no hay problema willy

¿Por qué no estamos juntos?... || Wigetta One Shot

///////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////

- ¡Vegetta! ¡Que llegamos tarde a la función!

- Ya Willy, tranquilo que ya estoy, vámonos

Era bueno salir de casa de vez en cuando, después de grabar todo el día, una película en el cine no sonaba mal

- ¿Qué vas a pedir Willy? - pregunté a mi compañero mientras estábamos en la fila

- Hombre, pues palomitas, casi que solo vengo por eso al cine

- Sólo no pidas las más grandes porque al final soy yo el que tiene que comérselas y se enferma de la tripa

- Bueno, porque quieres, yo no te pido que las comas

- ¿Y que más quieres que haga si me las das? Pareces un niño pequeño, si es que me iré al cielo con la paciencia que te tengo

Ahí estábamos, Willy compartiendo su foto de las palomitas que acababa de comprarse y yo mirándole como siempre, era como un niño pequeño, recordaba la primera vez que lo conocí, su voz no coincidía con el chico que tenía frente a mí, sus ojos castaños que se achinaban cuando sonreía, su evidente inocencia a tantas cosas, sin embargo eso no aminoraba la madurez que llevaba consigo, aún a su corta edad, y esos mofletes que se teñían de un leve carmín con cada una de sus acciones…

Yo le admiraba, admiraba su valentía al ponerse frente a una cámara y que miles de personas lo vieran, yo mismo fui un subscriptor suyo… Jamás creí conocerlo, ni que sería mi compañero de trabajo, mucho menos que algún día dejaría la comodidad de la casa de mis padres en Madrid para irme a vivir con él a Los Ángeles… Jamás creí enamorarme de él…

- Ya está… no puedo creer que me convencieras de ver esta película

Salí de mis pensamientos para volver al presente, Willy miraba al frente mientras comía un puñado de palomitas

- Qué dices Willy, si ni siquiera es de miedo

- No, pero seguro un susto me saca, el bicho da miedo

- Un poco sí, pero da igual Willy que aquí estoy yo si quieres abrazar a alguien - dije con un tono coqueto a mi compañero

- ¡Uy si! No veas, primero vamos, salgo corriendo

- Qué mala gente eres chaval

- Shhhhhh que ya empieza

Las luces se apagaron anunciando el inicio de la película, pasé hábilmente mi mano frente a Willy y le robé un puñado de palomitas para disfrutar de la función

—————————————————————————————————-

- Ostras tío, pues si me gustó la película

- Pues, no estuvo mal, pero tampoco fue la leche

Salimos del cine y nos dirigíamos al estacionamiento de la plaza, estaba ya algo vacío, además de que habíamos aparcado un poco lejos de la entrada principal

Caminábamos en dirección al coche, miré a Willy, su cabello oscuro estaba despeinado ya que antes de salir se dio una ducha rápida y no se molestó en arreglárselo, se veía muy bien así, se me antojaba pasar mi mano por sus cabellos que seguirían húmedos en algunas partes… Lo miré de arriba a abajo, llevaba una sudadera nueva, últimamente había cambiado su vestimenta, era extraño verlo así, no era que no se viera bien, simplemente que me costaba creer que ese era el Willy que había conocido, solo bastaba que hablara con él para saber que detrás de esa nueva imagen, aún estaba el Willy de siempre.

Mis ojos se detuvieron en la mano que llevaba a un costado, estaba tan cerca de la mía… con un movimiento ágil tome su mano, él me miró con una ligera sonrisa en sus labios y correspondió el gesto, entrelazando sus dedos con los míos, ambos dirigimos la vista al frente y sin soltarnos, seguimos caminando hacia el coche.

Llegamos a casa, Willy dejo las llaves sobre la mesilla de la entrada y se dirigió al sofá, se dejó caer en este y tomó el control de la televisión, me acerqué al sofá y le rodee con mis brazos por encima del respaldo.

- Compañero ¿Que cariñoso estás el día de hoy no? - dijo mientras pasaba sus manos sobre las mías  

No me consideraba una persona demasiado melosa, en realidad creía que en cualquier relación era necesario darse su espacio, sin embargo, disfrutaba mucho de la compañía de Willy, había algo que me atraía siempre hacia él…

- Me gusta estar contigo chiqui

- Y a mí también

Se giró en mi dirección y nos miramos fijamente, todo era mejor cuando estábamos juntos… dolía saber que no podíamos estarlo más

- Willy… ¿Qué estamos haciendo mal?

- ¿A que te refieres? - me miró extrañado

- ¿Por qué no estamos juntos?

- ¿Qué dices? Estamos juntos justo ahora ¿No es así?

- Sabes de lo que hablo ¿Por qué no estamos juntos… en plan pareja?

Willy se inclinó al frente, soltándose de mi abrazo

- Ya hemos hablado de esto vegetta…

- Ya lo sé Willy, es solo que, si dos personas se quieren, deberían estar juntas

- Ya no somos unos adolescentes Vegetta…

- Yo tenía tu edad cuando te conocí Willy… ¿Acaso la edad es un problema para ti?

Mi compañero se removió incomodo en su asiento, no me miraba, tenía una expresión seria, pero sus ojos delataban tristeza. Nunca creí que a Willy le importase que fuera mayor que él, en realidad sólo en número, ya que nunca me sentí conforme a la edad que tenía, inclusive en muchas ocasiones, Willy demostraba ser mucho más maduro que yo, seguramente eso estaba intentando justo ahora.

