mujeres revolucionarias

‘Mujeres Revolucionarias/ Revolutionary Women’
photo by: Chris Barberena (me)

I have truly understood that I am supposed to be sharing my photographs with the world. It is something that has taken me about seven years to understand.

These are modern womyn depicting strength and resilience. Paying homage to their hermanas before them, who help set the revolutionary path that they now continue to build. follow me on instagram @thankschris

¡LUCIA VIVA!

A los 16 años hay adolescentes que aún no han debutado, y otras que ya están embarazadas de su tercer hijo, las hay delgadas y gordas, morochas y pelirrojas, estudiosas y analfabetas, soñadoras y concretas, con un techo y un lindo colchón o durmiendo en taperas, cartoneando o comprando en el shopping, militando o bailando reggaetón.

A los 16 años las chicas suelen tener sueños: casarse con algún/a ídolo/a o con alguien del colegio, no casarse jamás, viajar a Japón a dibujar comics, ir a Disney, tener la panza chata para usar bikini, comprarse una moto, tener una beca de algo, tener hijxs, no tener nunca hijxs, vivir solas, irse de vacaciones sin sus madres/padres.

A los 16 años las chicas suelen ser confiadas, sentir que el mundo es un lugar seguro, les gusta conocer personas, suelen desear ser más libres –siempre un poco más-, no quieren ser controladas, son superpoderosas, y pueden llorar toda la noche por un comentario de Facebook.

A los 16 años la vida es intensa: bailar, comer, no comer, tatuarse, perforarse, la música, el arte, la ropa, los cambios en el pelo, reir, llorar, cortarse, pasear, dormir, no dormir nunca, publicar fotos en Instagram, los cien grupos de wassap, el celular como parte del cuerpo, las paredes pintadas de la pieza, beber más de la cuenta, probar algunas sustancias, netflix, el maldito colegio, los adultos insoportables, pensar en la vejez como algo que sucede luego de los 25 años, odiar la “vejez”.

Lucía Perez tenía justo eso: 16 años. No sé de ella, no la conocí. Veo una foto donde sonríe, tiene un piercing, el pelo enmarañado, rastas, chaleco, buzo. Es muy linda y sonríe con ganas. No hay miedo en la foto. Es una adolescente que cursa el último año del secundario, hija de una familia trabajadora, que vive en Mar del Plata. Las rastas ¿serán porque escucha reggae? El piercing del labio,¿se lo habrá hecho algún amigo? ¿Le gustará lengua, historia o físico-química?

Releo: hablo de Lucía en presente. Y no lo está: el domingo 9 de octubre –el día que fusilaron al Che Guevara, el día que nacieron John Lennon y PJ Harvey- fue drogada, violada y asesinada por empalamiento. Ese mismo día en Rosario 100.000 mujeres –donde seguramente habría muchas chicas de su misma edad- debatían todo el día en talleres, eventos artísticos, marchaban, vivían.

Creo que no conocería el término “empalamiento” si no fuera por mi temprana lectura de Drácula, quien fuera apodado “el empalador” por cierta afición a empalar enemigos y dejarlos como trofeo en un bosque.

No es un término de la vida moderna, hasta que dos ¿hombres? matan a Lucía –con un dolor inimaginable, esto es seguro-, lavan el cadáver, la llevan a un centro médico y se “disculpan” con la excusa de la sobredosis. Parece que estos femicidas venden drogas, y sospecho que intentarán “atenuar” lo bestial de su acto bajo el mote de “adictos”.

Yo tengo una larga y extensa formación y experiencia en trabajo clínico con adolescentes y con adictos: lxs adolescentes suelen confiar a veces un poco más de lo debido, y ningún consumo justifica o “disculpa” delitos de crueldad tan extrema. Así como no cualquiera puede linchar a una persona hasta matarla, tampoco por el consumo de drogas una adolescente de 16 años es violada, sodomizada y empalada hasta la muerte. Una conducta tan regresiva, con tanta perversidad, habla de una sociedad donde el vale todo cada vez más tiene nada de freno: acá no hay ley, no hay salud, no hay lazo social. Tampoco aplicaría el término “animal”, ya que los animales matan para alimentarse, sobrevivir, escapar de amenazas: no aplica.

El mismo domingo que Lucía Perez pasó de la vida a la muerte, en Rosario reprimían a mujeres, adolescentes y jóvenes con balas y fuerza bruta. Los muros y los foros se llenaban de voces a favor y en contra: que las tetas al aire, que los graffitis, que cuan sucias son las mujeres cuando se juntan por miles, que si la iglesia, que la policía, en fin…puros “que”.

