nihilismo

No estaba yendo a ninguna parte, ni tampoco el resto del mundo. Estábamos haciendo tiempo, esperando morir, y mientras tanto hacíamos bobadas para llenar el vacío. Algunos ni siquiera hacíamos bobadas. Éramos vegetales. Yo era uno de ésos. No sé qué tipo de vegetal era. Me sentía como un nabo. Encendí un puro, di una calada, y fingí saber de qué diablos iba el asunto
—  Charles Bukowski, Pulp, trad. Cecilia Ceriani y Txaro Santoro (Anagrama: Barcelona, 1997) 170.
El nihilismo la base sobre la que ha de construirse, según Nietzsche, la nueva filosofía. El hombre provoca, en primer lugar, la muerte de Dios o la destrucción de los valores caducos. En segundo lugar, el hombre toma conciencia plena del fin de estos valores o de la muerte de Dios y se reafirma en ella. En tercer lugar, y como consecuencia de todo lo anterior, el hombre se descubre a sí mismo como responsable de la destrucción de los valores o de la muerte de Dios, descubriendo, al mismo tiempo, la voluntad de poder, e intuyendo la voluntad como máximo valor; así se abre el camino a unos nuevos valores.

mirfdz  asked:

Qué podrías decirme sobre la psicología de Nietzsche? Más que nada sobre el Nihilismo, el eterno retorno y el superhombre. Un saludo :D tenés un blog hermoso

Aunque Nietzsche no intentaba hacer una psicología, algunos autores como Freud y Lacan toman de él algunas ideas como base para formar o afinar ciertos conceptos, como el de la personalidad y disgregar nociones de psicopatología, sobre todo del Nietzsche posterior a la idea de la muerte de Dios, del Übermensch y del Nihilismo, este último posee dos vertientes, según los que lo interpretan, nihilismo como cesación de los valores humanos y nihilismo como la edificación de valores humanos, aunque parecen contradictorios uno con otro, para mí son exactamente lo mismo, porque en los dos cesa algo en el hombre y en los dos el hombre sigue existiendo.

Desde mi punto de vista el nihilismo filosófico nietzscheano puede marcar una pauta para una psicología, pero no para la psicología, con miras a romper con la aventura cíclica del pensamiento humano, mejor conocida como el eterno retorno, en una especie de emancipación de la mente humana del ouroboros insaciable que es el pensamiento, pero esto no marca el fin de lo que corrompe al hombre y acceder a un estado nihilista con el que el vil y vulgar hombre devenga “superhombre”, un “superhombre”al cual el propio Nietzsche lo rebaja a una marioneta de su propio ideal. El hombre es un error, decía. 

“La psicología es un mar, pero un mar poco profundo, y los psicólogos enturbian sus aguas para que dé la sensación de profundidad. Cuántas veces no habré echado yo mi red en sus mares tratando de sacar buenos peces, pero siempre saqué la cabeza de algún dios antiguo (lodo salado)”.

Nietzsche

Desde mi punto de vista la filosofía de Nietzsche plantea una psicología humana muy sui géneris y única, pero hacer de esta filosofía una psicología es un error, hacer de la filosofía nietzscheana una psicología obliga al psicólogo a un eterno retorno al falso nihilismo revolcándose dentro del superhombre desvaneciente que sin dios es una nada y con dios es una nada.

La vida no tiene sentido, es cruel, necia y a pesar de todo maravillosa – no se burla de los hombres (que para eso hace falta tener espíritu), pero tampoco se ocupa de ellos más que de los gusanos. Que precisamente el hombre sea un capricho y un juego cruel de la naturaleza, es un error que imagina el hombre porque se considera muy importante. Tenemos que ver que a nosotros, los hombres, la vida no nos resulta más difícil que a cualquier pájaro u hormiga, sino más fácil y más hermosa. Tenemos que aceptar la crueldad de la vida y la necesidad de la muerte, no con lamentos, sino saboreando esta desesperación. Sólo después de digerir toda la atrocidad o falta de sentido de la naturaleza podremos empezar a enfrentarnos a esta cruda falta de sentido y arrancarle un significado. Es lo máximo y lo único de que es capaz el hombre. Todo lo demás lo hacen mejor los animales. Para la mayoría de los hombres la falta de sentido de la vida es una desgracia tan nula como para los gusanos.Pero precisamente los pocos a los que les hace sufrir y empiezan a buscar el sentido son los que constituyen el sentido de la humanidad
—  Herman Hesse