nahual

Versión en español del tema de Nahualli o Nahual
  • Su llamado nahualli clásica Nahuatl y nagualism en las prácticas más modernas. El concepto de tener un animal que comparte su alma con usted. Hechiceros (brujas y brujos) pueden transformarse en el animal que comparte su alma [nahualli]. Se asemejan a la noción de un tótem personal y magia chamánica.
  • Mesoamericanos y los nativos de México moderno animales son muy importantes en la magia. En el pensamiento tradicional Azteca todo el mundo tiene un nahualli, animal que comparte su alma contigo. Sin embargo, un brujo bueno puede obtener más nahualli. Aunque nunca compartirá su alma como la que nacieron con. Puede obtener otro nahualli a través del ritual, por robar nahualli de otra persona, o como un regalo de los dioses.
  • Una especie de ritual para obtener otro nahualli es cazar, matar y comer qué animal que desee. Por comer el animal [o incluso una persona] en el pensamiento mágico fue "tomar el poder de su" por sí mismo. [Creo que eres lo que comes.] Vida sostenida en vida, el ciclo continúa.
  • Animales son tan importantes en el pensamiento mágico entre el pueblo de México que donde estás lugares en el escalafón social tendría que hacer con su nahualli. Los animales frecuentemente vistos [ratones, zorrillos, cerdos, vacas, conejos, etc.] por los seres humanos representan a plebeyos. Folk regulares que conforman la mayoría. La extraordinariamente visto animales representan la clase media [coyotes, ocelotls, etc.]. Las personas más poderosas en la escala social [clase noble/gobernante] y los más poderosos hechiceros son los menos frecuentemente, muchas veces animales nocturnos,. [jaguar, búho, oso, etc.] El más poderoso y esquivo de todos estos animales están el jaguar, que se celebra en el más alto nivel entre la mayoría de la gente en México antiguo y moderno. Cualquiera con el nahualli nacido de un jaguar parece ser dotado con ser un poderoso hechicero y expertos en magia naturalmente.
  • Una "bruja" se define como una persona, generalmente femenina, que sólo usa la magia para dañar. Mayoría de la gente utilice magia para curar, pero también usar Brujería [magia dañina] y curado. Estas personas suelen identificarse como elaboradores y su práctica se realiza pasando a los aprendices.
  • Prácticas y creencias tienen las creencias del catolicismo mezclado con creencias precolombinas de nativos, como los aztecas y los mayas. Esto ocurre en el México rural.
  • Mesoamericanos y mexicanos modernos, la realidad es una apariencia. Cualquier usuario mágico brujo/bruja/experto sabe que hay capas de realidad debajo de éste. Por eso hay 9 capas del inframundo y 13 capas de los cielos. Mientras los cormos principal consta de tierra, el cielo y el inframundo. [Tierra es media, inframundo abajo y cielo arriba.] La mayor parte de la magia en México y México pre-colombia utiliza la práctica denominada trabajo de sueño. Donde utilizas tus sueños para manipular la realidad, recopilar información o curar a alguien, etcétera. Rituales podrán tener lugar en el mundo de vigilia, mientras que el resto lleva a cabo en el otro, el Reino de los sueños, donde el hechicero o curado puede viajar al inframundo si es necesario. Cuevas, espejos y agua se cree que los portales en este otro mundo. Si uno no puede viajar al inframundo o al otro mundo en sueños, haría un ritual en una cueva o la entrada de la cueva por ejemplo.
  • El aspecto de la realidad, capas de realidades con en realidad, quizás es una parte muy importante de la práctica mágica. Engaños e ilusiones en la magia de Mesoamérica es muy usado y valorado. El Dios de los brujos a sí mismo, Tezcatlipoca, usa artimañas, que incluía la magia de apariencia basado para obtener lo que quería. [Su nahualli es también un jaguar] Estos tipos de cosas son una buena habilidad para aprender si uno viaja al otro mundo o inframundo, como uno encontraría demonios y espíritus con segundas intenciones. También, stealth es una habilidad adquirida para que uno no se verían los seres que uno podría dañar.
  • En teoría uno puede influir en la realidad a través de otro mundo. Como un efecto multiplicador, cuando a través de una piedra en el agua. En el mundo de sueño que puede convertir en su nahualli, convertido en sintonía con él y utilizar sus habilidades. Esto es especialmente útil si tienes un vuelo tipo nahualli, que puede ir al cielo mejor y viajar a una velocidad mayor.
  • Animismo es un concepto, que todo tiene un espíritu. Incluso inanimados. Esto es útil en encantamientos donde usted declarar su intención y voluntad. Su cómo haces objetos suyos y cómo usted dirigir su energía, así como purificación.
  • Entre los otomíes se piensa que debe hacer su mejor esfuerzo para no influenciar a la gente demasiado negativamente, porque puede atraer la atención de una bruja. Eso que se debería fusionar.
  • http: //www.paganspace.net/group/brujeria/forum/topics/animal-souls-nahualli-nagual

MYTHS SERIES || Nahual.

The word “Nahual” means “moment of radiance.”

