo sigo aquí.  Eres tú la que no ha vuelto a llamar.  

(Seguir aquí. Como una astilla que sumerge otra astilla. Como un dolor metástasis y medusa y milavispas. Quién fue el gilipollas que le dio mérito a permanecer. Seguir aquí. Como si no fuese retroceder)

- He estado ocupada. ¿Me echabas de menos?
(Ocupada fingiendo estar ocupada. Agobiada con la idea de estar demasiado ocupada fingiendo que estoy ocupada. Ocupada. Acampada. Por gente sin techo que no quiere pagarme las que me debe. De aforo completo de absolutamente nadies y nada. De entradas agotadas sin poder dormir y salidas que no encuentro ni de emergencia.  Claro que me has echado de menos, pero yo a ti no. Estaba ocupada)

- Nos echo mucho de menos.

(¿Por qué usa ahora plural el hombre del tiempo? ¿Por qué resucita hoy Thelma a Louise? ¿Por qué no echa de menos mi lunar de tierra y mi nariz de huerta y mi ombligo de universo? ¿Por qué a la unión? ¿Por qué no a mí? ¿Por qué tan vulgar, tan casinada, tan inútil? ¿Por qué siempre me rodeo de gente que espera morir observada? ¿Por qué siempre me rodeo de gente? ¿Por qué siempre me rodean? ¿Por qué no me dejan salir? ¿Por qué he creído estar enamorada de estar enamorada de estar enamorada de ti? ¿Por qué he creído? Que venga Dios y me vea. Que admita no ser para tanto)

- No empieces.
(No pares. No muestres indiferencia. No finjas verme como si no me hubieses mirado antes como a la reina de las reinas y los reyes y los reinos. No me hagas pensar que en algún momento dejé de serlo. No esperes que crea que en algún momento dejaré de serlo. No esperes que crea. No dejes de pensar que puedo hacerlo)

- En fin, sólo quería saber cómo estabas…

(Distinta. Como una taza cuyos pedazos trataron de unir desordenados varios sucesores. No tengo sentido/s. Sentimiento debería ser un verbo. Yo sentimiento. Tengo todo lo que me falta. Y me sobra. Tú tienes. La culpa. Puedes quedarte mis cosas)

- Estoy bien. Tengo que dejarte.
(Como si te hubiese empezado)

- Llámame pronto.

(Como si respondiese a mi nombre)

- Lo haré.
(Como si fuese a hacerlo)

- Cuídate.

(Como si fuese a hacerlo)

- Claro, un beso.
(Como aquel que cuenta la biblia que Judas le regaló a Jesucristo para señalar a quién debían matar)

—  Sentimiento debería ser un verbo, Irene X.

anonymous asked:

Tengo 15 y siemto que estoy dejando ir mi adolecencia hermosa, Me siento muy pero muy sad, siempre estoy en mi casa y nunca me dejan salir quiero vivir, quiero conocer mas personas, enamorarme mas y esas cosas pero mi familia solo me ahoga de prejuicios y ya no se a donde acudir para que me ayuden, ya no quiero estar asi de verdad quiero ser yo misma extraño a esa yo divertida ahora soy otra:( (Me sali de la prepa y entrare en enero) Nose que hacer Me mato? Jaja

No te mates y habla con tu familia, dile lo que me escribiste aquí, diles que necesitas salir y hacer la vida de una adolescente, dile que te puede dar depresión si te tratan como una guagua xd

anonymous asked:

Hoy no es un buen día. Es mi cumpleaños y debería estar feliz, pero es una mierda. Mi madre me dijo hoy que aquel bulto que le había salido a mi abuelo resulta ser un tumor y le deben dar quimioterapia, tiene 87 años, no lo va a soportar. Mi perro con el que llevo desde los 5 años se perdió, salí a buscarlo pero no aparece... Es la 1:20 y mi padre lo sigue buscando, a mi ya no me dejan salir. Feliz cumpleaños para mí.

Creo que en momentos así las palabras sobran, de todas formas, fuerza. 

anonymous asked:

Mis padres no me dejan tener novio ni siquiera salir con uno, y ya estoy harta de estar escondiéndome para salir con uno, tengo 18 años y me da miedo comentarles eso por la forma que lo vayan a tomar, que puedo hacer?

