montoncito

Puñado de estrellas

le di mi puñado de estrellas al cielo equivocado (y quién no)

después conocí a alguien dispuesta a dejar que embellezca su cielo raso

pero

cómo le digo que me va a llevar un tiempo juntar otro montoncito de estrellas para adornarlo

te pido perdón cielo

es mi culpa

estamos nublados

A las mujeres como usted - es decir solo a usted, porque en realidad no hay más mujeres como usted - se le escriben cosas cursis, pero muy cursis; sí, porque usted las provoca y no es culpa de uno.

Y se le escriben esas cosas cursis aunque después usted se burle con esa sonrisa que le hace a uno sentirse un completo idiota. El verdadero premio de uno viene después, cuando uno se siente bien porque logró hacerla reír  - o burlarse - el punto es que usted se sintió un poquito más feliz y por ende uno también.

A usted se le conquista despacito y se le llega al corazón a base de constancia  y un montoncito de paciencia. A usted se le escucha atentamente y se le trata de entender, y digo se le trata, porque suele suceder que uno se pierda en cada movimiento de sus labios, o en el brillo de sus ojos, o en la forma suave con la que su cabello roza su cuello y se desliza hacia sus hombros y más allá…

…Y  Luego por estarla viendo uno no entiende casi nada y termina perdido. Sí, perdido en usted.

No es maldad si la miro demasiado, es instinto, instinto que dice que la bese. Tampoco es malo que usted abandone un ratito su actitud orgullosa y un poco distante y acepte el beso.

A usted se le besa despacito y suave, y se le quiere mucho, pero mucho mucho.

—  Letras Secretas
Enredo

Me dejaste sin poemas,
pero todavía quiero escribirte
una carta, un pretexto, 
juntar un montoncito de palabras
y que entre el desastre que te llegue
puedas leer, con tus ojos defectuosos,
con esos ojazos de cielo nublado,
que te quiero.