no haberlo intentado

Estoy corriendo y no sé a qué brazos pretendo alcanzar. No tengo claro cuál es mi objetivo. El gol de mi vida. A veces quiero tener una llave para ese momento donde quiero encerrarme en un abrazo y no salir nunca de ese mundo que crean tus brazos haciendo hueco y eco de mis angustias. Y luego estás tú que quieres encerrarte en un corazón tan de piedra como el mío. No sé si te lo han contado, pero las piedras duelen muchísimo más que cualquier tormenta. Supongamos que mañana no estás y me toca que echarte de menos, buscarte por debajo de las pestañas más bonitas que no he encontrado jamás a partir de ti, sentir esa necesidad de llenar ese vacío que dejan las personas que calan fuerte y profundo. Bonito e irrepetible. Dicen que las personas te calan solamente una vez en la vida: de ellas depende dejar una huella o una herida.
 
Y, ojo, que algunos no recuerdan, en lugar de ello, escriben toda una vida.
 
Fuera está siendo un verano indestructible, mientras por dentro me hago hielo. Las manos frías son el efecto secundario de cuando han dejado de tocarlas. Y en las tuyas encontré un infinito tropiezo de torpeza y melancolía. Siempre que me tocabas, sentía una tristeza tan grande que con ella pude crear, de haberlo intentado, un cielo repleto de hermosos desastres.
 
Quiero que me hagas feliz,
no que me hagas caso.
 
Y nos volvimos irreparables, con nuestras locuras colapsando en cada beso, con la nostalgia que irradiaban nuestras pupilas y la devastación que nos devoraba las costillas. Tienes derecho de ser feliz sin mí, como yo sin ti. Pero cómo te digo que intentarlo me resulta imposible. Como imposible le puede resultar al masoquista tropezar repetidamente con la única piedra de las miles que se le atraviesan en el camino.
 
Está bien… no me ames, no me recuerdes, no me hagas caso. Lo único que te pido es que no me dejes ir cuando lo intente.
— 

“No me dejes ir”, Benjamín Griss

Amores a distancia.
  • Chico conoce a chica. Chica conoce a chico. No se pueden encantar más. Ella de una punta, él de otra.
  • El mundo les dice que están locos, que como van a viajar tanto. Que esas cosas nunca salen bien, que todo serán cuernos e infidelidades. Que lo van a pasar mal.
  • Lástima que no ven sus sonrisas cada vez que se escuchan por teléfono. Mensajes. Llamadas antes de dormir.
  • Las prisas para hacer maleta, y joder, como se abrazan en la estación. Y no se vieron lágrimas más sinceras que las de sus despedidas.
  • Hacen planes de estar juntos cada día, se dedican canciones desde lejos. Bailan en la cama.
  • Y aunque saben que seguramente (o no) un día se acabe, más vale intentar algo que te emociona, que arrepentirse de por vida de no haberlo intentado.
Amores a distancia: Que esas cosas nunca salen bien, que todo serón,
cuernos e infidelidades. Que lo van a pasar mal. Lastima que no ven sus sonrisas, cada vez que se escuchan por teléfono mensajes. Llamadas antes de dormir, las prisas por hacer las maletas y joder, como se abrazan en la estación. Y no se vieron lagrimas más sinceras que las de sus despedidas.
Hacen planes de estar juntos cada día, se dedican canciones desde lejos, bailan en la cama. Y aunque saben que seguramente (o no) un día se acabe, más vale intentar algo que te emociona, que arrepentirse de por vida de no haberlo intentado.
—  Caelum
Frases de Grey’s Anatomy para cada signo:

Aries: El juego: Dicen que hay quienes tienen lo necesario para jugar y quienes no lo tienen./ Podría renunciar, pero me encanta el campo de juego.

Tauro: Perdón, me vuelvo mala cuando estoy cansada./ Necesito un trago, un hombre o un masaje. O un masaje de un hombre borracho.

Géminis: Así que puedes derrochar tu vida poniendo limites o puedes vivir tu vida traspasándolos./ ¿Y vas a reprimir todo en un lugar profundo y retorcido de tu mente, hasta que un día explotes y los mates?

Cáncer: En serio, que no te engañen los zapatos bonitos, el buen sexo y la ausencia de padres diciéndote qué debes hacer. Ser adulto es ser responsable./ La responsabilidad es horrible.

Leo: No sé por qué dejamos las cosas para después, pero si tuviera que adivinar diría que el temor tiene mucho que ver. Temor a fallar, temor a sufrir, temor al rechazo./ Si la vida es tan difícil de por sí ¿para qué nos buscamos más problemas? ¿Qué necesidad hay de volverse auto destructivos?

Virgo: El problema con los secretos es que incluso cuando crees tener todo controlado no lo esta./ A veces se toman medidas desesperadas para llamar la atención de otro.

Libra: Incluso el mayor fracaso, incluso el más craso error, el más incorregible es preferible a no haberlo intentado./ Todavía no lo sabes, pero la vida no tiene por qué ser así. No tiene por qué ser tan difícil.

Escorpio: Tenías al ratoncito de los dientes, Santa Claus y al príncipe azul tan cerca que eran casi palpables. Pero uno acaba por crecer. Un día abres los ojos y el cuento de hadas se esfuma./ Algo es seguro, sea lo que sea lo que intentemos esconder nunca estaremos preparados para el momento en que la verdad se desnude.

Sagitario: Los secretos, como las desgracias nunca vienen solos… se van acumulando hasta que se apoderan de todo… hasta que no queda lugar para nada más, hasta que tienes tantos secretos que parece que vas a reventar./ Todos tenemos secretos alégrate de que los tuyos se sepan.

Acuario: Juguemos el juego de quién tiene la vida más patética./ Toda historia tiene dos versiones.