- No es por la edad Vegetta – se levantó del sofá y caminó frente a mi – ¿Es que no ves que no podemos permitirnos estar juntos?

- ¿Por qué no? Yo te quiero… ¿Tú no me quieres? – pregunté dudoso

- ¡Sabes que sí! Por eso es que he aceptado estar contigo a pesar de todo, ¿Crees que no es difícil para mí también?

- ¿Y entonces? Por qué nos hacemos los tontos con el tema

- Veg… Samuel, no podemos… Nuestra vida y nuestro trabajo no lo permiten

- Al demonio lo que piensen Willy, a mí no me importa perder seguidores si voy a ganar una vida libre contigo

Me acerqué a él, tomé su brazo para darle apoyo, se giró y se soltó una vez mas de mi agarre, pasó sus manos sobre su rostro en señal de desesperación y me miró suplicante

- ¿Acaso no quieres una familia? ¿No es lo que siempre has deseado?  Yo no puedo dártela, tienes que estar con alguien que si pueda

- Eso no es problema Willy, hay otras formas, eso no es un impedimento

- Es que eres terco… - levantó los brazos para después dejarlos caer a sus costados, al parecer no tenía más excusas que decir

- Y tú eres tonto… Willy, yo te quiero – pasé mi mano por su cintura, el consintió el gesto y me abrazó – ¿A qué le temes?

- A todo… ¡Las cosas no son así de sencillas Samuel! ¿Qué pasa si después ya no funciona? ¿Que pasa si todo sale mal?

- ¿Y prefieres huir? ¿Aparentar que nada pasa?… ¿Crees que no me duele verte con ella? – Le dije al tiempo que lo tomaba de los hombros y le separaba un poco de mi para mirarle

- ¿Y crees que a mi no me dan celos cuando te escapas a saber donde con ella también?

- ¿Y que puedo hacer Willy? ¿Quedarme aquí solo? Al menos yo sé que no voy a quedarme con ella, porque al que quiero es a ti… ¿Tú que puedes decirme?

Sus ojos delataban tanto, sabia que él me quería, me lo había dicho y me lo demostraba muchas veces a su manera, a pesar de que había cambiado mucho en todos estos años, en el fondo seguía siendo aquel chico inseguro de sus acciones.

- No lo se Samuel, no podemos… No puedo

El sonido de un tono de llamada inundó el salón, era el móvil de Willy, seguramente ella lo estaría llamando, me miró con cierta decepción y pena.

- Anda ve, sé que tienes que responderle – le solté

- Samuel… Lo siento

Willy tomó su móvil de la mesa y se dirigió a su habitación, yo me quedé en el salón, di un leve golpe a la pared que tenía enfrente y cerré mis ojos…

- Yo también lo siento Willy, mucho más de lo que tú crees

///////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////

He vuelto!!! dejo esto y me voy corriendo, no me odien mucho, a mi me duele también T_T por eso tengo que sacarlo, tengo ya varias cosas pensadas para escribir así que espero vernos pronto por aquí. 

Si dais like se agradece :3 un saludo muy grande a tod@s

Memories. {Drabble Wigetta}

“-Prometeme que pase lo que pase siempre vas a ser mi amigo.
- Lo prometo.”

 Desde que tengo memoria conozco a Willy, prácticamente eramos como hermanos no había momento en que no estuviesemos juntos. Desde muy pequeños prometimos siempre estar el uno para el otro, sin importar qué, sin importar como, sin importar nada. 

 Crecimos viendo como nuestros padres entablaban amistad que, por dados malos momentos, termino por ser destruida… por culpa de problemas con el alcohol según mi padre. De todos modos era algo que no le incumbía ni a Willy ni a mi, decidimos que eso no nos afectaría en absoluto, que era un tema que ellos debían resolver. Y así fue, dejando de lado todo lo que involucraba a nuestros padres seguimos a nuestra bola. 

 Cada fin de semana íbamos a la costa a pasar el rato. 
 Recuerdo que solíamos trepar por los arboles, jugar a las escondidas e incluso caminar a orillas de la costa en busca de una tortuga a la que Willy añoraba en llamarle “Trotu”. Esto sucedía cuando apenas eramos unos pequeños niños de 11 años. 
 Sin embargo tiempo después, al comenzar la secundaría, él comenzó a alejarse de a poco, sin ninguna razón aparente simplemente lo hizo. Solía justificarlo con que era parte de su adolescencia el que me hiciera a un lado; si que es cierto que desde que lo conozco le gustaba explorar nuevas cosas e ir más allá de lo desconocido pero él había prometido hacer eso junto conmigo no sin mi. Pasaron seis años y finalmente comprendí que Willy no había cambiado sino que me había apartado de su vida y había comenzado una sin mi. O eso creía hasta que finalmente se digno a hablarme..

