ninasmith

un millón de años luz

no quiero ir
siempre se me juega una sed extraña
vi de más
la plaza Rivadavia con escarcha
un día tal vez
haya papers que aseveren que hace mal
oír los tacos sobre el frío que hace mal
el arsénico del agua que hace mal
la mirada de mi viejo a medianoche.

mientras tanto
sin calores que me salven
a llorar
a la hora de la siesta
a temer
por las púas
en las alas
de los teros.

un cd de evanescence y uno de erreway entre el barro

como siempre
el ser martilla algunos focos
que entre aire
lo ex lo equis
en los ojos
siempre un gato
y su sombra
intransigente
en la persiana
etecé
a la enésima
potencia
y yo no nombro
me gusta
diferida
la verdad
que esta ciudad
quiere decirme.