Piscis: Fuiste como una bocanada de aire fresco. Como si estuviera hundiéndome y me salvaras../ Siempre es mejor saber las noticias de primera mano.

Y yo te perdono, por que quiero creer que lo intentaste, que dejaste la piel mientras intentabas amarme, que te fuiste por que no comprendías como quererme y no que fue por falta de amor o por amar a alguien mas .
Perdono el frio silencio, tus ganas de ya no intentar, perdono las escasas palabras y el miedo.
Perdono todo lo que tu quieras, por que comprendo que a veces tratamos de amar con todas nuestras fuerzas pero no sabemos como hacerlo.

Comprendo que nadie puede dar aquello que no tiene, que si bajaste los brazos es por que llegamos al extremo.
Perdono por que quiero creer que no lo haces por que fueras malo o por querer hacerme daño , que no fueron tus decisiones si no tus fantasmas.
Perdono el que te hayas rendido y decidido marchar.

Ahora amor perdóname tu que no te haya podido detener, por haberlo intentado y no haberlo logrado, perdóname pero me gusta ver a las personas sonreír y volar libres , y si con eso tu eres feliz , perdóname tu a mi.

— 

Bitácora para el olvido , de Historias del diván , Luz Ojeda Saldaña

Mi querido ex.

Nuestra relación era a distancia muchos kilometros pero nos veiamos varias veces, yo lo amaba, de verdad lo amaba pero, se fue. Terminó conmigo hace poco, su excusa fue que según me hacia daño pero sé que mentia en el fondo…Yo lo lastimaba a él, y me arrepiento pero aún creo que habian mas motivos para seguir que terminar, soy un desastre desde que no está, cómo hago para avanzar todos los días? Aparte de sentir que de verdad era el amor de mi vida, era mi consejero, mi parner, mi mejor amigo, y se fue. Le entregue todo que siento que nunca fue suficiente y el es una de las razones por las cuales estoy escribiendo aquí, me siento patética pero a pesar de no llorar, me duele y a la vez sólo quisiera no haberlo intentado, terminamos de la peor manera, y el ahora sufre por ahí y lo sé, pero se que no me quiere en su vida por que me lo dijo tantas veces, que sólo siento estar a la deriva, aunque me cueste se que el camino es avanzar antes de que el tiempo me deje tan atras que otra vez haga de mi vida una pelea constante, pero por otro lado aun lo espero. Quisiera alejarme de las personas, por que el dolor estan necesario para perderse así mismo y volverse a encontrar, pero tengo tanto miedo de superar esto ( y a mi que me cuesta tanto) y que vuelva como siempre lo hace, y no saber que hacer. Soy patética lo sé, pero todos aman de distinta manera, a nadie le gusta la soledad, y a nadie le gusta tener un corazón roto.
Sí ves este post por ahí, te agradezco algunas cosas, y tambien te aborresco por otras tantas como hacerme sentir inferior siempre, pero sobre todo espero que encuentres a alguien que cumpla tus necesidades y no te rompan el corazón como tu me lo rompiste a mi. Y si el Karma vuelve hacia a ti, ps que te pase lo que tenga que pasar.
Bastardo encantador.

#CuentameTusHistorias.

Hoy estoy aquí, entre cuatro paredes y sabanas frías que extrañan tu piel, en un mar de recuerdos que me agobian la mente y reclaman tu presencia. Estoy en lucha de hacerle entender a mi corazón que no volverás. Cómo le explico yo a él que su función no es más que bombear sangre, que tú ya no estas que no tiene porque quererte. Pero él se empeña en seguir luchando contra corriente, sabiendo que cada paso que da, es una cicatriz que lo marca y causa estragos en su ser. Pobre corazón, te empeñas en seguir luchando por alguien que quizás ya se olvidó de nosotros, que ya no recuerda los momentos que vivimos juntos porque ahora forman parte de un pasado que dejó tirado en una gaveta con cerrojo.

Esta noche estoy aquí, preguntándome qué fue de ti, imaginando que no te fuiste, que conmigo estás. Me parece realmente triste intentar conciliar el sueño, en esta una de tantas noches en las que no he podido dormir, pero hoy es especial; mi insomnio lleva tu nombre. ¿Y sabes? Está escrito en cada rincón de mi mente, aparece y revolotea como un pájaro en un espacio reducido, tan solo para indicarme que no quiere ser olvidado, pero cómo le digo a mi cabeza, que esto no puede ser más. Necesito despejarme, despejarme de ti y de tus recuerdos que entran por la fuerza para ocupar mi corazón, invadiéndolo. Dime, o no, más bien enséñame a despojarme de todo esto que por ti estoy sintiendo.

Enséñame a lidiar con estas grietas que cada vez son más profundas, enséñame a vivir una vida después de ti, de tus manos, de tus ojos, de tu boca que me robaba el aliento en cada beso que me dabas y me hacían llegar al borde de la locura; enséñame el camino que debo tomar para llegar a un mundo nuevo, uno que tal vez no sea color de rosa pero que al menos tenga el brillo del atardecer a la orilla del mar. Tengo historias que contar y aventuras por realizar pero no quiero formes parte de ellas, por alguna razón terminas dañando todo y ya es hora de continuar una vida sin ti. Quiero recordar como era vivir antes de ti,  lanzarme al vacío con nuevas alas, dejando atrás el peso de tus párpados y la comisura de tus labios en una caída libre hasta tus brazos.

Dejaré atrás estas ganas insaciables que tengo de ti y la necesidad inexplicable de un encuentro imprevisto, atrás porque es cuando ya no queda nada. Me muevo, avanzo, te estoy dejando, dejando en aquel lugar donde viven los recuerdos; recuerdos que ya no duelen, porque ya todo dolió demasido, dolió esa sensación abrumadora de haberse quedado sin nada, después de haberlo tenido todo. Sigo avanzando, tengo que hacerlo, no te diste cuenta, pero fuiste detonante en mi vida, desencandenando tristezas, penas y aflicciones. Quizá, algún día, pueda decir que valió la pena, pero por ahora no encuentro razón alguna, seguiré con el constante y persistente deseo de una vida lejos de ti, y sin ti.