- Samuel.- dijo nervioso tocandome por el hombro.- Faltaste a clases de historia.. el profesor dijo que tienes que hacer un trabajo conmigo. No hay problema si no quieres podemos hablar con él y hacerlo cada uno aparte..
- No hay problema Willy, solo es un trabajo para la escuela.- intenté sonar indiferente pero aun así la nostalgia me invadía por completo, sentía inmensas ganas de querer abrazarlo y al mismo tiempo golpearlo por comportarse como un idiota.- ¿Lo hacemos ahora o tienes algo que hacer? no hay nadie en mi casa.
- Bien, vayamos a tu casa.
 Durante el trayecto hacía mi casa ninguno se atrevió a romper el incomodo silencio, infinidades de recuerdos rondaron por mi cabeza al verlo de reojo aun así no me atrevía a hablarle sobre nuestra infancia juntos, seguramente apenas lo recordaba.. 
 Finalmente al llegar a casa le guíe hasta mi habitación, aun sin poder romper el estúpido silencio abrumador comenzamos a realizar el trabajo. Apenas podía mirarme, se notaba que se encontraba incomodo con mi presencia, me dolía tanto que eso fuese así. 

-¿Estas bien?- pregunté dejando los libros a un lado. 
- Lo siento tanto.- suspiró mirandome con los ojos cristalizados. 
- ¿Que sucede? Puedes contarme lo que sea Willy.- dije preocupado tomando de sus frías manos que se aferraron fuerte a las mías nada más sentir el tacto.

- ¿Recuerdas esa vez en que te quedaste a dormir en casa y mi papá lo notó?, te dije que te fueras antes porque él no se encontraba bien y debía cuidarle. No era cierto. Mientras tú dormías esa noche mi padre bebió de más y mal interpretó el que tú estuvieras conmigo. Me insultó y me agredió.. físicamente. Dijo que si no te alejabas de mi iba a hecharme de casa.- soltó todo tan deprisa que tuve que tomarme unos minutos para poder procesarlo todo, finalmente cuando caí en cuenta de lo que trataba de decirme estallé en un mar de emociones que poco más e iba a desmayarme. 
- ¿¡Que dices?! ¿Por qué hizo eso? ¿¡Por qué nunca me lo dijiste?!- reproché mirandole fijamente, inevitablemente lagrimas brotaron de mis ojos al verlo llorar y me lance a rodearlo entre mis brazos. 

- Cuando seamos mayores quiero que nos larguemos de esta ciudad y vivamos juntos.
- ¿Por qué querrías irte lejos de tu familia?- reí ante sus locas ocurrencias.  
- Quiero explorar nuevos lugares, sentirme libre… Quiero despertar un día y salir a pasear contigo sin que nuestros padres nos miren con esa cara…- masculló entre dientes agachando la mirada. 
- ¿Cual cara?- pregunté confundido intentando analizar sus palabras. 
- ¿En serio no lo has notado?- bufo rodeando los ojos ¿a que se refería?
- No te entiendo.
- No importa, estoy loco ¿recuerdas? solo prometeme que pase lo que pase siempre vas a ser mi amigo. 
- Estas tonto.- dije entre risas- esto es muy raro vale, lo prometo. 

 ¿Como no lo noté? 
- Lo siento.- susurré a su oído abrazandole más fuerte. 
- ¿Por qué?- preguntó en un hilo de voz separandose un poco para poder verme a los ojos. Enseguida limpié sus lagrimas y tome con delicadeza sus mejillas observando fijamente sus pupilas. 
- Por no haber cumplido mi promesa de ser tu amigo pase lo que pase.
- Te perdonaré solo si prometes que vas a ayudarme a encontrar a Trotu.- dijo entre risas haciendome sonreír seguido de un suspiro, éste tomó fuerte de mi nuca haciendo chocar nuestros labios uniendolos en un beso que, con mi corazón apunto de explotar, correspondí al instante. 

-Tu Corazón Y El Mio Son Uno.. -Confirmamos? Confirmamos. -Dime Lo Que Vas A Soñar,Contigo -Eres Lo Que Mi Vida Necesita Willy -Willy..Que?..Quieres Casarte Conmigo? -Ahi Tienes Todo?..Tengo Todo Lo Que Quiero Tener Menos A Ti. -Vegerex…Wigetta -Para Poder Tener Conectados Nuestros Mudos..Pero Si Es Que Nuestros Mundos Conectan Por Nuestros Corazones. -Nos Estamos Distanciando,Willy..La Distancia No Es Un Problema. -Hay Veces Que Miro El Cielo. Y Pienso: Si Muero Me Gustaría Estar Tumbado En Una De Ellas Contigo. -Aveces Cuando Me Siento Solo Pienso Que La Vida Tiene Varios Sentidos Que Hay Distintos Universos Y Que Nos Queremos.

Tarde de juegos (One Shot-Wigetta,Rubelangel)