En la morgue de un hospital un cuerpo muerto ya no se llamaba Lucía, ni tenía presente: no terminaría el secundario, no tendría hijxs, no recorrería el mundo, no sonreiría más.

Hay algo que no estamos viendo, me parece.

Yo estoy muda: solo escribo.

A los 16 años me gustan las adolescentes despeinadas, sonrientes, con planes, con proyectos.

Vivas, ¿entienden?

Vivas.

Porque, ¡VIVAS NOS QUEREMOS!

Razones para amar a una mujer revolucionaria

Una mujer revolucionaria
es capaz de sentir
en lo más hondo,
cualquier injusticia
cometida contra cualquiera,
en cualquier parte del mundo,
por eso siente en su vientre
todos los lamentos
de los hijos del planeta.

Una mujer revolucionaria
se indigna con más frecuencia,
concibe preguntas todos los días,
grita más fuerte,
llora más alto,
desea con más ansias,
quiere más resuelta,
siente más profundo.

Una mujer revolucionaria
sabe mirar mas allá
de la estética preconcebida
por las revistas de moda
y concursos de mercancías mujeriles,
porque es más femenina
que las determinaciones del mercado.

Una mujer revolucionaria
sale a parir las jornadas
con sus botas de campaña,
el segundo sexo en su espalda,
la libertad en los labios,
las razones debajo de sus cabellos.

Una mujer revolucionaria
es más hermosa
que las muñecas de plástico,
más atractiva que los destellos
de los fugaces reflectores,
más sensual que los caprichos
tendenciales del momento.

Una mujer revolucionaria
huele a pólvora,
gases lacrimógenos,
tierra,
montaña,
río,
flores silvestres,
soles de inviernos,
lechos de jardín,
frutas del caribe.

Una mujer revolucionaria
siente más y gasta menos,
sonríe desde los huesos,
besa hasta el delirio,
se entrega sin equipajes de mano
ni reservas de divanes de cuero.

Una mujer revolucionaria
siempre está dispuesta al romance
sin importar la incitación
de los manuales de la familia
y los hogares prominentemente
seguros y a salvo.

Una mujer revolucionaria
hace el amor con el corazón
puesto al lado izquierdo de la cama
y su alma colgada sobre el dosel.

Una mujer revolucionaria
es el eslabón doblemente más alto
de la especie humana,
y no hacen falta
muchas más razones
para amarla
hasta la locura,
hasta el cosmos,
hasta la muerte,
hasta un millón de veces
más allá del infinito.

Mucha gente conoce a Nadezhda Krupskaya, simplemente como la esposa de Vladimir Lenin; pero lo cierto es que Nadezhda fue mucho más que una “esposa”: fue una revolucionaria bolchevique y una política por propio derecho.

Estuvo involucrado en gran variedad de actividades políticas, llegando a servir como Viceministra de Educación de la Unión Soviética a partir de 1929 hasta su muerte en 1939, realizando variadas actividades educativas

Antes de la revolución, fue secretaria del grupo Iskra, gestionando la correspondencia de todo el continente europeo, mucha de la cual tuvo que ser decodificada.

Después de la revolución, dedicó su vida a mejorar las oportunidades de educación para los trabajadores y campesinos, centrándose en la construcción de bibliotecas al alcance de todos.

“No nací para ocupar un espacio y nada más” …

Lydda Franco Farías, poeta revolucionaria, nacida el 3 de enero de 1943, en el edo. Falcón, Venezuela. Estuvo socialmente comprometida con la lucha armada venezolana de la década de los sesenta y su poesía revela no sólo los esfuerzos del pueblo venezolano por alcanzar la justicia social sino también el complejo universo femenino y su potencia creadora. Fallece el 2 de agosto del 2004, en Maracaibo, Edo. Zulia.

Ya decía yo

Siempre he pensado que mi abuela debió nacer en otra época, es una mezcla entre la mujer que se da su lugar, y aquélla que es revolucionaria y feminista.

En mi caso, he hablado más con mi abuela de sexo, que con mi mamá, hemos hablado de cómo en sus tiempos, a las niñas se las llevaban desde chavitas sin preguntar si querían irse con fulano o perengano.

Hoy hablamos sobre mi bisabuela, mi abue habla poco de ella, porque murió cuando Rosita (mi abue) tenía apenas 13 años, entonces no tiene tantos recuerdos de mi bisabuela Marciana.