Ya es hora de evolucionar, de renacer entre la cenizas como el fénix, de salir a flote y dejar de ser un náufrago anclado a tus pupilas. Tal vez nunca pasó por tu mente que llegaría a alejarme de ti, pero ya sabes, el mundo da muchas vueltas y trae sorpresas consigo, sorpresas que cambian la historia de cada persona, sorpresas que hacen quererte, que te recuerdan que aún vives, que te falta mucho por vivir y hacer. Esta vez fui yo, esta historia es la mía, quien decidió encarar la realidad y no tenerle miedo al olvido. No miento al decir que te quise, aún te quiero, te seguiré queriendo de todas formas; pero me he dado cuenta que contigo mi vida se derrumbaba una y otra vez, y tú seguías caminando como si nada. Yo y mi estúpido de vivir una vida a tu lado, edificada, creaba y construía una vida entre ruinas para luego derrumbarme, y tú seguías caminando como si nada.

Después de haberlo intentado muchas veces, después de haber luchado contra un sentimiento que ya no tenía vida, ni color, ni esperanza, un sentimiento que estaba muerto, al menos para ti, me di cuenta que no doy para un intento más, ni uno. Quizá no vayas a creerme, pero ya no pienso en ti, no la mayor parte del tiempo, como solía hacerlo. Aún me cuesta aceptar que te marchaste y que contigo, te has llevado todo. He perdido, y me parece inevitable sentirme así, como algo que dejas cuando ya no lo necesitas, algo deshechable, que utilizaste una y otra vez.

Seguiré adelante, me levantaré cada día con la intención de ser feliz, pero está vez no esperaré a que sea por causa tuya, porque luego se desmorona, seré feliz por mi propia cuenta. Llegó el momento de elegir qué es lo mejor, de darme cuenta que tengo muchas oportunidades para empezar desde cero, como dicen por ahí. Ya no tengo prisa, ya no anhelo que el tiempo pase y lo cure todo, así que solo espero, espero que todo vuelva a ser como lo fue una vez.

—  kacf & Neshtan Biersack
Splat contra las fuerzas del mal.