Eran pasados el mediodía y una niña de 7 años estaba entrando a toda velocidad a su casa mientras una tierna sonrisa pintaba todo su rostro, tenía unos hermosos ojos cafés aunque un poco pequeños y un cabello negro totalmente lizo el cual andaba recogido en una coleta y traía un vestido morado bastante majo.
-Papi, papi e invitado a Ruby a jugar esta tarde-
-¿Pero qué dices? Me debes avisar cuando invitas a tus amigas a casa  ¿a qué hora llegara?- Dijo el padre de la niña mientras la cargaba y le dedicaba una sonrisa.
-Sus padres la traerán en 1 hora, prometo avisarte la próxima vez papi- contesto la niña mientras hacía un puchero
-Vale princesa ve a llamar a tu sabes quién para que te traiga unas golosinas y compartas con tu amiguita antes de que vuelva de hacer las compras, además ve a darte un baño y a cambiarte- Ciertamente aquel chico era un padre excepcional aunque a simple vista no lo pareciera
La niña rápidamente se soltó del agarre de su papa y salió corriendo a su habitación no sin antes tomar el teléfono para hacer la llamada.
Una vez que la pequeña se fue el chico se dispuso a preparar la merienda pero justo antes de poder hacerlo un pequeño llanto hizo que este caminara rápidamente a la habitación
-Que sucede mi pequeño príncipe, acaso ya tienes hambre?- decía con voz dulce mientras levantaba un pequeño bultito de la cuna
El niño que se encontraba ahora en brazos de su papa dejo de llorar
-Chaval asi que lo que tu querías eran mimos, definitivamente no hay duda de quién eres hijo- se rio un poco ante el comentario y decidió sentarse un rato con el niño en brazos mientras le ofrecía el tetero  en caso de que si tuviera hambre

Mientras tanto en otra casa un poco lejos una niña corría por toda su habitación buscando su zapato izquierdo
-PAPAA! ¿sabes dónde está mi zapato?- grito la niña mientras seguía buscando
-No lo sé cariño pero puedes ponerte otro par de zapatos, tienes muchos- El chico de ojos negros mientras veía a su hija buscar como loca por todo el lugar
La pequeña era pelinegra aunque tenía unos bellos ojos de color  verde,  vestía un vaquero y una camiseta blanca además de eso andaba puesta un gorro con cara de panda que le quedaba bastante gracioso
-Hija deberías quitarte tu gorro, hace un poco de calor- dijo el chico mientras se acercaba para quitárselo
-NO, es mi gorro déjamelo que a mí me gusta y lo llevare-
-Vale, hay ese no es tu zapato- pregunto mientras señalaba un zapato dentro de la mochila de la niña
-Ups, no sé cómo llego ahí papa- rio la pequeña y fue a ponerse su zapato
-Bueno date prisa que en 5 minutos nos vamos a casa de Sally- El chico de cabello negro salió del cuarto de la pequeña.


En la casa Sally ya había sonado el timbre y la niña corrió a abrir la puerta lo más rápido que pudo
-RUBY!- grito feliz mientras abrazaba a su amiga
-Hola pequeña soy Guillermo el papa de Sally pero me puedes decir Willy- Dijo Willy saliendo de la habitación con un bebe en brazos – ¿Y dime quien te trajo alguien?¿tu mama o papa o viniste sola?- Guillermo estaba algo preocupado de que la niña se hubiera podido escapar de su casa y sus padres no tuvieran ni la mínima idea de donde se encontraba

-Mucho gusto Willy- sonrió Ruby- vine con mis papas ellos están en el auto pero ya vienen es que a mi papi le dio un mareo entonces mi papa se quedó esperándolo a que se sintiera mejor-

Ciertamente el comentario inocente de la pequeña agarro por sorpresa a Willy quien no se esperaba que su invitada tuviera dos padres

-PAPA regresaste- grito Sally corriendo hacia los brazos de un hombre el cual venia con varias bolsas en sus manos

-Hola chiqui, y veo que ya está aquí tu amiguita- sonrió
-Sí, Ruby él es mi papa Samuel pero le dicen Vegetta, papa ella es Ruby-
-Es un gusto pequeña- Dijo samu mientras le sonreía a la niña –Sally si quieres ve a jugar con Ruby a tu habitación y guille o yo les llevamos la merienda en un rato ¿vale?-
-Vale papa-
ambas niñas se fueron rápidamente a jugar mientras Vegetta dejaba las bolsas con lo que compro sobre la mesa, una vez que lo hizo se acercó a Willy por detrás quien estaba acunando al niño y lo abrazo con cuidado
-¿Qué tal tu día chiqui?- le susurro Vegetta mientras le daba un suave beso
-Aquí cuidando a los niños y esperándote, duraste mucho para ir por las compras- Willy hizo un puchero y fue rápidamente al niño que ya se encontraba dormido a su cuna –pero no importa eso porque ya estás aquí- Willy tomo a Samuel y lo beso profundamente mientras lo abrazaba por el cuello
-No puedo creer, que asco lo que están haciendo, acaso no se dan cuenta que hay niños que pueden verlos- Un comentario proveniente de la puerta principal que se encontraba abierta hizo que ambos chicos se separaran bruscamente y Vegetta apretara sus puños para estamparlo en toda la cara de la persona que hizo ese comentario tan homofóbico y en su propia casa
cual no fue la sorpresa de Samuel que al voltearse a ver quién fue el que hizo tal comentario se encontró con un chico castaño de ojos verdes al cual conocía muy bien y llevaba algún tiempo sin verlo, rápidamente su expresión de ira cambio a una de alegría
-Buah chaval, vaya tela, Rubius hombre que te estampo mi puño en toda tu cara, ¿Qué haces aquí?- dijo animado Samuel
Willy al escuchar ese nombre miro a la puerta rápidamente y vio a su ahora esposo abrazando a Rubius
-Rubius hombre tanto tiempo sin verte!?- Sonrió feliz Willy
-Lo mismo digo chicos y Vegetta que más voy a hacer aquí si no es a traer a mi hija a que juegue con su amiguita aunque vaya sorpresa me vine a dar al ver quiénes son los padres de Sally- los 3 chicos rieron  ante el comentario
-Rubiuh cabron no me dejes atrás- Dijo una voz masculina la cual se acercó a los chicos –Vegetta?…..Willy?- dijo un poco asombrado
-Mangel?-

