no lo acepta

Lo que no decimos...



“Lo que niegas te somete; lo que aceptas te transforma.” 

(Carl Gustav Jung)


¿Sabes a dónde van las palabras que no se dijeron?

¿A dónde va lo que quieres hacer y no haces?

¿A dónde va lo que quieres decir y no dices?

¿A dónde va lo que no te permites sentir?

Nos gustaría que lo que no decimos caiga en el olvido, pero lo que no decimos se nos acumula en el cuerpo, nos llena el alma de gritos mudos.

Lo que no decimos se transforma en insomnio, en nudos en la garganta.

Lo que no decimos se transforma en nostalgia, en destiempo.

Lo que no decimos se transforma en debe, en deuda, en asignatura pendiente.

Las palabras que no decimos se transforman en insatisfacción, en tristeza, en frustración.

Lo que no decimos se transforma en trauma, en veneno que mata el alma. 

Lo que no dices te encierra en el pasado.

Lo que no decimos se transforma en herida abierta.

Lo que no decimos no muere, nos mata.


“Las emociones no expresadas nunca mueren. Son enterradas vivas y más tarde volverán de peor manera.” 

(Sigmund Freud)




anonymous asked:

Oye, cambiaste mucho desde tu regreso, pero te estás comportando como un idiota egocéntrico, es mi punto de vista, no lo hago para ofender aunque así te parezca. Te ves más alegre, que bien de verdad, pero feliz no es sinónimo de estúpido. Y si la persona a quien admiras e incluso quieres cambia, obvio lo aceptas, si. Pero ¿y la admiración, cariño y respeto a donde van? Te miras patético, superficial, lerdo.

Lo malo de idealizar a quien escribe es precisamente eso: decepcionarte al conocer su personalidad.

Escribir de cosas tristes no significa que seas sad. Puedo escribir de la tristeza estando feliz como puedo escribir de la felicidad estando triste. Es cuestión de saber describir esos sentimientos.

Y para nada soy egocéntrico, es mi forma de ser.

Y sí, volví más estúpido, es decir, más feliz.

A MEDIAS: ¡NARANJAS!

No me sirve gris, me gusta blanco o negro. Doy tanto como espero: todo o nada. De mi estatura aprendí que es lo único pequeño con lo cuál debo conformarme. No nací “Común y corriente” y no sirvo para ser sencilla. Pediré tanto como pueda dar, pero no exigiré nada. Si algo no me sirve, lo boto, si un amor no me llena lo derramo y si a un novio le gusta otra, lo regalo.

Seguiré enamorándome de todos y a la vez de ninguno, así lo encuentre o se me pasen los años. Me quedo con mi lógica cincuentera del amor, porque es de eso que soy testigo. No me sirven las relaciones casuales ni la palabra de hombres a los que en lugar de hombría, sólo les quedan hormonas.

No importa a cuántos tenga que enseñarle el verdadero significado de corresponder. No esperaré que me quieran porque sí, pero no aceptaré las dudas ni los peros. Me haré querer como soy, sin esfuerzos de ningún tipo. Al final, no importa que él ahora sea un galán de película como el que yo siempre quise, que el otro no dude tan fácil de lo mucho que ella le gusta y que el último no cambie una Margarita por un ramo de rosas. No importa, porque lo más importante, es no haberme conformado con sus escalas de grises, haber tenido los cucos puestos para sostener un NO, sencillamente porque me merezco lo mejor.

Me gusta que me endulcen el oído, quiero que me quieras de una forma insoportable, de una manera loca. Que me beses lento, que me creas incomparable, que me cuentes lo que quieras, que le coquetees a todas en mi cara, para que sepan que así les digas cosas bonitas, sólo conmigo se te para. Que robes por mi, vivas por ti y que mates por los dos.

“Uno acepta el amor que cree merecer”.
— “The perks of Being a wallflower”, del director Stephen Chbosky.