Terrible día era hoy en Underfresh; este colorido mundo detenido en el tiempo, se hallaba en un alarmante silencio. ¿Pero por que era esto tan raro en este mundo desolado?
Este mundo desde hace ya siete años todos sus amaneceres y todos sus ocasos se encontraban adornados por el bello eco de una risa infantil. Pero en este día, en tan solo un instante esa pequeña e inocente risa había cesado de golpe. Tan súbito fue la ausencia que Fresh el padre y protector de este pequeño, enseguida temió lo peor. Dejo todo lo que estaba haciendo en esos momentos y salio disparado de la colorida casa con la feroz determinación de hallar al pequeño propietario de la risa que había llenado cada día de su vida con una nueva clase de felicidad, desde aquel tormentoso día.
Una vez fuera de la casa comenzó a llamar al pequeño niño:
-Hey little dog! ¿Donde te encuentras?- solo el silencio
-Vamos little dog, sabes que si quieres jugar a las escondidillas primero tienes que avisarme- esperaba que una pequeña risa rompiera el tormentoso silencio, pero no hubo respuesta. Su miedo fue cobrando fuerza.
-¿Splat Dodger, exijo que salgas en este instante, esto es absolutamente unfresh; sal ahora o alguien no va a tener cookies en una semana!- Esta era la amenaza mas grave que alguna vez había tenido que decirle a su pequeño doge, pero su creciente miedo terriblemente lo justificaba.
Pero nadie vino.
Fresh siempre había mantenido la calma; siempre había sido guiado por la lógica, sin importar la situación siempre procuro mantenerse calmo incluso en sus muy raros momentos de ira absoluta. Pero ahora al enfrentarse a ese abrumador silencio; solo podía augurar lo peor… que había roto la ultima promesa hecha a su persona mas importante. Habían robado a Splat de él en sus propios dominios.
El pánico lo engullo ferozmente, inmovilizando, sofocándolo y cegándolo ante esta nuevo sentimiento que nunca creyó poseer “desesperación”. Y grito; no solo este cuerpo sino también su verdadero ser, todo su odio y su miedo retumbando no solo en este Underfresh sino también a cada Fresh del multiverso.  Llamando asi la atención de mas de un semidios del multiverso.
El primero en llegar a este fue Error el cual al ver el delicado estado en el que se encontraba su hermano no se le ocurrió un mejor idea que con la delicadeza que puede dar un rinoceronte en una cristalería;  agarrándole por la chaqueta le dio un buen puñetazo en la cara, sacandole de ese estado por el momento.
-Pero que mierCUACK te ocurre Error, tu mejor que nadie debería saber que eso no se hace en un ataque de pánico- Error fue reprendido  mientras un portal abierto desde Reapertale dio a conocer la figura de su otro hermano Geno, seguido por Reaper. Llegando rápidamente hasta Fresh, aparto a Error con un fuerte empujón. Geno lo sujeto suavemente y hablándole con tranquilidad para que este se centrarse. Aunque por el cuak de antes sospechaba que Fresh al menos ya era cociente de su entorno.
-Hey hermanito soy yo Geno, tranquilo todos estamos aquí contigo. Por favor dime que te ocurrió- Geno esperaba pacientemente que Fresh respondiera, hasta que un joven Palett le dio a notar un detalle que hasta el momento no había tomado en cuenta.
-Tío Fresh, ¿Donde esta Splat?- A todos los presentes se les heló la inexistente sangre. Y el tenso momento solo fue cortado por las entrecortadas palabras de cierto esqueleto noventero.
-Lo siento Yami rompí nuestra promesa… no puedo sentirlo Yami… no se que hacer… no quiero perderle a él también Yami… no quiero estar mas aquí sin ustedes… Yami… Yami…
-Esto no es posible- el recién llegado Ink, se miraba casi confundido ante esa declaración de Fresh y no solo él, sino todos los presentes que habían sido testigos a lo largo de los años del atento cuidado que Fresh tenia sobre la pequeñita mancha de tinta. Era imposible pensar en Fresh habría descuidado a Splat. Y mucho menos que raptaran a Splat, sin que Fresh no luchara a muerte por impedirlo o hacer al responsable arrepentirse de haberlo siquiera intentado.
Quien quiera que había sido capaz de tal proeza no solo se había asegurado una dolorosa muerte, sino también la ira de incontables semidioses del multiverso; ya que nadie se mete con su familia y vive sin consecuencias.
*En un oscuro y olvidado rincón del multiverso*
Un pequeño y colorido esqueleto, sollozaba desde el interior de un gran tanque de cristal, pidiendo a la figura entre las sombras que lo dejara ir con su RAD DAD o su querido TITO. Ese juego ya no era divertido.
Mientras que la oscura figura solo se reía de los desesperadas suplicas del pequeño niño.
-Pero mi vida, si la verdadera diversión no ha empezado todavía- Y dicho esto la oscura figura solo se limito a mover el dial del control que tenia en la mano al primer nivel.
Splat solo tuvo unos segundos después de oír como algo se activaba arriba suyo antes de ver como pequeñas gotas de agua comenzaron a caer sobre él.
Splat desde que tenia memoria, siempre su papa le había advertido de nunca tocara el agua por que seria muy doloroso para él tener contacto con cualquier liquido que no fuese tinta y aunque Splat tenia cierta curiosidad de tocar el agua siempre obedeció a su papito. Aunque nunca imagino que se sentiría como fuego sobre sus delicados huesitos de tinta. Splat grito de dolor y desesperadamente trato de cubrirse con la enorme chaqueta tratando de huir del mortal liquido-CUAK, CUAK, CUAK
Mientras que la inmisericorde figura solo se carcajeo revelando su mas baja y retorcida naturaleza.
-Y esto es solo el primer nivel, maldito parásito. Voy disfrutar verte retorcerte de dolor, y vas a arrepentirte de todos tus pecados antes de que por fin te mate. Y no te confundas, tu vas a morir. Pero yo soy la que va a decidir que tan larga y dolorosa va a ser esta- dijo mientras una retorcida sonrisa se extendía sobre su cara.
Splat apenas protegido por la enorme chaqueta pregunto temeroso y desconsolado al oír esas palabras-¿Pero por que harías eso? Yo no te he hecho nada malo, yo creía que querías ser mi amiguis por favor detente. No tienes que hacer esto.
Y ante este comentario, la figura que se erguía en las sombras desactivo momentáneamente el dial cesando así las gotas de agua que caían sobre Splat.
-Tienes razón engendro… no tengo por que hacer esto… YO QUIERO HACERLO!!!- Y con esta sádica declaración volvió activar el dial subiéndolo hasta el tres.
Splat sabia que habría un limite hasta que la chaqueta lo podría proteger del mortal liquido, pero no por ello dejo de intentarlo- CUAK, CUAK, CUAK, CUAK, CUAK.
-¿Disfrutando el agua pequeño pato?- Seguido de una desquiciada risa. Esa figura sabia que pasaría muchísimo tiempo antes que cualquier familiar del engendro siquiera llegara cerca de donde se encontraba ella y mientras tanto disfrutaría el tiempo de calidad que tenia con el pequeño pato. Ella ya se encontraba ansiosa, desde que había puesto al pequeño en el tanque de cristal había procurado mantener una muy buena toma con su cámara para registrar la tortura de este y una vez que esta terminase procuraría hacer todas las copias necesarias. Una para él, una para el Ángel y una por supuesto para Mr. Fresh, sabia que le encantaría ese detalle. El Ángel estaría orgulloso de su trabajo. Habría eliminado a esa pequeña molestia antes del anochecer y solo así el Ángel por fin estaría tranquilo… su Ángel.
*Mientras tanto en Underfresh*
Geno trataba de controlar el caos que se estaba viviendo en plena sala de la “Yolo cueva” todos parecían tener su propio plan de encontrar a Splat y de como hacer pagar al culpable. Aunque algunos estuvieran mas enfocados en lo segundo que en lo primero. Pero lo que mas había preocupado a Geno era su pequeño hermanito; a pesar que el muy condenado midiera el 1.91 seguía siendo su hermanito, se había calmado desde hacia un rato. Pero a diferencia del resto de la sala este no había dicho ni pio; el yolero parecía estar sumergido en lo mas profundo de su mente. Geno estaba preocupado… ya no solo por Splat sino también por Fresh.
-¿Fresh, en que piensas?- Se atrevió finamente a preguntar Geno.
-Trato de concentrarme Brah; trato de pensar con lógica; trato de hallar la logica en toda esta locura; y mas que nada… trato de no pensar en lo peor Brah- Dijo el yolero con una cara totalmente carente de emoción. Ya no se preocupaba en mantener su mascara bien puesta; eso era lo menos importante en este momento. Tenia un doge que encontrar y una promesa que cumplir.
Pero sorpresivamente fue sacado de sus pensamientos por la voz de su bro Error que rápidamente silencio a las otras.
-Callense todos de una maldiCUAK vez; estoy harto de su maldiCUAK mieCUAK, como al parecer nadie esta dispuesto a pensar con la chingaCUAK cabeza me toca a mi hacer algo. Todo aquel que  tenga la capacidad de viajar por el multiuniverso se va ir en la búsqueda de la pequeña abominación; los destructores o los que tienen un nivel decente de Love a los universos agresivos y genocidas; los puCUAK pacifistas a los universos tanto neutrales como los pacíficos. Y no sean pendeCUAK inicien por los mas alejados, quien quiera que haya hecho esto seguramente tuvo sus precauciones. Y por ultimo los inútiles se quedan aquí y eso te incluye a ti maldiCUAK parásito.