Marciana, como su nombre lo dice, era de otro planeta.

Cuenta Rosita que a Marciana la regaló su papá; todos los días pasaba un hombre a decirle a mi tatarabuelo: “me gusta tu hija”, hasta que un día, mi tatarabuelo aceptó que se llevaran a Marciana.

Marciana estaba en contra, ya que en esos tiempos era normal (descaradamente) que todos los hombres tuvieran una casa grande para la esposa, y a otras 3 o 4 mujeres en la finca, claro, las esposas estaban bien con eso mientras no les faltara comida y techo; pero Marciana no era como todas las esposas, ella seguía en contra de haberse ido sin amor, así que un día, agarró a mi abue y decidió irse, dejando a mi bisabuelo solo con las “queridas”.

Cuando Marciana se fue, se dio cuenta de que estaba embarazada nuevamente, lo cual no fue motivo para buscar a su ex esposo (orgullosa ante todo), pues ella no pensaba estar con alguien a quien no amaba.

Mi bisabuela murió muy joven, y al parecer no conoció el amor, murió a los 28 años, con 2 niñas, pero con valor; Rosita tiene 98 años (según ella, según nosotros tiene 100), hace 100 años era prácticamente imposible que una mujer dejara al marido por esas razones, pero mi abue me dice que Marciana al parecer, no pertenecía a esa época, que tenía unas ideas muy avanzadas para las muchachas de su generación.

Me siento orgullosa de contar con unas bisabuela tan valiente como Marciana, de una abuela tan revolucionaria como lo es Rosita; probablemente la valentía se perdió en la generación de mi mamá (historias que contaré después) pero yo me siento luchona, independiente, fuerte y valiente. Debo decir que aún me falta mucho para parecerme a ellas, pero estoy en el proceso, topándome con personas que me ayudan a crecer, y aunque cada vez que regreso a Coatza me siento un poco atada de manos con tanta idea retrógrada de mi mamá, me vuelvo a ir y vuelvo a tomar mis alas para seguir alcanzando metas y sueños por lograr.

Eres bella cuando desobedeces, cuando rompes las reglas, cuando corres contra la corriente. Eres hermosa cuando piensas de manera distinta, cuando no te conformas, cuando cuestionas, cuando haces algo para cambiar la historia. Eres increíble cuando alzas la voz para defender tus derechos y los de todos, cuando sueñas con una sociedad utópica, cuando eres una mujer revolucionaria. Yo te quiero así: desobediente.

anonymous asked:

A ti como te gustan las mujeres ?

A mí me gustan las mujeres libres, salvajes, feministas, revolucionarias. Lástima que son casi especies en extinción.

A mí me gusta una mujer, que se aleje totalmente de las directrices machistas de esta sociedad, una mujer que se sienta capaz de ser realmente mujer y no solamente una esclava sexual de un hombre.  Una mujer que haga mucho más que barrer, trapear y cocinar.  Una mujer que sea capaz de ser bella sin necesidad de maquillarse,  una mujer que se sienta bien con quien es, con el tamaño de sus senos, con el bello natural que le sale en sus piernas, etc.

No tengo problema con que te guste el maquillaje, te guste depilarte, te guste oler rico y demás, pero odio cuando eso se vuelve una prioridad, cuando si no lo haces te mueres, cuando no puedes salir si no lo tienes. 

A mí me gusta una mujer completa, íntegra, una mujer que crea en la igualdad, que si yo la invito a cine, ella también me invite, porque los dos somos humanos y tenemos las mismas capacidades, que si yo le regalo unos chocolates, a mí como hombre también me gustan.  Que ella también puede iniciar el sexo y ser picante, que yo también puedo ayudarle en los oficios de la casa, etc.

Me gusta una mujer moderna y de mente abierta. Me gusta una mujer que más que considerarse mujer, se considere un humano apto y a la altura de cualquier otro, no ningún sexo débil ni nada de eso.

Las demás, pues que tengan sexo por una noche, sigan siendo sumisas, y sigan viviendo un mundo de mentiras y falsedades mientras le cocinan y le planchan a ese hombre que quizá las maltrate. 

A fin de cuentas, lo que importa es la personalidad, el físico es lo de menos.

8

20 mujeres que cambiaron el mundo                                   

1. Cleopatra

La única mujer emperatriz de una de las grandes civilizaciones antiguas, Egipto. La última en reinar de la dinastía de los Ptolomeos y la mujer que logró enamorar a importantes personajes como Julio César y Marco Antonio; y debido a ello dividió el imperio Romano, causando un golpe de estado.