Tienes que hablar con ellos, preguntarles, saca temas sobre la edad en que ellos comenzaron a salir o tuvieron su primer noviazgo, no pueden protegerte para siempre. Hazle a tu mamá saber que te corteja un muchacho o que a ti te llama la atencion.
Tu mamá debe comprender lo que sientes.
La comunicación es indispensable en estos casos.
Con cariño y mucha suerte.
-B♡

- Hola…

(Pero por qué coño te estoy llamando)

- Vaya, hola. ¿Cómo estás?

- Bien, bueno. Como siempre.

(Como siempre, qué asco.  Yo me levantaría la piel con las uñas si escuchase un como siempre.  Qué terror que no pase nada mientras no dejan de pasar cosas. Que cambie todo sin cambiar nada. Como siempre de mal.  Como siempre de llena de quieroestarsola y mejormañana. ¿Se habrá dado cuenta de mi comosiempre? ¿Habrá dejado de respirar ante el peso de aquel siempre?  ¿O tal vez ha recurrido a la cotidianidad de la expresión y sólo calla por si añado algo a la escasa descripción de mi estado? Yo qué sé)

- ¿Tú qué tal?

(Y a mí qué. Y a mí qué tú. Y a mí qué tu qué y tu quién y tu cuándo. Y a mí qué importancia me sugiere tu mediocre suceder de tus mediocres acontecimientos. Y a mí qué me importa tu trabajo dictador y tus amigos calcomanía y tu felicidad de me conformoconpanduro y tus preocupaciones de guardería)

- Yo sigo aquí.  Eres tú la que no ha vuelto a llamar.

(Seguir aquí. Como una astilla que sumerge otra astilla. Como un dolor metástasis y medusa y milavispas. Quién fue el gilipollas que le dio mérito a permanecer. Seguir aquí. Como si no fuese retroceder)

- He estado ocupada. ¿Me echabas de menos?

(Ocupada fingiendo estar ocupada. Agobiada con la idea de estar demasiado ocupada fingiendo que estoy ocupada. Ocupada. Acampada. Por gente sin techo que no quiere pagarme las que me debe. De aforo completo de absolutamente nadies y nada. De entradas agotadas sin poder dormir y salidas que no encuentro ni de emergencia.  Claro que me has echado de menos, pero yo a ti no. Estaba ocupada)

- Nos echo mucho de menos.

(¿Por qué usa ahora plural el hombre del tiempo? ¿Por qué resucita hoy Thelma a Louise? ¿Por qué no echa de menos mi lunar de tierra y mi nariz de huerta y mi ombligo de universo? ¿Por qué a la unión? ¿Por qué no a mí? ¿Por qué tan vulgar, tan casinada, tan inútil? ¿Por qué siempre me rodeo de gente que espera morir observada? ¿Por qué siempre me rodeo de gente? ¿Por qué siempre me rodean? ¿Por qué no me dejan salir? ¿Por qué he creído estar enamorada de estar enamorada de estar enamorada de ti? ¿Por qué he creído? Que venga Dios y me vea. Que admita no ser para tanto)

- No empieces.

(No pares. No muestres indiferencia. No finjas verme como si no me hubieses mirado antes como a la reina de las reinas y los reyes y los reinos. No me hagas pensar que en algún momento dejé de serlo. No esperes que crea que en algún momento dejaré de serlo. No esperes que crea. No dejes de pensar que puedo hacerlo)

- En fin, sólo quería saber cómo estabas.

(Distinta. Como una taza cuyos pedazos trataron de unir desordenados varios sucesores. No tengo sentido/s. Sentimiento debería ser un verbo. Yo sentimiento. Tengo todo lo que me falta. Y me sobra. Tú tienes. La culpa. Puedes quedarte mis cosas)

- Estoy bien. Tengo que dejarte.

(Como si te hubiese empezado)

- Llámame pronto.

(Como si respondiese a mi nombre)

- Lo haré.

(Como si fuese a hacerlo)

- Cuídate.

(Como si fuese a hacerlo)

- Claro, un beso.

(Como aquel que cuenta la biblia que Judas le regaló a Jesucristo para señalar a quién debían matar)

Adiós.

