mortalidad

A veces hay personas tan importantes en nuestra vida que no podemos ni imaginarnos la idea de perderlos para siempre ante la idea de la mortalidad.
3

“Matrimonio (Al)Químico: Rebis”

Simboliza la dualidad, y por lo tanto la perfección, el ideal inalcanzable. Es el espíritu perfecto, pues no tiene género ni sexo,  y no está ecadenado a la mortalidad de la materia. El Rebis fue dividido en dos partes, en dos sexos: dos seres más débiles que el Rebis,  pues ellos sólo eran una parte de una totalidad.

Dios lo dividió por que sabía que al hacerlo lo debilitaría. Aún así en estos seres quedó  el recuerso de lo que habían sido, de su perfección y su paraíso perdido. Perdió pero quedó en ellos un recuerdo de su esencia anterior, de su perfección perdida, una reminiscencia de su pasado de esplendor cuando eran el Rebis, y por eso surgió en ellos el deseo de superarse, y por eso el ser humano nunca se queda conforme sino que siempre intenta ir más allá, mejorar, y elevarse.

Se refiere a la composición de la materia para la Gran Obra, una sustancia doble, unión de una fija y otra volátil.
Proviene del latín res bina, o sea, ‘cosa doble’ o ‘hecho doble’.
En la imagen que precede se observa al ser hermafrodita, pues tiene propiedades duales, y con doble corona, indicando que es la materia que será coronada al final del proceso con las siete coronas. Siempre el príncipe, el rey o la reina simbolizan a la materia prima en estado inicial. Cristo en forma de recién nacido también adopta el mismo simbolismo de materia prima sin procesar, tiene naturaleza real, pero todavía no alcanza su reinado.

Não sou o que deveria ser – sim, quão imperfeito e falho! Não sou o que desejo ser – detesto o que é mal e quero me apegar ao que é bom! Não sou o que espero ser – em breve, em breve me despirei da mortalidade e, com ela, de todo pecado e imperfeição. No entanto, embora eu não seja o que deveria ser, nem o que desejo ser, posso dizer verdadeiramente: não sou o que era antes – um escravo do pecado e de Satanás. Posso me unir de coração com o apóstolo e reconhecer: “Pela graça de Deus, eu sou o que sou”.
—  John Newton
Mais alma do que corpo

Levei pouco tempo para reconhecer minha mortalidade, mas só aos 19 percebi minha limitação. Limitação que vai bem além de não conseguir erguer objetos muito pesados, compreender outros idiomas ou realizar cálculos muito complexos. Reconheci que por mais que eu me esforce ou por mais que eu viva zilhões de anos, há questões que nunca conseguirei responder. E não há mal nenhum em ser um mortal absurdamente limitado. Isso não me torna insignificante. A vida não perde o sabor e nem seu encanto. Essa falta de onisciência e onipotência me faz mais modesta, mais serena, capaz de me admirar com a vastidão do universo e por fim, mais humana.

¿De dónde procede el término proletariado?

El término proletariado viene de la raíz prole y hace referencia a aquellas familias que necesitaban tener numerosos hijos para a edad muy temprana ponerlos a trabajar. Gracias al trabajo de la madre, del padre y los hijos pequeños, con el jornal de todos juntos podían subsistir. 

Si el proletariado no tenía una familia numerosa de hijos e hijas que fueran a trabajar, la unidad familiar se extinguía, moría de hambre. 

El término proletariado hace referencia a la ingente número de personas que tuvo que garantizar su subsistencia a base de tener hijos que a edades muy tempranas pudieran trabajar en fábricas con salarios de miseria y entre todos juntar una cantidad mínimamente suficiente para poder seguir subsistiendo. 

No hay que olvidar que el índice de rotación llegó a ser elevadísimo, las bajas, las enfermedades y la mortalidad laboral era muy elevada. Había una necesidad de mano de obra barata, abundante y fácil de conseguir. 

Aniversario de un recuerdo perdido

El olvido es un territorio misterioso y ambiguo.

El desuso del recuerdo no pertenece a ningún tiempo pretérito.

El ayer y el hoy se funden en un presente impersonal sin sujeto. 

El objeto es incierto, no se sabe cuánto de lo que era fue o es un vacío rebosado de significados perdidos en el tiempo. 

Te recuerdo como risa sin cuerpo, como mirada sin ojos, como manos cálidas en mi piel disipada, siempre helada. 

Te recuerdo como el día de sol que de repente se torna frío.

Te recuerdo como el sueño que renuncia a si mismo cuando florece la mañana.

