nada es seguro y todo es posible

Buenos días mi amor ¿qué tal dormiste? Espero que bien porque te lo mereces… solo quería decirte que desperté recién y eres en lo primero que pienso, amor quiero que hoy estés con una sonrisa de oreja a oreja, esa sonrisa tan linda que me encanta de ti, que sepas que tanto buenos como malos momentos…estaré contigo, nunca vuelvas a pensar esas cosas por favor, yo daría mi vida por ti sin pensarlo dos veces, perdona las veces que te hago pensar que me molestas y estaría mejor sin ti, la verdad se me hace un nudo en la garganta tan solo pensarlo, sería la persona mas triste del mundo, no se que haría sin ti, sin tu sonrisa, sin tus cariños, mimos y chistes fomes, simplemente no quiero una vida sin ti a mi lado, por que no importa que tan tristes sean mis días, siempre que estoy cerca de ti haces de mi mundo un lugar mejor y más feliz, cada momento, bueno o malo que pasemos juntos vale un millon de recuerdos, no te dejaré escapar tan fácil, tienes para mucho tiempo más soportandome.Gracias por hacerme la persona más feliz del mundo, también por dejarme ser parte de tu vida, nunca estarás solo, estaba pensando que todo lo que dicen es verdad, cuando conoces al amor de tu vida lo sabes, por que mi amor, siento que mi corazón solo late por ti, podría pasar lo que sea pero siempre serás el amor de mi vida, en serio no puedo describir lo que se siente pero miralo en mis ojos al verte. Te amo mucho, no sé como explicarlo, más que a mi vida, así es como te amo y eso se queda corto, eres todo para mi, me haces sentir como nunca nadie lo ha hecho, y estoy segura de que nadie logrará hacerme sentir como tú lo haces, te elegiría una y otra vez, no lo dudes, porque eres el único para mi, no quiero a nadie más que no seas tu, eres todo lo que necesito, el que me hace feliz cada día con tan solo pensarlo, el que me saca millones de sonrisas por cada segundo que estoy a su lado, haces que mi vida sea perfecta, casi tanto como lo eres tú, eres lo más importante que hay en mi vida, y si tu no estás nada tiene sentido en lo absoluto, por que tú eres el que le da sentido a esta, eres el dueño de mi corazón y siempre lo serás, te lo has ganado poco a poco, y ten por seguro que nadie conseguirá quitártelo, toda una vida a tu lado es lo que quiero, y sigue siendo poco por que si es que hay otra vida después de esta entonces también te amaría, a tu lado soy capaz de todo, por ti haría de lo imposible algo posible, solo quiero que estemos tú y yo siempre, solo quiero mi futuro a tu lado, recuerda lo increíble que eres y que tu sonrisa siempre será la mía.
Posdata: Te amo @heanx5

Recuerda-lo-que-vales

Julio 14, 1949

Chepita linda:

Hace 3 o 4 días te escribí y aún no he vuelto a recibir carta tuya, pero eso no importa para escribirte hoy.

En realidad no tengo mucho que contarte, y un examen que tengo hoy en la noche me aflige y apresura. Sin embargo, mañana hacen dos años de estar juntos y quería recordártelo.

Quiero decirte que te quiero, que estoy contento contigo, que me siento satisfecho de ti.

Me siento orgulloso de llamarte mi novia, mi mujer, la mía. No puedo arrepentirme de quererte. Sé que eres limpia y noble. Y sé que tu amor no me traiciona.

Me gustas por linda y por buena. Y por saber quererme. Yo sé que en ti puedo descansar mi corazón. Sé que, como mi brazo, no puedes alejarte. Eres como mi brazo, como mi corazón.

Ahora te deseo y te quiero, pero no me aflige ni la distancia, ni el amor. Pasarán estos meses y estarás de nuevo a mi lado; pasarán todas las ausencias que nos esperen en la vida, y siempre estarás a mi lado, no podremos dejar de estar juntos; yo bebiendo de ti todo el amor que necesito, y tú encontrando en mí todas las fuerzas que te faltan. Somos necesarios uno al otro; eso es todo. Ambos nos damos vida; y fuera de los dos toda intención se frustra. Debemos aceptarlo así y alegrarnos de ello. Yo, de veras, me alegro. Me alegro de ti y de quererte.

Es posible que te haya hecho daño muchas veces. Es posible que aún te haga más mal. Pero quiero pedirte que todo lo perdones. Yo siempre he querido estar seguro de que me quieres como soy, y entonces me he propuesto ser como soy. Nada me ha detenido. Nada podría tampoco hacerme falso, distinto. Muchas veces me he puesto a pensar en aquello de Neruda: “amor que quiere libertarse para volver a amar”. A mí me ha pasado muchas veces, siempre me pasa. Quiero quererte libremente, yo mismo. Todo lo que trata de detener mi amor, de hacerlo otro, de encerrarlo, ya sea una fórmula social, una caricia cerrada, o una costumbre, todo eso me mortifica y me hace huir. Pero tú sabes ya la clave del regreso: tu humildad, tu fe. Tú misma. No lo olvides. Sabes bien que mientras tú seas tú yo seré tuyo. Que giro alrededor de ti, que sólo en ti he encontrado paz y alegría. Y que muchas veces me voy, sólo porque quiero volver.

Que estés guapa y linda. Y que en este segundo aniversario me quieras tanto, casi tanto como te quiero yo.

Jaime

15 COSAS QUE NECESITAS ABANDONAR PARA SER FELIZ


¿Cuántos de nosotros estamos felices hoy? Tú que estás leyendo este texto, ¿te sientes feliz? Si la respuesta es no, tal vez seas uno entre la gran mayoría que ignora una de las verdades más aterradoras que existen sobre la felicidad: el 95% del tiempo, ella te abandona porque tú así lo quieres. Sí, la felicidad es una cuestión de casi pura perspectiva. Entender eso en la teoría es fácil, pero en la práctica, mi amigo, es algo para “gente grande”. Y cuando digo grande, me refiero a grande de espíritu.

Buda

Si no tienes una idea propia de cómo construir tu felicidad, el sitio World Observer facilitó para ti una pequeña lista genérica en la medida de lo posible – en vista de la subjetividad inherente al tema. Cualquier parecido con la base de la filosofía budista, no es mera coincidencia. Echa un vistazo:

15. Renuncia a tu necesidad de tener siempre la razón

Hay tantos de nosotros que no pueden soportar la idea de estar equivocados – quieren tener siempre la razón – aun corriendo el riesgo de acabar con grandes relaciones o causar estrés y dolor, para nosotros y para los demás. Y no vale la pena. Cada vez que sientas la necesidad “urgente ” de iniciar una pelea sobre quién tiene razón y quién está equivocado, pregúntate a ti mismo: “¿Prefiero estar en lo cierto o ser gentil?” ¿Qué diferencia hará? ¿Tu ego es realmente tan grande? Excepto en casos extremos, ¿por qué deberías gastar tiempo esforzándote para demostrar que tienes razón?

14. Renuncia a tu necesidad de control

Debes estar dispuesto a renunciar a la necesidad de estar siempre en control de todo lo que sucede a ti y a tu alrededor- las situaciones, eventos, personas, etc. Ya sean seres queridos, compañeros de trabajo o extraños que acabas de conocer en la calle, déjalos que sean. Deja que todo y todos sean exactamente lo que son y verás cómo esto te va a hacer sentir mejor.

