nabateos

El Qasr al-Farid, el Castillo Solitario de los Nabateos

El reino nabateo ocupaba un área que se extendía desde el sur de Oriente Próximo hasta el norte de Arabia, una posición que les permitía controlar la Ruta del Incienso que atravesaba la Península Arábiga. Como resultado de tan lucrativo comercio el reino nabateo creció, inmensamente rico y poderoso. Una muestra de esta riqueza puede constatarse a través de los monumentos que construyeron. El monumento nabateo más conocido es sin duda alguna, el al-Khazneh de Petra, en la actual Jordania. Sin embargo, los nabateos eran artesanos altamente cualificados como talladores de rocas y a lo largo de todo su reino se pueden encontrar numerosos ejemplos de su genial mano de obra. Ejemplo de ellos es el monumento Qasr al-Farid.

Leer más…