It is the essence or the spirit of a person, animal, or thing, living or dead. This spirit is believed to function as the protector of a person, animal, or plant. It is believed that human beings have an animal spirit counterpart, received at birth, which protects them as they walk through life. The Nahual is thought to help individuals in difficult moments when they need protection or must decide what to do, where to go, and for what ends. The Nahual can use its power for good or evil, depending on its personality. No one can capture the Nahual; it escapes when it wants to and transforms into something else. During any rite of passage in life, one’s Nahual will be present.

Leyenda colonial de México...

El nahual coyote y su esposa

Yo escuché hablar de una mujer cuyo esposo era un nahual. Cada noche, ella fue testigo de su terrible transformación. Era un secreto a voces entre los habitantes del pueblo.

Sabían que ese hombre era un brujo y practicaba las artes oscuras, pero a la gente le convenía quedarse callada y no denunciarlo, pues los ayudaba en sus penas, padecimientos y enfermedades. Lo que no sabían es que era un hombre de día y en la noche se convertía en un animal.

Desde que nació ya traía el animal dentro; es decir, a su espíritu protector: era un coyote el espíritu que lo protegía y cuidaba desde niño; lo guiaba y aconsejaba mediante sueños. Cuando el niño creció, su animal trató de salir a través de su apariencia física pues siempre fue flaco y esquelético, pero con una fuerza impresionante.

Siendo ya un adulto, el hombre se fusionó con su animal guardián. Su olfato mejoró, escuchaba a metros de distancia, su mirada lograba ver a la perfección a lo lejos; la carne la comía casi cruda.

Empezó a dormir pocas horas y a salir en las noches. Lo asombroso es que el brujo había obtenido grandes poderes, y así, se convirtió en alguien a quien se debía respetar… y temer.

Eso decía su mujer.

Lo que más le aterró fueron las veces que atestiguó cómo su hombre se transformaba. El proceso y su evolución de hijo de Adán a coyote. El esposo se quedaba en una especie de sueño hipnótico; luego, su cuerpo empezaba a tener ciertos movimientos nerviosos y a temblar de pies a cabeza, y lo que iniciaba como inquietud, terminaba en una terrible convulsión, y ella tenía que ayudarlo para que no se lastimara o golpeara.

Aseguró que la mente de su hombre parecía quedar en trance. Después, liberaba su alma para que entrase el animal. Abría los ojos en blanco y su piel comenzaba a fragmentarse y alargarse. Las orejas le crecían como perro. Su piel caía dejando nacer otra más áspera y dura.

El olor que despedía su marido era el de un animal mojado. Se  contorsionaba, arqueaba hacia abajo su torso y las piernas se doblaban hasta ponerse de rodillas.

Sus manos se engrosaban… luego perdía dedos…, de los restantes, le salían unas afiladas garras.

De la nada, le aparecía una cola y la piel que no caía, terminaba pegada a los huesos como a un animal que hubiesen dejado sin comer hasta morir de hambre. Luego se elevaba por los aires y terminaba su transformación, y es ahí donde el animal lo poseía y comenzaba a aullar, a babear.

Cuando tocaba nuevamente el suelo, ya era un coyote que miraba a su mujer con ojos lastimeros, primero; luego, se encendían comunicando odio y hambre. ¡Pero no la atacaba! En aquella extraña inconsciencia lograba reconocerla, ya sea por la vista o el olfato. Al final se iba, dejándola en

su lecho esperando, temiendo, rezando por su vida y por la vida de los habitantes del pueblo, temerosa de que alguien pudiera descubrirlo y denunciarlo, o peor aún, matarlo cuando aún estuviese convertido en animal.

Pocos eran los días que esa mujer podía dormir. Casi siempre lo esperaba hasta salir el sol. A veces la vencía el cansancio y dormitaba, pero al despertar, inevitablemente volteaba a su lado para ver a su hombre convertido nuevamente en humano que en ese momento descansaba tranquilo.

Al otro día, sin falta, su esposo le narraba lo que había hecho, con detalle: Platicaba de cómo se divertía molestando a uno u otro individuo; de una noche en la que había devorado las gallinas de una vecina que lo fastidió durante el día, así que él buscó desquitarse. En otra ocasión le confesó que había destruido la cosecha de un granjero, porque éste se negó a pagarle un trabajo que el brujo realizó para que obtuviera más frutos y así tener un buen año de ganancias. Le dijo que una noche corrió peligro pues al querer comerse a un guajolote, el dueño lo descubrió y le disparó varias veces persiguiéndolo hasta que llegó a lo oscuro del valle y se le perdió de vista.

Aseguraba que su hombre presumía de ser el más rápido, el más veloz y que, cada ocasión, lograba escapar de sus cazadores. Un día le había confiado como un grupo de gente lo quiso cazar para entregarlo en sacrificio a una secta satánica, pero logró huir. Eran unos hombres de otro pueblo, que como él, practicaban las artes negras.