¿A caso quieren que vuelva a ser como antes? Salidas sin permisos, gritos, sin comunicación con ellos. No se que quieren mis papás. A mi edad ellos estaban casados y a mi no me dejan salir de casa.
Willy y Vegetta siendo padres

Eligiendo el nombre:

V: ¡Willy chaval que no se va a llamar Penelope!

W: Pero si es un bonito nombre

V: Que no tonto, cuando vaya a la escuela le llamaran Pene

W: Puff vale, luego pensaremos en otro nombre. ¿Y como lo llamaremos si es hombre?

V: Dick (͡° ͜ʖ ͡°)

Primera enfermedad:

*bebé estornuda*

W: Creo que deberíamos llevarlo al hospital.

V: Tranquilo Willy, solo fue un estornudo

*El bebé vuelve a estornudar*

W: ¡SAMUEL DE LUQUE ENCIENDE EL AUTO AHORA!

Primera palabra:

*El bebé empieza a balbucear*

W: ¡Di Trotu! ¡Di Trotu!

V: ¡No le hagas caso a tu papá! ¡Di Vackypandi!

*El bebé vuelve s balbucear*

B: sdfg per- perdigón

V: …

W: …

V: Lo mato chaval, cuando vea a Frank lo mato

Primer día de escuela:

W: La maestra de Zeus no me agrado.

V: Bua chaval, pero si se veía muy mona

W: Estaba coqueteando contigo

V: Que dices? Si solo me pregunto por la hora.

W: La hora para que me dejes por ella

V: Es que es tonto el chaval

*Lo besa*

Primera novia:

W: ¿A sí que tu eres la novia de mi hijo eh?

*Recarga el arma*

W: ¿Cuales son tus intenciones con mi niño?

V: ¡Willy chaval que la estas asustando!

W: …

V: Solo procuren usar protección, puse algunos en los pantalones de Zeus

*Le giña un ojo*

N: …

Primera pelea:

Z: ¡¿Pero por que no me dejan salir?!

V: ¡La última vez que saliste trajiste un vagabundo contigo!

Z: ¡Carlos solo quería algo de comer!

V: ¡Se acabo el pastel que hice por el cumpleaños de tu padre!

Z: ¡Per…

V: ¡Y para colmo se robo los condones y el lubricante, oh y no acaba, trato de coquetear con Willy!

Z: ¡Que el n…

V: ¿Sabes cuanto tiempo llevábamos sin buscar piojos en la cama tu padre y yo? ¿Lo sabes Zeus? ¡A TU HABITACIÓN!

Primer viaje:

W: Lo más importante de todo es mantenernos juntos ¿Entendieron?

V: ¿Dónde esta Zeus?

W: ¡LLAMA A LA POLICÍA SAMUEL, LLAMALA!

V: Oh, espera ya lo vi, esta comprando comida

W: …

V: Espera, lo volví a perder de vista

W: ¡LLAMALOS!
Aprendiendo a conducir:

W: ¡Deten el auto!

Z: ¡Que no se como se hace!

V: ¡ZEUS QUE NOS VAMOS A CHOCAR!

Z: ¡ESTOY HACIENDO LO QUE PUEDO!

V: ¡¡WILLYYYYY LEPRECHAUN!!

Día de su boda:

*grabando el casamiento*

W: No puedo creer que nuestro hijo se este casando, este es el mejor momento de su vida

V: No, no, el mejor momento va a ser en su luna de miel, le empaque condones especiales y mucha ropa interior

W: …

V: (͡° ͜ʖ ͡°)

Mis demonios. -One shot Wigetta (con un intento de Lemon :v)

Mis demonios.

Ellos se apoderan de mi, no me dejan salir, necesito alguien que me ayude.

“Nadie te va a escuchar ¿Crees que les importas? Ja-Ja, por favor, no me hagas reír”

El tenía razón, yo no le importó a nadie, no soy de agrado de nadie, todos me buscan por interés.

“¿Aún te queda duda de eso? Por favor, eres tonto ¿verdad? Sólo te buscan por tu dinero, por tu inteligencia, por el sexo, nadie te quiere, y jamás lo harán. Nunca sabrás lo que es amor. Dime ¿Quien podría amar a un chico con miles de demonios en su interior”

Basta, eso es mentira, ya llegara alguien, alguien me ayudara a acabar con todos estos demonios de mi interior.