Por un minuto Fresh se había sorprendido por la iniciativa de su bro Error.  Sabia muy bien que su brioski Error era un excelente estratega. Claro hasta que dijo que Fresh se quedaba.
-Tienes que estar de broma broski- dijo Fresh con una sonrisa que no encajaba en nada con la oscura atmósfera que ahora emanada de él. Casi se podía percibir las llamas saliendo detrás de sus gafas de sol. Pero Error sin inmutarse le contesto.
-Por eso dije que no fueran pendeCUAK, tienes que estar aquí en caso de que alguien vuelva con la pequeña abominación; él va a querer verte; el va a necesitarte. ¿Me entiendes? Ademas no podemos descartar que el culpable te quiera desquiciado por encontrar al pequeño engendro; fuera de Underfresh y en tu estado actual solo vas a asegurar un final de mierCUAK  para esta situación. Así que te quedas.
Fresh tuvo que meditar las palabras de Error. Sabia que tenia razón. Ahora lo que más quería era salir en la búsqueda de Splat y darle su merecido parásito al culpable. No podía estar calmo ante esto; no podía ser racional… no seria de ayuda. Como había dicho, su broski Error era un excelente estratega.
-Oky broski voy a confiar en tu plan; me quedo- Dijo Fresh un poco mas calmo y con una sonrisa más en sintonia con lo que quería interpretar.
-Bien… ahora déjense de hacer pendeCUAK y vamos buscar a la pequeña abominación, si en cinco horas respectivas en Underfresh no han encontrado nada todos nos volvemos aquí para rehacer el plan, ¿entendido? Y si llegan a encontrarlo o a su raptor; no sean pendeCUAK y asegúrense de traer refuerzos antes de hacer cualquier mamaCUACK.
Dicho esto todos los presentes fueron con sus respectivas tareas. Todos estaban determinados en traer de vuelta a su hogar a la pequeña mancha de tinta. Seriamente Fresh esperaba que así fuera…
*De vuelta es un rincón abandonado del multiuniverso*
Un joven destructor se encontraba vagando por este solitario mundo posgenocida. No tenia mucho en mente solo deseaba un poco de paz y quietud que podía ofrecer este mundo vació. Nada era tan calmo como un campo santo después de todo. Hasta que esa quietud fue interrumpida por el llanto de un pequeño. Una rareza considerando que este metro hacia años desde que había sido vaciado y el humano no solo dejar ni una pequeña cantidad de Love antes de continuar.
Ahora se encontraba en cascada pero a medida que se acercaba a HotLand podía apreciar con mas claridad esos pequeños sollozos provenir del Laboratorio. La curiosidad fue mucho mas fuerte que él y discretamente fue adentrándose en el edificio esperando no alertar nadie de su presencia. Pronto su cautela fue recompensada cuando al llegar a una de las viejas habitaciones del verdadero laboratorio los encontró.
La oscura figura en la habitación se encontraba mirando al tanque de vidrio con una seria miraba de decepción. Mientras que el ocupante de esta solo se había reducido a un pequeño parásito hecho de tinta, luego que la chaqueta que lo había protegido del agua ahora se encontraba totalmente empapada. Splat se encontraba adolorido; hambriento y cansado a mas no poder. Se encontraba en su forma mas débil se encontraba aterrado de lo que posiblemente vendría, tenia tanto miedo que solo pudo llorar como el pequeño niño que era. Esperando desesperadamente que alguien lo oyera… pero nadie vino.
-¿En serio pequeño parásito? ¿Solo aguantaste hasta el cinco antes de mostrar tu verdadera forma? No eres digno de Fresh si solo pudiste soportar eso. Esperaba que me dieras un poco mas de diversión antes de tener que cambiar la batería a la cámara; pero como dicen: Si la vida te da limones has limonada. Así que es hora de terminar con esto pequeño parásito- Dijo mientras se acercaba a abrir el tanque de vidrio.
-No, no, no, no- trataba desesperadamente Splat de alejarse de la puerta, pero en su estado parásito era practicamente inútil a la hora de escapar. Ante el terror que el final de su vida implicaba volvió a gritar desesperadamente- ¡PAPIII!!! ¡AYUDA PAPI! ¡TENGO MIEDO! ¡PAPI!
Y nuevamente la figura oscura comenzó a reír como si le hubieran contado el mejor chiste de la historia.
-Grita todo lo que quieras, pequeña bestia. N A D I E  V A  A  V E N I R- Dijo la figura ya sosteniendo la puerta para abrirla y poner fin a Splat. Cuando apenas por milésimas de segundo vio como una pequeña guadaña hecha de tinta se deslizo por la tierna carne de su muñeca que sostenía la puerta, siendo esta cercenada en un instante. Le tomo uno segundos el siquiera procesar lo que acababa de ocurrir, el dolor no vino de inmediato, lo primero que noto fue la sangre que empezó a emanar de la muñeca cortada. Mientras su mano todavía sostenía el borde de la puerta.
Y el grito. Mas por el impacto de ver su muñeca cercenada que por el dolor, la adrenalina ya se encargaría de eso. Y el busco al culpable con la mirada. Al principio pensó que había sido el pequeño parásito, pero luego de verlo a través del cristal tan aterrado como el lo descarto. Eso lo dejaba con alguien mas con ellos en la habitación, pero… quien? Había sido precavido; había encontrado este mundo que había sido olvidado hace demasiados años; había procurado no dejar ningún rastro tras de si. ¿Pero entonces quien? Ninguno de los familiares ocupaba la tinta de esa forma y mucho menos tan letalmente. ¿Quien se encontraba con ellos en aquella habitación?
-¡MALDICUAK QUIEN ERES MUÉSTRATE!- ¿Había dicho “cuak”? Eso significaba que era Fresh… pero el no usa tinta, pero…
La figura oscura no puedo completar ese ultimo pensamiento antes de escuchar una juvenil y risueña risa en respuesta.
Y el joven destructor se hizo a conocer.
-Lo siento si he interrumpido tu diversión con el pequeño; pero creo que te divertirías mas con alguien de tu tamaño dude- Dijo el joven esqueleto que se fue abriendo camino de entre las sombras. La figura no daba crédito a lo que veía. Ante ella se encontraba un Splat mucho mayor en edad; un adolescente en toda su altura,aunque este mostraba un cabello largo y con los extremos puntiagudos como navajas; recogidos en una cola de caballo. Su rostro solo presentaba pupilas purpuras sobre un fondo negro. Su rostro extrañamente presentaba huecos entre su rostro de tinta, semejando a quemaduras sobre su sonriente rostro. Su ropa consiste en un par de zapatillas de deporte de tela; unos vaqueros de mezclilla deslavada y deshilachados en varias partes; vistiendo también una playera holgada negro con tres lineas rojas horizontales y sobre esta lo que parecía haber sido en tiempos mejores una chaqueta de cuero roja, transformada ahora en chaleco. Y adornando su cuello una bufanda beige con manchas de tinta sobre esta.
La figura maldijo su suerte; se había encontrado con la versión Fell de Splat. Pero trato de ocultar su pánico en una risa desquiciada. Habría de encontrar una forma de matar a ambos. Ahora que sabia de su existencia no podía permitir que ninguna versión de la pequeña abominación ensuciara los designios de su Ángel. Ellos debían morir.
-Así que vamos a divertirnos entonces- Dijo mientras este hacia un torniquete en lo que había sido su mano izquierda. Sacando por ultimo un cutter como arma improvisada de entre sus ropas.
Fell Splat mientras se encontraba tranquilo, mientras se desarrollaba la escena. Pronto todo habría acabado, tenia plena confianza en si mismo. Pero no puedo evitar prever lo que vendría a continuación.
-Hey Doge; mejor cierra los ojos un ratón brah, no quiero que tengas pesadillas peque. Pero descuida, te llevare a tu casa- Dijo con una sonrisa tranquilizadora a su otra versión mas joven- Solo recuerda… no importa lo que oigas no habrás los ojos hasta que yo diga ¿Oky?
Splat estaba confundido; pero quería creer en su yo tan RAD, así que solo asintió y cerro obedientemente sus ojos esperando pronto estar con su RAD DAD. Lo quería demasiado.
-Pero que ternura, realmente creen que van a salir de aquí- Alcanzo a oír Fell Splat antes de sentir como entraba en modo lucha. Él iba primero pero solo se limito a comprobar las estadísticas de su oponente.
Pauliwisoliwis
*Siempre fiel a su Ángel.
ATK 77
DEF 77
LV 7
HP 770/777
Bien ahora sabia a quien MIERCOLES se enfrentaba.
-Y dime Paliwis, ¿Tú ángel te pidió que hicieras esto?- Lo único que recibió como respuesta Splat fue una ataque directo con 77 de daño. Es tonta no había verificado los Stats de Splat; grave error.
-Por supuesto que no ella es demasiado buena para mancharse las manos con su asquerosa tinta. Pero yo lo hago para que así ella pueda estar tranquila y no tenga ver a ningún parásito que mancille su obra. Ustedes no debieron haber nacido. Ustedes no son del Canon que ella proclamo; por cosas como ustedes que mancillan su trabajo… SON INNECESARIOS DENTRO DEL MULTIVERSO.
Era turno de Splat. Pero paso un tiempo largo y el no parecía moverse. Y durante todo ese tiempo el silencio fue lo único que reino. Hasta que Splat rompió a reír con una sonora carcajada que resonó por todo el laboratorio hasta deformarse en algo mas oscuro mientras rebotaba por las paredes metálicas del mismo.
-Bien… fue un placer jugar contigo- Y luego de decir esto con una velocidad casi vertiginosa llego hasta la fiel seguidora del Ángel y la abrazo o al menos eso pensó al principio la seguidora hasta que sintió como los brazos de este Splat se alargaban y reptaban cual serpientes a través de todo su cuerpo y solo una vez que la envolvía por completo de los hombros hasta sus pies… comenzó a apretar. La seguidora trato de safarse entrando en pánico, mientras sus músculos y sus huesos comenzaban a ceder a un dolor creciente. Fue lento y constante; mientras la seguidora seguía consciente del fin que le aguardaba; Fell Splat susurro casi con dulzura a su oído- Por mas que odies mi existencia; yo sigo siendo real, él sigue siendo real y a diferencia de muchos nosotros fuimos creados con amor. Y no hay nada que puedan hacer tú o tu Ángel para impedir que ese amor muera y mientras siga existiendo ese amor… Yo luchare por los dos. Adiós, pequeña alma patética.- Y él continuo apretando… se oyeron gritos… se oyeron tronar huesos… y finalmente se oyeron sus suplicas…
-¡PIEDAD! ¡PIEDAD! ¡POR FAVOR SOLO ACABA DE UNA VEZ! - Y gentilmente Fell Splat se lo concedió. Abrió sus mandilas hasta cubrir por completo su cabeza y con sus múltiples y filosas hileras de dientes dio por terminada su agonía.
Fell Splat Dodger
*La sangre solo lo hace más fuerte
ATK 1990
DEF 1990
LV 23
HP 331O/ 3387
Cuando hubo escupido la cabeza lejos y cubierto el cuerpo lejos de la vista del pequeño Splat. Solo entonces fue a por el al tanque de cristal y quitando la mano cercenada, finalmente la abrió.
Su pequeño yo todavía se encontraba con los ojos firmemente cerrados y temblando visiblemente hasta que Fell Splat lo recogió y a su chaqueta del tanque.
-Ya puedes abrir los ojos peque, ya todo acabo- Dijo el joven Splat tratando de calmar al pequeño parásito de sus brazos.
Aun con visible miedo abrió los ojos y en un instante sus ojitos pasaron del alivio a la preocupación.
-Te hicieron daño- Dijo la pequeña bolita de tinta mientras señalaba con la mirada el agujero donde había entrado el cutter.
A lo que Fell Splat solo se limito a decir- No peque tranquis es solo un raspón, solo necesito un curita. Pero antes hay que llevarte a tu casa. ¿Te importa si hacemos una parada antes?
Splat seguía sintiéndose mal por su doble. Pero al ver que actuaba como que no le dolía asintió impacientemente con la idea de pronto regresar a su casa con su RAD DAD y su esponjosa cama; Splat se encontraba muy cansado, después de semejante día.
Fell no tardo despues de eso. Puso a Splat acunado en su bufanda mientras exprimia la empapada chaqueta del pequeño parásito. Se vio el dolor que esto le generaba pero continuo de todas formas; mientras su tinta y el agua de la chaqueta caían sobre el piso del laboratorio hasta formar un pequeño charco. Al pequeño le resulto confuso sus acciones, hasta que vio como en el centro del charco que se había formado con la tinta de su doble comenzó a emanar luz y al asomarse a este pudo comprobar que se trataba de un portal a un Universo Alterno
-Bien agárrate peque- fue su única advertencia antes de sumergirse en pleno en el portal.
Cerro sus ojos pensando que nuevamente le dolería el contacto con el agua pero apenas los hubo cerrado pudo sentir un cambio en el ambiente.Y al abrirlos comprobó que ya no se encontraba en aquel mundo sino en un universo en donde los monstruos vivían en la superficie. Pudo sentir la calidez del sol y la suave caricia del viento.
Paso poco tiempo hasta que su doble comenzó a moverse; parecía que buscaba algo, hasta que ese algo lo encontró. Parando cuando una pequeña criatura choco contra sus esqueléticas piernas.
-Hey amiguito… lleno de energía ¿no es así? Supongo que servirás- Recogiendo al pequeño cachorro corgi hasta la altura de sus ojos. Le indico al pequeño Splat lo que debía hacer.
Al principio no quería tener que hacerlo, pero se sentía muy hambriento y cansado para negarse. Así que después de pedirle un amable permiso al pequeño animal, se metió dentro y lo poseyó. Inmediatamente después de ello a través de los ojos del pequeño animal se sintió como sus energías se restablecían. Era algo que necesitaba.
-Bien ¿mucho mejor?- Dijo sonriendo Fell Splat
-¡Super mejor!- Dijo alegremente el cachorro Splat.
-Bien, es hora de ir a tu casa. ¡A Underfresh se ha dicho!- dijo antes de localizar el charco por donde había entrado y volviendo a tocar la superficie rozándola con sus dedos volvió a abrir el portal que esperaba los llevara al Underfresh de Splat.