Pero como en todo, hay un límite y su hora de pagar le había llegado cuando quiso comerse las gallinas del corral de un poderoso hacendado. Astuto, ese hombre había esperado y dejado acercarse al animal. Lo vigiló bien hasta que lo tuvo a tiro y le disparó. Fue el oído agudo de su marido, contó ella, lo que lo salvó pues en cuanto escuchó cortar cartucho, volteó y esquivó la bala que iba dirigida a su cabeza; sin embargo, su pata no tuvo tanta suerte y recibió de lleno el plomo. Nadie sabía de dónde le habían salido fuerzas para huir pese a la herida en la pata -tal vez su animal protector le dio la energía necesaria para salir de ahí-. El hacendado lo persiguió hasta que se le perdió en el bosque.

Su esposa estaba dormitando cuando sintió su cama húmeda y empapada. Despertó y vio que estaba toda llena de sangre. Volteó y miró a su esposo quejándose entre dientes del balazo que había recibido. Se levantó como una loca, le gritó y advirtió que no quería que volviera a pasar eso.

Él se lo prometió y fue entonces que ella curó su herida y cambió las sábanas ensangrentadas. Al día siguiente, antes de que el sol saliera, la mujer limpió el rastro de sangre que su hombre había dejado al llegar pues señalaba dónde vivía.

A partir de ahí empeoraron las cosas, comenzó a volverse insoportable esa rutina diaria de ir y venir como animal por las noches. En una ocasión, la esposa se levantó y fue cuando lo vio tendido en la cama, ¡aún con la forma de coyote! ¡Estaba harta! Ya no podía más con esa carga.

Sus fuerzas se habían terminado. Ya no le importaba lo que pudiera pasar.

La mujer fue y lo denunció ante los señores del Santo Oficio. Les dijo que el motivo por el que se decidió traicionarlo era que había despertado una noche y visto al nahual convertido en coyote; royendo una pierna humana. Les explicó a detalle cómo esos dientes afilados habían penetrado la piel hasta el hueso y arrancado pedazos sanguinolentos, los cuales introdujo en su hocico, medio masticó y tragó con unas ansias que la volvieron finalmente loca. Se levantó de la cama, vistió y acudió inmediatamente hacia ellos, porque… ¡ahora comía carne humana! No importaba si había ido directo al panteón a sacar un cadáver o si definitivamente mató a alguien y se lo comió.

Les declaró bajo juramento, y por el santo libro de los hombres, que lo que había dicho era verdad… ¡Su esposo era un nahual! … Nadie supo qué fue de él. Dicen por ahí que escapó y vive escondido en algún lugar del monte.

Seguramente se trata de ese nahual perseguido desde los tiempos de la Santa Inquisición.

384ren  asked:

(p1) hey, im a white artist planning a fantasy/sci fi oneshot comic that'll be around 10-15 pages (this is important bc i wont have much space ill have to flesh out characters & backstories). i have read the entire magical native american tag and im concerned abt falling into that trope-i have a "shapeshifter" character who im basing off nahua peoples (i did research on shapeshifting lore & found the nahual, which i thought was fitting) however, she doesnt have magic or like an extra strong

connection to nature, she has a mask built with technology and was designated as a “guardian” of her city. the only other character who is being drawn in the story is a black woman who IS close to nature and knowledgeable about flora/fauna bc she is loves it and studies it. im worried this isn’t enough of a subversion/aversion of the trope, though, and i would appreciate a critique/advice. thanks for all the work you do on this blog by the way!!

Magical Native American (Nahua): Portraying Culture vs. Trope

This is another case of “the stereotype has roots in cultural practices”, which means you might superficially appear to be falling into a trope but if you want to respect the full depth of culture you have to use it.

Some Indigenous cultures do indeed have shapeshifting as part of their practices. This isn’t made up, and is often fairly important within the religion (on either side of good or evil). As a result, depending on the Indigenous practices you use, you can indeed have Native shapeshifters that aren’t just Magical Native. Cutting it out because you want to avoid the trope isn’t the way to go, because sometimes, yes, stereotypes do have roots in history. See: Stereotyped vs Nuanced Characters 

The key is to make sure it’s cultural. Instead of just taking any old beliefs about how shapeshifting works, the role of shapeshifters, and the concept of “Natives are so advanced"— you take their actual full contextual practice and build that into your character. This means you legitimately create a Nahua shapeshifter with all of the little quirks and trappings that would identify the culture to a savvy reader.

So, you will need sensitivity readers from the Nahua, because unfortunately research you find online is often appropriated/has been twisted around to fit the concept of Magical Native within new age circles. The fact you don’t have her powers be extra strong is a good sign, but I would make sure you’re not cutting out cultural practice by having her be indifferent to nature— again, this is something that is often part of the legal definition of being Indigenous, so having an Indigenous person be indifferent about their home rings false. (We just treat environmentalism a little bit differently— we won’t necessarily pack up camp to make it look like we were never there, because nature is meant to be lived in, not kept "uncorrupted”)

Indigenous cultures have animal powers. Indigenous cultures have nature powers. The difference between Magical Native and an Indigenous person living their culture is the Magical Native is white people’s ideas about what those practices involve, and an Indigenous person living their culture is based upon an actual set of practices that are as close to reality as possible. So long as you keep that in mind, you’ll be fine.

~Mod Lesya