Querida yo:

Aprende un poco a que te de igual ciertas cosas, no quieras tan rápido.

La gente no es como tú.

No piensan como tú.

Quiérete más.

Aveces admiro mi capacidad para contestar de manera amable a ciertas personas que en realidad debería de mandar a la mierda.