no historias

No me cortaste las raíces, vos me quemaste las flores.

Y por qué habrás dejado crecer a la flor, que pasado algunos días, arrancarías de madrugada para regalar a algún afortunado.

Qué dichosa es la fortuna, que aquel me tendrá contentado, que vos también lo estarás, y que yo lo estuve todo el tiempo mientras cometías el crimen.


PibedeVictoria

“Un hilo rojo que nos conecta”

Cuenta una leyenda oriental que las personas destinadas a conocerse están conectadas por un hilo rojo. Este hilo nunca desaparece y permanece constantemente atado a sus dedos, a pesar del tiempo y la distancia.

No importa lo que tardes en conocer a esa persona, ni importa el tiempo que pases sin verla, ni siquiera importa si vives en la otra punta del mundo: el hilo se estirará hasta el infinito pero nunca se romperá. Su dueño es el destino. 

“No soy una con la que sea fácil tener una relación. También me alejo de los besos de gente que me gusta, siempre lo he hecho para ver cuánto me quisieran. Nunca he elegido a una persona que ha renunciado al primer intento.No me gustan los gestos forzados.Tal vez me haya excedido en algunas ocasiones, hice todas esas cosas que al pensarlas ahora consideraría locuras. Cerré puertas de entrada, de un golpe, delante a una afirmación que no me gustaba. Envié mensajes de despedida de la nada, sólo para volver a recomponer mi orgullo. Escribí cartas. Dije cosas dulces por las noches, sólo por la noche. Dije cosas terribles, de día, para ser aquella de siempre. He gritado: ‘Basta… no doy más’ …pero estaba siempre allí, sin moverme de un solo paso.Abracé a quien me dijo: ‘No te quiero más’. Y sólo quien lo hizo sabe cuánta fuerza y ​​amor requiere un gesto así.No, no soy tal vez aquella que un hombre querría a su lado. Yo no corro detrás de nadie, es cierto, pero sé quedarme.” Desconozco el autor