“Claro que no, y lo sabes, deja de hacerte el tonto y Hazle un favor al mundo, muérete ya”

-¿Hola? -parpadee varias veces saliendo de mis pensamientos y enfocando mi vista en la persona que estaba frente a mi. -¿Me podías ayudar a buscar el museo? Tengo un mapa pero la verdad soy malo con las direcciones.

Asentí leve y me levanté de la banca del parque donde sentando. Tome el mapa del chico y le mire, estábamos cerca del museo.

-Mira, te vas todo derecho 3 calles, giras a la izquierda, una calle más y ahí lo tienes.

-Vaya, estaba algo cerca.- Río con una risa muy contagiosa, sacándome una sonrisa.- Gracias… Amm…

-Samuel.- Dije, suponiendo que se refería a mi nombre.

-Lindo nombre Samuel, me llamo Guillermo. -sonrió y tomó su mapa.- Otra vez gracias, nos vemos.

Y continuo caminado hacia donde le había indicado. Volví a sentarme en la banca con una tonta sonrisa en mis labios.

•Lindo nombre Samuel•

“¿Enserio Samuel? ¿Acaso piensas que le agradaste? Superarlo, jamás le agradarás a nadie”

Tal vez el tenía razón, tal vez.

[….]

Pasaron unos días, estaba trabajando en la tienda de ropa como siempre.
Acomodando las camisas que las personas miraban y desacomodaban. Es que chaval, los estampaba contra la pared, arruinaban lo bonitas que se veían acomodadas en su lugar, todo simétrico.

-Disculpa, ¿Tienes otra talla?

Levanté la mirada y ahí estaba, el chico de la otra vez, sus gordas mejillas se subieron cuando me vio.

-¿Disculpa? -hablé después de salir de mi empanamiento.

-Samuel, que coincidencia. ¿Trabajas aquí? -asentí sonrojandome un poco, no había olvidado mi nombre. -Es bueno saberlo, así me pides ayudar.

-Claro, dime que ocupas y yo te lo doy.

-Necesito esta camisa en una talla más grande.

-Claro.- Tome la prenda- Iré a buscarla. ¿Mirarás otras más?

-No, me iré a probar una.

-Vale, espérame ahí. Ya te la llevo.

Cada quien tomó su camino, yo a la bodega a buscar una talla más grande y el a los probadores.

Busque la camisa y tras unos minutos la encontré, llevándola hasta donde se suponía que estaba Guillermo. Enserio que coincidencia que esté en esta tienda.

“Samuel ¿Enserio crees que el vino por ti? Mirale, seguramente no eres nada para el”

Pero recordó mi nombre.

“Lo tienes en la camisa tonto”

-¿Guillermo? -toque la única puerta que se encontraba cerrada. -Aquí tengo tu camisa.

Abrió la puerta y casi se me cae la mandíbula al piso, había salido sin camisa. Enserio que sentía como me ponía rojo. Vamos, que no tenía el mejor cuerpo que digamos, pero dios, que tenía lo suyo.

-Gracias.- Tomó la camisa.- ¿Puedes ayudarme en algo más?

-Claro. -hablé más en susurro que en nada.

-Ayúdame a elegir cual me queda mejor, es que soy muy indeciso, y tu al trabajar en una tienda así, debes de saber algo de moda.

-La verdad, no se nada. -reí bajito, estaba mazo de nervioso.

-No importa, sólo me dices en cual me veo mejor y punto. ¿Por favor?

-Claro.- Sonreí amistoso y el entro al probador. Se probó 3 camisas, sobra decir que en todas se veía hermoso, así que mi tarea se hizo difícil cuando me hizo elegir una.

-Pues…- mire de nuevo todas las camisas, dios chaval que esto si es difícil.

-Se sinceró Samu, ¿cuál se ve mejor?

¿Me llamo Samu? Nadie me había llamado así.

-La verdad, todas se te ven chulas.

-¿Enserio? -sonrió. Vaya, su sonrisa es hermosa.