-No me digan que ustedeh son los padres de Sally?- Pregunto un mangel aun confundido
-Hombre pues somos los padres de Sally y ahora entren a casa que tienen mucho que contarnos- Rio Willy mientras los dirigía al interior de la casa

-entonces al final el Wigetta si era real!, Joder macho que yo lo sabía- Dijo alegre Rubius
-Y podemos decir lo mismo del Rubelangel- Comento Vegetta con un tono acusador
-Ya loh ves, tenemos ahora hasta a una pequeña boca que a alimentar- bromeo Mangel –Y ustedeh parece que también tienen una-
-Chaval que nosotros tenemos 2 bocas que alimentar- Comento Willy mientras señalaba la cunita que se podía ver dentro de la habitación

Willy llevo la merienda a las niñas que se encontraban jugando y regreso rápidamente con sus amigos, pasado un rato los 4 chicos ya se habían puesto al corriente de todo lo sucedido y ciertamente aun se encontraban asombrados de las vueltas que da el destino y que sus caminos se volvieran a cruzar y aun más que sus hijas fueran tan buenas amigas

una vez entrada un poco la noche Rubius y mangel llamaron a su hija ya que se debían ir

-Papi, papi Ruby puede quedarse a dormir por favor-
-Papi puedo quedarme a dormir-
ambas chicas salieron suplicando a sus padres

-Por mí no hay problema chiqui y creo que papi Willy tampoco los tiene- sonrió Vegetta –Rubius Mangel dejan que se quede? Nosotros la cuidamos-

-Hombre claro,  nadie mejor que los famosos Vegetta y WillyRex para que cuiden a nuestra pequeña- Dijo animado Rubius –A parte hoy mangel y yo podemos armar algo de Salseo en casa- dijo en tono pervertido

-Papi porque Ruben te dijo WillyRex? Acaso no es Willy?- pregunto Sally algo confundida

-Pues es que WillyRex es el nombre completo, Rubius me conoció cuando aún lo usaba y cuando tu papa era Vegetta777 y no solo Vegetta-

-USTEDES SE CONOCEN- gritaron las dos niñas sin poder creer lo que habían escuchado

-Claro, si quieren les contamos algunas de nuestras historias-

Todos se fueron a sentar y platicarles  a las niñas sus aventuras de jóvenes, entre risas paso rápidamente la noche y las chicas quedaron dormidas

Ruben y Mangel se despidieron de sus amigos, al menos hasta el día siguiente cuando volvieran a recoger a su hija

El destino ciertamente logro su cometido y no solo unió a un chico con el otro, no simplemente logro que el amor de su vida se encontrara vía YouTube y con su mejor amigo, también logro unir a 4 chicos con historias muy parecidas y 4 chicos que fueron amigos por mucho tiempo y siguieron su amistad luego de varios años

——————————————
Bueno les traigo este pequeño one shot, lo hice rapidamente, espero les guste a tod@s :3 nos leemos luego z4 chau chau

Hay un problema!!
(͡° ͜ʖ ͡°)
Hay un problema!!

#ApocalipsisMinecraft3 Episodio 91

V: eeeh hay un problema no me entra todo

W: ¿No te entra todo? pues venga… esto aquí… a mi tampoco me entra eh..

V: es que es muy grande… 

MADRE MIA!!!  (͡° ͜ʖ ͡°) (͡° ͜ʖ ͡°) LA VEGECONDA Y LA WILLYCONDA están con todo.

Oye Vegetta, sí quieres adoptar un hijo en Colombia acaban de aprobarlo. ¡SÓLO ES UNA SUGERENCIA! No hay problema, sólo tienes que venir con Willy y sí me invitan a ver el trámite yo no me enojo...

NO ME TOQUEN QUE ESTOY MEDIO MUERTA ¬W¬

“Claro… Fernan le dice a willy: “Como que tus ojitos chinos me excitan” Y no hay problema. Vegetta le dice a willy: “Los detalles así chinos me gustan” Y todo el mundo pierde la cabeza”

Sinceramente, me cansé. Me cansé de los homofobicos de mierda que hay en el canal de Vegetta y en el de Willy. A ver idiotas, explíquenme que problema hay si fuesen gays. NO ENTIENDO. ¿Por qué mierda tienen que insultarlos a Vegetta y Willy por el hecho de que nosotras seamos wigetta shippers? NO SON GAYS, O NADIE SABE SI SON GAYS. ¿Si fueran gays?, ¿qué?, ¿qué puto problema hay en que una persona le guste otra del mismo sexo? NINGUNO.
¿Si Vegetta y Willy fuesen gays? Ustedes, fijo, no pararían de insultarlos. No entiendo porque hay personas así, menos en los canales de Vegetta y Willy.
Me encantaría que Wigetta se confirme y que todos los putos homofobicos se vayan a la mierda. Pero si Wigetta en algún momento se confirma (cosa que no creo) los pelotudos antes de irse a la mierda, van a insultarlos, van a decirles un montón de cosas.
Me jode muchísimo, porque hay muchas personas que ocultan sus gustos porque hay gente enferma que los insulta.