Soy estéril al recuerdo, la bruma se me atiborra evadiendo memorias apiladas en mi centro.

No hay forma de acceder a ellas sin que me cubra una avalancha sin viveza y sin forma.

Prefiero verte sueño, turbio, ininteligible.

Prefiero sentirte sombra, espejismo, quimera.

Te prefiero escondido tras la imposiblidad de una línea temporal borrosa.

Te velé tres noches sin espera y tu mortalidad dio prueba cuando yació bajo el egolatra brazo de mi relegada amnesia.

PANDORA: La primera mujer, creada por Hefesto en un encargo de Zeus, el objetivo de su creación era castigar a los hombres por haber robado el fuego (gracias a Prometeo). Afrodita le infundio sensualidad y gracia, atenea el dominio de las artes (como el telar), Hermes encargo que fuera una criatura con un carácter inconstante y seductor. Todo esto para traer “un bello mal” algo que haga sufrir y gozar a los hombres. Por último, Zeus le regalo una caja (un ánfora en el mito real), que contenía todos los males del mundo. los hombres habían vivido libres de penurias hasta que Pandora (engañada) abrió la caja y libero los males (como la mortalidad y el sufrimiento), lo único que le dio consuelo a los hombres es que también había esperanza en la caja y fue liberada al final.

Lo que en verdad quise de ti fue ese mensaje de buenos dias despues de una jornada de habitar mi sueño, tus sinceras opiniones, tus escasos celos, tu manera de hablar y de moverte en el sexo y en la mortalidad, tu cordura y locura, tu vista panorámica ante algún problema, tus ganas de mi cuando las habia, tus juegos, el ultimo beso antes de cerrar el porton, las hojas de tu libreta en donde iba mi nombre, el ser tema de plática con tus amigas(os), tus ganas de verte fantastica(o) aunque para mi fueras el paraiso con franela o con tu mejor prenda, tu cuerpo, tus expresiones gratas y no tanto y tu forma tan asesina de besar pues a cada beso me matabas. ¿Recuperarte?, no, nunca te perdí, la puerta siempre estuvo abierta y decidiste marchar por indecisiones que ni Freud entenderia. ¿Odiarte? No, todos dudan, yo odio y odiare tus dudas, pero a ti, cariño te llevo a fuego en mi memoria.
—  Tito Anaya (via- El Invierno anticipado)

