no familia

Mi mejor amigo...

Desde pequeña lo conocí pero nunca hable con el, no era de las personas que hablaba con alguien como yo, el 99.99% era totalmente diferente a mí, hasta que un día nos tocó que la secundaria, nos puso en el mismo salón, no se como rayos hablamos, pero desde ese momento nos hicimos amigos, tengo que decirles que el no es de esos que están siempre contentos conmigo podría decir que un 80% siempre lo hacía enojar, es tan estúpido, tan tonto y no recuerdo un día que no estuviera en mí casa, casi no hablábamos no somos de esos que nos contábamos todo, pero sin duda, cuando el estaba conmigo me sentía más segura, nunca le he dicho lo importante que es para mí, pero lo quiero demasiado, tanto que sueño un día poder vivir con él, porque si tienes a tu mejor amigo cerca de ti, logras entender que es todo lo que nececesitas, peleas, risas, momentos tristes y miles de despedidas, y ahora la distancia que nos separa… No podré olvidar tu ultimo abrazo ese que no podía terminar porque necesitaba estar más tiempo a tu lado, ese que terminó con lágrimas en tu rostro, no podré decirte nunca lo que eres para mí, pero se que no quiero perderte. Y ese 1% en el que somos iguales es lo único que necesito, no quiero, nada diferente de ti, no quiero que dejes de ser amargado, te quiero a ti, totalmente.

Nos preparan para ir a la universidad, estudiar una carrera, casarnos y tener una familia.
Nos preparan para todo.
Menos para ser felices
Cuando me refiero a un corazón roto, no necesariamente hablo de un amor fallido, porque no sólo esas personas te rompen el corazón, también pueden hacerlo tus amigos cuando te fallan, tus compañeros de clase cuando se burlan de aquello que no entienden, tus maestros cuando te desalientan por definirte como esa nota desaprobada, tu familia cuando te ven como la copia fallida de tu hermano mayor, tus padres cuando desean en voz alta que no hubieras nacido o cuando te gritan por no ser el hijo que hubieran deseado, o la sociedad que con sus estereotipos dice en voz alta y acusadora todas tus imperfecciones cada vez que te miras a un espejo, porque estas personas no sólo te rompen el corazón, también te rompen el espíritu, y este, cuando se rompe, no se cura del todo, no vuelve a ser el mismo, ya no caminas con la misma confianza ni esperanza, tampoco cargas y tienes fe en los mismos sueños, sólo aprendes a vivir con miedo a que se abran tus cicatrices.

Enigma