No me descargué lo suficiente porque no me salen las palabras.

Fanfic Wigetta - Era cuestión de tiempo - Capitulo 2 - El comienzo de algo -reverse-

-Narra Vegetta—

Baje del automóvil y entré al edificio de Willy, realmente estaba nervioso, no pensé que aceptara a salir tan temprano y sin decir ningún pero, seguramente está aburrido el chaval y por eso aceptó sin más. Me dirigí al elevador y rápidamente me fui al segundo piso, así como las puertas se cerraron, se volvieron a abrir. Salí del elevador y empecé a buscar el apartamento donde vivía la familia de Willy. No me llevo mucho tiempo, pues a un lado de cada puerta había una placa con el nombre de la familia.

-Que suerte, el karma esta de mi lado hoy. –dije para después empezar a reír un poco—

Buscaba incesante la puerta de la casa de Willy, hasta que finalmente la encontré, la placa no era muy nueva pero, tampoco era vieja, estaba al lado derecho de la puerta y decía “Familia Díaz”, tomé por seguro que esa era su casa.

-Bua chaval, que me estoy empezando a poner nervioso. –dije mientras me paraba frente a la puerta de Willy—

Mire al reloj de mi muñeca y me percaté que ya íbamos tarde.

-Madre mía chaval, que se nos ha hecho tarde.

Y así empecé a tocar como desesperado el timbre, seguramente saldrá apresurado y un tanto molesto diciendo “¿Qué no puedes esperar pringao’?”, ay mi Willy, que si no te conoceré.

-Hace unas horas atrás-

Es de noche, estoy en mi auto, puedo sentir el frio a través de la ventana empañada, dentro del auto se siente una extraña bruma, está muy caliente. Esa escena se vuelve a repetir, me puedo ver dormir cuando en el asiento del piloto cuando, de la nada, Willy entra y se queda en silencio, parece que algo le atormenta y, sin pensarlo dos veces, Willy me roba un beso en los labios.

-¿Esto otra vez? –susurré mientras veía la escena desde el asiento trasero—

Abrí los ojos lentamente, un fino rayo de luz entraba a través de la pequeña ventana de mi habitación y me daba justo en el rostro, me froté con fuerza los ojos, tratando así que el sueño se fuera, aunque sea un poco.

-Es la segunda vez esta semana. –susurré, aun soñoliento, mientras me sentaba en la cama— Es extraño, siempre es la misma cutre escena, pero… ¿Por qué con Willy? –me preguntaba mientras veía la poca luz que entraba por mi ventana—

Ya era un mes desde que empecé a tener ese extraño sueño, siempre era esa escena, la de Willy y yo en mi auto, el me besaba sin razón alguna y luego despertaba, no puedo decir que me disgusta el sueño pero, tampoco es que si me gustara, la verdad era que todo este asunto era muy extraño, incluso para mí.

-Nunca pensé que soñaría de esta manera, ¡y mucho menos con Willy! –exclamé un tanto alarmado— Es que, bua, si el chaval se atreviera a hacerme esto que lo estampo contra la pared… -dije mientras buscaba el móvil en la cama—

Sinceramente, estaba flipando en todos colores, el soñar con que me besaba con Willy realmente me alarmaba y preocupaba a la vez, aunque también, por alguna extraña razón, me agradaba recordar aquel sueño, digo no soy gay ni nada de eso pero, no sé, no me molestaba el hecho que fuera Willy.

-¿Acaso me estoy enamorando de Willy? –me pregunté— No, nada de eso chaval, es solo un buen amigo y a mí me gustan las chicas lindas. –rectifiqué poniendo mi voz grave—Ains, que me tontería llega a mi desde que despierto. –dije hablando con mi voz normal—

Me levanté de la cama, este domingo seria especial, y realmente lo he estado esperando pues finalmente, después de un mes, volvería a ver con Willy. Estaba realmente emocionado y ansioso.

-Tal vez por eso son los sueños. –susurré—

La noche anterior me había quedado hablando con Willy como de costumbre, siempre hablábamos de cosas varias, planeábamos futuros gameplays, nos dábamos ideas para algunos juegos, contábamos chistes, hablábamos de nuestros problemas, en fin, pasábamos noches enteras hablando, sin duda alguna Willy se había convertido en alguien especial en mi vida. La noche anterior, estábamos hablando sobre la salido que tuvimos hace un mes y, extrañamente, Willy se quedó callado.

-¿Willy? ¿Me escuchas? –pregunté un tanto preocupado—

-¿E-eh? S-si.

-Bien, como te decía, hay que volvernos a reunir, ¿no crees que sería buena idea?

-S-sí.

Willy estaba actuando muy extraño, seguro estaba cansado el chaval, pues, hablando con él, me confesó que había tenido un día muy largo.

-Mmm, ¿qué tal si nos reunimos mañana? ¿Te parece bien?

-C-claro, no hay problema. –dijo mientras bostezaba—

Bua chaval, el señorito Willy aceptó salir y sin chistar, o es que tiene mucho sueño o realmente quiere salir.

-Ay mi Willy, mi Willy, es que seguro me extrañas.