-Si, y no es por que quiera que te lleves las tres, no, nada de eso. Es que te vez realmente guapo en todas. Y guapo se queda corto.

-¿Has dicho que me veo guapo?

Mierda, la cague.

“¿Eres tonto o que? ¿Lo ves? Siempre la cagas, por eso te dejan”

-Bueno Samuel, me has convencido, me llevo las tres, pero a cambio quiero algo.

-¿el que? -Estaba aún más nervioso que antes.

-Sal conmigo a tomar un café. No tiene que ser hoy, cualquier día estará bien.

-Ammm.. Yo… -mire mis dedos y asenti leve- De acuerdo.

-Bien, anda, dame tu número que te llamo para ponernos de acuerdo.

-¿Mi… Mi número?

-Claro. ¿O prefieres que te de el mío?

-No.. No es eso Guillermo.

-Guille, llámame Guille, y mejor te doy mi número. Me llamas en la noche y.. Nos ponemos de acuerdo. ¿Vale?

-Vale.- Sonríe y me pasó un papel con su número. Lo guarde en mi bolsillo y fuimos a la caja a que pagara sus cosas. Las pago y se fue despidiéndose de mi con un saludo amistoso de manos.

Joder que esto es raro.

[…]

Un año había pasado desde ese día. Habíamos ido a tomar el café y hablamos de tonterías durante horas y horas. Enserio que con el no sentía el tiempo pasar, a partir de ahí nos reuníamos todos los días después de salir a trabajar, nos poníamos al tanto del día y esas cosas. Poco a poco el me contaba parte de su vida y yo le contaba parte de la mía. Un poco. O casi nada.

“¿Seguirás ocultandome?”

Probablemente.

“sabes que no puedes hacerlo, ¿cómo piensas hacerlo? Recuérdalo Samuel. La única forma de acabar conmigo, es acabando contigo”

Eso no es verdad, se que puedo acabar contigo. Ya verás.

“suerte con ello”

-¿En qué piensas? -Mire a Guillermo que me miraba con una cara de fliparlo todo. Olvidaba que estaba con el.

-Nada Guille, lo siento. Pensaba en algo.

-Eres todo un misterio Samuel, eso me gusta.

Me sonroje como muchas veces más lo había hecho. Este chico tiraba indirectas muy directas. ¿Enserio esto es real? O ¿Solo juega conmigo?

-¿Te gustaría ir a mi casa? -pregunto cuando término su taza con café.

-¿cómo?

-Si, ya sabes, a jugar videojuegos o lo que surja.

•O lo que surja•


-Claro, me encantaría.

[…]

-Y esta es mi habitación.

Era algo grande su habitación, al igual que todo su departamento. Vivía el sólo.

-Es linda.- Sonreí al ver las paredes blancas con alguno que otro cuadro, su cama llena de peluches y sus estanterías llenas de demás cosas. Todo decía su nombre. Todo era el.

-Gracias, ven, siéntate en el sofá.

Ambos nos sentamos en el dos de dos plazas que estaba en una parte de la misma. Estamos algo juntos. Podíamos tocarnos los brazos. Era algo realmente agradable.

-Dime Samuel… ¿Tienes pareja?

-No.- suspire.- No la tengo.

-Oh, ¿término mal?

-No, jamás la he tenido. No he tenido una relación formal jamás.

-¿por qué no? Digo, eres un chico increíble. Vamos ¿quién no se enamoraría de ti?

-Nadie se enamoraría de mi.

Ambos nos quedamos en silencio. El ambiente se había puesto extraño. Paso sus dedos por mi mentón y me hizo mirarle.

-Nunca digas eso. Eres perfecto Samuel, eres guapo, eres inteligente, eres buena gente, algo tonto, pero eso me gusta. No digas que nadie se puede enamorar de ti, cuando yo lo estoy.

-¿Estas enamorado de mi? -pregunte en un hilo de voz.

-Más de lo que crees.

Sentí como se acercaba a mi y me besaba en los labios, un beso lento que dudé un poco en responder, pero lo hice.

“¿Le crees? Por dios, este sólo quiere sexo, como todos”

-No..

-¿Qué?-susurro sin separar los labios de mi.