El vegetarianismo como filosofía de vida
La palabra “vegetariano,” empleada por primera vez por los fundadores de la Sociedad Vegetariana Británica en 1842, proviene de la palabra latina “vegetus” que significa “íntegro, sano, fresco o vigoroso”. El significado original de la palabra implica una filosofía equilibrada y un sentido moral de vida, mucho más que una dieta de frutas y vegetales.
En 1961 el periódico de la Asociación Médica Americana señaló: “Entre el 90% y el 97% de las enfermedades del corazón pueden ser prevenidas con una dieta vegetariana”. Desde entonces se sabe científicamente que después del tabaco y el alcohol, el consumo de carne es la mayor causa de mortalidad en Europa Occidental, Estados Unidos, Australia y otras regiones del mundo.
En un informe del periódico médico británico, The Lancet, D.C.R. Sirtori concluyó que la gente con un alto nivel de colesterol asociado con enfermedades del corazón “puede beneficiarse con una dieta cuya proteína provenga sólo de vegetales”.
Algunas investigaciones demuestran que los cánceres de colon, recto, pecho y útero son muy raros en quienes comen muy poco o nada de carne: los japoneses o los hindúes. La razón por la cual los comedores de carne son más propensos a estas enfermedades la dan nutricionistas y biólogos: el tracto intestinal del hombre simplemente no es adecuado para digerir carne.
Pero, ¿acaso los seres humanos no somos destinados a ser carnívoros? ¿Acaso no necesitamos la proteína animal? La respuesta a ambas preguntas es: NO. El científico sueco Karl Von Linne afirma: “La estructura del hombre, externa e interna, comparada con la de otros animales muestra que la fruta y los vegetales suculentos constituyen su alimento natural”.
En cuanto a la proteína el Instituto Kalonska de Suecia y el Instituto Max Plank de Alemania, han demostrado que la mayoría de los vegetales, frutas, semillas, nueces y cereales son excelentes fuentes de proteína completa. De hecho sus proteínas son mucho más fáciles de asimilar que las de la carne y no traen consigo ninguna toxina.
En una serie de pruebas comparativas de resistencia, dirigidas por el Dr. Irving Fisher de la Universidad de Yale, los vegetarianos se desempeñaron dos veces mejor que los comedores de carne. Un estudio del Dr. J. Iotekyo y V. Kipani en la Universidad de Bruselas demostró que los vegetarianos eran capaces de ejecutar pruebas físicas de dos a tres veces más duración que los comedores de carne y que los vegetarianos se recobraban plenamente de la fatiga cinco veces más rápido.
Jean Mayer, un nutricionista de la Universidad de Harvard, estima que la reducción de tan sólo el 10% de la producción de carne daría suficientes cereales como para alimentar a 60 millones de personas. Otro precio que pagamos es la contaminación del medio ambiente. Los desagües altamente contaminados de los mataderos son una de las principales fuentes de contaminación de los ríos.
Muchas personas consideran las razones éticas las más importantes para volverse vegetariano.
En un ensayo titulado “Acerca de comer carne” el autor romano Plutarco escribió: “¿Puede realmente preguntar por qué razón Pitágoras no comía carne? Por mi parte más bien me asombro y me pregunto; ¿por qué gran accidente y en qué estado mental, el primer hombre utilizó su boca para desgarrar y llevar sus labios a la carne de una criatura muerta, tendió su mesa con cuerpos muertos y pálidos y se aventuró a llamar alimento y nutrición a esos seres que en un momento se alegraron, lloraron, se movieron y vivieron? ¿Cómo pudieron sus ojos soportar la matanza cuando sus gargantas eran cortadas y sus miembros descuartizados? ¿Cómo pudo su nariz soportar esos olores? ¿Cómo es que esa contaminación no trastornó su gusto y pudo beber jugos de heridas mortales?”
León Tolstoi advirtió: “Mientras nuestros cuerpos sean las tumbas vivientes de animales asesinados, ¿cómo podemos esperar alguna condición ideal en la Tierra?” Hace 26 siglos Pitágoras dijo: “Aquellos que matan animales para comer su carne tienden a masacrarse a sí mismos”.
Las principales escrituras religiosas ordenan al hombre vivir sin matar innecesariamente. El Antiguo Testamento instruye: “No matarás” (Éxodo 20:13). En el Génesis 1:29 y 9:4: “Pero carne con vida, que es su sangre, no comeréis, porque ciertamente demandaré la sangre de vuestras vidas; de mano de todo animal, la demandaré.” En el Evangelio de la Paz de los rollos del Mar Muerto Jesús dice: “Y la leche de toda bestia que se mueve y que vive sobre la faz de la tierra será carne para vosotros, así como les he dado a los animales la hierba verde, así os doy a vosotros su leche; pero la carne y la sangre que les dan vida no las comeréis.”
El Señor Budha (Siddharta Gautama) advino con el propósito de detener la matanza irrestricta de animales y establecer su doctrina de “ahimsa” (no violencia), la cual, junto con el vegetarianismo, estableció como paso fundamental en el sendero de la elevación de la conciencia.
El Manu Samhita, el antiguo libro de leyes de la India dice: “Habiendo considerado el desagradable origen de la carne y la crueldad de la matanza de seres vivos, uno debe abstenerse completamente de comer carne.”
En el Bhagavad Gita (5.18), Krishna (La Suprema Personalidad de Dios) explica que la perfección espiritual comienza cuando uno puede ver la igualdad de todos los seres vivientes: “El sabio humilde, en virtud del conocimiento verdadero, ve con igual visión a un brahmana (sacerdote) erudito y apacible, a una vaca, a un elefante, a un perro y a un paria.”
Y si un ser humano desea evolucionar es importante buscar la perfección, la cual incluye necesariamente no agredir a ninguna entidad viviente.
Por lo tanto, lo más recomendable para un ser humano civilizado, inteligente y educado en la perfección de la vida, es volverse vegetariano, tanto para permitir evolucionar su conciencia y ser más feliz, como para evitarse grandes sufrimientos en ésta y próximas vidas.
Swami BA Paramadvaiti

Tuve delante un sueño y el miedo me paralizó. Supe entonces que no importaría el valor de mis sentimientos ni la intensidad con la que los utilizara, los pagaría a dos mortalidades. Como quien está seguro que da igual lo que haya que pagar si quiere algo. No fui yo quien escogió que esto ocurriera. Sólo sé que me desperté un día y estaba cansada, totalmente agotada de todos quienes me habían tocado la piel. Y fue cuando me juré que el tiempo sólo sería un aliado, y que lo aprendería a utilizar.