       

2. Juana de Arco

Una mujer que comandó al ejército francés en el siglo XV, es suficiente razón para cambiar al mundo, pero además de hacerlo tomó decisiones muy acertadas para su país; logró expulsar a los ingleses y por ser tan sabia era considerada una bruja que tenía pacto con el diablo y debido a ello fue quemada.


3. Ana Bolena

La segunda esposa de Enrique VIII y madre de la reina Isabel, logró que el rey se casara con ella a pesar de que la iglesia católica no quiso anular el matrimonio que tenía éste con la reina Catalina de Aragón; como consecuencia la monarquía inglesa rompió relaciones con la religión católica y creo la Iglesia Anglicana.


4. Virginia Woolf

De nacionalidad británica quien sobresalió por sus novelas, ensayos y su posición feminista; marcó la época del modernismo literario del siglo XX.


5. Margaret Thatcher

Primer mujer ministra del Reino Unido que logró durar  poco más de 10 años antes de retirarse. Logró entrar en un mundo dominado por hombres y convertirse en un ícono de la política internacional.

 

6. Lady Di

Se casó con el príncipe Carlos de Gales sin tener un título nobiliario; se le conoció como la princesa de Gales hasta que contrajo matrimonio. Fue una de las primeras personas que pertenecía a la realeza ya que realizaba actividades altruistas; además se divorció; según se dice, por infidelidades del príncipe con Camila Parker (actual esposa). Era querida y admirada por el pueblo británico.

 

7. Kathryn Bigelow

Es la primera mujer en la historia que ha ganado el Óscar a mejor director por su película Zona de Miedo, en 2009.

 

8. Sor Juana Inés de la Cruz

Mujer mexicana revolucionaria en el mundo de la literatura, especialmente en poemas. Decidió entrar a un convento para poder estudiar. Por la importancia de su obra recibió los sobrenombres de “El fénix de América” y “la Décima Musa”.

  

9. Madre Teresa de Calcuta

La primer religiosa que trascendió a nivel internacional, por tratar con enfermos, pobres, huérfanos y moribundos durante 45 años; al mismo tiempo que guiaba la expansión de su congregación, primeramente en la India y luego en otros países del mundo. Tras su muerte, fue beatificada por el papa Juan Pablo II, otorgándole el título de Beata Teresa de Calcuta.


10. Galia Moss

Velerista quien en junio de 2006 se convirtió en la primera mexicana y latinoamericana en cruzar el Océano Atlántico en solitario realizando el trayecto entre Vigo, España, y Quintana Roo, México en 41 días.

    

11. María Antonieta


Conocida por sus excentricidades y su belleza, la incomprendida Delfina de Francia despertó todo tipo de envidias y campañas de desprestigio. Provocó la ira de todo un pueblo, que unido, comenzó una revolución que cambiaría la historia de todo el planeta.


12. Marie Curie


Fue la primera mujer en recibir un Premio Nobel en dos categorías diferentes (Física y Química). Pionera de la investigación en radioactividad, fue de las primeras personas en sugerir la radiación para tratar el cáncer.

 


13. Coco Chanel


Gracias a sus ideas revolucionarias, se convirtió en una de las diseñadoras más innovadoras hasta nuestros días. Chanel se atrevió a tomar prendas tradicionalmente masculinas y rediseñarlas para el beneficio de las mujeres.

 


14. Amelia Earhart


Primera mujer que voló a través del Océano Atlántico. Desapareció trágicamente en 1937, cuando intentaba darle la vuelta al mundo. Consiguió expandir la noción de los alcances de una mujer.

    

15. Rosa Parks

Activista social que se reusó pacíficamente a ceder su lugar en el autobús a un hombre blanco en Estados Unidos. Así se encendió la chispa que llevaría a protestas sin violencia a favor de los derechos civiles de los afroamericanos.



16. Caresse Crosby


Su verdadero nombre fue Mary Phelps Jacoy y fue la creadora del primer brassiere moderno, patentado en 1914.



17. Reina Isabel II


La segunda reina más longeva de la historia del Reino Unido. Ha sabido modernizar y darle un nuevo aire a la monarquía. Su popularidad entre la población sigue siendo sólida e impresionante.

      

18. Madonna


Siempre en evolución, la cantante ha vendido más de 300 millones de copias. Ha incursionado en el mundo de la actuación, dirección, producción, moda y libros para niños. Consolidada como artista, logró llevar el girl power a dimensiones inesperadas.