-¡No! -me aleje de el y me levanté del sofá.-No puedes enamorarte de mi. No me conoces. No sabes quien soy, no sabes de el.

-Samuel, ¿De qué hablas? ¿Quien es el? ¿Algún ex celoso?

-No.

-¿entonces quién es el?

-Vegetta.

Guarde silencio y sentía como esos recuerdos llegaban a mi, los que me habían atormentado. Como mis demonios se desataban. Y por supuesto, el más importante estaba ahí.

-¿Quien es el?

-Yo. -suspire- No me conoces Guille, soy una persona que puedo llegar a lastimar a otra. No puedo permitir que te enamores de mi. No.

-Samuel, se que se siente tener demonios que te atormenten, yo los tenía, pero si no les haces casó ellos se irán.

-No es tan fácil.

-Lo es, sólo necesitas ayuda. Y yo estoy aquí para calmarlos.

-¿Enserio? ¿Lo dices enserio?

-Samuel, hablo enserio, me gustas. Y quiero ayudarte. Necesitas que te ayude. Por favor, déjame hacerlo.

“No lo escuches”

-Lo.. Lo intentare.- Sonrió leve y se acerco a mi, atrapandome en sus brazos y regalándome el más sincero abrazo del mundo. Tal vez, eso es lo que necesito.

[….]

Otra año había pasado en nuestra relación, habíamos tenido nuestras altas y bajas, logramos calmar la mayoría de mis demonios, pero el seguía aquí. El no se iba.

-Samu, que bien que estas aquí, mira, el es Frank. Mi mejor amigo.

-Hola. -sonrió con esos blancos dientes. Luego miro a Guillermo y este se sonrojo. ¿Qué leches? No puede ser enserio, no puede ser.

-¿Guillermo? ¿Podemos ir a tu casa? ¿Solos?

-Claro, nos vemos Frank, yo te llamo.

[…]

Cerró la puerta y se giró a mirarme. Un guantazo en la nariz de mi parte de fue a dar en su cara, haciendo que se estampará contra la pared. La sangre no tardo en aparecer.

-Eres un maldito Guillermo. Me engañas con Frank.

-Samuel no…- susurro tocando se la nariz

“Vamos pégale más”

No

“Se lo merece”

-No lo escuches Samuel, te esta mintiendo.

“No lo escuches a el, el no te ama”

-Samuel, no, vamos. Yo te amo.

Le mire, su nariz estaba roja con tonos morados, sangraba un poco. Dios no.

-Guille, lo siento amor. -me lance y lo abrace fuerte comenzando a llorar. -Fue el. Lo siento. No quise hacerlo.

-Ya cariño.- Sentí sus dedos acariciar mi espalda. -Se que no fue tu intención. -sentí como hizo una mueca.

-Ven, vamos a limpiarte.

Nos levantamos y fuimos a la habitación. Después pase al baño tomando lo necesario para limpiar la sangre.

Tome una toalla y limpie todo, luego coloque alcohol para que parará de sangran la herida por fuera de la nariz.

-Tienes lindos ojos Samuel. -susurro, lo tenía muy cerca. Era increíble que este chico me siguiera amando después de esto.

-Tu también. -susurre apartando la toalla de su nariz y mirándole mejor.

El acaricio mi mejilla y se acerco a mi, besandome despacio. Cerré los ojos y disfrute del beso.

Pronto de transformo de un beso lento a uno más salvaje. Nos fuimos recostando en la cama, sin dejar de besarnos y acariciar nuestras lenguas la una con la otra en una batalla.

Deje de besarlo cuando nos faltaba el aire y yo al quedar sobre el comencé a bese su cuello, pasando mis dientes en este y dejando una que otra marca. Eres mío, esto lo demuestra ahora.

Cole mis manos por su camisa, el alzo sus brazos y la saqué, lanzándola por ahí. Baje besando su pecho, su abdomen hasta llegar a su vientre, donde estaba su pantalón, el cual quite junto con sus bóxers y zapatos. Acaricie su cuerpo, sintiendo como se estremecía ante mi contacto. Me levanté y me quite la ropa, quedando igual que el.