“He visto fracasar varios intentos de conquistar y manipular el mundo. El mundo pertenece al espíritu, por lo tanto, no debe ser manipulado. Quien lo manipula, lo corrompe, quien pretende conservarlo, lo pierde.” – Lao Tzu

13. Deja de culpar a los demás

Desiste del deseo de culpar a otras personas por lo que tú tienes o lo que no, por lo que se sientes o no sientes. Para de darle más poder a esto y comienza a asumir la responsabilidad de tu vida.

12. Abandona la charla autodestructiva

¿Cuántas personas están sufriendo a causa de su forma de pensar negativa, contaminada y repetidamente derrotista? No creas todo lo que tu mente dice – especialmente si es algo pesimista. Eres mejor que eso.

“La mente es un instrumento soberbio si se usa correctamente. Si se utiliza erróneamente, sin embargo, es muy destructiva.” – Eckhart Tolle


11. Deja de quejarte y resuélvelo

Renuncia a la constante necesidad de quejarte de las muchas, muchas, muchas cosas – personas, momentos, situaciones que te hacen infeliz o depresivo. Nadie puede hacerte infeliz, ninguna situación puede hacerte sentir triste o peor, a menos que tú lo permitas. No es la situación quien libera estos sentimientos en ti, sino la forma en que decides enfrentarla. Nunca subestimes el poder del pensamiento positivo.

10. Olvida el lujo de criticar

Abandona el hábito de criticar a las cosas, eventos o personas que son diferentes a ti. Todos somos diferentes y sin embargo, todos somos iguales. Todos queremos ser felices, queremos amar y ser amados y siempre ser entendidos. Todos queremos algo y algo es deseado por todos nosotros.

9. Renuncia a tu necesidad de impresionar a los demás

Deja de intentar tanto ser algo que no eres solo para agradar a los demás. No funciona de esa manera. En el momento en que dejes de intentar con tanto ahínco ser algo que no eres, en el momento en que tires todas las máscaras y aceptes quién eres en realidad, encontrarás que la gente se siente atraída por ti, sin esfuerzo alguno.

8. Abre tu resistencia al cambio

Pon esto en tu cabeza: el cuerpo humano está programado para resistir al cambio. Cambiar es seguido por el proceso de adaptación. Solo puedes alcanzar otro nivel intelectual si cambias constantemente. Adaptación y Cambio son estímulos concentrados a incrementar la inteligencia y percepción. Por lo tanto, el cambio es bueno. El cambio es lo que te ayudará a conseguir ir de A a B. El cambio va a mejorar tu vida y las vidas de los que viven a tu alrededor. Sigue a tu felicidad, acepta el cambio, no los resistas.

“Sigue tu felicidad, Y el universo abrirá puertas para ti, donde había solamente paredes.” – Joseph Campbell

7. Olvídate de las etiquetas

Para de etiquetar a las personas, cosas y situaciones que no entiendes cómo si fueran raros o diferentes y trata de abrir la mente, poco a poco. Las mentes sólo funcionan cuando están abiertas.

“La forma más extrema de ignorancia es cuando se rechaza algo sobre lo que no se sabe nada” -Wayne Dyer


6. Abandona tus miedos.

El miedo generalmente tiene dos orígenes: la ignorancia y el conocimiento de los posibles acontecimientos. El primer caso se resuelve con conocimiento y el segundo caso puede ser que acontezca o no, nada es seguro, deja de tener miedo sobre lo que sucederá y si ya conoces el posible problema, ¿por qué no arreglarlo antes de que aparezca?

“A la única cosa que debes temer es a tu propio miedo” – Franklin D. Roosevelt

5. Abandona tus excusas

Mándalas a hacer las maletas y diles que están despedidas. Que no las necesitas más. A menudo nos limitamos a causa de las muchas excusas que utilizamos. En lugar de trabajar para crecer y mejorar a nosotros mismos y nuestras vidas, nos quedamos atascados, mintiendonos a nosotros mismos, utilizando todo tipo de excusas, disculpas que el 99.9% de las veces no son ni reales.

4. Lo pasado, pasado

Lo sé, lo sé. Es difícil. Sobre todo cuando el pasado parece mejor que el presente y el futuro parece tan aterrador, pero hay que tener en cuenta el hecho de que el presente es todo lo que tienes y todo lo que vas a tener. El pasado que estás deseando – el pasado con el que ahora sueñas – fue ignorado por ti cuando estaba presente. Deja de engañarte. Mantente presente en todo lo que haces y disfruta de la vida. Después de todo, la vida es un viaje y no un destino. Ve el futuro con claridad, prepárate, pero siempre mantente presente en el ahora.

3. Desapego del apego

Este es un concepto que, para la mayoría de nosotros es muy difícil de entender. Y tengo que confesar que para mí también lo fue – y lo sigue siendo – pero no es imposible. Uno mejora cada día con tiempo y la práctica. En el momento en que te desapegas de todas las cosas, (y esto no significa renunciar a su amor por ellas – después de todo, el amor y el apego no tienen nada que ver uno con el otro; el apego viene de un lugar de miedo, mientras que el amor … bueno, el verdadero amor es puro, amable y generoso, donde hay amor no puede haber miedo, y por eso, el apego y el amor no pueden coexistir), la irá se calma y te vuelves tolerante, amable y sereno… llegas a un estado que te permite comprender todas las cosas sin siquiera intentarlo. Un estado más allá de las palabras.

2. Deja de vivir de acuerdo a las expectativas de los demás

Hay demasiadas personas viviendo una vida que no es la suya. Viven sus vidas de acuerdo a lo que otros piensan que es mejor para ellos, viven sus vidas de acuerdo a lo que sus padres piensan que es mejor para ellos, o sus amigos, enemigos, maestros, los gobiernos e incluso según lo que los medios de comunicación creen que es mejor para ellos. Ignoran a sus voces interiores, sus intuiciones. Está tan ocupados complaciendo a todo mundo, que pierden el control de sus propias vidas. Esto hace que se olviden de lo que les hace feliz, lo que quieren y lo que necesitan – y un día también se olvidan de sí mismos. Tú tienes tu vida – esa vida es ahora – debes vivirla, dominarla y sobre todo no dejar que las opiniones de los demás te distraigan de tu camino.

1. Deja de lado las creencias limitadoras acerca de quién puede o no puede ser, sobre lo que es posible y lo imposible. A partir de ahora, no está permitido que tus creencias restrictivas te dejen varado en el lugar equivocado. Abre tus alas y vuela.

Ahora te deseo y te quiero, pero no me aflige ni la distancia, ni el amor. Pasarán estos meses y estarás de nuevo a mi lado; pasarán todas las ausencias que nos esperen en la vida, y siempre estarás a mi lado, no podremos dejar de estar juntos; yo bebiendo de ti todo el amor que necesito, y tú encontrando en mí todas las fuerzas que te faltan. Somos necesarios uno al otro; eso es todo. Ambos nos damos vida; y fuera de los dos toda intención se frustra. Debemos aceptarlo así y alegrarnos de ello. Yo, de veras, me alegro. Me alegro de ti y de quererte.
Es posible que te haya hecho daño muchas veces. Es posible que aún te haga más mal. Pero quiero pedirte que todo lo perdones. Yo siempre he querido estar seguro de que me quieres como soy, y entonces me he propuesto ser como soy. Nada me ha detenido. Nada podría tampoco hacerme falso, distinto. Muchas veces me he puesto a pensar en aquello de Neruda: “amor que quiere libertarse para volver a amar". A mí me ha pasado muchas veces, siempre me pasa. Quiero quererte libremente, yo mismo. Todo lo que trata de detener mi amor, de hacerlo otro, de encerrarlo, ya sea una fórmula social, una caricia cerrada, o una costumbre, todo eso me mortifica y me hace huir. Pero tú sabes ya la clave del regreso: tu humildad, tu fe. Tú misma. No lo olvides. Sabes bien que mientras tú seas tú yo seré tuyo. Que giro alrededor de ti, que sólo en ti he encontrado paz y alegría. Y que muchas veces me voy, sólo porque quiero volver.
—  Jaime Sabines
Cartas a Chepita
Julio 14, 1949
10

Recuerden recuerden 

Ivey

  • “Mi padre […] solía decir que los artistas mienten para decir la verdad mientras que los políticos mienten para ocultarla”.
  • “He visto con mis propios ojos el poder de los ideales. He visto a gente matar por ellos y morir por defenderlos.

