naturaleza del hombre

Un hombre puede ser infiel y es "normal", que "la tentación", que "la naturaleza del hombre", otras mil justificaciones y hasta merece una segunda oportunidad. Pero cuando una mujer es infiel no merece ser perdonada, hay que crucificarla y de puta no la bajan. Me dueles sociedad, me dueles.
A mis queridos lectores

“Nos pasamos día a día viendo cómo podemos triunfar, cómo podemos hacer para conseguir mejores notas, cómo caerle bien a alguien, cómo conquistar a esa persona que tanto nos atrae… Nos pasamos persiguiendo cosas con la esperanza de que una vez que las tengamos todas vamos a ser verdaderamente felices.
Nos angustiamos cuando nos va mal en el colegio, nos deprimimos cuando la persona que nos gusta no nos quiere, nos odiamos cuando no nos vemos de la manera que queremos…
Pero, Ustedes creen que si la vida fuese como queremos, que si tuviésemos todo lo que queremos, seríamos felices ¿o sólo encontraríamos más cosas para odiar? Está en la naturaleza del hombre ser ambicioso, querer crecer y seguir creciendo. Pero creo que tenemos muy desordenadas las prioridades.

¿Por qué permitimos que esa mala nota en matemática nos arruine el día? Si al fin y al cabo es sólo eso. Un puntaje. Y tal vez tengo un nueve en literatura, pero yo quería el diez. Entonces no sonrío.
En un año esa nota no va a existir, va a haber sido para nada.
¿Por qué quiero conquistar a esa persona que no me quiere? ¿Por qué quiero forzar a alguien a que me ame, cuando seguramente lo hagan mal?
¿Por qué me odio cuando veo que peso más de lo que establece la sociedad como perfección? ¿Por qué quiero el pelo lacio si lo tengo lleno de rulos salvajes?

¿Por qué perseguimos todas esas cosas? Si eso no es crecer, no es triunfar.
Nos llenamos la cabeza de preocupaciones, permitimos que los estándares nos convenzan de que no estamos acá para ser felices, sino para trabajar y ser el mejor. Y ascender, y ascender y seguir ascendiendo hasta que las ojeras ya sean parte de nuestras caras, que las sonrisas naturales dejen de existir y que nuestros sueños queden en último lugar.

Hasta que, de pronto, abrimos los ojos y nos damos cuenta de cuán equivocados estábamos. Que la felicidad está en las cosas más simples; en los árboles, en el viento cálido, en las luces de la ciudad y en la risa de los niños, en las sonrisas de los adultos y el brillo en los ojos de una persona cuando cumple un objetivo.

Así que, a vos que estás leyendo, te pido por favor que no creas que por ese desaprobado en la materia que sea vas a fracasar en todo lo que te propongas, no creas nunca que no sos lo suficientemente bueno/a para cumplir tus sueños. No creas que tenés que seguir una carrera universitaria sí o sí, si tal vez tu pasión es bailar. Nunca dejes de hacer lo que te hace feliz, no importa qué pase. Nunca te pongas en último lugar por nadie, éste es TU juego, y lo podés jugar como vos quieras. Despreocupate, corré, paseá, reíte, saltá, juga, escucha música al volumen que quieras, hace todo lo que quieras y nunca te arrepientas de haberlo hecho si te hizo bien aunque sea por dos segundos. Cumplí tus sueños, lucha por ellos, con paciencia. Seguí creciendo, pero más importante… Sé feliz.”

Cuando era más pequeño
me refiero a cuerpo y pensamiento
mi mamá me decía que yo
era muy inteligente
inclusive que llegaría a ser presidente
ya no me interesa mucho el poder
no ambiciono fortunas
ni aplastar a nadie
sólo quiero prolongar la felicidad
de tantos como sea posible
me duele ver que la razón
no sea capaz de llevarnos a un diálogo
me duele que la justicia
sea un privilegio monetario
me provoca decepción
ver que la locura de los hombres
daña a sus hermanos
me dulen los asesinatos
los horrores de la guerra
los inocentes azotados
por la diferencia a de ideas
los indocumentados que pasan
hambre y frío en la frontera
creo que me he hecho
un poco más humano
mis intereses han cambiado
condeno a la violencia
porque el odio es el veneno
de esta razonable especie
ningúna forma de tortura
justifica su fin
¿Es la naturaleza del hombre
la indiferencia y el mal?
—  La esencia de lo sincero, Quetzal Noah
El hombre es tan versátil por naturaleza, que, aun donde tenga seguridad de ser apreciado en algo, aun allí donde pueda dejar un recuerdo profundo de su existencia o de su paso en la memoria y en el alma de los que le son queridos, aun allí debe extinguirse y desaparecer; y esto, ¡ay!, demasiado pronto.
—  “Las penas del joven Werther” - Johann Wolfgang von Goethe.