Me volví a colocar sobre el, con una mano comencé a acariciar su miembro, de arriba a abajó mientras con la otra lo preparaba para entrar en el. Sus jadeos se hacían más intensos. Mis movimientos más rápidos en una mano, mientras que con la otra entraba un segundo dedo en el. Un gruñido salió de su boca, sus ojos permanecían cerrados, era realmente hermoso, no puedo creer que sea mío.

Deje de mover su miembro, cuando sentí que ya estaba listo, me acomode entre sus piernas y pegue mi frente con la suya, colocando mi miembro en su entrada.

-Dilo de nuevo.- susurre en un jadeo.

-¿El que? -susurro igual.

-Que me amas.

-Te amo Samuel.

Y entré de una sola vez en su interior, ganándome un grito de su parte, me quede quieto hasta que la mueca de dolor de su cara se transformo por una de placer, indicio de que podía continuar. Comencé a moverme lento, entrar y salir a un ritmo clamado. Ganándome unos gemidos de su parte, haciéndome gemir y tomar más ritmo y velocidad. Intensificando las estocadas y los roces de su miembro en mi abdomen. Lo bese, necesitaba besarlo, sentirlo completamente mío. Sólo mío.

Unos últimos movimientos y ambos caímos en la espiral de placer extremo, ese punto alto. Ese orgasmo maravilloso que nos envolvió por segundo que me parecieron horas.

Agitado, cuando me recupere del espasmo, salí de el y me acomode su lado de el, mirándole. Su nariz.

-¿duele? -toque un poco.

-No. -río.- Ya lo había olvidado.

-Lo siento.

-Basta no lo digas Samuel.

-Di que me perdonas.

-Tu no me hiciste nada, fue el. Vegetta es el culpable.

“Tu y yo somos el mismo, si yo lo hago tu lo haces”

-No lo escuches amor. -susurro acercándose a lo abrazándome fuerte.- No más. El no puede contigo. Tu puedes con el. Haremos que se vaya.

-¿y si no se va nunca?

-Lo hará. Ya lo verás.

[…]

Unos meses más habían pasado, las cosas habían cambiado algo. Los gritos y las peleas se habían hecho presentes, los golpes al igual estaban ahí. Pero Guillermo seguía aquí. Hasta esta noche.

-¡Eres un idiota Samuel! ¿Cómo piensas eso? Rubén es sólo mi primo.

-Pero que yo los vi, se estaba besando Guillermo, ¿Crees que soy tonto?

-Si, lo eres. Estoy harto Samuel, hice de todo para que dejarás de hacerle caso a tus demonios, pero nada funciona, ellos jamás se irán. Te estas convirtiendo en uno de ellos. Y estoy hartó. No aguanto más esta mierda, me voy.

-Pues vete. -sujete más fuerte mi móvil, el estaba en la casa de sus padres y yo en la casa que era de nosotros.-Así acabo con esta mierda de una vez.

-¿Samuel? -su tono de voz cambió- No Samuel, no hagas nada tonto.

-Adiós Guillermo. Todavía te amo.

-No…- termine la llamada, llego la hora de ponerle fin a esto.

[Narra Guillermo]

No puedo creerlo, no debí decirle eso. No, eso esta mal. Debo irme, detenerlo antes de que haga algo.

Tome las llaves de mi auto y me fui lo más rápido que o de a casa, abrí la puerta, todo estaba en absoluto silencio, varía cosas rotas, los mueble, algunos, en el piso. ¿Dónde estas Samuel?

-Samuel.- hablé en un susurro cuando entré en la habitación, mirándolo de pie, junto a la ventana. Mirando hacia la calle.

-Te estábamos esperando.

[Narración en tercera persona]

-Y en otras noticias. Fueron encontrados los cuerpos sin vida de Guillermo Díaz y Samuel de Luque en su casa. Al parecer Guillermo murió por un tiro en la cabeza y Samuel por suicidio. Se cree que Samuel pudo dispararle a Guillermo y después quitarse la vida. En la escena del crimen sólo se encontró una nota en el piso escrita con sangre.

“Tus demonios te hemos ganado. Te dije que eras mío- Vegetta”

——————————

Primero One shot del año Huehuehue <3 
¿Qué les pareció? Es la primera vez que escribo Lemon. Lo se, salió del asco pero es lo que hay, me voy. Saludos!