No se puede besar un ideal, ni tocarlo, o cazarlo. Los ideales no sangran, no sufren, y tampoco aman. Pero yo no echo de menos un ideal, sino a un hombre”.

  • “Ojalá creyera que eso fuera posible, pero cada vez que he visto este mundo cambiar, siempre ha sido para mal”.
  • “Recuerden, recuerden, el cinco de noviembre. Conspiración, pólvora y traición. No veo la demora y siempre es la hora, de evocarla sin dilación”.
  • “V: Te garantizo que no te haré daño.
  • "Nuestra integridad vale tan poco, pero es todo cuanto realmente tenemos, es el último centímetro que nos queda de nosotros, si salvaguardamos ese centímetro, somos libres.”
  • “Recuerdo que diferente pasó a significar peligroso, aun no lo entiendo, ¿Por qué nos odian tanto?”
  • “Es extraño que tenga que pasar el final de mi vida en un lugar tan horrible, pero durante tres años recibí rosas y no tuve que arrodillarme ante nadie.”
  • “Moriré aquí. Cada centímetro de mí perecerá, cada centímetro, salvo uno. Un centímetro, algo pequeño y frágil y lo único que merece la pena conservar en el mundo, nunca debemos perderlo o entregarlo, nunca debemos dejar que nos lo arrebaten.´Espero, seas quien seas, que escapes de este lugar, espero que el mundo cambie y que las cosas mejoren, pero lo que espero por encima de todo, es que entiendas lo que quiero decir cuando te digo que aunque no te conozca y aunque puede que nunca llegue a verte, a reírme contigo, a llorar contigo o a besarte, te quiero, con todo mi corazón, te quiero. Valerie.”
  • “No recuerdo mucho mi infancia, pero sí recuerdo la lluvia. Mi abuela tenía una granja en TotterBroock y solía decirme que Dios estaba en la lluvia.”

V:  “Bajo esta máscara hay algo más que carne y hueso, bajo esta máscara hay unos ideales, señor Creedy, y los ideales son a prueba de balas.”

  • “Nos dicen que recordemos a los ideales, no al hombre, porque con un hombre se puede acabar. Pueden detenerle, pueden matarle, pueden olvidarle, pero cuatrocientos años más tarde los ideales aún pueden seguir cambiando el mundo”.
  • “¿Es lo que crees en realidad? ¿O es lo que ellos quieren que creas?”
  • “Una revolución sin baile no es una revolución que merezca la pena” (cita de Emma Goldman )
  • “El pueblo no debería temer a sus gobernantes, los gobernantes deberían temer al pueblo”.
  • “Por el poder de la verdad, mientras viva, habré conquistado el universo” (cita de Fausto)
  • “¿Cuántas veces, con el semblante de la devoción y la apariencia de acciones piadosas, engañamos al diablo mismo?” (cita de Hamlet).
  • “En esto no obramos bien, como muestra la experiencia con el rostro devoto y el acto piadoso hacemos atrayente al propio diablo”. 
  • “Este concierto se lo dedico a la señora Justicia en honor a las vacaciones que parece se está tomando… y en reconocimiento al impostor que ha ocupado su lugar.”
  • “Mientras pueda utilizarse la fuerza, ¿para qué el dialogo? Sin embargo, las palabras siempre conservarán su poder, las palabras hacen posible que algo cobre significado, y si se escuchan, enuncian la verdad”. (Aludiendo al uso de la fuerza por parte del gobierno)
  • “Justicia, igualdad y libertad son algo más que palabras, son metas alcanzables”.
  • “Me atrevo a hacer todo lo que sea digno de un hombre, quien a más se atreve, no lo es”. (Cita de Macbeth)
  • “Los símbolos tienen el valor que les da la gente, por sí solo un símbolo no significa nada”.
  • “Toda acción tiene una reacción igual y opuesta”. (3ª Ley de la dinámica de Newton).
  • “Nada es seguro y todo es posible”. (Parafraseando a Nietzsche)
  • “Ocultadme lo que soy y sed mi ayuda, pues este disfraz acertadamente dará forma a mi propósito”. (cita de Noche de reyes)
  • “Hay un rostro bajo esta máscara pero no soy yo. Ese rostro no me representa más que los músculos y los huesos que hay debajo”.
  • “Este país necesita algo más que un parlamento, necesita esperanza”.
  • “Recuerden, recuerden, el cinco de noviembre. Conspiración, pólvora y traición. No veo la demora y siempre es la hora de evocarla sin dilación”.
  • “No existen las coincidencias, Delia, sólo la ilusión de la coincidencia”.
  • “No existe la certeza, solo la oportunidad”.
  • “Yo, al igual que Dios; ni juego al azar, ni creo en la casualidad”. (Parafraseando a Albert Einstein)
  • “Acapara sobre sí todo un enjambre de infamias… despreciando la fortuna y blandiendo el humeante acero de muertes sangrientas”.(Cita de Macbeth)
  • “La anarquía es la ausencia de líderes, no la ausencia de orden. La anarquía conlleva una época de Ordnung, de orden verdaderamente voluntario. Esta época de Ordnung comenzará cuando concluya el loco e incoherente ciclo de Verwirrung que vivimos. Esto no es la anarquía, es el caos”.
  • “Pero en esta noche tan prometedora permíteme que en lugar del banal sobrenombre sugiera el carácter de esta dramatis persona.

¡Voilà!. [Haciendo Referencia a la obra de teatro]A primera vista un humilde veterano de vodevil en el papel de víctima y villano por vicisitudes del destino, este “visage” ya no más velo de vanidad es un vestigio de la vox populi ahora vacua, desvanecida. Sin embargo esta valerosa visión de una extinta vejación se siente revivida y ha hecho voto de vencer el vil veneno de estas víboras en avanzada que vela por los violentos viciosos y por la violación de la voluntad.El único veredicto es venganza, vendetta, como voto, y no en vano, pues la valía y veracidad de ésta un día vindicará al vigilante y al virtuoso.La verdad, esta vichyssoise de verborrea se está volviendo muy verbosa.Así que solo añadiré que es un verdadero placer conocerte y que puedes llamarme V”.