-Pues claro pringao’, que quiero volver a verte. –dijo un tanto flojo—

Ese momento me quede un tanto anonadado, ¿Willy me extrañaba? ¿Por qué?, seguro solo lo decía en plan amigos que llevan tiempo sin verse o incluso solo lo decía para hacerme una mala broma pero no creía que lo dijera en un sentido “romántico”.

-Pero que me estas contando, claro que te está tratando de bromear Samuel. –pensé—

 No iba a dejar que me la hiciera, así que le contesté.

-Ains, mi Willy me extraña, ya verás chaval, mañana me pondré muy guapo solo para ti.

Willy solo río levemente y se quedó en silencio tras escuchar mi respuesta.

-Pues eso espero chaval. –contestó con la misma pereza de antes—

-Bueno… pasaré por ti, ¿a las…? –dije, insinuando que me dijera una hora—

-9, a las 9 me parece bien.

-¿Tan temprano chaval? –pregunte extrañando—

-En serio, seguro que el chaval me está tratando de ver un pelo de tonto. –pensé—

-¿Te parece bien? ¿Vegetta? –preguntó—

-C-claro pero, más te vale estar listo a las 9 porque si llego y aun no lo estas que, bua, te estampo contra la pared chaval. –dije tratando de sonar serio—

Willy solo se río silenciosamente. Nuestra conversación no duró mucho más, pues, yo en igual ya estaba cansado, terminamos despidiéndonos y deseándonos buenos sueños.

Ya eran las 6:50, al parecer me había levantado muy temprano por lo que fui a correr una hora, regresé exactamente a las 7:50, por lo que decidí mandarle un mensaje a Willy para que estuviera pendiente y también para despertarlo, por si acaso, también me faltaba ducharme y desayunar. Entré a mi casa y me topé con mi madre en la cocina.

-Buenos días Samuel. –dijo aquella mujer que tanto amaba y quería en el mundo—

-Bueno días madre. –dije mientras la veía acercarse para darme un beso y un abrazo— Madre, esto sudadido y apestosito. –dije con un tono infantil—

-Ay Samuel, sabes que eso no le importa a una madre. –dijo mientras terminaba el abrazo y yo me reía de ello— Ven, ya está listo el desayuno.

Tomé asiento y mi madre me puso el desayuno en la mesa. Huevos y pan tostado, acompañados con un vaso de jugo de naranja recién exprimido. Mi madre ya se había acostumbrado a lo tiqui miquis que era, tanto así que ya hasta hacia el zumo de naranja natural, en vez de comprar la caja como antes. Durante el desayuno, mi madre estuvo haciéndome compañía.

-Sabes Samuel, hoy llamó tu padre. –dijo mientras se le escapaba un suspiro por los labios—

-¿En serio? Y ¿Qué dijo? –exclamé emocionado—

-Dijo que volverá pronto pero, no dijo cuándo. –exclamó un tanto triste—

No me gustaba ver a mi madre así, hacia que me sintiera impotente. La verdad es que mi padre siempre ha sido un padre ejemplar pero, por cuestiones de trabajo, ha estado fuera de casa desde que era un niño, desde ese entonces, solo viene para pascua y navidades. Mi madre ha sido padre y madre para mi, siempre sonriéndome y apoyándome en todo aunque por dentro estuviera sola y triste, eso me hace sentir mal conmigo mismo, por ello me he prometido que quiero proteger a todos, quiero sacarle sonrisas a la gente, que cuando estén tristes yo los haga reír hasta que no puedan aguantar y caigan al piso rendidos, esa es un de las tanta razones por las que estoy en YouTube.

-Ya veo pero, ten por seguro que pronto regresará. –le dije para subirle los ánimos— Además, ya se acerca la pascua. –dije tratando de hacerla sentir mejor—

-Tienes razón Samuel. –dijo mientras me daba una sonrisa triste— Y, ahora que lo pienso, ¿por qué te levantaste tan temprano hoy? –preguntó poniendo una cara llena de curiosidad—

-A-ah.

La pregunta me tomó en total sorpresa, tanto así que me empecé a poner nervioso sin razón alguna, “¿pero que me estas contando?” era lo único que podía pensar en ese momento.

-Saldré un amigo a las 9. –dijo, un tanto nervioso aunque esa era la verdad—

-Oh, ya veo. –exclamó mientras reía un poco— Saldrás con el chico ese con el que grabas… -dijo mientras se tocaba la barbilla— ¿Cómo se llamaba?—

-Willy, bueno, Guillermo, se llama Guillermo.

-Oh, sí, ¿Solo él y tú? ¿No crees que tal vez sea mala idea? Digo, usualmente solo discuten. –dijo mientras reía al decir lo ultimo—

-Sí, pero –antes de pudiera continuar ella me completó lo que iba a decir—

-Así nos llevamos, ¿no? –dijo mientras tomaba asiento— Él es un buen amigo tuyo, lo sé, lo veo en tus ojos. –dijo mientras me veía directamente—

-¿Eh? –exclamé—

-Soy tu madre, puedo verlo, él es especial para ti, me alegró por ti amor, al fin tienes a alguien especial.

Eso ultimo me causó un inmenso escalofrió, “especial”, esa palabra era extraña, aunque yo la solía decir mucho cuando me refería a él pero, cuando alguien más la decía me hacía sentir extraño.