*Nuevamente en Underfresh*
Mr. Fresh se encontraba inquieto mientras veía como el reloj avanzaba lentamente para anunciar las cinco horas cumplidas. Nadie había vuelto todavía con Splat o con noticia de su paradero. Trataba de analizar como debería sentirse ante tal situación; pero todos sus intentos no correspondía con lo que estaba sintiendo ahora, era el segundo nuevo sentimiento que había experimentado este día que le habría encantado nunca haber descubierto. Y mientras su bro Geno le hacia compañía durante todo ese tiempo no hacia que se viera mejor el panorama. Durante todo ese tiempo su peor tortura fue oir el imparable tic-tac del reloj. Solo esperaba que algo interrumpiera ese impiadoso sonido. Y así ocurrió.
-Pero que se joCUAK Swapfell, tengo que recordar ir a destruirlos luego de esta mierCUAK- Entro furiosamente Error en la sala. A lo que inmediatamente salto Fresh a interrogarle.
-¿Broski encontraste a mi Doge?-Dijo esperanzado Fresh.
Pero únicamente Error respondió con la cabeza baja- No he tenido suerte de encontrar ni una pista del paradero del pequeño parásito- Solo pudo decir esto hasta que un nuevo portal fue abierto dando paso a un alegre Ink.
-¡Tengo buenas noticias!-Dijo con una brillante sonrisa Ink. Que fue interceptado por Fresh apenas oírlo.
-¿Tinta, eso es cierto? Encontraste al Doge ¿En donde se encuentra?- Dijo impaciente Fresh.
A lo que Ink solo respondió con una cara de completa culpa- Oh es cierto estábamos buscando a Splat, ¿cierto?- Fresh nunca había sentido el deseo de asesinar a Ink tanto, como en ese momento. Ni siquiera cuando lo vio tan calmo en el funeral de Paperjam. Estaba a punto de hablar hasta que su broski Error le arrebato las palabras de la boca.