19. Sally Ride


Tenista profesional y con estudios en Física, fue  la primera mujer norteamericana en llegar al espacio en 1983.

    


20. J.K. Rowling


Autora de la serie de libros de Harry Potter. Consiguió que toda una generación de niños, y adultos, retomaran el hábito de la lectura. El primer libro lo escribió siendo madre soltera, y ahora es una de las escritoras y empresarias más exitosas del planeta.

- la otra -

Te conocí así
atormentada por las reglas
de una sociedad machista
que quiere normalizarte

pero tu no eras así

Y en tu locura
que otros y otras encuentran incómoda

yo descubrí
que podía ser un poco más libre
compartiendo mis inquietas ganas
de que las cosas sean de otra forma

“Una mujer revolucionaria
es capaz de sentir en lo más hondo,
cualquier injusticia
cometida contra cualquiera,
en cualquier parte del mundo.

Una mujer revolucionaria
se indigna con más frecuencia,
concibe preguntas todos los días,
grita más fuerte,
llora más alto,
desea con más ansias,
quiere más resuelta,
siente más profundo.

Una mujer revolucionaria sabe mirar mas allá
de la estética preconcebida
por las revistas de moda
y concursos de mercancías mujeriles,
porque es más femenina que las determinaciones del mercado.

Una mujer revolucionaria
sale a parir las jornadas
con sus botas de campaña,
el segundo sexo en su espalda,
la libertad en los labios,
las razones debajo de sus cabellos.

Una mujer revolucionaria
es más hermosa
que las muñecas de plástico,
más atractiva que los destellos de los fugaces reflectores,
más sensual que los caprichos tendenciales del momento.

Una mujer revolucionaria
huele a pólvora,
gases lacrimógenos,
tierra,
montaña,
río,
flores silvestres,
soles de inviernos,
ecos del jardín,
frutas del caribe.

Una mujer revolucionaria
siente más y gasta menos,
sonríe desde los huesos,
besa hasta el delirio,
se entrega sin equipajes de mano
ni reservas de divanes de cuero.

Una mujer revolucionaria
siempre está dispuesta al romance
sin importar la incitación
de los manuales de la familia
y los hogares prominentemente
seguros y a salvo.

Una mujer revolucionaria
hace el amor con el corazón
puesto al lado izquierdo de la cama
y su alma colgada sobre el dosel.

Una mujer revolucionaria
es el eslabón doblemente más alto
de la especie humana,
y no hacen falta
muchas más razones
para amarla
hasta la locura,
hasta el cosmos,
hasta la muerte,
hasta un millón de veces
más allá del infinito.”

—  Razones para amar a una mujer revolucionaria -  Adal Hernandez
Watch on finofilipino.org

La mujer más revolucionaria desde Frida Kahlo.

Nunca Volveré

“Soy la mujer que ha despertado
Me he levantado y convertido en tempestad entre las cenizas de mis criaturas abrasadas
Me he alzado desde los arroyos de la sangre de mis hermanas
Me ha dado fuerzas la cólera de mi nación
Mis ruinosas y quemadas aldeas me llenan de rabia hacia el enemigo,
Soy la mujer que ha despertado,
He hallado mi camino y nunca volveré.
He abierto las puertas cerradas de la ignorancia
Me he despedido de todos los brazaletes de oro
Oh compatriota, ya no soy lo que fui
Soy la mujer que ha despertado
He hallado mi camino y nunca volveré.
He visto criaturas sin hogar vagando descalzas
He visto novias con jena vistiendo luto
He visto gigantes muros de prisiones devorando libertad en su feroz estómago
He vuleto a nacer en medio del coraje y la resistencia épica
He aprendido el canto de libertad en el último aliento, en las olas de sangre y en la victoria
Oh compatriota, oh hermano, no me veas más como débil e incapaz
Con todas mis fuerzas estoy contigo en la senda libertadora de nuestro país.
Mi voz se entremezcla con miles de mujeres en pie
Mis puños se enlazan con los puños de miles de compatriotas
Junto a ti he subido los escalones hacia el camino de mi nación,
Para acabar con todos esos sufrimientos y romper los grilletes de la escavitud,
Oh compatriota, Oh hermano, ya no soy lo que fui
Soy la mujer que ha despertado
He hallado mi camino y nunca volveré. “

- Meena Keshwar Kamal, feminista, activista y fundadora de la Asociación de mujeres revolucionarias de Afganistán.