-Madre, la manera en la que dices “especial” me hace sentir extraño. –dije mientras me rascaba la barbilla—

-Oh. –exclamó—

-Aunque, solo con él he podido ser sincero y he podido hablar sobre mis problemas. –dije mientras reía un poco, avergonzado—

-Lo sé, es un buen amigo para ti. –dijo mientras veía el reloj que había en la pared— Oh, madre del amor hermoso, Samuel, ve a bañarte, yo sacaré tu ropa. –dijo mientras me levantaba y me llevaba al baño—

-¿Ma-madre? ¿Qué pasa? –dije mientras me dejaba llevar—

-Que ya son las 8:30 y a las 9 tienes que ver a tu amigo. –exclamó mientras me dejaba en el baño— Báñate rápido, yo te dejare la ropa en tu habitación. –dijo mientras se alejaba-

Solo podía reír ante esta situación, en serio que amo a mi madre, no sabía que haría sin ella.

-Gracias. –susurré— Pues, hay que darse prisa. –dije mientras desvestía y entraba a la regadera—

Me bañé rápido, me sequé, me puse una toalla en la cintura y salí corriendo del baño, entré a mi cuarto y vi en mi cama, ahí estaba mi ropa, una camisa blanca que solo había usado en navidad, unos jeans oscuros que solo usaba cuando salía, un par de tenis negros y mi perfume favorito.

-En serio que me conoces bien, madre. –susurré—

Me vestí rápido, tome una chamarra que tenía en el armario, tomé el móvil y le mandé otro mensaje, diciéndole que tal vez llegaría tarde. Corrí hacia la puerta cuando fui intersectado por mi madre, por lo cual me detuve de golpe.

-¿Pasa algo madre?

-Solo quiero desearte que la pases bien y que te diviertas. –dijo mientras me arreglaba la camisa, a lo cual reí—

-Claro que lo haré. –le respondí con muchos ánimos—

-Sí, pero no de más. –dijo de una manera insinuadora—

-¿Eh?

-Nada Samuel, y ya vaya, que se le hace tarde. –dijo mientras me daba un beso en la mejilla—

-Sí. –dije mientras tomaba las llaves del auto— La veo después. –dije mientras salía por la puerta principal—

Recorrí los pasillos del edificio, con prisa. Baje al estacionamiento y tomé le auto que mi madre me había dado en mi cumpleaños, el cual, hasta el día, le sigo pagando a mi madre. Me metí a este, rápidamente, y lo prendí, miré al reloj del reproductor de música y me percaté iba tarde.

-Madre el amor hermoso, ¿ya son las 9:10? –dije mientras prendía salía del estacionamiento—Espero no molestar a Willy por ello. –dije mientras entraba a la carretera—Ya voy por ti mi Willy.

Por alguna razón, en ese momento, al decir Willy algo en mi empecé a sentir dentro de mí, algo inexplicable con palabras, lo único que puedo decir es que me sentía bien, alegre y con mucha energía, seguramente era porque quería verlo pronto.

-De regreso a la actualidad—

Seguía esperando frente la puerta de Willy, ¿Es que acaso esta tan molesto que no me abrirá? Estaba a punto de volver a tocar cuando la puerta se abrió repentinamente y puede ver su rostro, el cual estaba lleno, aparentemente, de disgusto.

-Que ya escuchamos, qu- -empezó a decirme—

-Buuua chaval, ¿Qué esperas? Se nos hará tarde, chiqui. –dije mientras le veira la cara—

-¿V-Vegetta?

-¿Willyyyy? –dije con la voz más aguda que pude hacer—

-¿Q-qué haces aquí? –dijo mientras se para frente a mí con una cara de sorpresa, seguramente estaba flipando por algo, pero no sabía por qué—

“Pero ¿qué me estás contando?” era lo único que podía pensar, el chaval estaba aun en pijama, y ya se nos hacia tarde, es que ¿esa era su manera de vengarse por haber llegado tarde? Tomé una gran cantidad de aire y le respondí.

-Pues vine por ti, ahora, vamos chaval. –dije mientras el me veía una cara que no podía con ella— Sin duda este será un día largo. –pensé—

Y sí que lo sería, nadie me dijo o advirtió que mucho pasaría ese día.

___________________________________

Bueno, gracias si llegaste hasta, y le agradecería que leyera.

Bueno, me fue un poco difícil este cap ya que no estoy acostumbrado a las expresiones de Vegetta, así que si en alguna me equivoque, me gustaría que me dijeran para arreglarlo en el proximo cap.

Cambien, quiero decirles que en este cap me inspire demasiado y tal vez sea un tanto aburrido por lo mismo pero, no se desesperen que a partir del próximo cap se empezaran a poner las cosas interesantes :)

Y bueno, el minimo de notas esta vez será de 35.

En fin, espero les guste este cap y ya, me despido, adiós~

anonymous asked:

Lo siento pero no me hace gracia lo que hiciste a willy, es ofensivo y parece que no lo respetas a el

Tranquilx, solo es joda. Lo hice para el fandom, no para él. Aparte, no es ni el primer ni el último edit porno que le hacen a Willy. Si hay problema (que dudo mucho) pues será entre él y yo. Así que tranquilx.

Perdón si te ha ofendido, aunque honestamente no veo por qué debería. Pero bueno….