-Ink me tienes que estar jodieCUAK; que es tu nieto de mierCUAK. QUE CARAJOS HAS ESTADO HACIENDO DESDE HACE CINCO HORAS, SI NO ES BUSCAR A TU JODICUAK HIJO DE PAPER- Fresh no sabia de que estar mas impresionado; de lo indignado que parecía Error por el comportamiento de Ink o que este había dicho el nombre de Paper sin referirse a este como “el error” o “la abominación”.
Pero era más su pesar de que ninguno de ellos había sido capaz de encontrarlo. Y desde lo que había el peor día de tormenta de su vida, él se sentía perdido ante la idea de que había perdido nuevamente la felicidad que alguna vez le había dado Yami.  Fresh se aparto mentalmente de la escena; en el donde seguía oyendo como Error seguía peleando con Ink al respecto mientras Geno trataba de que ambos no empezaran una pelea física en medio de la sala. Mientras que Fresh seguía sopesando que tanto valor tendría el seguir viviendo en un mundo solitario, sin esas dos personas que llenaban sus días. Mientras la pequeña alma de ese cuerpo amenazaba con fragmentarse en varios pedazos hasta disolverse. Pero un sonido familiar de un portal abriéndose fuera de la casa, lo saco de su trance para ir corriendo a ver de quien se trataba.
Al notar como Fresh se precipitaba fuera de la casa los demás inmediatamente lo siguieron. Esperando que quien fuera tuviera buenas noticias sobre el paradero de Splat. Pero ninguno de ellos se esperaba en ver lo que parecía una versión Fell y crecida de Splat mientras este sostenía un pequeño corgi envuelto en una conocida chaqueta.
Todos estaban en silencio, tal vez sorprendidos en la imagen es si a fue que mas de uno pudo notar como el chico que los miraba tenia una mirada oscura y carente de emoción, mientras un aura tan oscura como su mirada les advertía que se mantuvieran lejos. Pero como siempre Error tuvo que abrir la bocota.
-¿Quien chingaCUAK eres? ¿Y que haces con la chaqueta de la abominación?- Pero todo lo que recibió fue silencio.
Y cuando parecía que Error se preparaba para entrar en combate con el recién llegado. El pequeño perro asomo su cabecilla de entre la tela de la chaqueta y hablo.
-Abuerror; Grand Ink, Uncle Genoz, Dady- Dijo casi llegando a las lagrimas el tierno parasito. Mientras que su Rad Fell, lo bajaba cuidadosamente a suelo.
-Te dije que te traería a casa, ¿no es así dogi? Ahora sabes que no debes de confiar en todas las girlis que conozcas peque. Ahora vuelve con tu familia. Y cuídate mucho doge- Dijo mientras daba media vuelta para volver a charco; no sin antes dejar la chaqueta del doge en el suelo.
-¿Te volveré a ver?- Dijo Splat mientras hacia la cara definitiva del perrito regañado, temiendo la respuesta de su Fell Rad.
-Si tienes suerte, no chiquis- Dijo simplemente reanudando su marcha. Hacia el portal del que había salido. Pero ya cuando se encontraba a un salto de irse de Underfresh una voz le hizo volverse. Era del que hasta entonces mudo Mr. Fresh.
-Gracias por devolverme a mi dogi, bro- Fue todo lo que pudo pensar que era lo apropiado decirle.
A lo que este le dedico una mirada diferente, muy parecida a la del propio Splat.
-Solo asegúrate de cumplir tu promesa- Y así como dijo eso ese joven Splat se esfumo de ese mundo. Con la tranquilidad de haber vuelto a reunir a una versión mucho menos agresiva y mucho mas cariñosa de su propia familia. Llegando a sentir una pequeña envidia por su yo más joven. Al menos una versión de él era querida por sus padres.