  • “No, lo que tienen son balas y la esperanza de que cuando se les acaben me hayan liquidado porque, de lo contrario, habrán muerto todos antes de recargarlas”.
  • “Revistiendo asi mi desnuda vileza con viejos restos robados de la sagrada escritura, y parezco un santo, cuando en realidad encarno el papel del diablo”. (Cita de Ricardo III)
  • “¡Buenas tardes, Londres! Permitid que, primero, me disculpe por esta interrupción. Yo, como muchos de vosotros, aprecio la comodidad de la rutina diaria, la seguridad de lo familiar, la tranquilidad de la monotonía. A mí, me gusta tanto como a vosotros. Pero con el espíritu de conmemorar los importantes acontecimientos del pasado, normalmente asociados con la muerte de alguien o el fin de alguna terrible y sangrienta batalla y que se celebran con una fiesta nacional, he pensado que podríamos celebrar este 5 de noviembre, un día que, lamentablemente, ya nadie recuerda, tomándonos 5 minutos de nuestra ajetreada vida para sentarnos y charlar un poco. Hay, claro está, personas que no quieren que hablemos. Sospecho que, en este momento, estarán dando órdenes por teléfono, y que hombres armados ya vienen de camino. ¿Por qué? Porque mientras pueda utilizarse la fuerza ¿Para qué el diálogo? Sin embargo, las palabras siempre conservarán su poder, las palabras hacen posible que algo tome significado y, si se escuchan, enuncian la verdad. Y la verdad es, que en este país, algo va muy mal, ¿no? Crueldad e injusticia, intolerancia y opresión. Antes tenías libertad para objetar, para pensar y decir lo que pensabais. Ahora, tenéis censores y sistemas de vigilancia que os coartan para que os conforméis y os convirtáis en sumisos. ¿Cómo ha podido ocurrir? ¿Quién es el culpable? Bueno, ciertamente, unos son más responsables que otros. Y tendrán que rendir cuentas. Pero, la verdad sea dicha, si estáis buscando un culpable, sólo tenéis que miraros al espejo. Sé por qué lo hicisteis, sé que teníais miedo ¿Y quién no? Guerras, terror, enfermedades. Había una plaga de problemas que conspiraron para corromper vuestros sentidos y sorberos el sentido común. El temor pudo con vosotros y, presas del pánico, acudisteis al actual líder, Adam Sutler. Os prometió orden, os prometió paz. Y todo cuanto os pidió a cambio fue vuestra silenciosa y obediente sumisión. Anoche intenté poner fin a ese silencio. Anoche destruí el Old Bailey para recordar a este país lo que ha olvidado. Hace más de cuatrocientos años un gran ciudadano deseó que el cinco de noviembre quedara grabado en nuestra memoria. Su esperanza era hacer recordar al mundo que justicia, igualdad y libertad son algo más que palabras; son metas alcanzables. Así que si no abrís los ojos, si seguís ajenos a los crímenes de este gobierno, entonces os sugiero que permitáis que el cinco de noviembre pase sin pena ni gloria. Pero si veis lo que yo veo, si sentís lo que yo siento y si perseguís lo que yo persigo, entonces, os pido que os unáis a mí, dentro de un año, ante las puertas del parlamento Y juntos, les haremos vivir un cinco de noviembre que jamás, jamás nadie olvidará.”
Es precioso amar y ser correspondida. Saber que eres imprescindible para alguien, de la misma forma que él lo es para ti. Dos personas diferentes , ya que nadie es igual. Pero tan parecidas que rozan la perfección. La unión perfecta, o por lo menos para mí. No te puedo pedir más, ya que lo tengo todo de ti, tengo tus palabras, increíbles muestras de amor, preciosas, que consiguen emocionarme, tengo tu voz, me gusta cerrar los ojos mientras la escucho, se convierte en melodía. La mejor de todas. Tengo tu risa, contagiosa. Intento hacerte feliz. Tengo tus ojos, maravillosos, aunque me gustaría saber cómo miran, lo espero ansiosa. Te tengo a ti y con eso lo tengo todo. Yo te entregué mi corazón, llevaba escrito tu nombre y tú has sido quien me ha enseñado a leerlo ya que antes no sabía. Me tienes a mí, completa o incompleta, según se mire, porque me falta mucho por aprender, pero quiero hacerlo contigo. Será un sueño seguir contigo mi sendero de la vida, el cual ahora, también es el tuyo. En verdad, todo es un sueño.  No podía imaginar que esto sería así, me refiero a estar enamorada, ya lo sabes, yo lo estoy de ti, y puede parecer algo pasajero, pero tu amor es un seguro de vida mucho mejor que cualquier otro, verdadero, Transparente, para siempre. Dicen que nada para siempre pero, ¿Por qué no puede ser esto la excepción que confirma la regla? Yo haré lo posible para que así sea, mi vida sólo es una excusa para amarte.
— 
Los signos terminando una relacion

ARIES: Olvida que Aries será cuidadoso, tampoco esperes muchas explicaciones ni gestos de cariño dirá “LO NUESTRO NO DA MAS” y simplemente se ira.

TAURO: Es algo muy raro, medio difícil que tauro deje una relación, pero si llego el momento por desgracia no lo dirá con suavidad y cada vez que te disculpes te reprochara todo una y otra vez

GEMINIS: Por mas que sienta o no algo por ti insistirá en que no tenia una relación muy seria contigo, y que lo mejor es continuar como amigos, problablemente encontró a otra persona sin que te hayas dado cuenta

CANCER: No le va a gustar para nada terminar una relación te quiera o no, tal vez busque la manera de que tu lo dejes a el, aunque estará muy firme en su relación, Si termina contigo tal vez encontró un amor mas demostrativo y sincero.

LEO: Para Leo, la culpa siempre la tiene el otro, de modo que si rompió contigo seguro fue por algo que has hecho tu o algo que has dejado de hacer, te lo dirá apenas se le de el momento

VIRGO: Preparate o tal vez ya lo hayas vivido, virgo tiene una lista larga de motivos por los que termino contigo es que creo que has olvidado que todo tiene que ser perfecto!

LIBRA: Es posible que “parezca” que quiere terminar contigo y luego caiga en tus brazos y luego se arrepienta y así y así, o tal vez fuiste muy injusto con libra y no había el mismo amor entre ambos.

ESCORPIO: Nada mas determinado que un Escorpión cuando dice “basta” puede amarte con locura pero no volveran, no se va a contradecir a el mismo, secretamente mirara tus fotos en Instagram y visitara tu perfil en Facebook.

SAGITARIO: Muy amigable, tal vez te siga amando, pero no puede comprometerse! Tal vez te haga una propuesta “¿que tal amigos con derechos?

CAPRICORNIO: “No tengo tiempo para una relación” no le pidas explicaciones!!!!

ACUARIO: Evitara desatar sus emociones, no las demostrara después de ver que no hay respuestas te darás cuenta que tal vez se fue para no regresar.

PISCIS: No quiere hacerte sufrir! Será amable, pero no lo entenderás mucho, no sabrás que a tratado de decirte pero poco a poco comenzara a desaparecer..

-Chequeen ascendiente y luna si no se sienten identificados.
-Lali♍

Julio 14, 1949

Chepita linda:


Hace 3 o 4 días te escribí y aún no he vuelto a recibir carta tuya, pero eso no importa para escribirte hoy.

En realidad no tengo mucho que contarte, y un examen que tengo hoy en la noche me aflige y apresura. Sin embargo, mañana hacen dos años de estar juntos y quería recordártelo.

Quiero decirte que te quiero, que estoy contento contigo, que me siento satisfecho de ti.

Me siento orgulloso de llamarte mi novia, mi mujer, la mía. No puedo arrepentirme de quererte. Sé que eres limpia y noble. Y sé que tu amor no me traiciona.

Me gustas por linda y por buena. Y por saber quererme. Yo sé que en ti puedo descansar mi corazón. Sé que, como mi brazo, no puedes alejarte. Eres como mi brazo, como mi corazón.

Ahora te deseo y te quiero, pero no me aflige ni la distancia, ni el amor. Pasarán estos meses y estarás de nuevo a mi lado; pasarán todas las ausencias que nos esperen en la vida, y siempre estarás a mi lado, no podremos dejar de estar juntos; yo bebiendo de ti todo el amor que necesito, y tú encontrando en mí todas las fuerzas que te faltan. Somos necesarios uno al otro; eso es todo. Ambos nos damos vida; y fuera de los dos toda intención se frustra. Debemos aceptarlo así y alegrarnos de ello. Yo, de veras, me alegro. Me alegro de ti y de quererte.

