no escuches

Tal vez un día la recuerdes, con el paso de los años y de la gente, tal vez la encuentres entre los gestos, tal vez te des cuenta que el viento no se llevó todo. Porque te he visto, aún hay cosas que te recuerdan a ella, que te recuerdan a esa risa que tanto tiempo provocaste. Aún hay días que te quedas con la mirada perdida y luego miras su lugar y veo el dolor reflejado en tus ojos, porque ella ya no está ahí, ya no alumbra tu día, ahora sonríe y llena de felicidad otros corazones que ya no incluyen el tuyo. Tal vez un día aceptes que nunca la olvidaste del todo,

Tal vez un día la recuerdes cuando escuches la radio, cuando la canción que suene por los altavoces de tu auto lleve marcado su nombre provocando el revivir los viejos tiempos.

Tal vez un día te acuerdes de ella, y tal vez para entonces ya no puedas recordar con tanta claridad su voz, o su risa, pero ese día recordarás como te hacía sentir y es lo único que jamás podrás borrar. Todo lo que te hizo sentir.

Tal vez un día vayas por la calle y creas verla, y tú corazón se pare solo por un instante, y tal vez tu cuerpo vuelva a estremecerme como alguna vez lo hizo por ella. Tal vez un día creas oír su voz y te gires rápidamente a buscarla, y te des cuenta que no es ella, que realmente no es su voz, que todo ha sido un vago reflejo. Y tal vez, un día vuelvas a verla, después de tantos años, y te des cuenta que ha cambiado tanto y que ya no es la misma chica de la que te enamoraste, tal vez ese día te des cuenta que ahora es una gran mujer, y aún sentirás que tu corazón se saldrá de tu pecho, tal vez ese día la sangre corra por tus venas de esa manera que no había ocurrido en años, y entonces y solo entonces vuelvas a oír su voz, y si tienes suerte, vuelvas a oírla pronunciar tu nombre. Tal vez un día vuelvan a verse, ambos sintiéndose como en el pasado, mirándose como si no hubiera nadie alrededor. Tal vez un día se reencuentren, y se den cuenta que el sentimiento jamás se fue, y que el olvido nunca existió, y que el amor siempre estuvo ahí, ardiendo por años.

—  La sinfonía del alma.

Cuando miras hacia otro lado me dan ganas de dejar caer un vaso

para que escuches el sonido del cristal hecho pedazos

y después señalarme el corazón e increparte con voz de madre:

“Mira lo que has hecho.”


Hace unos días le pedí a mi mejor amigo que me sacase de aquí

y me preguntó que dónde estaba.

Supongo que no entendió que era un grito de desesperación,

de demanda de salida de este estado mental asfixiante.


Nunca se me ha dado bien cerrar capítulos.

Siempre han tenido que decirlo todo por mí:

“Nos vamos de la ciudad.”

“No quiero volver a verte.”

“Me voy a correr.”

“No te quiero.”

Jamás supe cómo pasar página

y menos ahora que ha dejado de gustarme el libro.

Un día bonita
conocerás a alguien que interprete tu sonrisa
y no salga corriendo al primer derrumbe
alguien que llene de girasoles tus días grises
y en un beso te revele todos sus matices.

Conocerás a alguien
que pueda leer tus versos prohibidos,
que escuche tu canción favorita y la entienda
que ame tu colchón y la manera en como saboteas tu semana.

Un día bonita lo veras
y comprenderás porque pasaste mucho tiempo sola
Esperando.

Llegaras a volar desde tu almohada
ver brillar toda la galaxia en sus brazos,
fluir con su calor y como te embriagues de amor
sentirás lo que es flotar de la mano y sobre todo confiar
y que te reconstruyan.

Pero hasta entonces
No.
no te dejes en cualquier bar
ni mucho menos te olvides en otra piel
no recibas migajas de amores mediocres
ni te lleves a la boca labios
sin sabores.

Date la oportunidad
de que cuando esa persona llegue
te encuentre y puedas
Volver
                A
                         Comenzar.

—  Brenda Ramírez, Bonita.

No te voy a pedir que me des un beso. Ni que me pidas perdón cuando creo que lo has hecho mal o que te has equivocado. Tampoco voy a pedirte que me abraces cuando más lo necesito, o que me invites a cenar el día de nuestro aniversario.

No te voy a pedir que nos vayamos a recorrer el mundo, a vivir nuevas experiencias, y mucho menos te voy a pedir que me des la mano cuando estemos en mitad de esa ciudad.

No te voy a pedir que me digas lo guapa que voy, aunque sea mentira, ni que me escribas nada bonito. Tampoco te voy a pedir que me llames para contarme qué tal fue en el día, ni que me digas que me echas de menos.

No te voy a pedir que me des las gracias por todo lo que hago por ti, ni que te preocupes por mi cuando mis ánimos están por los suelos, y por supuesto, no te pediré que me apoyes en mis decisiones. Tampoco te voy a pedir que me escuches cuando tengo mil historias que contarte. No te voy a pedir que hagas nada, ni siquiera que te quedes a mi lado para siempre.

Porque si tengo que pedírtelo, ya no lo quiero.

—  Frida Kahlo

Quisiera poder mostrarte todo lo que te pierdes por coraza
mostrarte por ejemplo
lo hermoso que es amar estando delicado,
enseñarte que se puede querer bonito
y qué maravilla se siente besar cerrando los ojos.

Tengo ganas
de que veas
porque no te funcionó con nadie antes,
dibujarte mis galaxias en los ojos,
que escuches “amor” y creas.

Dejar atrás las palabras al aire
esos               -parasiempre-
delirios                    -nuncateolvidare-
y mentiras                                -ereselunico-
para que mires lo loca que me vuelves
cuando sonríes y el sol muestra tus pecas
mientras el aire mueve tu cabello,
cogerte de la mano y vencer al miedo,
correr el mundo inundándolo de amor
y que en mi mirada encuentres el calor
que a tu alma le hacía falta,
ser
etéreos.

Besarte bajo la lluvia y no nuestro llanto
que toques la piel de quién será su primera vez,
rozar el pecho incandescente de una ilusión
y puedas entregarte completamente aunque te hayan lastimado…
y en placer sangren tus cicatrices y sepas
que el dolor que alguna vez sentiste
se evapora en sudor y poder de un buen
buen amor
muy bueno.

Que sepas cómo se entrelazan
los pies bajo las sabanas un domingo dulce
el trasfondo de ver películas juntos,
cocinarnos algo para comernos luego
y caminar por algún parque riendo
mientras nos trepamos a los columpios
hablamos del tiempo y viendo algunos perros
y entonces te preguntes si
¿el amor es así?
más allá de solo besos y sexo
porque es compartir y vivir.

Es sentir.

Quiero curarte, dejarte llorar y que sanes
Quiero amarte, dejarte amar y que sueñes y
Quiero enseñarte, dejarte soltar y que vueles.

Para así
en nuestro
último y primer beso
entienda(s)
porque esperé
y tú llegaste.

—  Brenda Ramírez, Dieciséis. 

¿No sabe decir «NO»? ¡Este es el tatuaje perfecto para usted!

Pero, ¿cómo se usa?

1. Escuche la petición de la otra persona atentamente.
2. Quédese en silencio.
3. Levante su brazo y ubique la parte interna del antebrazo a la altura de la boca.
4. Retírese.

*Asegúrese de utilizar el brazo en el que tiene el tatuaje*