De la nada, sin previo aviso y de la manera más inesperada, llega alguien que pone tu mundo de cabeza, alguien que te hace olvidar tu pasado pero aún así lo acepta, alguien que te hace querer cambiar y ser mejor persona, alguien que te hace olvidar todo lo malo cuando estás a su lado, alguien que vuelve a darte esperanzas cuando ya las habías perdido todas, alguien que cambia completamente tu forma de ver la vida , alguien que te da paz y tranquilidad, alguien que te hace desear pasar cada segundo de tu vida junto a él, alguien con quien te proyectas por meses e incluso años, alguien que es tan emífero como eterno.
¿Cúal es el defecto qué más odia cada signo?

Ya sea de alguien de la familia, la pareja o alguno de sus amigos, hay ciertos defectos que a nuestros signos les ponen con los pelos de punta y a punto de explotar… así que es mejor conocerlos si no quieres hacer enojar sin intención a cada signo.

Aries: Sin duda alguna le desespera convivir con perfeccionistas y quisquillosas. Quizá Virgo y Capricornio piensen que el perfeccionismo es una gran virtud pero para Aries es todo lo contrario ¡Los perfeccionistas no son más que unos creídos que quieren que todo se haga como ellos dicen! ¡Además a él le gusta hacer las cosas a su aire y no que lo anden corrigiendo todo el tiempo por detalles insignificantes! Así que si a Aries no quieres hacer enfadar el perfeccionismo debes evitar.

Tauro: Tauro es bastante paciente y tranquilo, pero las personas que si lo hacen perder los nervios son aquellas que son muy inconstantes y volátiles, cambian a cada rato de opinión y parecieran no tener fidelidad hacía nada ni nadie. El Toro es muy perseverante y le gusta que las personas a su alrededor también sean constantes y fieles. Por lo tanto el cambio inesperado da como resultado a un Toro furioso.

Géminis: A diferencia de su vecino Tauro, a Géminis no le gustan las personas necias y obstinadas, que no les gusta moverse de lugar ni tampoco se abren a nuevas ideas ¡Qué aburrido es para el signo de los gemelos convivir con gente tan rancia que no se arriesga a dejar su zona de confort y se queda estacionada en sus viejas ideas y rutinas! no hay nada que desanime más al geminiano que encontrar un amigo demasiado rutinario.

Cáncer: Cáncer tiene fama de ser sentimental, por lo que sus relaciones se las toma muy serio y por lo tanto no soporta la superficialidad. Cáncer definitivamente no entiende el ritmo de vida que siguen algunos de sus amigos signos cómo Géminis y Libra, que pareciera que tienen millones de amigos y mil y un amores pero cree que solo muy pocos lo son de verdad. Por lo tanto, el romántico Cáncer debe sentirse bien amado para que no termine de sus amigos hastiado. 

Leo: Un signo muy alegre, divertido, fiestero y bailador, por lo que las personas quejumbrosas y tristonas son las que menos le llaman la atención. Al León le hace sentir bien pasar tiempo con personas que lo diviertan, lo hagan reír y sentir bien por lo que es muy probable que se aleje de aquel amigo depresivo que, por más que él ha intentado animar, su tristeza se niega a dejar y solo de puras quejas sabe hablar. 

Virgo: Opuestamente a Aries, para Virgo es de gran valor la perfección y la exactitud y al ser un signo de nervios muy frágiles, le puede entrar un ataque de pánico estando con una persona demasiado descuidada y atrevida, de aquellas que dejan la casa de cabeza y hacen acciones demasiado alocadas y peligrosas para su gusto. Por lo tanto si a Virgo de un infarto no quieres matar, la prudencia y el cuidado debes procurar. 

Libra: Es uno de los signos más tolerantes y abiertos del zodiaco, por lo que acepta defectos que a otros desesperan muy facilmente,pero si hay algo que al libriano pone mal, son las personas violentas y peleadoras que buscan bronca en cualquier lugar. Tampoco le gustan las personas que se molestan y se ponen violentas por pequeñeces, pues cree que todo conflicto puede ser arreglado con charla y un buen cafecito. 