Es posible que te haya hecho daño muchas veces. Es posible que aún te haga más mal. Pero quiero pedirte que todo lo perdones. Yo siempre he querido estar seguro de que me quieres como soy, y entonces me he propuesto ser como soy. Nada me ha detenido. Nada podría tampoco hacerme falso, distinto. Muchas veces me he puesto a pensar en aquello de Neruda: “amor que quiere libertarse para volver a amar”. A mí me ha pasado muchas veces, siempre me pasa. Quiero quererte libremente, yo mismo. Todo lo que trata de detener mi amor, de hacerlo otro, de encerrarlo, ya sea una fórmula social, una caricia cerrada, o una costumbre, todo eso me mortifica y me hace huir. Pero tú sabes ya la clave del regreso: tu humildad, tu fe. Tú misma. No lo olvides. Sabes bien que mientras tú seas tú yo seré tuyo. Que giro alrededor de ti, que sólo en ti he encontrado paz y alegría. Y que muchas veces me voy, sólo porque quiero volver.

Que estés guapa y linda. Y que en este segundo aniversario me quieras tanto, casi tanto como te quiero yo.

Jaime

—  Cartas a Chepita, Jaime Sabines.

alone-in-madness  asked:

Que significa si un acuario: te mira te mira todo el tiempo, fijo y trata de disimular aunque no le salexD también habla con sus amigos del tema pero no hace ni dice nada? Soy escorpiana

Te contaré un secretito pero tu Shhh
No se lo digas a nadie… Pero es que lo más posible es que ese Acuario disimula mal a propósito, así somos muchos. Quiere que te des cuenta cuando te mira 7w7
De seguro este “analizandote”, pensando sobre ti, sintiendo una sensación rara en su estómago que creerá que solo es hambre xD
Y podría ser hambre eh :v

Que Acuario es un signo que para enamorarse de alguien (o para establecer una relación con esta persona) primero debe ser su amigo/amiga.

Pero esto no significa que sea incapaz de sentir “algo” por alguien que no sea una amistad de él.

En resumen…

Acuario es un signo raro :v

Es incierto este amor que no sabe a donde va.
Las dudas asaltan de vez en cuando,
a pesar que estoy seguro de quererte.
Pero hay silencios o ausencias que matan.
Hay tristezas que no dices,
pero que tampoco disimulas.
Hay momentos que faltamos,
pero los hay también los que disfrutamos.
Es verdad, te quiero y sé que también lo haces.
Es verdad, ya no sé vivir sin ti
y también sé que contigo vivo el doble.
Es también cierto que sin ti no muero,
pero también sin ti, morir ya no importa.
Yo te quiero conmigo para reír y ser felices,
la felicidad también implica llorar a veces.
No te digo que sea conmigo el paraíso,
no te digo que vamos a volar siempre,
no estoy seguro de nada de lo que venga,
no sé el futuro que vayamos a tener.
Pero si tú estás, si te tengo conmigo,
si nos tenemos amor, si nos queremos,
me importa una mierda lo que venga,
Es incierto todo, pero si tengo tu amor,
todo lo incierto, se vuelve posible contigo.
—  Si me llamas amor, José Vergara
BAJO TUS ALAS (WIGETTA)

“ESPERANDOTE”

Muchas veces no nos damos cuenta como es que nuestra vida cambia en un momento. Los sentimientos se hacen evidentes de pronto, pero a veces aunque están ahí, completamente palpables y en ocasiones visibles incluso para los demás, inconscientemente… o no, nuestra mente hace todo lo posible por aprisionarlos y no dejarlos salir. Una de las principales razones para no dejar fluir lo que sentimos es el miedo, miedo al rechazo, miedo al fracaso. El miedo paraliza, el miedo en ocasiones nos hace estancarnos; no avanzamos y como es lógico nos quedamos siempre en el mismo lugar, en ese lugar cómodo y conocido, donde quizá no pasa nada nuevo, pero tampoco corremos el riesgo de perder lo que ya tenemos ¿Pero que sucede cuando nos arrebatan de pronto eso que sentíamos seguro? ¿Qué pasa cuando esa persona que parecía destinada a estar con nosotros siempre, de pronto un día simplemente se va?

“Donde sea que vayas, donde quiera que estés… yo estaré aquí esperando por ti”

…………………………

Willy aun luchaba por entender, como es que él y Samuel habían terminado en un cementerio en medio de la noche. La única explicación que encontraba, era darse cuenta una vez más, que su mejor amigo estaba muy loco y él lo estaba mucho mas por dejarse arrastrar siempre a cada una de sus ocurrencias. En cualquier caso, no podría haberle dicho que no aunque se lo hubiese propuesto. Samuel tenía ese poder de convencimiento, que en ocasiones prácticamente lo hacía asentir antes de saber a donde es que lo estaba llevando. Y si, Willy era bastante necio y quejumbroso a veces, pero a pesar de todo, siempre terminaba por hacer lo que su amigo le pedía. No había motivo para decir que no, verlo feliz era causa de su propia felicidad tambien.

Samuel había llevado a su mejor amigo a una colina no muy grande que estaba pasando el cementerio. Dicha colina servía como un mirador y desde ese lugar podía verse prácticamente todo el enorme parque e incluso el lago. Willy no pudo contenerse de prácticamente saltar encima de su amigo y rodearlo en un cariñoso abrazo. Se sentía triste y feliz. Se sentía eufórico y nostálgico, tenía ganas de gritar y probablemente se sentía la persona mas llena de sentimientos confusos en ese momento.

Willy deseaba poder abrazar a Samuel y no soltarlo jamás. Deseaba poder retener a su amigo aunque fuera a la fuerza. Darle un golpe en la cabeza, arrastrarlo de una pierna y esconderlo en algún lugar y no permitir que se fuera. Pero después de todo, convertirse en secuestrador de personas tampoco se encontraba entre sus planes inmediatos, así que se dedicó a disfrutar de aquel abrazo, sabiendo de antemano que sería probablemente uno de los últimos que le daría en mucho tiempo.

Ni siquiera pudo evitar que las lagrimas brotaran una vez mas de sus ojos y se sentía muy ridículo ¿Cuántas veces había llorado ya? Hacía apenas unos meses podía jactarse de ser la persona mas controlada que alguien pudiera conocer. Para Willy exteriorizar los sentimientos era un signo evidente de debilidad y lo odiaba. Ahora se sentía el peor llorón del mundo.

Sintió vergüenza cuando se separó de aquel abrazo y Samuel lo miró con detenimiento, notando como era de esperarse las lágrimas en sus mejillas. Afortunadamente Samuel no se molestó en decirle nada y no  porque no le importara, por supuesto que le preocupaba ver a su amigo tan triste, pero no quería hacerlo sentir mas incomodo de lo que seguramente se sentía ya.

–Dime que si te ha gustado la sorpresa… ¿te ha gustado, verdad? –  Samuel preguntó con expresión ilusionada, y deseado una respuesta afirmativa.
A veces no podía entender como el hecho de complacer a ese pequeño muchacho, se convertía en una de sus prioridades. Era verdad que Willy por lo general seguía a Samuel a donde este lo pidiera, pero era un hecho que también era un chico caprichoso y con un humor tan cambiante que a veces a Samuel se le volvía una obsesión lograr complacerlo. No se daba cuenta que al igual que él, Willy tampoco necesitaba mucho para ser feliz.