FiN

Para los que tienen “el corazón roto 💔”

Hoy quiero escribirte a ti que tienes el corazón roto. A ti que has llorado en este fracaso amoroso que te ilusionó, te llevó a volar hasta lo más alto del cielo, y luego de la nada te dejó caer, te dejó caer sin rumbo sin preocuparse por ti. A ti que crees que por cada fracaso pierdes al amor de tu vida, a la persona de tus sueños. A ti que ya no crees en el amor y simplemente piensas que puedes estar mejor solo a volver a sentir…

A ti quiero decirte que no tengas miedo a estar solo, pero no te acostumbres a la soledad, o no te acostumbres a estar con alguien que no te llene, no te haga sentir vivo….

“Solía pensar que la peor cosa en la vida era terminar solo. Pero no lo es. Lo peor de la vida es terminar con alguien que te hace sentir solo”.

También quiero decirte que no existe peor fracaso que no haberlo intentado…. Enamórate cuantas veces te lo permita esta vida, di lo que sientes a esa persona, no te lo guardes, arriésgate, porque cuando decides arriesgarte por amor ya tienes el 50% de la batalla ganada, y si decides no arriesgarte tienes el 100% de la batalla perdida. No importa perder una o varias batallas, en la contienda del amor lo que importa es ser valiente, y al final del camino, encontrarás a esa persona que se entregue al cien por ciento en cuerpo y alma a ti.

Debes de tener en cuenta que cuando conozcas a alguien que se preocupe por ti, te pregunte cómo estuvo tu día, que soporte tus vicios, tus locuras y que soporte hasta el mal humor, es cuando realmente te sentirás pleno.

Es muy importante que recuerdes que hay personas con las que perderás el tiempo, y otras con las que perderás la noción del tiempo, y estas últimas son las que realmente valen la pena…

Pero lo que más debes de tomar en cuenta es que que la vida es un viaje muy corto, en el que no arriesgarse a amar sería el mayor error de un ser humano, puedes sentirlo en dicha, o puedes sufrir por él, pero siéntelo… Es lo más grande que se nos regaló en este mundo y lo que más nos hace humanos.

En resumen te lo digo: tan pronto te des cuenta de que eres mortal en esta vida, ama profundamente a la persona que te haga reír de cualquier tontería, que te haga sonreír con un mensaje, que te de seguridad, estabilidad, ámala…
Y tan pronto la veas, dile: te apuesto un beso a que vas a querer otro…

Vamos a enamorarnos, yo te invito.