nikolai gumiliov

Sucedió más de una vez, sucederá muchas veces…

Sucedió más de una vez, sucederá muchas veces 
En nuestra sorda y obstinada batalla:
Como siempre, ahora has renegado de mí
Pero sé que pronto regresarás resignada. 

Por eso no te asombres, mi querida enemiga 
Atrapada en el amor oscuro,
Si los besos mañana se tiñen de sangre 
Y el murmullo de amor se convierte en quejido.

Versión de Jorge Bustamante García

 -Nikolai Gumiliov



Foto: Joanna Pollaris

Ella

Yo conozco una mujer: el silencio,
El cansancio amargo de las palabras,
Vive en el centelleo furtivo
De sus pupilas dilatadas. 

Su alma ansiosa está abierta 
A la música metálica del verso. 
Ante la vida lejana y placentera 
Es sorda y altiva. 

Sus pasos son extraños,
Lentos e inaudibles,
No se puede decir que sea bella
Pero en ella encuentro mi felicidad.

Cuando necesito fortaleza
Valiente y orgulloso la busco
Para aprender de su tierna sabiduría
Con todo delirio y languidez.

Ella es luz en las horas inciertas
Sostén cuando todo parece perdido
y sus sueños exactos son como sombras
Sobre la arena ardiente del paraíso.

Nikolai Gumiliov

Versión de Jorge Bustamante García