–Si me gusta… – respondió titubeante, con la voz bajita sin agregar nada más. Samuel arqueó una ceja y lo miró con detenimiento. A veces deseaba poder saber que cosas complicadas pasaban por su mente, a pesar de ser apenas un muchacho de 16 años, a veces parecía que Willy se agobiaba la existencia con pensamientos demasiado complejos.

–Te gusta ¿Pero…? – a Samuel le parecía que su amigo quería decirle algo mas y por algún motivo no se atrevía, así que no dudó en alentarlo a hablar – sabes que puedes hablar conmigo de lo que sea ¿verdad? Cualquier cosa, solo dilo.

Willy asintió de inmediato, pero guardó silencio por un momento. Abrió la boca un par de veces dispuesto a hablar, para finalmente optar por quedarse callado como siempre. Porque de hecho el tampoco sabía que es lo que quería decir. Decidió hablar de cualquier otra cosa y como siempre, la salida más fácil de Willy para evadir aquello que se le complicaba, era quejarse.

–¡Es que no me gusta el cementerio! – exclamó, casi gritó,  Y aunque Samuel estaba seguro que eso no era lo que Willy quería decir, terminó riendo por la forma berrinchuda en la que el menor se comportaba. Y es que a veces, de verdad se comportaba como un niño caprichoso. A Samuel eso no le molestaba, de hecho le parecía gracioso y lo hacía sentir como el adulto en aquella amistad.

–Miedoso – respondió Samuel con burla. Se acercó a él rodeándole el hombro con su brazo de forma brusca y revolviendo su cabello – ¿el pequeño Willy quiere que le cuente un cuento para que no tenga miedo? – Willy se removió con molestia, alejándolo con un empujón no tan brusco. Un montón de recuerdos llegaron a su mente como una ola abrumadora, sintió nuevamente ganas de llorar y aquello ya estaba al borde de lo ridículo ¿Cuándo más iba a llorar? Logro aguantarse el nudo en la garganta.

–¿Pero que dices, chaval? Te la estás jugando mucho, me parece a mi, tira por ahí antes de que…

–Entonces me voy – Samuel se dio media vuelta antes de dejar que su amigo siguiera hablando, tardó mas tiempo en decir aquello y no había dado siquiera tres pasos, cuando Willy ya se encontraba a sus espaldas aferrándose a su chaqueta como un pequeño cachorro asustado. La sonrisa que se dibujó en el rostro de Samuel era innegable y muy dentro de si mismo de verdad amaba sentir que su amigo aun lo necesitaba.

–Quiero irme de aquí – le susurró prácticamente en el oído – por favor Samuel, esto no es gracioso.

……………………….

Para poder llegar al lago, había que atravesar nuevamente una parte de aquel cementerio y les tomó quizá mas tiempo, pues a medida que avanzaban, el terreno se volvía mas irregular y a Samuel no lo ayudaba mucho el hecho de estar pendiente tanto de la linterna apuntando debidamente al camino, como de Willy que estaba prácticamente siendo arrastrado con los ojos cerrados. Después de todo quizá no había sido una buena idea ir hasta allá solo por una bonita vista.

–¿Sabes que los lugares mas ricos son los cementerios? – Samuel casi había dado un salto en su lugar cuando escuchó hablar a Willy muy cerca de su oído, se había limitado a caminar colgado de su brazo sin decir ni una sola palabra, que cuando salió con aquella pregunta tan extraña, lo tomó desprevenido.

–¿Ricos? – Preguntó sin entender a lo que se refería – tienes ganas de chuparle la cara a un muerto ¿a que si? – Samuel no pudo evitar reírse de su propia tontería, mientras que Willy resoplaba con molestia y los ojos fuertemente apretados. Pensaba que su amigo siempre le quitaba la seriedad a sus frases.

–Es que eres tonto tío. Aquí hay ideas que nunca vieron la luz ¿sabes? Libros que nunca se escribieron, canciones que no se cantaron… sentimientos no dichos…

Samuel se frenó de pronto y sintió como Willy se estrellaba en su espalda. Estuvo a poco o nada de voltear y preguntarle de una vez a que exactamente se refería. Probablemente no era nada y él estaba paranoico, pero por alguna razón sentía que algo no le estaba diciendo.

Lo dejó pasar, porque a veces no es bueno tentar a la suerte, a veces no es bueno sacar conclusiones de palabras no dichas. Samuel estaba seguro que lo que él probablemente desearía escuchar, Willy jamás iba a decirlo. Cuando nosotros mismos no somos capaces de entender con claridad lo que sentimos, es mejor no decir nada.

Una media hora después, ya se encontraban en el lugar donde acamparían, no había muchas personas además de ellos, habían un par de pequeños campamentos familiares, pero lo suficientemente alejados de donde ellos estarían. Samuel no podía borrar su sonrisa al mirar el rostro emocionado de Willy. Era un niño en el cuerpo de un muchacho, fácilmente impresionable y con esa hermosa capacidad de sorprenderse con cosas sencillas de la vida como la naturaleza.

Luego de un rato ya habían sacado las cosas de sus mochilas, habían armado una casa de campaña que Samuel había sacado de quien sabe donde según Willy y se encontraban luchando contra unos cuantos trozos de madera intentando hacer una fogata en plan sobrevivientes porque claro, algo siempre tenía que salir mal y a Samuel se le había olvidado traer un mechero.

–¿Quién viene a acampar sin traer un mechero? Es como la regla numero uno de la supervivencia Samuel – Willy no había dejado de quejarse desde que había visto a su querido amigo, remover todo en su mochila sin éxito. Pensó que si él hubiese sabido con más tiempo acerca de aquella salida a acampar, hubiese guardado lo necesario. Willy el precavido le decían.

–Tu tranquilo Willy, que esto se resuelve enseguida ¿confías en mi compañero?

–Pues no – resopló inflando las mejillas

–¡Hombre de poca fe! Cuando estés comiendo tu salchicha asada en el fuego de mi hoguera, pensarás diferente.

Tomó solo un par de segundos que ambos se dieran cuenta de lo mal que había sonado aquel comentario. Terminaran casi ahogándose con sus carcajadas.

Samuel intentaba por todos los medios encender la fogata. Todos aquellos programas de supervivencia que había visto no estaban sirviendo de mucho. Había intentado con piedras y lo único que había logrado es que una saliera volando al chocarlas y golpeara a Willy en una rodilla. Ahora se encontraba haciendo girar furiosamente una pequeña ramita encima de otra para hacer fricción y su amigo ya estaba temiendo que la rama saliera disparada también y le sacara un ojo.

–¿Qué vamos a hacer ahora? – Willy no dejaba de quejarse, no por nada aquello era su especialidad según Samuel. Él también había intentado con eso de hacer fricción con los trozos de madera y no único que había conseguido era una astilla en su dedo meñique.

–¡Willy! Deja de hablar que me desconcentras – exclamó Samuel con desespero. Le dolían las manos, tenía un calambre en la pierna izquierda, prácticamente estaba sudando debido al esfuerzo, le hormigueaba el hombro y tenía comezón en la frente gracias al piquete de un mosco. Es que si algo más pasaba, lanzaría esas maderas a la mierda.

–¡Moriremos de frio!

–¡Pues te abrazo, joder! Yo te abrazo para que no mueras de frio – Willy estaba a punto de abrir la boca para responder a aquello, cuando el grito eufórico de Samuel lo interrumpió – ¡Venga ya! Por fin – había encendido la fogata.

El paseo había resultado ser una de las mejores ideas que Samuel hubiese podido tener. Después de que la fogata encendió por fin, el frio se fue y el hambre también, de hecho se podía decir que ambos terminarían con dolor de estomago después de haber comido tanto.