Escorpio: Es un signo inteligente y profundo, por lo que no le gusta perder el tiempo con personas huecas y vanidosas, de aquellas que solo saben mirarse al espejo, pensar en ropa, maquillaje y en como verse físicamente maravillosas, pues Escorpio cree que el físico tarde o temprano se acabará y que las cosas materiales con la muerte se diseloveran, por lo que el escorpión prefiere charlas profundas y de alto nivel que alguien que solo hable sobre su nuevo vestido de Chanel. 

Sagitario: Sagitario es valiente, atrevido y aventurero, por lo que no le gustan los amigos que sean demasiado aguafiestas y rectos, de aquellos que no se atreven ni a soltarse el pelo para no perder la condición de adulto maduro y perfecto. Sagi también es muy auténtico y honesto, por lo que detesta con toda el alma que esos mismos aguafiestas sean hipócritas solo para cumplir con absurdas normas sociales y reglamentos absurdos y viejos. 

Capricornio: El signo más serio, maduro y responsable del Zodiaco, por lo que no le gustan las personas irresponsables e inmaduras que no cumplen con trabajos ni compromisos. Tampoco le gustan las personas que no saben guardar respeto en momentos de seriedad y de trabajo duro y que con sus inmadureces lo hagan perder la concentración, pues para el serio Capricornio siempre es mucho más importante la obligación.

Acuario: Abierto de mente para algunos y un vil loco para otros. Acuario es otro signo que tolera a muchos tipos y diversidades de personas, pero si algo lo hace perder la cabeza son las personas autoritarias y de mente cerrada. Aquellos insoportables que creen que solamente ellos tienen la razón y no permiten a ningún otro dar su valiosa opinión. Pero Acuario es inteligente y prefiere dejarlos hablando solos con su diminuta mente. 

Piscis: El último signo del zodiaco es compasivo, tolerante y sentimental, pero lo que si detesta es a las personas crueles, malvadas y más frías que un glaciar. A Piscis le da tristeza y coraje saber que existen personas crueles que hacen sufrir a inocentes solo para satisfacer sus deseos egoístas. Y aunque parezca algo débil, en realidad Piscis está dispuesto incluso a golpes pelear si ese tipo de horribles personas a sus amigos se atreve a tocar.

Estas son las 20 cosas que debes alejar de tu vida si pretendes ser feliz

Muchas son las cosas que nos suman en la vida, pero también existen cosas que adoptamos que no nos hacen bien, de algunas inclusive hacemos hábitos y otras nos visitan de manera puntual. Independientemente de la frecuencia y de la intensidad, hoy te recomiendo alejar de ti estas cosas que no permitirán alcanzar tu felicidad:

  1. Los malos pensamientos. Tus pensamientos crean tu vida, dedícate a cultivar los que te favorezcan.
  2. La necesidad de controlarlo todo. No todo está bajo tu control, no te frustres, acepta y deja fluir la experiencia.
  3. Las personas que permanentemente te hagan sentir mal. Está bien que eventualmente una persona nos apague la sonrisa, pero si el común resulta ser ese resultado, no tenemos mucho que esperar, ni buscar de esa interacción.
  4. Lugares, cosas, personas y creencias que te impiden ser tú mismo. Nada como poder ser tú mismo, si te sientes limitado, juzgado, deshazte de todo aquello que ponga barreras para llegar a ti mismo.
  5. La necesidad de tener razón. Muchas veces es preferible tener paz y no tener la razón, nunca hay una sola forma de hacer las cosas y es falta de humildad pretender que nuestras maneras son las mejores.
  6. La necesidad de encontrar tu otra mitad. Estamos completísimos, no nos hace falta la mitad de nada, así que si quieres a alguien en tu vida que no sea para llenar espacios, sino para amar y ser amado.
  7. El querer se mejor que los demás. SI te vas a comparar con alguien, que ese alguien seas tú mismo, rétate si quieres cada día y haz de ti tu mejor versión.
  8. La arrogancia. Nadie es más o menos que nadie, solo tenemos diferentes maneras de ver la vida y actuar a través de ella, aprende de todos y si en tus manos está enseña algo.
  9. La mezquindad. La vida es muy corta para guardarnos cosas, para ser escasos, para no dar lo que tenemos, para no compartir… La vida se vive mejor desde la generosidad y mientras más damos, más recibimos.
  10. La necesidad de aprobación de los demás. Siempre, hagas una cosa u otra, habrá quien te critique, entonces decanta de una vez por hacer exclusivamente lo que te haga feliz, la opinión de los demás, por importantes que sean en nuestras vidas, no debe tener más peso que la nuestra.
  11. Las críticas y los juicios hacia otros. Respeta la vida y los procesos de los demás, aprende a ver para entender, sé empático y en lugar de criticar, si te vas a meter en la vida de alguien, que sea para realmente aportar.
  12. Las quejas constantes. Si te enfocas siempre en lo negativo, no importa las maravillas que tengas en frente, no serás capaz de apreciarlas. Deja de quejarte y toma acción, cambia lo que no te guste y acepta lo que no puedas cambiar.
  13. La rabia, los celos, el resentimiento y la envidia. Todos ellos te carcomen por dentro, te cargan de un equipaje innecesario que no te permite avanzar. Perdona, así sea por egoísmo y aprende a mirar ojos bonitos en cara ajena.
  14. La obsesión por la perfección. Las cosas no son perfectas, siempre habrá algo que mejorar, si deseamos siempre la perfección, viviremos en un estado de frustración constante.
  15. La idea de la pareja perfecta. Esto menos existe, deja las expectativas a un lado y dedícate a amar y a descubrir a esa persona que está dispuesta a cruzar el camino a tu lado.
  16. Las excusas. Cuando algo quiere hacerse se hace, deja atrás los miedos y dedícate a vivir y hacer lo que siempre has querido.
  17. Los miedos. Estos son los primeros que debemos alejar, jamás deben ser los autores intelectuales de nuestros actos, si es por ellos nos quedamos en la cuna materna de por vida (y con la luz encendida).
  18. La postergación. Qué vas a esperar? Si puedes comenzar a hacerlo hoy, no le des más largas, arranca que una vez dado el primer paso, los demás vienen sin tanto esfuerzo.
  19. El querer acumular cosas. Deja atrás la costumbre de acumular todo aquello que no te puedas llevar, dedícate a vivir, a acumular afecto, vivencias, risas, recuerdos, de eso estará cargado tu equipaje.
  20. Tu zona de confort. Cuando salgas de ella, comenzarás a entender lo que es vivir realmente, dónde las cosas maravillosas pasan, justo detrás de esa barrera que nos hace sentirnos seguros, pero no necesariamente felices.

Comienza hoy a alejarte de lo que te resta y verás como la felicidad comienza a ser parte de ti, de una manera que no podrás disimularla.

No comprendo el amor que me profesas, ese silencio absurdo producto de la vanidad de tu alma; tu mirada fría y tus palabras vacías. No es amor, cuando el eco de tu voz no retumba en las paredes de mi corazón. ¿Acaso es tu soledad la que habla? La que ahuyenta el fuego de mi espíritu, la que huye de mis abrazos, la que evita mis besos y el calor de mis manos. Si la soledad ha tomado tu cuerpo, déjame liberarte de su tormento. Quiero amarte y curarte con mis dedos. Cuidarte y hacer de los miedos algo pasajero. Acepta y toma mi mano, haré de tu cuerpo un templo para nuestro amor.
—  Mirage Bonhomie. 
Acepta lo que la vida te ofrece y trata de beber de cada copa. Todos los vinos deben ser probados; algunos sólo deben ser degustados, pero con otros, se debe beber toda la botella.  ¿Cómo voy a saber cuál es cuál?  Por el gusto. Sólo puedes saber un buen vino si has probado la primera vez.