Las bolsas de dormir estaban acomodadas dentro de la casa de campaña y habían decidido apagar la fogata para no provocar algún accidente. Estuvieron hablando de un montón de cosas antes quedarse dormidos y aquel momento había sido como si el tiempo se hubiese detenido, como si estuviesen solo ellos en el mundo, como si nada estuviera por cambiar tan solo un par de días después. Samuel se había dormido primero, pues Willy seguía dándole vueltas en la mente a un montón de pensamientos confusos. Además tenía mucho frio y le había sido imposible no recordar el comentario de “si tienes frio yo te abrazo” y es que a su amigo se le ocurrían unas cosas que lo dejaban flipando.

/// https://www.youtube.com/watch?v=5nNMP6p94wI /// Richard Marx – Right here waiting

Eran quizá las 3 de la mañana, cuando un sollozo despertó a Samuel. Se giró inmediatamente encontrándose a Willy hecho bolita en una orilla de la casa de campaña, que no era muy grande, pero cabían ambos a la perfección sin molestarse. Pensó que se lo encontraría despierto por el sonido antes escuchado, pero estaba con los ojos cerrados y no solo eso, los apretaba fuertemente con el ceño fruncido. De sus labios entreabiertos salían balbuceos que Samuel no lograba entender. Se quedó mirándolo un momento y estaba a punto de girarse, cuando lo escuchó sollozar aun más fuerte, quejarse, moverse. Claramente estaba teniendo una pesadilla.

–Willy… Willy despierta – lo movió un poco del hombro y lo vio reaccionar al instante desconcertado y mirando hacia todos lados

–Tengo mucho frio – fue lo único que dijo antes de cerrar los ojos nuevamente y quedarse dormido enseguida, de hecho Samuel dudaba que realmente hubiese despertado. Se rodó en su lugar, abrió un lado de la bolsa de dormir de Willy y lo jaló un poco arrastrándolo hasta donde se encontraba él. Su amigo se quejó entre sueños y su ceño fruncido hizo sonreír a Samuel. Incluso en sueños era caprichoso.

Samuel no luchó contra sus pensamientos. No se detuvo a pensar que tan correcto o permitido estaba lo que iba a hacer. Si era raro o no. Si era aceptable o era una aberración. Pero no sabía cuando iba a volver a verlo o si iba a verlo nuevamente en todo caso.

–Te quiero… – susurró apenas. No quería que él lo escuchara, simplemente necesitaba decirlo. Y aunque era su mejor amigo y no tenía porque estar mal quererlo, sentía que las cosas no estaban bien, sentía que había algo más y deseaba que no fuera así, porque lo que creía sentir por su mejor amigo lo aterraba. Necesitaba comprobar si estaba solo confundiendo el cariño.

Willy no se dio cuenta de nada cuando su mejor amigo por fin se acercó a él con el corazón latiendo fuerte y las manos temblando. No sintió tampoco cuando la respiración de Samuel le rozó el rostro, no sintió sus labios se apoyaron en los suyos, en algo que ni siquiera fue un beso tal cual, sino como una leve presión cariñosa, una caricia. Willy tampoco lo escuchó sollozar, tampoco vio sus lágrimas, ni su mirada despidiéndose en silencio de una de las partes más importantes de su vida.

–No te olvides de mi… por favor mi niño, solo… no me olvides
Samuel lloró como hace mucho no lloraba, porque aquello dolía, porque no estaba despidiéndose solo de un amigo, porque probablemente no solo en los cementerios estaban enterrados sentimientos no dichos.

………………………………….

La mañana del lunes llegó por fin y con ella el último día que ambos chicos estarían juntos. El domingo anterior cuando se supone que irían al lago a pescar, habían preferido pasarlo simplemente hablando, recordando anécdotas de cuando eran niños y ambos con un nudo en la garganta que no se iba y que trataban a duras penas de disimular.

Samuel había salido a visitar a su abuela durante toda la mañana, pero habían quedado de acuerdo en que Willy iría al aeropuerto, aun cuando no se sentía capaz de decirle adiós a su amigo sin llorar. No quería llorar enfrente de nadie, pero tampoco podía dejar que Samuel se fuera sin verlo.

El vuelo sería a las 6 de la tarde y a medida que pasaba el tiempo Willy sentía que su pecho dolía. Había pasado su vida entera con ese muchacho, era su mejor amigo, era su compañero, su compañía diaria ¿Qué iba a hacer sin él? ¿Qué iba a hacer sin verlo a diario? ¿Sin pelear con él, sin hacerlo enojar, sin escucharlo hablar, sin sus manías? No podía, simplemente no podía decirle adiós.

–No voy a ir – Willy apareció de pronto frente a su madre quien estaba terminando de arreglarse frente al espejo de su tocador, para poder llevarlo al aeropuerto – toma – extendió la mano dándole un sobre blanco a su madre. Una carta – quiero que por favor vayas tú y se la des… por favor mamá

No importó cuando la madre de Willy intentó convencerlo, no importó cuanto Willy se imaginó la expresión que tendría el rostro de Samuel al darse cuenta que él no iba a llegar. Él no podía despedirse y quizá es que era muy cobarde y estaba huyendo de lo que sentía, pero en ese momento no le importaba nada.

Samuel lo sabía, muy interiormente tenía la dolorosa certeza de que Willy no iba a aparecer. Aun así no dejó de mirar en todas direcciones esperanzado con verlo caminando hacia él. Aquello no sucedió. Cuando vio a la madre de Willy acercándose a él ella sola. El dolor que sintió justo en el pecho no se lo hubiese deseado a nadie. Recibió las disculpas de la madre de su amigo, alegando que se había sentido algo mal. Sabía que era mentira. Guardó la carta en la bolsa de su pantalón sin saber si se iba a atrever a leerla y sacó su móvil. Tecleó a toda velocidad un mensaje de texto.

“¿Dónde estás?” recibió respuesta inmediatamente

“Lo siento, yo no podía ir… lo siento”

“¿de verdad este va a ser nuestro adiós, Willy? ¿Por mensajes?”

“¡No es un adiós Samuel! Tienes que regresar ¡Lo prometiste!”

“Tu prometiste venir a despedirte”

“Solo regresa ¿si? Yo siempre voy a estar esperándote”

———————————–

Holaaaaaa!!! Primero quiero que sepan que no es mi intención hacerlos esperar dos semanas por un capítulo, estoy haciendo todo lo que mi salud me permite por no dejar las historias abandonadas. Cuando regrese a mi casa trataré de publicar mas constantemente, por el momento les pido paciencia. Espero que les haya gustado este capítulo, a mi me gustó mucho, pero es que como la odiosa egocéntrica y creída que soy (es broma) xD me gusta siempre casi todo lo que escribo, espero que a ustedes también. Gracias por todo♥

Segunda Familia: Capitulo 19 - Eva

Eva: Mujer extraordinariamente bella.

Alex’s P.O.V.

-Entonces cuando me quedé quieto, se acercó de manera lenta, y…- tragué saliva-, me besó de repente.- finalicé con nervios, respiraba rápido. No esperaba hablar del tema con nadie, de la vez que Guille me besó. Han pasado algunos días, Guille y yo no tocamos el tema desde entonces, simplemente nos hablamos y vemos como que nada hubiera pasado realmente. ¿Será un miedo de parte de ambos?
-Vaya, no creí que eso pasaría…- murmuró Luzu aún mirando el suelo. Era la primera persona a la que se lo decía, pero tuve que hacerle prometer que no lo comentaría ni siquiera con Guillermo por el momento.
-¿A qué te refieres?
-A que sabía que algo sucedería, pero no que fueran a besarse.- me miró a los ojos sonriendo como si nada malo hubiese dicho. Yo a este le reviento, ¿cómo puede estar tan tranquilo?
-¿Pero qué dices?, ¿qué sabías? Nos besamos, Luzu, Be-sa-mos.- le dije un poco más fuerte, pero no lo suficiente para que alguien nos escuchara. Era la hora de almuerzo en el instituto, y habíamos decidido irnos bajo un árbol del lugar para poder contarle lo que había ocurrido el otro día.
-¿Qué tiene?
-¿Que qué tiene?, por si no lo has notado se supone que somo heterosexuales.- le traté de explicar con señas.
-¿Y?, digo, no es gran cosa que pase eso.- dijo subiendo ligeramente los hombros.
-Pero se supone que no pasa.
-Se supone.- aclaró. No quería llegar a eso, era mi temor. No quería que llegáramos a ese punto, en él que Luzu pusiera en duda mi sexualidad.
-Pero…
-Alex…- me interrumpió mirándome a la cara con seriedad -¿Te gusta Guille?- esa pregunta me hizo pensar. La tuve varias veces luego de aquel beso en mi cama, pero traté de ignorarla lo más posible, no quería caer en eso. No, no porque Guille fuera feo, de hecho es bastante guapo y apuesto, además tiene una sonrisa que deja en baba a… Joder.
-¿Gustar?- repetí su pregunta con murmuro.
-¿Atraer?, ¿querer más cerca?
-No lo sé…- admití pasando una mano por mi rostro -La verdad es que tengo miedo.
-¿Miedo de qué?- Luzu se cruzó de brazos.
-De lo que pueda sentir.
-¿O de lo que pueda pasar?- agregó.
-También.- contesté suspirando.
-Alex, no puedes arrancarle a los sentimientos.
-Lo sé, es solo que no puedo pensar en algo así. ¿Y si no me gusta?, ¿y si yo no le gusto?, ¿si solo fue para mantenerme tranquilo en ese momento?- comencé a enumerar mis temores. Temo mucho en esta vida, por cada temor salen diez más que me arruinan.
-Espera, espera…- Luzu hizo un movimiento de mano para que dejara de hablar -¿Dijiste para mantener tranquilo?
-Sí.
-Alex, ¿qué sentiste con aquel beso?- me interrogó con más seriedad, mientras se apoyaba con sus brazos en sus piernas.
Yo, yo- no había pensado en eso, no me detuve a pensar en qué sentí en aquel momento -. En ese beso, cuando Guillermo puso sus labios contra los míos- mi mirada se perdió en el césped y llevé una mano a mis labios recordando la textura de los de Guille -, sentí diferentes cosas; me sentí seguro, a salvo, querido, acogido, cálido y calmado.- quise sonreír al recordar todo eso, pero me lo guardé.
-¿Es posible que Guille te pueda gustar?- preguntó Luzu estirándose y apoyándose en el árbol.
-Bueno…- suspiré profundo -Quizás, pero tengo miedo.
-Ve y habla con él, de tus sentimientos.
-No, puedo, tío, simplemente no puedo llegar y hacer eso.
-¿Y por qué no?, es llegar y hacerlo.
-Porque, no es tan sencillo. Además se supone que yo estoy con Eva.
-¿Y qué es de ella?, ¿sabes algo de por qué no ha venido?- se cruzó los brazos.
-No, nada, no tengo idea se nada.
-Deberías hablar con ella, aclarar todo, si siguen juntos o no. Porque debes admitir tus sentimientos hacia Guille, pero para eso necesitas saber qué de la relación con Eva.- argumentó, quise decir algo, pero Luzu tenía razón.
-Ni siquiera sé dónde vive.
-Puedo conseguirme la dirección con Lanita o sus amigas- se comenzó a levantar y se colgó la mochila -, y te la mando en un mensaje. ¿Ya sabes bien cómo usar el móvil?- suspiré.
-Ya caí en la tecnología como el humano común.
-Vale.- se alejó en dirección a su novia y el grupo de amigas de esta.
Joder. ¿Por qué todo tiene que ser tan difícil para mí?, ahora no sé lo que siento exactamente. Bueno, lo sé, pero me da miedo admitirlo, me da miedo que deje de quererme como hermano. ¿Y si llega a quererme como algo más?, pero, se supone que a mí no me gustan los hombres. ¿Cómo puede ser posible?
Sentí vibrar mi móvil, lo saqué y observé la dirección de la casa de Eva. Tragué grueso y me levanté para caminar a la salida, necesitaba hablarle en ese momento. No iba a esperar a la hora de salida del instituto.

Era de color azul, en uno de los sectores tranquilos de la ciudad esta. Tenía un jardín al frente y un árbol en él. Se veía bastante bonito todo.
Miré y noté que no había ningún automóvil aparcado, ni el de su padre ni de su madre, no quiero que esté su padre, no quisiera enfrentar su mirada. Me basta con las que me da a distancia en el auto.

Me acerqué más hasta la puerta, me paré en frente y toqué el timbre, queriendo salir corriendo. Esperé unos segundo y volví a tocar.
Escuché unos pasos detrás de la puerta, fue cuando mi corazón se aceleró del nervio.
La puerta se abrió, y vi a Eva, con una linda camisa blanca y unos jeans ajustados.
-¿Alex?- preguntó extrañada.
-Hola, Eva.- saludé algo tímido.
-No puedes estar aquí, lo siento.- fue a cerrar la puerta, pero coloqué el pie para que eso no pasara. Mordí mi labio inferior al sentir el crujir se mis dedos con el golpe de la puerta, mierda, mal movimiento.
-Eva, por favor.
-Alex- volvió abrir la puerta -, no, debes irte.
-No sin que me digas por qué ya no vas al instituto. ¿Qué ha pasado?, ¿ya no te gusto?, ¿has tenido problemas?- pregunté firme pero suave, no quería obligarla, pero sí quería que me dijera.
-Alejandro, por favor, ¿por qué no puedes solo irte?- dijo suspirando, algo le afectaba mucho.
-Porque se “supone”- hice comillas con mis dedos -, que somos pareja, ¿no?
-Pues, ya no.- dijo fríamente e intentó cerrar la puerta. Puse mi mano esta vez.
-Dime qué ocurre.- no era normal ese comportamiento en ella, y podía notar que estaba mal por alguna razón.
-Me voy, Alex- suspiró -, me voy de la ciudad.
-Pe-pero, ¿por qué?, ¿qué ocurrió?, ¿el trabajo de tu padre?- pregunté preocupado. Hemos pasado mucho tiempo juntos, como para que de repente se vaya sin decirme nada y haga como que no importa. Durante mucho tiempo ella junto con mi madre fueron mi cable a tierra, fueron mi felicidad. Lo fueron todo para mí. No dejaré que se vaya, o al menos no como si no importara nada.
-No, es algo más, pero…- su mirada estaba perdida en el suelo, la subió y me vio a los ojos -Alex, vete por favor.
-No, no me iré sin que me digas qué ocurre, por qué te vas y por qué dejaste de hablarme. Necesito que me lo digas, porque ya entiendo que no seamos pareja al parecer, pero quiero saber el por qué.- dije de corrido casi sin respirar. Sentí mi cara calentar de falta se aire y se un poco de rabia.
-Alex, ¿quieres saber por qué me voy?- preguntó con un tono frío.
-Sí.- contesté igual de frío.
-Te dije que te fueras exactamente por lo mismo- respiró profundo -. Me voy, porque… Alex, estoy embarazada, espero un hijo tuyo. Y cuando llegué lo daremos en adopción y me iré.